Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

10. La mujer perfecta

10 (1979) * USA

          También conocida como:
                    - "La chica 10" (Argentina)

Duración: 118 min.

Música: Henry Mancini

Fotografía: Frank Stanley

Guión y Dirección: Blake Edwards

Intérpretes: Dudley Moore (George Webber), Julie Andrews (Samantha Taylor), Bo Derek (Jenny Hanley), Robert Webber (Hugh), Dee Wallace (Mary Lewis), Sam J. Jones (David Hanley), Brian Dennehy (Don), Max Showalter (Reverendo).

George Webber es un famoso compositor de canciones románticas que interpreta su novia Samantha Taylor, que atraviesa a sus 42 años una crisis tras darse cuenta de que no es cierto el dicho de que la vida comienza a los 40.

George está obsesionado con las mujeres jóvenes a las que mira constantemente, tanto cuando va en el coche como a las que hacen el amor con su vecino de enfrente al que vigila constantemente con su telescopio, olvidándose de Sam, su novia, con la que discute constantemente.

Un día se cruza en un semáforo con una joven vestida de novia, que le parece tan fascinante que la sigue hasta la iglesia, llegando a chocar con un coche de la policía y provocando un gran estruendo al tirar las flores de la iglesia cuando le pica una abeja.

Y se obsesiona tanto con esa mujer, que hace todo lo posible para averiguar dónde pasará la luna de miel, acudiendo a hablar con el cura que la casó, lo que le supone escuchar sus canciones, sometiéndose tras ello a 6 empastes que le hace el padre de la muchacha.

La anestesia mezclada con alcohol y anestésicos hacen que George se descontrole, y como Sam no lo reconoce cuando habla con él por teléfono hace que la policía acuda a su casa, yendo ella después, aunque ya no lo encuentra. Lo descubre desnudo a través del telescopio en casa de su vecino, en medio de una orgía.

Aun borracho coge un avión para México, instalándose en el mismo hotel que Jennifer Miles, la muchacha objeto de sus obsesiones, aunque su estancia en el hotel es una larga sesión de alcohol y confidencias con el barman, ya que no se atreve a entablar conversación con Jennie ni el bar del hotel ni, posteriormente en la playa.

Sí tiene más éxito con otra muchacha que conoce sus canciones, y, aunque se acuesta con ella su estado de embriaguez le impide hacer nada con ella.

Al día siguiente observa constantemente a Jennie mientras observa cómo su marido se duerme en su tabla de surf y se va alejando cada vez más de la playa.

Alquila entonces un catamarán y gracias a ello consigue salvar la vida del desdichado esposo que de no ser por su intervención hubiera muerto.

Su acto de heroísmo llegará hasta América a través de la televisión, siendo visto por Sam.

Por la noche George acude a la habitación de Jennie con la excusa de interesarse por la salud de su marido.

Jennie se muestra muy agradecida por lo que hizo. Él la invita a cenar, tras lo cual pasean por la playa, regresando tras ello a la habitación de ella. Allí fuman un porro mientras hablan, tras lo cual ella le pone el "Bolero" de Ravel, y le dice que le gusta hacer el amor al ritmo de esa música.

Teniendo por fin a Jennie a su alcance se disponen a hacer el amor, aunque todo son problemas: a él le dan alergia las plumas del pelo de ella, luego el disco se atasca, y finalmente llama el marido de Jennie, provocando que su entusiasmo se enfríe.

Se da entonces cuenta de que, aunque Jennie para él era una diosa y la mujer perfecta, él era sólo para ella una aventura pasajera y que no se acuesta con él por que le considere muy especial, por lo que decide marcharse.

Regresa entonces a América y vuelve a ver a Sam a la que le pide que se case con él tras lo cual hacen el amor frente al telescopio del vecino justo cuando este no está mirando, al son del Bolero de Ravel.

Calificación: 2