Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

15 años y un día

España (2012) *

Duración: 96 min.

Música: Pablo Salinas

Fotografía: Juan Carlos Gómez

Guión: Antonio Santos Mercero y Gracia Querejeta

Dirección: Gracia Querejeta

Intérpretes: Maribel Verdú (Margo), Tito Valverde (Max), Arón Piper (Jon), Belén López (inspectora Aledo), Pau Poch (Nelson), Susi Sánchez (Cati), Boris Cucalón (Toni), Sfia Mohamed (Elsa).

Jon es un joven de 14 años al que le gustan las emociones fuertes, aceptando desafíos como lanzarse con su bicicleta por una cuesta para atravesar la carretera justo un segundo antes de que pase una furgoneta.

Sus faltas, retrasos y malas contestaciones llegan a un punto que el director llama a Margo, su madre, por tercera vez, para expulsarle durante tres meses, tras llamar "vacaburra" a la cocinera y quitar las bisagras a la puerta de la clase haciendo que esta cayera sobre un profesor. Debido a ello no podrá examinarse, por lo que repetirá curso si no aprueba en septiembre un número importante de asignaturas.

A pesar de haberse quedado viuda muy joven, a Margo no le gustan la traten compasivamente y no cree que de vivir su marido su hijo estuviera mejor educado, por lo que no le da importancia al hecho de que el psicólogo del colegio dijera que Jon se queja de que su madre no le hable nunca de sus padre.

Margo se siente frustrada al ver que pese a su edad no ha conseguido despuntar todavía en su trabajo como actriz, habiendo realizado fundamentalmente teatro, algunos anuncios y pequeños papeles en series, aunque sin conseguir la estabilidad que necesita.

Se siente además superada sin saber qué hacer con su hijo, por lo que le pide ayuda a Cati, su madre para que le ayude a controlarlo durante ese tiempo.

Pero Cati no puede evitar que Jon le ponga veneno en la comida al perro del vecino, harto de que este, quejándose constantemente de todo haga que el animal cruce cada día a la terraza de su vecina para hacer sus necesidades, resentido por las molestias y ruidos que Margo y sus amigos hacen cuando organizan fiestas que no le permiten dormir.

La muerte del perro hace que Margo sienta que debe hacer algo para enderezar a su hijo, decidiendo para ello enviarlo a Alicante con Max, su padre, un ex militar retirado que cree que sabrá educarlo estrictamente, haciendo caso omiso de la petición de su madre, separada de él para que no lo haga.

Además de recto, Max es un hombre muy sobrio que no se permite ni tener aire acondicionado, ni usar la televisión.

Le impondrá tareas como limpiar el jardín, y le hará correr con él cada mañana para que se habitúe a tener obligaciones y un horario estricto, obligándole además a dar clases cada día con Toni, un muchacho de su misma edad, al que todos acusan de maricón con pintadas.

Una noche al regresar a su casa se encuentran con que esta fue asaltada y que se llevaron todo lo que tenía Jon de valor, por lo que deben acudir a la comisaría, donde ve a un muchacho sudamericano al que llevaron por mear en la estatua de un famoso escritor local, encarándose con él el chico al ver que Jon le mira, aunque este no se arredra por ello.

En su declaración Jon incluye todo tipo de consolas para que el seguro les dé más dinero, aunque cuando Max se entera de ello le hace regresar y rectificar su declaración.

Su abuelo le compra un teléfono aunque sin Internet, por lo que se ve obligado a acudir a un cíber para poder hablar con su madre o con sus amigos, volviendo a encontrarse allí con el chaval de la comisaría, que es amigo de Elsa, la hija del dueño.

Nelson, se meterá allí de nuevo con él mientras habla con su madre, comprobando que Jon no se arredra ante sus bravatas.

Un día recibe la llamada de Elsa, la chica del cíber, que se quedó con su número cuando le vendió el móvil a Max y saldrán juntos, yendo hasta el mercadillo, donde Nelson trabaja, y en cuyo puesto encuentra una medalla del ejército que le robaron a Max y que él vuelve a comprar para él, encontrándose con que este, de nuevo se muestra frío, no considerando que su aventura en lo que fue la antigua Yugoslavia fuera digna de medalla alguna, pues la misión de paz le llevó a observar verdaderas tragedias sin poder intervenir y ayudar.

Finalmente Jon se hace amigo de Nelson y de los amigos de este, jugando juntos al fútbol en la playa y saliendo a divertirse de noche, para desesperación de Max que ve que no puede controlar a Jon tanto como le gustaría, según reconoce ante la inspectora Aledo, la única persona con la que Max se relaciona, y con la que a menudo corre, la cual le hace ver que el chico es joven y debe divertirse.

Nelson y sus amigos van a participar en un torneo de fútbol 7, en Orihuela y convencen a Jon para que forme parte de su equipo, consiguiendo que su abuelo le compre unas botas.

Pero cuando Toni se harta de aguantarle, ya que no parece tener interés alguno en que le enseñe, decide no darle más clases, ante lo que Max se enfada tirando sus botas a la basura y prohibiéndole ir a jugar.

Enfadados por lo ocurrido, sus amigos deciden que deben darle una lección a Toni, por lo que acuden hasta el final del Paseo Marítimo, donde va a sus clases de piano.

Y esa noche Max recibe una llamada de la policía y acude al hospital, donde tardan en darle noticias de lo ocurrido con su nieto, por lo que finalmente se cuela en una sala donde hay un cadáver tapado con una sábana, descubriendo al destaparlo que se trata de Nelson.

Le informan tras ello de que Jon se encuentra en coma, por lo que llama a Margo, que acude junto con Cati hasta Alicante, donde debe conformarse con ver a su hijo solo unos minutos al día debido a su estado, sin que nadie parezca saber lo que ocurrió.

Cati, a pesar de lo dramático de la situación no puede dejar de reprocharle a Max que la abandonara yéndose a vivir solo a una casa en la que le dijo que no la veía a ella, y en la que ahora tendrá que alojarse, a lo que Max le replica que debe olvidarse de sí misma y dejar de lamentarse de sus problemas, que no son tan importantes.

Margo aprovecha los ratos que pasa con su hijo para hablarle, aunque sin saber si le escucha. Y le habla de su padre, lo que antes no quiso hacer, ocultándole que este no murió accidentalmente, sino que se suicidó.

Ante la falta de progresos de la policía, que espera a ver si Jon se recupera para que declare lo que ocurrió, Max trata de investigar yendo a interrogar a los amigos de Nelson, aunque tampoco consigue aclarar nada, aunque cuando habla con Toni tiene la impresión de que este sabe algo de lo ocurrido, y, como se excusas diciendo que ese día estaba en clase de piano, acude a hablar con la profesora de este tras darse cuenta de que vive justamente frente a la playa donde ocurrieron los incidentes.

Max insistirá a la profesora al comprobar que desde su casa se ve la playa para que le cuente lo ocurrido, y aunque en principio se niega a hablar, finalmente reconoce que sí vio lo que ocurrido y, cuando le muestra una foto de Jon ella dice que fue él quien le clavó la navaja a Nelson.

Ante la confesión de la profesora Max decide acudir a ver a la inspectora Aledo para contárselo, reprochándole ella que sea tan frío y que no haga lo que haría cualquier abuelo, que es defender a su nieto, echándole en cara que su frialdad le impide invitarla incluso a cenar pese a que le nota que lo desea.

Indignado por la actitud de Aledo, Max se marcha dispuesto a no volver a verla.

Finalmente Jon recupera la consciencia, aunque no recuerda nada, siendo dado de alta encontrándose al regresar con que su abuelo le ha comprado una televisión.

Saldrá a pasear con Toni, que empuja su silla hasta el paseo marítimo, donde ocurrieron los hechos, recordando que Nelson se encaró con Toni a la salida de su clase de piano, y cuando Jon le pidió que lo dejara, enfadado, Nelson lo empujó cayendo al suelo y golpeándose con una piedra, lo que le llevó a su estado de coma, mientras Nelson siguió agrediendo a Toni, el cual sacó la navaja que le dio Jon y se la clavó a Nelson.

Aledo interroga finalmente a Toni. Sabe que él fue quien apuñaló a Nelson, y tendrá que enfrentarse a la justicia.

También visitará Elsa a Jon dispuesta a hacerle un regalo de despedida, y será un lavado de cabeza en la peluquería en la que trabaja a media jornada, lo que le va destrozando las manos, que a ella le importan mucho.

Ya recuperado, Jon regresará a su casa, prometiendo regresar pronto a ver a Max.

Calificación: 3