Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Agárralo como puedas


The Naked Gun: From the Files of Police Squad! (1988) * USA

          También conocida como:
                    - "La pistola desnuda" (Argentina)
                    - "¿Y dónde está el policía?" (Resto de Hispanoamérica)

Duración: 85 Min.

Música: Ira Newborn

Fotografía: Robert Stevens

Guión: : Jerry Zucker, Jim Abrahams, David Zucker, Pat Proft (Basado en "Police Squad!" de David Zucker, Jim Abrahams y Jerry Zucker)

Dirección: David Zucker

Intérpretes: Leslie Nielsen (Frank Drebin), Priscilla Presley (Jane Spencer), Ricardo Montalbán (Vincent Ludwig), George Kennedy (Capitán Ed Hocken), O. J. Simpson (Nordberg), Raye Birk (Pahpshmir), Susan Beaubian (Wilma Nordberg), Nancy Marchand (Alcaldesa Barkley), Jeannette Charles (Reina Isabel II), Ed Williams (Ted Olsen).

Beirut. Presididos por Jomeini, se reúne un grupo de líderes antiestadounidenses como Idi Amin - que propone acabar con todos los rehenes y humillar así a los americanos -, Yasser Arafat - que propone sacarles las entrañas y arrastrarlos hasta Damasco -, Gadaffi - que propone arrasar Washington y Nueva York -, y Gorbachov -que es el único que se niega a actuar, pues tiene buenas relaciones con los americanos.

Jomeini propone actuar conjuntamente para demostrar al mundo que los Estados Unidos son un pueblo débil.

Entonces el camarero quema la mano de Jomeini con la tetera y se deshace de los dictadores, descubriendo que se trata del teniente estadounidense Frank Drebin, que disfrazado de árabe logró infiltrarse en la reunión y que les advierte que no lograrán atacar América mientras él esté en activo.

Puerto de Los Ángeles. El agente Nordberg investiga a un grupo de narcotraficantes que ultiman sus negocios a bordo del barco I love you y bajo las órdenes de Vincent Ludwig.

Decide intervenir al escuchar su conversación entrando en el barco, aunque pronto se dará cuenta de lo poco que sirve su placa rodeado como está de un enorme grupo de hombres armados, aunque no tendrán necesidad de disparar, pues el propio agente, se quema contra una estufa, va a parar a una puerta pintada, se pilla la mano con una ventana, cae sobre una tarta y es atrapado por un cepo antes de caer al agua.

El capitán Ed Hocken acude a recibir al héroe, a su compañero Drebin al aeropuerto, no pareciendo darle importancia a su actuación en Beirut adonde se fe para poder olvidar a Victoria, que se fue con un gimnasta olímpico, que era además un as en la cama, no teniendo nada sentido para él, que lo hizo todo por ella.

Hocken y Drebin acuden a visitar a Nordberg, internado en el hospital, consiguiendo al sentarse en su cama que esta se doble sobre sí misma.

Nordberg trata de hablarle sobre el barco y sobre las drogas, aunque no lo entienden.

Está a punto de llegar al país la reina Isabel de Inglaterra y la alcaldesa anuncia el evento ante la prensa, presentando también al hombre al que va a dirigir la brigada a la que le va a encomendar la seguridad del evento: Frank Drebin.

Tras la presentación, Drebin, aun con el micrófono encima acude al servicio, pudiendo escuchar toda la prensa cómo hace pis mientras canta y silba, y sus ventosidades.

Hocken y Drebin acuden al muelle en que Nordberg apareció flotando para investigar el asunto, diciéndole el encargado del mismo que Nordeberg no era un policía, sino un narcotraficante que trabajaba en la flota de Ludwig.

Desconociendo que fue este quien ordenó la muerte de Nordberg, Drebin va a visitarlo, ya que es el presidente del comité de recepción de la reina.

Ludwig le muestra una magnífica pluma de valor incalculable que le regaló el emperador Hiro Hito, que resiste todo, menos el agua, lanzándola sin querer Drebin a la pecera, acabando de paso con un pez luchador japonés valorado en más de 20.000 dólares.

Además le habla de Nordberg, enterándose así Ludwig, que se muestra sorprendido, de que este sobrevivió, aunque también de que aun no contó aun nada.

Drebin le pide además que le entregue la relación de embarques del muelle 32, conociendo así a la secretaria de Ludwig, Jane Spencer, por la que se siente de inmediato atraído.

Tras ello Frank se reúne con Ted Olsen, el científico e inventor de la policía, que le muestra sus últimos inventos, como un zapato multiuso, que tiene tantas funciones como una navaja suiza, o unos gemelos que disparan unos minúsculos dardos en forma de alfiler que dejan al enemigo inconsciente durante unos segundos.

En la policía hay sospechas sobre Nordberg, ya que encontraron restos de droga en sus pertenencias, por lo que le dan a Drebin 24 horas para limpiar el nombre de su compañero.

Pahpshmir se reúne con Ludwig, el cual le muestra que ha conseguido al mejor asesino, que es alguien que no sabe que lo es, convirtiendo a cualquier persona en un potencial asesino tras hipnotizarlo.

Utilizará mediante ese método al médico encargado de atender a Nordberg, al que encargan el asesinato de este con una almohada, aunque llega Drebin a tiempo de impedirlo, pese a lo cual, en la lucha entre ambos Nordberg acaba de nuevo golpeado.

El doctor huye, parando Drebin para perseguirlo a un coche que resulta ser el de una autoescuela, viendo cómo el doctor acaba chocando contra un camión cisterna, y contra un carro del ejército que lleva un misil con el que acaba chocando contra una tienda de pirotecnia.

Cuando llega a su casa a medianoche ve luz y entra con precaución, descubriendo que es Jane quien está allí cocinando un estofado.

Drebin comienza a sospechar de Ludwig, pues en sus archivos no consta la llegada de un barco panameño que estuvo en el puerto.

Drebin siente que se está enamorando de ella aunque teme que puedan volver a herirlo, pese a lo cual acaban haciendo el amor, cubriendo sus cuerpos con un inmenso preservativo por seguridad comenzando a salir juntos y tatuándose corazones, comiendo algodón dulce y perritos calientes, y acudiendo a rodeos donde es ella quien participa, yendo también al cine y a la playa.

Entretanto aumentan sus sospechas sobre Ludwig, pues era el único que sabía que Nordberg estaba vivo cuando trataron de acabar con él, por lo que decide colarse en su despacho, donde encuentra un documento en el que señalan que hay 20.000.000 depositados en un banco de Zurich, que se le pagarán tras el asesinato de la reina.

Pero quema accidentalmente la nota, tras lo que provoca un enorme incendio, destrozando al tratar de apagarlo la colección de jarrones Ming y los óleos de Ludwig, tras lo que debe huir escapando por una ventana cuando llega este, estando a punto de caerse al vacío y salvándose al agarrarse del pene de una estatua, que luego sin querer arranca, entrando con él en la mano en el apartamento de una mujer que grita asustada creyéndolo un pervertido.

Su superior les llama la atención por el registro ilegal y los daños causados, y más al no habiendo logrado hacerse con el documento que acreditaba el soborno, pidiéndole por ello que no acuda esa noche a la recepción de la reina.

Jane va a visitarlo llevándole el recado de que Ludwig desea verlo, convocándolo para una reunión que tendrá lugar en un matadero.

Cuando llega al lugar es recibido por un matón que le dispara, pero que acabará muriendo al caer él en un gran bidón de líquido tóxico.

Entretanto se celebra la recepción a la reina en el Ambassador, y pese a tenerlo prohibido, Drebin se presenta en la recepción, en la que encuentra a Jane acompañando a Ludwig, que se queda sin palabras al ver a Drebin vivo allí.

Este por su parte está decepcionado con Jane, pese a que ella le explica que Ludwig le dijo que había anulado la cita, aunque él no la cree.

Sale entonces la reina, y, aturdido por las trompetas que la anuncian, y al ver a Ludwig con un mosquetón de la guerra que iba a regalarle a la monarca, se lanza sobre ella para tratar de defenderla al creerla en peligro, siendo al día siguiente portada de todos los periódicos la foto de Drebin tumbado sobre la reina, lo que supondrá su expulsión de la policía.

Mientras recoge sus cosas recibe la visita de Jane que le dice que se ha enterado de que van a acabar con la reina durante el partido de béisbol al que acudirá, y que lo hará uno de los jugadores, tras lo cual le dice que lo ama y que jamás tuvo nada que ver con Ludwig que es solo su jefe.

Y, en efecto, la reina acude a ver un partido de la liga americana del oeste entre Los Ángeles de California y los Mariners de Seattle.

Antes del partido está prevista una actuación del gran tenor Enrico Pallazzo, aunque en lugar de este quien aparece es Drebin que debe interpretar el himno de su país como si se tratara de un tenor, desafinando enormemente para asombro de todos, y en especial de Ludwig y de la alcaldesa, que lo reconocen.

Envían por ello a la policía a detenerlo, por lo que huye y se disfraza de árbitro, pudiendo así cachear a los jugadores, aunque algunos pierden por ello.

Debe evitar que hagan tres outs, pues es la señal esperada, y para ello lanza varias bolas para confundir, cogiéndola él también y peleándose con otro árbitro ante el desconcierto general, pues nadie entiende sus decisiones, ni siquiera el chico de los marcadores, que, pese a lo que dice el árbitro, hace que suba al marcador el tercer out, momento en que Ludwig pone en marcha el inhibidor haciendo que uno de los jugadores, tras levantar la piedra de una base saque de ella una pistola y se dirija hacia la reina.

Jane lo observa y avisa a Drebin, que se lanza sobre el jugador, provocando que salgan todos los de su equipo a defenderlo y los del contrario contra ellos, formándose una montonera, pese a lo cual el asesino consigue salir de debajo de los demás dirigiéndose hacia la grada.

Drebin va tras él y, para evitar que dispare a la reina le lanza uno de sus mini dardos, si bien el tiro sale desviado dándole a una espectadora que está en un piso superior, y que al caer sin sentido aplasta al homicida, comprendiendo así la alcaldesa que el árbitro ha salvado a la reina, descubriendo cuando este se quita la máscara que se trata de Drebin, aunque para el resto del público es Enrico Pallazzo, quien la salvó, aplaudiéndole fervientemente.

Pero mientras todos lo vitorean, él debe acudir a salvar a Jane de Ludwig que la está apuntando con su pistola.

Jane muerde entonces la mano de Ludwig y Drebin le lanza uno de sus dardos haciendo que al desplomarse lo haga hacia fuera del estadio cayendo desde lo alto del mismo a la calle observando cómo pasan por encima de él un autobús, una apisonadora y una banda de música, uno de cuyos miembros pisa el inhibidor de Ludwig, haciendo que sea Jane quien se "active", dirigiéndose hacia Drebin, dispuesta a matarlo con la pistola de Ludwig.

Drebin le dice que la ama y le pide que si ella no lo ama apriete el gatillo, pues sin ella no tiene ganas de vivir, mostrándole un anillo de compromiso, haciendo que ella comience a vacilar, para finalmente dejar caer el arma, tras lo que se besan.

El discurso de Frank y el beso de la pareja fue retransmitido para todo el público en la pantalla del estadio, haciendo que todos lloren de emoción y se abracen, incluidos los jugadores de ambos equipos que poco antes estaban peleándose.

Agradecida por sus servicios, la alcaldesa decide readmitir a Drebin y ascenderlo a capitán, apareciendo entonces Nordberg, también agradecido por haber restablecido su buen nombre, y que aun va en una silla de ruedas, dándole Drebin una palmadita en la espalda y haciendo que la silla de ruedas se precipite por las escaleras del espacio hasta chocar con la valla, momento en que sale volando hacia el campo.

Calificación: 2