Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Agárralo como puedas 33 1/3. El insulto final


Naked gun 33 1/3: The final insult (1994) * USA

          También conocida como:
                    - "La pistola desnuda 33 1/3. El insulto final" (Argentina)
                    - "¿Y dónde está el policía? 33 1/3. El insulto final" (Resto de Hispanoamérica)

Duración: 83 Min.

Música: Ira Newborn

Fotografía: Robert Stevens

Guión: : Pat Proft, David Zucker, Robert LoCash (Basado en "Police Squad!" de David Zucker, Jim Abrahams y Jerry Zucker)

Dirección: Peter Segal

Intérpretes: Leslie Nielsen (Teniente Frank Drebin), Priscilla Presley (Jane Spencer), George Kennedy (Ed Hocken.), Fred Ward (Rocco Dillon), Anna Nicole Smith (Tanya Peters), O.J. Simpson (Nordberg), Kathleen Freeman (Muriel Dillon), Pia Zadora (Ella misma), Raquel Welch (Ella misma).

Frank Drebin espera en la estación junto con el capitán Hocken y con el agente Nordberg, todos ellos disfrazados para no ser reconocidos, la llegada de Al Capone y sus hombres.

Y poco antes de que llegue el famoso delincuente aparecen tres mujeres con carritos con bebés, debiendo los tres agentes ayudarlas a subir o bajar los carritos por las largas escaleras para evitar que pueda ocurrirles algo a ellas o a sus bebés.

Y aparece también por las escaleras el presidente Clinton y el Papa, y un terrorista suicida con el que consiguen acabar, apareciendo tras ello todo un ejército, para de pronto despertarse y comprender que todo era un sueño.

Posteriormente acude a un supermercado donde ve una pelea y trata de mediar, dándose cuenta entonces de que no tiene su arma, y recuerda entonces que el día anterior la devolvió junto con su placa, al estar recién jubilado.

Por su parte Jane comienza a ver bebés por todas partes, observando durante un juicio en los Juzgados del Condado de Los Ángeles cómo tanto las mujeres del jurado como la juez y las asistentes al juicio alimentan y cuidan de sus bebés.

Acudirán finalmente a un terapeuta pues ella quiere tener hijos y él siempre tiene jaquecas.

Rocco Dillon, el mayor especialista en bombas recibe en prisión, donde permanece tras el fracaso de su última misión, un encargo por parte de un grupo terrorista encabezado por Papshmir, para llevar a cabo un importante acto de terrorismo que tenga impacto a nivel mundial, a cambio del cual exige 5 millones.

Tras un atentado en el ayuntamiento sus amigos, el capitán Hocken y Nordberg acuden a ver a Drebin para pedirle que colabore con ellos en el esclarecimiento del caso, y, aunque se resiste, pues Jane no quiere que vuelva al trabajo, él acepta colaborar con ellos.

Los policías sospechan de Tanya Peters, una mujer a la que fotografiaron en el lugar, y de la que observan, lleva la insignia de la clínica Karlson, a la que acude Drebin simulando una lesión, sin darse cuenta de que se trata de una clínica de fertilidad y de donación de esperma, viéndose obligado para disimular a hacer varias donaciones antes de conseguir la dirección de Tanya, que escribe con carmín en un pañuelo.

Las repetidas donaciones de esperma provocan que Frank, una vez en casa no pueda cumplir con Jane, que se siente decepcionada, pensando que él no respalda su deseo de convertirla en madre, y cuando poco después descubre unas marcas de látigo en su espalda se da cuenta de que él le ha ocultado que ha vuelto al trabajo, no consiguiendo él que Jane le crea cuando se excusa diciendo que no la ha engañado con el trabajo, sino con otra mujer, y Jane, que le había amenazado con abandonarle si no dejaba el trabajo cumple su promesa y se marcha de casa, partiendo al día siguiente de viaje con su amiga Louise hacia una casita cerca de un lago, tratando de olvidar a su marido.

Como los policías sospechan que es Dillon quien organiza desde la cárcel las explosiones, hacen pasar a Drebin por preso para poder entrar en contacto con él y ganarse su confianza, siendo por ello encarcelado junto a este en las celdas de máxima seguridad.

Allí será objeto del capricho de otro preso, que se acerca a él en las duchas, para comprobar que no puede hacer nada con Drebin, que lleva colocado un calzoncillo de metal a modo de coraza.

Cuando uno de los guardias de la prisión encuentra un papel con el plan de fuga de Dillon detallado, Drebin organiza una revuelta en el comedor para evitar que le caigan 20 años más a Rocco, logrando hacerse con el documento, que se comerá.

Ganada definitivamente la confianza de Rocco, empezará a colaborar con él en la excavación de un túnel, debiendo deshacerse de los escombros del mismo, llegando a echarlos en la comida o en el patio, donde se forman verdaderas montañas de arena.

Finalmente se producirá la fuga, siendo el final del túnel en el patio de un colegio público de Los Angeles, donde corren más peligro que en el de la cárcel, pues son tiroteados por los alumnos antes de ser recogidos por Muriel, la madre de Rocco, descubriendo Drebin al llegar a su casa que vive con ellos Tanya Peters, ante quien lo presentan como el "Desollador".

Entretanto, en una de sus paradas, un hombre trata de abusar de Jane y acaba con él, dándose cuenta entonces de que necesita a Frank, aunque no consigue localizarlo, encontrando entonces, al tratar de secarse las lágrimas el pañuelo en que Frank escribió la dirección de Tanya Peters, pensando al verlo que su marido no le mintió cuando le dijo que la había engañado con otra mujer, decidiendo ir a la dirección escrita en el pañuelo, conduciendo un camión.

En casa de los Dillon, Tanya trata de seducir a Drebin, siendo sorprendidos mientras besa a este, por Jane, que descubierta por los Dillon deciden matarla, debiendo convencerlos Drebin para que la conserven y poder utilizarla como rehén si algo va mal.

Finalmente le rebelan cuál será su próximo objetivo: harán explosionar una potentísima bomba durante la ceremonia de entrega de los Oscar, para lo que deben esconder el artefacto en uno de los sobres en que figuran los premiados.

Para conseguir hacerlo, Tanya intenta seducir al hombre que custodia los hombres, el cual no deja que los encantos de la muchacha lo distraigan de su deber, por lo que deberá recurrir a algo más convincente: un montón de burbujas de plástico que el guardián de los sobres comenzará a explotar olvidándose de todo lo demás.

Frank y Jane llegan también a la ceremonia a la que solo conseguirán entrar tras robar sus lujosos trajes a dos de los invitados, procediendo, una vez dentro del teatro donde se entregan los premios a suplantar a un actor para presentar junto a Raquel Welch uno de los premios, tratando de ganar tiempo para que, entretanto, Jane pueda encontrar el sobre donde colocaron la bomba.

Pero Dillon ya se ha enterado al encontrar a su madre a la que inmovilizó Drebin de la identidad de este, por lo que decide que debe eliminarlo.

En comisaría, Hocken y Nordberg siguen la ceremonia, cuando se dan cuenta de que es su amigo y no un actor quien está en el escenario, comprendiendo que el objetivo de los terroristas es aprovechar la gran repercusión mediática de los Oscar para causar un gran caos, por lo que salen hacia el teatro.

Entretanto, en el escenario Raquel trata de leer el sobre con el nombre del ganador, impidiéndoselo Drebin, que la interrumpe constantemente, entablándose una pelea entre ellos hasta que finalmente descubre que la bomba no está en ese sobre.

Pero para entonces los encargados de seguridad tratan de capturarle, debiendo colarse en el ballet de Pia Zadora para poder huir de ellos provocando nuevamente el caos durante el número de baile, sufriendo la actriz varios golpes, para acabar cayendo finalmente desde encima de Drebin, hasta una tuba.

Encuentra tras ello en los vestuarios a Tanya, que le dice que lo quiere y que le confiesa que la bomba está oculta en el sobre que contiene el premio a la mejor película, tras lo que piede a Drebin que la bese, para luego desnudarse, descubriendo que tiene pene, por lo que acaba devolviendo en una tuba.

Cuando Olympia Dukakis se dispone a leer el nombre del ganador del premio a la mejor película es interrumpida por Drebin que grita: "es una bomba", momento en el que el equipo de una película con dicho nombre salta de alegría, aunque cuando se disponen a subir al escenario se escucha el disparo de Rocco, que aparece en el escenario con su madre y llevando a Jane como rehén

Drebin esconde el sobre, aunque Dillon le pide a punta de pistola que le entregue la bomba, habiendo un forcejeo entre ellos que acaban disparando y haciendo que caiga un luminoso de los que sirven para pedir al público que aplauda, encima de Muriel.

Tras perder a su madre Rocco parece dispuesto a morir, exigiéndole a Drebin que le entregue el sobre si quiere que le devuelva a Jane, a lo que ella le dice que no lo haga, pues morirán todos.

Finalmente Drebin decide entregarle el sobre a Rocco a cambio de la pistola, entonces Drebin lo engaña y consigue arrebatarle el sobre, aunque entonces Rocco sale llevándose a Jane, la cual confiesa ante las cámaras que ama a Frank y que comprende que cometió un error al obligarle a abandonar la policía, lo que lo convirtió en impotente.

Drebin, atado a una cuerda del escenario acaba cayendo sobre Rocco, que cae a su vez, enganchándosele el pie a un cable que evita que muera en la caída, agarrando la bomba que tenía Nordberg en sus manos, tras lo que con el rebote sale volando acabando justamente en el helicóptero en el que Papshmir sobrevolaba el auditorio, haciendo que este explote.

Algún tiempo después Nordberg y Drebin llegan al hospital donde Jane va a dar a luz, dispuestos a grabar el acontecimiento, descubriendo entonces que el niño es negro, por lo que Drebin sale corriendo tras Nordberg, al que cree el padre, sin darse cuenta de que se equivocaron de quirófano y que su mujer estaba en el de al lado.

Calificación: 2