Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Aguirre, la cólera de Dios


Agirre, der zorn Gottess (1972) * Alemania

          También conocida como:
                    - "Aguirre, la ira de Dios" (Hispanoamérica)

Duración: 94 min.

Música: Popol Vuh

Fotografía: Thomas Mauch

Guión y Dirección: Werner Herzog

Intérpretes: Klaus Kinski (Lope de Aguirre), Helena Rojo (Inés de Atienza), Del Negro (Gaspar de Carvajal), Ruy Guerra (Pedro de Ursúa), Peter Berling (Don Fernando de Guzmán), Cecilia Rivera (Flores de Aguirre), Daniel Ades (Perucho), Edward Roland (Okello), Armando Polanah (Armando), Alejandro Repullés (Gonzalo Pizarro).

La leyenda de la existencia de la mítica tierra del oro, El Dorado, que los indios creían ubicada cerca de los barros intransitables de las fuentes del Amazonas llevó a finales de 1560 a una expedición comandada por Gonzalo Pizarro a tratar de encontrarlo, partiendo de Perú.

El único testimonio de la aventura, el diario de Fray Gaspar de Carvajal, relataba cómo murieron buena parte de los esclavos al pasar del clima cálido al frío.

Cuando se internan en las profundas selvas amazónicas, y ante la dificultad del terreno, Pizarro decide enviar una expedición encabezada por Pedro de Ursúa para tratar de encontrar provisiones, comprobar la existencia de tribus enemigas y ubicar El Dorado.

El 4 de enero, parte la expedición con 40 personas, entre las que se encontraban la prometida de D. Pedro, Inés de Atienza, el segundo de este, Lope de Aguirre, y su hija Flores, de 15 años, así como el propio Fray Gaspar a bordo de varias balsas, una de las cuales entra en un remolino del que no consiguen salir.

Los demás consiguen llegar a tierra y levantar un campamento, observando al día siguiente cómo los hombres de la balsa atrapada fueron asesinados durante la noche, habiéndose perdido las demás balsas tras la crecida del río, por lo que Ursúa ordena volver junto a Pizarro, a lo que Lope de Aguirre y un grupo de seguidores de este se niega, pues desean continuar la expedición para descubrir y conquistar El Dorado, como hizo Cortés en el pasado, cuando desobedeció las órdenes de regresar y logró conquistar México.

Ursúa ordena que encadenen a Aguirre, pero este tiene más partidarios que él, y hace que lo aprisionen, acabando con sus partidarios.

Tras ello se desvincula de la corona española nombrando Emperador de las nuevas tierras al noble Fernando de Guzmán, al que le pide que ejecute a Ursúa, ante lo que este decide hacer un juicio, en el que, pese a la carencia de pruebas de que liberara a un prisionero lo condenan a muerte, aunque el emperador le conmuta la pena por la de la pérdida de las tierras que le pudieran corresponder una vez en El Dorado.

Tras construir una nueva balsa llegan hasta una aldea, donde consiguen comida, ya que no están los nativos, aunque luego comprueban que son caníbales y huyen despavoridos.

Durante el resto de su viaje ve cómo de cuando en cuando muere un hombre atravesado por flechas o por lanzas sin llegar a ver nunca a sus atacantes, aunque en una ocasión otros nativos pacíficos los toman por los esperados hijos del sol.

El nuevo emperador toma solemne posesión de las nuevas tierras que son 6 veces mayores que España, aunque son incapaces de bajar de la balsa por lo dificultoso del terreno y apenas encuentran otra comida diferente a la fruta.

Cuando un día aparece muerto el molesto emperador, Lope de Aguirre se deshace de Ursúa, evitando que pueda hacerse de nuevo con el poder, mientras que Inés de Atienza se interna en la selva durante su siguiente incursión en tierra para no regresar.

Los ataques minan la moral de los soldados que se saben abocados por la locura de Lope de Aguirre a una muerte segura, empezando a enfermar y a sufrir alucinaciones, mientras vagan a la deriva, acabando las flechas con Fray Gaspar y con Flores, con la que Lope de Aguirre había pensado tener descendencia para asegurarse la pureza de su linaje.

Pese a todo Aguirre sueña, en una balsa en que se ve rodeado de monos con arrebatarle México a Cortés y convertirse en dueño de toda la nueva España.

Calificación: 3