Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Ahora o nunca
Ahora o nunca

España (2015) *

Duración: 91 min.

Música: Simon Smith

Fotografía: Pau Esteve Birba

Guión: Jorge Lara, Francisco Roncal

Dirección: María Ripoll

Intérpretes: Dani Rovira (Álex), María Valverde (Eva), Jordi Sánchez (Fermín), Joaquín Núñez (Santiago), Alicia Rubio (Belén), Clara Lago (Tatiana), Anna Gras (Seis), Gracia Olayo (Caritina), Melody Ruiz (Irene), Marta Pérez (Sole), Yolanda Ramos (Tita Nines), Mireia Portas (Fina), Marcel Borràs (Gabriel).

Durante la graduación del "English summer camp" en Castle Combe, Inglaterra, en 2005, Álex uno de los alumnos ensaya cómo declararse a otra de las alumnas, Eva, releyendo el escrito que ha estado preparando con mimo.

También Eva se ha fijado en él, sin importarle las críticas de su prima Tatiana y de su amiga "Seis", que se burlan de que el muchacho tenga rotuladas todas las cosas con su nombre, excusándole y diciendo que lo hace porque es organizado.

Mientras todos bailan Álex se da ánimos a sí mismo diciéndose: "ahora o nunca", aunque mientras se dirige a ella es rodeado por el tumulto y acaba perdiendo su escrito, que acaba en la piscina, en donde acabará él mismo vestido al tratar de rescatar el papel, cuando alguien lo empuja, siendo objeto de las burlas de todos.

Mientras trata de recuperar la carta con el secador aparece en su cuarto, completamente borracha, la propia Eva, dispuesta a hablar con él, aunque no puede reprimir la risa al ver que en efecto tiene rotulado todo con su nombre, diciéndole que es muy mono, tras lo que se coloca una de las cintas con su nombre en la frente donde pone: "Propiedad de Alejandro Fernández".

Tras ese primer paso dado por ella Álex se atreve a hablar, diciéndole que tiene un plan y que le gustaría salir con ella, escuchando mientras lo dice un profundo ronquido de la muchacha.

La lleva entonces a su habitación y la acuesta, tras lo que, pese a su estado se dirige al cerebro de Eva al que le dice que también a él también le parece muy mona.

Años después la pareja graba un video que enviarán a todos los invitados a su boda y en el que además de ellos salen sus familiares y amigos, que se muestran muy contentos en principio, aunque luego la madre de Álex se queja de que la boda no se celebre en una gran iglesia, sino en el jardín de la casa de un pueblucho inglés, asegurando Belén, la hermana de Eva que el matrimonio es la antesala de una tremenda decepción.

Como el vestido tardará más de lo esperado Álex espera unos días en España, preparándose para viajar el día anterior a la boda con el traje, junto con Fermín, el padre de Eva y Santiago, su padre, apareciendo tras ello el resto de invitados: Irene, la hermana de Álex, sus tías, primos y amigos, grabándolo Irene todo.

Entretanto, en Castle Combe Eva, ayudada por sus amigas y por Caritina, la madre de Álex trata de organizar todo lo relativo a la boda con gran paciencia para aguantar a su futura suegra que se queja de todo, de que las flores sean unas vulgares margaritas, de que la tarta es de un catálogo antiguo, de la posición del altar, y en especial de que decidieran casarse en invierno en la húmeda Gran Bretaña.

Tatiana, sin embargo no se agobia con nada, habiéndose acostado ya con el cantante contratado, encantada con su enorme "micrófono".

En el aeropuerto, y mientras Álex habla por teléfono con Eva a menos de 5 horas de verse se monta un gran revuelo, enterándose de que se han cancelado todos los vuelos debido a una huelga de controladores indefinida.

Irene reacciona y trata de organizarlos para que eso no les afecte haciendo que Álex vaya con su padre y con Fermín en coche a Marsella, donde cogerán el primer vuelo a Londres, y los demás irán en autobús, debiendo retrasar para ello la boda un día.

El retraso supone que desmonten todo, proponiendo Tatiana a las chicas, Eva, Belén y Seis, salir de juerga, debiendo para ello esquivar a Caritina que quería que se dedicarán a pintar unos farolillos con los que trata de dar un poco de glamur a la boda, quitando todas las cosas que según ella son chabacanas.

Pero en el autobús Nines, prima de Caritina, critica, ante su compañero de viaje a esta por su afán de hacerse la finolis pese a ser de pueblo, habiendo cambiado desde que se casó con un dentista. Nines no se da cuenta de que su compañero se ha dormido debido a su verborrea y no la escucha.

Ya en Marsella, y mientras esperan para coger el avión Álex habla con Eva y la anima a salir para olvidarse de su madre y de toda su familia.

Álex embarca con su padre y con el de Eva, recibiendo una vez en el avión la noticia de que, debido a una nube volcánica, los aeropuertos de Londres están cerrados y su vuelo va a ser desviado a Amsterdam, ante lo que Álex reacciona mal, amenazando con hacerse un "Melendi" tratando de bajar del avión, por lo que debe ser reducido mediante una descarga eléctrica.

Su novia y sus amigas beben chupito tras chupito en la discoteca, despertándola al día siguiente una llamada de su novio, al que le dice que no recuerda ni cómo ni cuándo llegó por la noche debido a todo lo que bebió.

Le pregunta a él cómo fue el vuelo, recibiendo la noticia de que está en Amsterdam, uniéndose a la sorpresa de enterarse de esta noticia, la de ver que en la cama hay un hombre, llevándose Álex también una sorpresa al ver que en la maleta que suponía iba el vestido de la novia hay una pegatina que indica que pertenece al Museo de la Indumentaria.

Acuerdan retrasar la boda un día más, mientras Eva descubre que el hombre que está en su cama, que es el camarero del pub donde estuvieron está desnudo.

Álex descubre con Fermín y su padre que en la maleta hay un uniforme de Franco.

Cuando despierta Gabriel, el camarero, ve enfrente no a una, sino a cuatro mujeres, Eva, Seis, Tatiana y Belén, recibiendo un puñetazo de Seis.

Cuando se vuelve a despertar se encuentra con que le han vestido y Eva, que le dice que no recuerda nada le pide que se marche, debiendo esquivar a Caritina.

Tras ella les cuenta a sus amigas que Álex está en Ámsterdam y deben retrasar un día más la boda mientras ellas tratan de consolarla diciéndole que a lo mejor no pasó nada la noche anterior, pues ella se duerme con solo tomar tres copas, aunque ella está pesarosa y se muestra deseosa de contárselo, de lo que sus amigas tratan de disuadirle, asegurándole que Álex será feliz toda su vida sin enterarse de lo ocurrido, pues ninguna de ellas se lo contará, aunque justo en ese momento llaman a la ventana, comprobando que se trata de Gabriel, que les dice que se ha enterado que se ha acostado con la novia, pues ha visto los farolillos con su nombre, diciéndoles que ha descubierto además la página de Facebook "The English Bodorrio", donde han colgado todos los videos y fotos de la boda y adonde amenaza con subir las fotos que tiene de Eva desnuda si no le dan 10.000 libras antes de las 10 del día siguiente.

Tras conseguir contactar con el hombre con que intercambiaron la maleta, Álex, Fermín y Santiago acuden a su encuentro en un taxi, dándose cuenta cuando este se va que se han dejado la maleta en el mismo, por lo que corren tras él, aunque no consiguen alcanzarlo, por lo que deciden ir hasta la central de taxis para ver si lo dejaron allí, comprobando que en efecto, la maleta está allí.

El encargado les pide que rellenen un formulario y en tres semanas se la entregarán, y cuando tratan de sobornarlos el hombre, que habla español porque pasó varios veranos en Mallorca les dice que los españoles son unos chanchulleros, empezando una discusión.

Las chicas, en Inglaterra, juntan su dinero viendo que solo tienen 2.500 libras, por lo que deciden vender todas sus cosas, ropa, móviles, ordenadores y tablets.

En ese momento en Ámsterdam españoles y holandeses mantienen una acalorada discusión a base de tópicos: que en Holanda solo tienen tulipanes, Cruyff y la oreja de Van Gogh, hablándoles los holandeses de la fiesta y la siesta, llamándolos los españoles porreros, a lo que los holandeses replican que ellos no aguantarían ni dos caladas, proponiéndoles Álex jugarse la maleta, aceptando los holandeses el reto y organizando una competición de inmediato en un local, retando el enorme holandés a Álex a ver quién termina antes unos trozos de chocolate con droga que llaman "catapulta", porque aseguran que a quienes los toma les hace volar.

Las chicas van a ver a un comprador que les ofrece 2.600 Euros por todos sus bienes, aunque les dará 5.000 si Eva entrega también su anillo de boda, aunque lo rechazan.

En Ámsterdam continúa el reto, quedándoles un trozo de pastel a cada uno, siendo incapaces ya de encontrarse la boca, aunque Álex atina y gana, aunque él está tan mal que no disfruta el triunfo como su padre y su futuro suegro.

Mientras reflexionan sobre el modo de conseguir los 5.000 Euros que les faltan y se pelean, Eva tiene una idea al ver un cartel donde anuncian que ofrecen 5.000 libras al ganador del concurso de carrera de quesos rodantes.

Se embarcan en la carrera, donde Seis trata de bloquear al mayor número de personas posibles, mientras que Tatiana cae enseguida y Belén corre sobre otro participante, logrando Eva adelantarse al queso, tanto, que este la golpea en la cabeza y está a punto de perder el conocimiento aunque consigue retener el queso y ganar, lo que les hace muy felices hasta que se enteran de que el premio consiste en 5.000 Libras, pero en queso, habiendo ganado un cargamento de este.

En Ámsterdam, absolutamente drogado acaba cayéndose a un canal, con la suerte de que cae sobre una barca, lo que le da una idea a su padre y a su suegro, que alquilan una para trasladarse ya que Álex no quiere subir a un taxi, ni quiere ir en avión, estando Álex a punto de golpearse la cabeza contra un puente al tratar de imitar a Leonardo di Caprio en "Titanic".

Las chicas llegan cubiertas de barro y con un carrito cargado de quesos al hotel para asombro de Caritina que no entiende nada.

Álex y los dos padres contactan finalmente con el hombre que se llevó por error su maleta, consiguiendo cambiarla, durmiéndose finalmente Álex ya feliz sobre la maleta.

Entretanto en el autobús de los invitados estos se divierten simulando una boda y bailando y celebrándolo como si fuera real.

Al día siguiente Álex, Fermín y su padre se dirigen felices al aeropuerto, donde les informan de que el aeropuerto de Londres sigue cerrado debido a la nube de lava.

Desesperado pasea por el aeropuerto sin parar y sin saber qué hacer, dándose cuenta entonces de que la maleta que tienen no es la del vestido de Eva, sino la del traje de Franco, debido a que, en su estado de drogadicción él mismo cambió la etiqueta de una a otra el día anterior.

Pero al ver el traje de Franco se le ocurre un plan…

En Castle Combe Eva va a ver a Gabriel con el dinero, comprendiendo sus compañeras que ha vendido su anillo de compromiso, lo que ella da por bueno para evitar el chantaje, aunque cuando le dan el dinero el chantajista les dice que conservará las fotos y les pedirá dinero cada mes.

Sus amigas se conjuran y se lanzan contra él, quitándole el móvil, el dinero y golpeándolo, quejándose Gabriel mientras se marchan de que le hicieran eso pese a que ni siquiera se acostó con Eva.

Las chicas se marchan tras una llamada de Álex para preparar su boda, ya que él le dijo que se casarán en dos horas, siendo interceptadas al llegar al hotel, y mientras hacen planes para recuperar el anillo, por Caritina, que les pregunta qué ocurre, a lo que Eva responde que lo que ocurre es que pensaba que iba a ser una madre para ella y que está cansada de ser educada y poner buena cara para que ella la martirice, pidiéndole que no se meta más con sus amigas, pues son las mejores del mundo y diciéndole que se casa en hora y media y que si quiere ayudar que lo haga, pero si no que no se meta en sus asuntos.

Todo debe montarse de nuevo en tiempo récord, vistiéndose todos para la boda, incluidos los invitados que viajan en el autobús, observando los que ya están en el hotel cómo se acerca hasta el lugar un helicóptero.

En él, el piloto le pregunta a uno de sus pasajeros, "General, ¿todo bien por ahí atrás?, ¿qué tal los embajadores?" sin sospechar que el general no lo es, pues es Álex vestido con el uniforme de Franco y que los embajadores su padre y Fermín con sus trajes de boda.

Todos se quedan asombrados al ver a Álex saliendo del helicóptero, corriendo Eva a su encuentro, besándose y asegurando ambos que no desean volver a separarse y que no les importa casarse sin sus trajes de novios, aunque al estar junto a él Eva no puede evitar confesarle que se ha acostado con otro hombre ante el asombro de todos, contrastando su actitud con la de los del autobús, que llegan alegres y montando un gran jaleo, ignorantes de lo ocurrido.

Y esa noche los invitados vuelven al autocar tras haberse cancelado la boda, incluido el propio Álex, mientras Nines comenta que el destino es horrible, pues se ha cancelado la boda justo en el momento en que se han abierto los aeropuertos.

En Castle Combe se queda Eva con su familia y sus amigos.

A la mañana siguiente Eva ve en una estantería un antiguo libro de Álex con su nombre rotulado, descubriendo entre sus páginas la carta que Álex escribió años antes y con la que pensó en declararse.

Reflexiona y llega a la conclusión de que Álex la quiere y ella le quiere a él y de que no puede dejarlo escapar, por lo que sale con toda su familia a buscarlo.

Mientras van hacia el aeropuerto tratan de llamar a Álex, saltándoles el buzón de voz.

Entretanto, en el aeropuerto Irene le dice a su hermano que no le cuadra lo ocurrido, pues Eva está muy enamorada de él y en cuanto toma una copa se duerme.

Eva y su familia llegan al aeropuerto cuando anuncian que la entrada al avión está ya cerrada, escuchando y viendo Álex que en todas las pantallas del aeropuerto aparece Eva, que se ha colado con sus amigas en la sala de control y que le dice a Álex que necesita que la perdone.

Álex vuelve sobre sus pasos al escucharla y trata de encontrarla. Ella le dice que encontró su carta y que ella también le quiere y que están hechos el uno para el otro, pidiéndole que la perdone, pese a lo que ocurrió, y que ella ignora lo que fue, pues no se acuerda de nada y que es "ahora o nunca".

Los policías acaban por detenerlas y llevárselas, apareciendo entonces Caritina y Santiago, que animan a su hijo a buscarla, saliendo Álex corriendo para tratar de encontrarla, siendo retenido por varios policías que lo llevan hasta una sala donde lo encierran mientras él, desesperado golpea la puerta gritando que quiere ver a Eva.

Siente entonces una mano en su hombro, descubriendo al darse la vuelta que es Eva, con la que se besa y abraza.

Pero finalmente se celebrará la boda, que celebran corriendo todos los invitados tras el queso que lanzan cuesta abajo como en la carrera que ganó Eva unos días antes.

Calificación: 1