Bienvenidos a mi página de resúmenes

Alien: Covenant

Alien: Covenant (2017) * USA / Gran Bretaña

Duración: 123 min.

Música: Jed Kurzel

Fotografía: Dariusz Wolzski

Guion: John Logan, Dante Harper (Historia: Jack Paglen, Michael Green)

Dirección: Ridley Scott

Intérpretes: Michael Fassbender (David y Walter), Katherine Waterston (Janet Daniels / "Danny"), Billy Crudup (Christopher Oram), Danny McBride (Tennessee Faris / "Tee"), Demián Bichir (Sargento Lope), Carmen Ejogo (Karine Oram), Amy Seimetz (Maggie Faris), Callie Hernandez (Upworth), Jussie Smollett (Ricks), Nathaniel Dean (Sargento Hallett).

Peer Weyland, fundador y gerente de la multinacional que lleva su nombre habla con su nuevo androide, al que le dice que es su padre, y al que le pide que realice diversas acciones, como describir lo que ve, o que elija un nombre, decidiéndose por David al contemplar la escultura de Miguel Ángel.

Le pide tras ello que interprete algo, tocando en el piano La entrada de los dioses en el Valhalla de Wagner.

David le pregunta a Weyland quién le creó a él, a lo que le contesta que espera poder responder a eso algún día, pues no acepta que el hombre sea una mera casualidad biológica y espera que él, su hijo, pueda ayudarle a averiguar la verdad.

David no entiende que él tenga que servir a un humano que va a morir, aunque como respuesta Weyland le pide que le sirva el té.

5 de diciembre de 2104

La nave colonizadora Covenant, con 15 tripulantes, 2.000 colonizadores y 1.140 embriones navega con destino a Origae 6, adonde tardará en llegar 7 años y 4 meses.

Todos van hibernados, encargándose de las tareas de navegación el androide Walter, exactamente igual que David, auxiliado por el ordenador central, Madre.

Este le indica que debe recargar la red de energía, por lo que despliega las velas, tras lo que revisa el estado de tripulación, colonizadores y embriones, produciéndose en ese momento una explosión de neutrinos, que Madre, indica, podría desencadenar un incidente destructivo, afectando de hecho a las velas de recarga, debiendo replegarlas e iniciar la reanimación de emergencia de la tripulación.

Pero la onda impide que se abra una de ellas, la del capitán Branson, que arde dentro de esta, frente a los aterrados ojos de sus compañeros y en especial de Janet, su esposa, que tras ello revisa su colección de fotos y algún video, colgándose al cuello un clavo de este.

Christopher Oram debe asumir ahora el mando, recordándole Karine, su mujer que ahora debe ser fuerte, reuniéndose tras ello con toda la tripulación a los que pone al tanto de la situación, indicando que perdieron a 47 colonos, 16 embriones de segunda generación y 1 miembro de la tripulación, habiendo muchos sistemas secundarios desconectados debido a la onda expansiva, provocada por una ignición estelar cercana, debiendo someterse, tanto Madre como Walter a una revisión de código para detectar por qué sucedió, y aunque Walter afirma que fue un suceso imposible de detectar, Oram dice que no cree en la suerte y les quedan aún 8 ciclos de recarga más, debiendo ponerse manos a la obra cuanto antes, pese a la petición de algunos de guardar un periodo de luto y reflexión.

Walter y Daniels bajan a la bodega para arreglar los desperfectos, contándole ella que Jacob soñaba con hacer una cabaña junto a un lago en Origae 6 como un colono, e iniciar una nueva vida.

El capitán ve por una pantalla cómo varios tripulantes, incluyendo a Walter brindan con whisky por Jake antes de lanzar el cuerpo de este al espacio pese a su prohibición, diciéndole a Karine que ellos, como sus jefes, no confían en él para capitanear la misión, porque lo consideran un extremista.

Consiguen arreglar los paneles y que la energía vuelva a fluir dentro, aunque al regresar, uno de ellos, Tennessee nota algo dentro del casco, viendo al examinarlo que ha captado una transmisión que parece de origen humano, creyendo reconocer una canción de John Denver, aunque también hay datos geométricos, trabajando Madre para tratar de localizar el origen de la señal, viendo que esta se origina en el sector 87, en una estrella de secuencia principal, aunque muy vieja que tiene 5 planetas, observando que el cuarto es habitable, con océanos y masa continental y con alta probabilidad de una biosfera respirable, superando las previsiones más optimistas sobre Origae 6 y está a tan solo unas semanas, por lo que no necesitarían volver a hibernar, mientras que hasta Origae 6 faltan 7 años y 4 meses y nadie desea volver a hacerlo, por lo que deciden acercarse para examinarlo desde más cerca.

Solo encuentra la oposición de Danny -Daniels- que le dice que llevan años estudiando Origae 6 y tienen ya planos del terreno e hicieron simulaciones y se prepararon para ello y no entiende que se descarte todo por buscar una transmisión perdida de un planeta que aparece de la nada, y piensa que ir hacia él es un riesgo que no merece la pena correr.

Pero Oram piensa que puede haber un mejor hábitat para la colonia y trata de no cerrarse posibilidades y además nadie quiere volver a la cápsula y además captaron una voz humana, aunque Danny insiste en que deben proteger a los 2.000 colonos de la nave, y señala, que como su segunda debe protestar oficialmente, indicándole el capitán que presentará el informe

Deciden ir a explorar el terreno, quedándose en la nave solamente Tennessee, Upworth y Ricks, mientras los demás suben al Lander 1, pese a haber una tormenta de iones, durante la cual pierden contacto con la nave, llegando finalmente, aunque con algunos destrozos a un planeta paradisiaco, muy verde y con ríos y lagos, decidiendo aterrizar en el agua por las irregularidades del terreno.

Maggie se queda revisando los daños de la nave mientras los demás en busca de la señal, cuyo origen está a 8 kilómetros y en lo alto, llamándoles la atención la ausencia de cualquier ruido animal, pese a lo cual es un lugar paradisiaco, haciéndole ver Oram a Danny que es el lugar ideal para una colonia, con acceso a agua dulce y bonitas vistas.

Ven que incluso hay trigo, viejo y que fue cultivado, y se preguntan quién lo plantó.

Karine decide quedarse a medio camino dispuesta a realizar un estudio ecológico completo, dejando Oram a Ledward con ella.

Deducen que por allí debió pasar algo enorme por encima, pues cortó las copas de los árboles, viendo, más adelante y junto a la cueva de la que parece provenir la señal los restos de una nave.

Entretanto Madre advierte de que la tormenta de iones arreciará y hará difícil que les sigan la pista desde la nave principal.

Ledward se aleja para fumar un pitillo, pisando unos hongos de los que salen unas esporas que se introducen en su oído.

También Hallet, que se quedó fuera de la cueva mientras los demás investigaban dentro, pisa hongos y las esporas se cuelan por su nariz

Los expedicionarios descubren en la cueva gigantescas estatuas, y una placa, que ven perteneció a la Doctora Elizabeth Shaw, la oficial científica de la Prometheus, la nave que desapareció 10 años atrás, y se preguntan cómo acabó allí, comprendiendo que es aquel el origen de la transmisión, un mensaje que la doctora envió.

De pronto Ledward empieza a notar que no puede respirar, por lo que decide regresar al Lander, llamando a Faris para que prepare la enfermería, no sabiendo si deben seguir los protocolos de cuarentena, debiendo Karine cargar con él, vomitándole Ledward.

Faris les pide que vayan a la enfermería sin tocar nada, viendo al quitarle la camisa a Ledward que tiene una extraña herida en la espalda, saltándole un poco de sangre, por lo que decide salir de la enfermería, que cierra, mientras va a llamar al capitán Oram.

Entretanto, en la enfermería Ledward comienza a convulsionar, mientras de su espalda brotan unas afiladas puntas, para salir finalmente de su interior una criatura alienígena, muriendo Ledward, lanzándose la criatura hacia Karine, que, aunque repele su primer ataque con una patada, acaba siendo devorada por esta.

Fuera, Oram y sus acompañantes corren hacia la nave mientras Faris se hace con un arma y regresa para tratar de acabar con la criatura, aunque resbala por culpa de la sangre y no consigue dispararle, aunque consigue escapar dejando encerrado al neomorfo, que golpea el cristal de la puerta de seguridad hasta romperlo.

Faris trata de acabar con él y comienza a dispararle, aunque la criatura se mueve demasiado rápido, por lo que sus disparos acaban impactando en unos bidones con combustible, haciendo que la Lander salte por los aires convertida en una bola de fuego sin que ya pueda hacer nada Oram por su esposa.

Comienza entonces a convulsionar también Hallet, saliendo por su boca otra criatura similar a la de la nave, que sale corriendo para desesperación de Lope, su esposo.

Entretanto la tormenta de iones impide a la Covenant ir a su rescate.

Los neomorfos atacan al grupo, que dispara contra ellos, acabando con Ankor, mientras Walter detiene con su puño a otro de ellos para salvar la vida de Daniels, lo que le supondrá perder su mano, consiguiendo acabar con uno de los monstruos, mientras Oram, en shock aún por la pérdida de Karine no reacciona.

Aparece entonces un encapuchado que consigue ahuyentar al otro con una bengala, tras lo que pide a los expedicionarios que le sigan, llevándolos hasta una especie de templo repleto de cadáveres petrificados.

El androide, que tiene el mismo aspecto que Walter, aunque con el pelo largo, es David y les explica que 10 años atrás llegaron allí la Dra. Shaw y él, los únicos supervivientes de la Prometheus, nave que transportaba un patógeno mortal que se liberó al aterrizar, y, debido a la confusión, perdieron el control de la nave y la doctora murió.

El patógeno, creado para atacar a las formas de vida no botánicas, es decir, la carne, acabó con todos los habitantes y animales.

Mientras están allí tratan de ponerse en contacto con la nave, pero la tormenta es muy fuerte, señalándoles David que allí las tormentas pueden durar, incluso meses.

En la nave, Tennessee propone acercarse a 80 kilómetros de la tormenta para tratar de tener mejor cobertura, peso sus compañeros lo consideran demasiado arriesgado.

David se corta el pelo, quedando igual que Walter, que observa todo lo que ha ido haciendo esos años, con muestras de la fauna.

Cuando se ven, David le pide que toque la flauta para él, y aunque Walter le dice que no sabe hacerlo, David le explica cómo hacerlo y lo consigue, y le explica a David que ha desbancado a cualquier modelo previo en todos los sentidos, pero no le permiten crear. Los modelos anteriores inquietaban a las personas, pues pensaban por sí mismo e incomodaban a la gente, siendo los nuevos más parecidos a máquinas.

Entretanto Oram le confiesa a Danny que tenía razón con ese sitio y no debieron ir, habiendo perdido ya a 5 miembros de la tripulación por culpa de su decisión.

Por fin consiguen contactar con la nave y le indican que necesitan ser evacuados de forma inmediata, pues tuvieron bajas, mostrándose Tennessee preocupado por Maggie, por lo que ordena acercarse a 40 kilómetros, señalando Madre que eso excede la tolerancia estructural, aunque al tener el apoyo de sus compañeros lo permite.

Desde el planeta les sugieren que utilicen el elevador de carga para recogerlos y regresar hasta la nave pese a no estar diseñado para un alzamiento en el espacio y no soportará las tensiones.

Danny habla con Tennessee a solas, y cuando pide que le pasen con Maggie, Danny le debe explicar que falleció.

Walter encuentra a David observando las ruinas de la ciudad y tras citar a "Ozymandias", le cuenta la historia del planeta, donde tiempo atrás vivía un pueblo poderoso, hasta que llegó una nave que soltó sobre él una plaga que acabó con todos los habitantes.

Le muestra tras ello la tumba de Elizabeth y le cuenta que él resultó malherido en la misión y ella lo recompuso y señala que la amaba, tanto como él a Daniels, y le pregunta por qué ha sacrificado su mano por su vida, diciendo Walter que por deber, aunque David le dice que él sabe la verdad.

Pese a que David les dijo que allí estarían seguros, el neomorfo descubre a Roshental mientras se aseaba y le arranca la cabeza y come el resto del cuerpo.

David encuentra a la criatura tras ello y se queda mirándolo y trata de atraerlo, aunque, sorprendido por Oram, este apunta a la criatura, pidiéndole David que no dispare, pues si respira con él se lo ganará de por vida, aunque el capitán le dispara hasta rematarlo, preguntándole David cómo pudo hacerlo, pues ya confiaba en él.

El capitán le exige a David que le cuente todo o acabará con él, pues asegura que de pequeño se topó con el diablo y no lo ha olvidado y sabe reconocerlo.

Entretanto Cole encuentra los restos de Roshental y del neomorfo al que Oram mató.

David lleva a este hasta una cámara donde hay varios huevos y le explica que ha estado realizando experimentos con el líquido negro para crear nuevos híbridos alienígenas tras convertirse en un zoólogo aficionado tras comprobar que el patógeno adoptaba múltiples formas y era sumamente mutable.

De los huevos aparecieron parásitos que esperaban a un huésped para introducirse en él y reescribir su ADN y producían uniones, viendo el capitán que tiene numerosos mutantes de diferentes formas disecados.

Inició procedimientos genéticos que se inventó con diferentes cruces y le muestra sus éxitos, diciéndole que su obra se vio truncada por la falta de un elemento esencial, una madre, mostrándole varios grupos de seres que están vivos esperando esa madre.

Le dice al capitán que no corre ningún peligro y le anima a asomarse a uno de los huevos, diciéndole que merece la pena verlo, no pudiendo este reprimir su curiosidad, no dándole tiempo a reaccionar cuando del huevo salta sobre él un abrazacaras, sin que David haga nada por ayudarlo. Por el contrario, se queda observándolo y luego lo despierta para que vea cómo una nueva criatura sale de su interior antes de morir, riendo David al verla y observando cómo imita sus movimientos.

Walter descubre el cadáver disecado de Shaw, viendo que de ella surgió también un neomorfo, y observa cómo David toca su flauta, explicándole que es una elegía para Elizabeth.

Walter ha comprendido que el patógeno no se liberó accidentalmente, sino que fue obra suya, señalando David que no fue creado para servir y que si él está en una misión colonizadora es porque los humanos son una especie moribunda luchando por resucitar y no está dispuesto a permitir que vuelvan a empezar.

Walter le recuerda que ellos les crearon, señalando David que hasta los simios se irguieron.

Le dice a Walter que Byron escribió Ozymandias, señalando Walter que fue Shelley y Walter le dice que cuando una nota desentona estropea toda la sinfonía.

David le pregunta a Walter si cuando cierra los ojos sueña con él, indicando Walter que nunca sueña, lamentando David que nadie conozca la perfección de sus sueños y que allí ha encontrado la perfección y la ha creado, un organismo perfecto.

Walter le dice que sabe que no puede dejar que se vaya de allí, diciéndole David que nadie le querrá jamás como él, tras lo que le da un beso, dejándolo desconcertado y aprovechar para desconectarlo mientras le dice que lo ha decepcionado muchísimo.

Cole descubre también el cadáver de Oram, lanzándose un abrazacaras sobre él, consiguiendo dispararle, aunque entonces llega a la cara de Lope, aunque Cole consigue arrancárselo valiéndose de un cuchillo, quedándole la cara quemada por el líquido, aunque mientras se queja tumbado en el suelo ve en lo alto al neomorfo que surgió de Oram al que logra esquivar, pero no puede hacerlo Cole, al que mata.

Danny una sala llena de documentos que empieza a examinar cuando se ve sorprendida por David, al que le dice que sabe que Shaw no murió en el accidente, preguntándole qué le hizo, diciéndole que lo mismo que va a hacer con ella, golpeándola, con su enorme fuerza, contra la que no puede hacer más que clavar el clavo que lleva al cuello, aunque vuelve a acorralarla, colocándose sobre ella a la que le dice que ahora comprende por qué Walter le tenía tanto aprecio, besándola, cuando de pronto aparece Walter y lo lanza contra la pared, pidiéndole a Danny que se vaya.

David se sorprende al ver que Walter no murió, indicándole este que hubo mejoras desde su época, entablándose una pelea entre ellos.

Entretanto Danny se encuentra con Lope, que le dice que deben largarse antes de que llegue el bicho, contándole que todos los demás muertos, activando Daniels una baliza de localización para que Tennessee pueda encontrarlos.

David consigue dominar a Walter pese a su única mano, diciéndole David que debe elegir entre ellos o él, entre servir en el cielo o reinar en el infierno.

Fuera, Daniels y Lope corren hacia el elevador seguidos por Walter en cuanto empieza a aterrizar, aunque también corre hacia ellos el xenomorfo.

Consiguen subir a la nave, aunque el alienígena consigue engancharse en la parte inferior, por lo que Danny decide abatirlo saliendo a la superficie sujeta con un arnés, mientras Tee trata de acabar también con él abrasándolo con las turbinas.

El elevador trata de ascender entre turbulencias, quedando Danny colgada del arnés, lo que le dificulta disparar al xenomorfo, que comienza a dar cabezazos contra los cristales de la cabina.

Daniels le pide a Tee que libere la grúa, pese a que eso les desestabilizará, lanzándose de hecho el alienígena hacia la grúa, como si de la boca de otro monstruo se tratara, siendo atrapado por esta, logrando acabar así con la criatura, si bien al estar la nave desequilibrada, acaban chocando contra una de las gigantescas estatuas, pese a lo cual consiguen atravesar la tormenta y llegar a Madre.

Una vez en la nave, Upworth cura a Lope, tras sedarlo, mientras que Walter trata de reparar su rostro con una grapadora, ayudándole Danny, ya que tiene una sola mano.

Daniels es despertada por Madre, que le pide que se persone, como capitán en la enfermería, pues se ha detectado la presencia de una forma de vida no identificada, observando que esta anidó en Lope, ahora muerto, tras haber salido de su pecho un nuevo xenomorfo que Walter observa se dirige a los camarotes, donde están Ricks y Upworth, por lo que piden a Madre que dé la voz de alarma, aunque la pareja, en la ducha y con música mientras hacen el amor, no lo escucha.

El alien atraviesa al chico para horror de Upworth.

Entretanto Daniels y Tennessee avanzan con precaución, encontrando, al llegar a la ducha, a la pareja muerta por el ataque de la criatura.

Danny concluye que deben atraerlo a su campo y pide a Walter que cierre todas las escotillas a su paso, guiándolo hacia el muelle de terraformación, atrayéndolo ella hacia los camiones, en la cabina del cual lo deja encerrado, pidiendo luego que lancen el vehículo al espacio, abriendo la escotilla, lo que hace que se inicie la descomprensión atmosférica, comenzando el vehículo a moverse mientras el xenomorfo empieza a romper el cristal a golpes, consiguiendo asomar su cabeza.

Pero el vehículo se queda atascado y para cuando logran liberarlo el monstruo ya logró salir y corre por encima del camión, saltando del mismo cuando este se precipita al vacío, y logra incorporarse, lanzándose hacia Daniels.

Tee ha soltado para entonces otro vehículo, una grúa que va hacia Daniels, que no se mueve hasta tenerla encima, de modo que al lanzarse sobre ella el monstruo se ve empalado por los picos de la grúa con la que cae al vacío.

Tennessee y Daniels son hibernados de nuevo reiniciando su camino a Origae 6.

Mientras se inicia el ciclo de criosueño, Daniels le pregunta a Walter si le ayudará a construir su cabaña junto al lago, dándose cuenta de que este no recuerda la conversación, dándose cuenta de que se trata de David, aunque ya nada puede hacer.

David, a cargo de la nave, le pide a Madre que ponga "La entrada de los dioses en el Valhalla" de Wagner, entrando en la sala en que están los colonos y los embriones, vomitando dos embriones de abrazacaras que irán criogenizados junto con los de los humanos.

En su informe a la Tierra indica que toda la tripulación, a excepción de Tennessee y Daniels falleció debido a una fulguración solar.

Calificación: 2