Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Aprendiendo a conducir
Aprendiendo a conducir

Learning to drive (2014) * USA / Gran Bretaña

Duración: 105 min.

Música: Dhani Harrison y Paul Hicks

Fotografía: Manel Ruiz

Guión: Sarah Kernochan (Basada en un artículo de Katha Pollitt)

Dirección: Isabel Coixet

Intérpretes: Patricia Clarkson (Wendy Shields), Ben Kingsley (Darwan Singh Tur), Grace Gummer (Tasha), Jake Weber (Ted), Sarita Choudhury (Jasleen), Avi Nash (Preet), Samantha Bee (Debbie), Matt Salinger (Peter), Daniela Lavender (Mata).

Darwan Singh Tur, profesor de autoescuela de origen indio asegura a su alumno que aprobará y que está seguro de que en cuanto lo haga se comprará un coche enorme y olvidará todas las normas porque conducir da libertad.

Cuando termina con sus clases acude a la central de taxis, ya que durante el resto de su tiempo libre trabaja como taxista, comiendo incluso en el coche.

Una noche es parado por un hombre, Ted, que al subir le pide que arranque deprisa, aunque antes de hacerlo sube otro mujer, Wendy, que iba tras él y a la que él le dice que está loca, y ella le dice a él que es un cabrón que pretendía evitar que ella montara un espectáculo y por ello se lo dijo en un lugar público, diciéndole él que no volverá a casa, preguntándole ella cuánto tiempo lleva mintiéndole, no pudiendo creer que haya podido engañarla después de convivir durante 21 años, afirmando que le ha cogido por sorpresa, a lo que él le responde que nunca se entera de nada porque no levanta la vista del libro o del ordenador y cuando lo hace parece que mira a través de él como si fuera un fantasma.

Le pregunta si ella es alguna de sus alumnas, y como no contesta presupone que sí, pese a lo cual le pide que vaya a casa para hablarlo, aunque él prefiere no hacerlo, bajándose él antes de darle la dirección de ella en la 98 Oeste, llorando Wendy durante el resto del trayecto mientras asegura que no lo entiende.

Ya en su casa se tumba en la cama, notando, al extender su mano que le falta Ted, al que recuerda corrigiendo exámenes mientras ella dormía a su lado, o cuando por la mañana le veía lavándose los dientes sin pantalones, o cuando bailaban juntos, subida ella en los pies de él, aunque finalmente acaba por vomitar.

Terminado su trabajo, y cuando va a dejar el taxi, Darwan se da cuenta de que la mujer a la que llevó se dejó un sobre dentro.

Regresa tras ello a su piso que comparte con varias personas indias, entre las que se encuentra su sobrino Preet, que parece contento porque le ha salido un trabajo en una reforma, en la que trabajará al menos 4 semanas.

Wendy, desolada, se sienta fuera de su casa en las escaleras a pensar.

Llega su hija Tasha, que ahora vive en una granja en el campo y está muy satisfecha porque asegura que le encanta subir al tractor y que no utilizan fertilizantes ni productos químicos y le encantan los olores y el barro, diciendo que quiere dejar las clases un semestre para cosechar y le pide que vaya con ella, excusándose su madre diciendo que no sabe conducir y el tren le queda muy lejos, pidiéndole Tasha que aprenda a conducir, aunque ella se excusa diciendo que donde vive no hay Internet.

Tasha trata de convencerla de que le iría bien marcharse de esa casa para no angustiarse, ante lo que su madre le dice que no debe preocuparse, pues su padre tiene cada 7 años una crisis y se comporta como un adolescente y está en su tercer ataque, y que cuando vuelva a casa irán a verla.

Pero Tasha le asegura que su padre no volverá, pues le dijo que el día anterior había presentado la demanda de separación.

Wendy se queja de que la utilice a ella de mensajera, asegurando que su nueva pareja tendrá que saber que habrá de mantenerlo, pues en todo el tiempo que han estado juntos ha sido incapaz de conseguir un trabajo estable.

Le pregunta si se quedará a comer y Tasha le dice que quedó para ello con su padre, concluyendo Wendy que solo ha ido de visita para comprobar si está mal y luego ir a contárselo a su padre.

Tras la discusión se pone a trabajar y luego se tumba sin ganas de nada hasta que llaman a la puerta, viendo que se trata del taxista de la noche anterior que va a llevarle el sobre que dejó en su taxi, negándose a coger su propina, pues le dice que le gusta ayudar, diciendo ella que entonces no debe ser de Nueva York, respondiéndole el hombre que lo es, pues vive en Queens.

Antes de irse ella observa que va con un coche de autoescuela y le pide una tarjeta.

Wendy llama por teléfono a su hija para excusarse, diciéndole que está dispuesta a sacarse el carnet y a comprarse un coche para ir a verla y comer barro juntas.

Acude tras ello a una tertulia radiofónica en su calidad de crítica literaria junto con un crítico de cine y una crítica de arte, y cuando ella cuenta que qué escritores actuales le gustan, ve cómo sus compañeros dan un respingo cuando nombra a Delia Kraus.

Cuando termina la tertulia, la crítica de arte le explica que Delia es la mujer con la que está su marido ahora, recordando entonces Wendy que el año anterior la escritora fue residente y tenía fama de haberse acostado con medio profesorado, lamentando que tendrá que ver su nombre en la revista en que trabaja cada vez que la abra, por lo que dice que durante un tiempo trabajará desde casa.

Unos días más tarde llama de nuevo a su puerta Darwan, para el comienzo de sus clases de conducir, asegurándole ella que lo había olvidado y que ha cambiado de idea y no desea darlas, pero que le pagará, diciéndole Darwan que no quiere que le pague, pidiéndole que se siente en el coche, logrando con su insistencia que acceda, aunque una vez sentada le dice que no necesita aprender a conducir, pues su marido conduce, diciéndole él que no aprendió a cocinar porque pensaba que su madre estaría siempre con él, y luego se separaron, consiguiendo así dar su primera clase.

Darwan le muestra a Preet la foto de una mujer que le envió su madre, aunque como siempre Darwan la rechaza sin apenas mirarla, diciendo que tiene pinta de amargada, ante lo que Preet le dice que debe dejar de rechazar mujeres, pues sigue pensando como cuando estaba en la cárcel, provocando el enfado de Darwan, que le recuerda que le debe respeto, pues le acogió cuando lo mandó su madre a América.

Un día, mientras da su clase y para en un semáforo ve a Ted con su nueva novia, preguntándole ella cuando se acerca si ya no le quiere, respondiendo él que no, preguntándole ella por qué.

La saca de la ensoñación la advertencia del profesor de que esté atenta, debiendo frenar bruscamente para no atropellar a una mujer, afirmando ella que nunca se le dará bien conducir, señalando él que cada vez será más fácil, obligándola a continuar.

De regreso a su casa, Darwan habla con su hermana, que le dice que la mujer es un poco mayor, pero que todavía le puede dar hijos, y cuando le pregunta por qué no está casada le dice que tuvo novio, pero lo mató la policía y luego tuvo que cuidar de su padre enfermo, y cuando le dice que se la muestre le dice que la mujer se niega a hablar con él pensando que le va a parecer mayor y no va a gustarle.

Wendy queda con su hermana Debbie que le dice que se alegra de que se haya decidido a conducir, para luego asegurarle que no entiende la razón por la que los hombres engañan a sus mujeres pensando que no les verán, pero que les gustan jóvenes para poder moldearlas y enseñarles cosas como que les despierten con una buena "limpieza de sable" a lo que ella se niega, pues su boca está ya jubilada.

Wendy habla con su abogada que le dice que Ted quiere la manutención o un 25% de sus ingresos por haberla mantenido mientras ella desarrollaba su carrera y que le dejará la casa si le compra su parte, aunque ella no tiene tanto dinero y no quiere perder su casa, que para ella es como parte de su identidad.

Un día, cuando Darwan llega a su apartamento encuentra allí a la policía, que se está llevando a la gente que vive con él, pidiéndole a él su documentación que lo acredita como ciudadano estadounidense, acogido como asilado político.

Cuando se marchan encuentra todo tirado y a Preet escondido bajo el fregadero, diciéndole este que se irá con su novia, que es judía, a Chinatown.

Un día, mientras dan las clases unos chicos insultan a Darwan llamándolo Osama, ante lo que ella reacciona violentamente, mientras Darwan permanece impasible asegurando que lo insultan cada día.

Poco después les adelantan de forma irregular y ella pita, diciéndole él que debe evitar la agresividad, tanto al volante como en su vida, pues cuando está al volante debe bloquear todo lo que no sea el propio coche.

Ted va a recoger sus cosas al piso, viendo ella que le deja el libro "El placer del sexo" que él le regaló por San Valentín, pero que ella no recuerda haber leído, empezando a ojearlo y viendo las posturas que practicaron mientras estaban juntos.

Tras ello Wendy le muestra fotos antiguas por si desea alguna, contándole que está aprendiendo a conducir, y que hace la limpieza y hace tartas, mostrándose insinuante asegurando que puede darle lo que necesita, lo que Ted rechaza, interrumpiéndoles la grúa que se lleva el coche de Ted por tenerlo en segunda fila.

Durante la clase Darwan le dice que está muy guapa, preguntándole qué le gustaría a una mujer como regalo - pues no le convence lo de regalarle un tanga, tal como le sugirió Preet - diciendo ella que bombones, flores o, en su caso, un libro de poesía.

Harta de las negociaciones y de las peticiones de su marido, Wendy rompe el acuerdo.

En su siguiente clase Darwan va muy elegante, y de pronto Wendy observa que van a cruzar un puente, y como padece de vértigo se niega a seguir, aunque no tiene más remedio que hacerlo, acabando en Queens, el barrio de él, sorprendiéndolo ella girando sin que él le diga nada, para mostrarle su Queens, confesándole entonces que ella se crió allí, recordando que su padre se sentaba en el coche para escuchar el partido cuando su madre - frecuentemente - le echaba de casa. Hasta que un día se fue y no volvieron a verle, afirmando que tiene alergia a Queens.

Darwan sale a por algo y ella se ve a sí misma junto a su padre escuchando el partido, diciéndole su padre que ya es hora de que conduzca, asegurándole que teniendo un coche no necesita una casa, pues allí lo tiene todo.

Darwan regresa con un polo como premio por lo que le ha costado ir allí.

Pasean luego por el barrio, contándole él que en su país era profesor universitario como su padre, y que ahora prefiere trabajar con el taxi o como profesor de autoescuela porque para trabajar en otra cosa debería quitarse el turbante y afeitarse y él no desea olvidarse de quién es, asegurando no poder regresar a su país, lo que le impidió acudir al funeral de su padre el año anterior, ni pudo ir al entierro de su madre porque entonces estaba encarcelado en su país por ser Sij.

Le explica que acusaron a su hermano de terrorismo falsamente y torturaron a toda la familia, menos a su hermana porque era pequeña.

Hablan mirando el mar hasta que él dice que es tarde y debe marcharse.

Ese día ella debe conducir de noche por vez primera, pues no sabía ni dónde estaban las luces y en medio de una espantosa tormenta, asustándose al ver un relámpago, lo que le lleva a dar un frenazo, haciendo así que otro coche choque contra ellos.

El hombre que chocó contra su coche reacciona violentamente contra Darwan, al que le quita el turbante, llegando entonces los policías que interrogan a Darwan, saliendo enfurecida Wendy por el trato dado a su profesor por su raza.

Aunque hacen un parte amistoso Darwan se enfada mucho, pues aunque tienen un seguro, él debe pagar la franquicia hasta 500 dólares y además tiene prisa, pues debe ir al aeropuerto a recoger a alguien, llegando de hecho tarde.

Mientras Wendy lo espera en el coche él entra en la terminal, donde ya le espera Jasleen, a la que le entrega un ramo de flores y un libro de poesía mientras le dice que no hablarán su idioma para que ella aprenda antes el inglés, entregándole ella a él como regalo unos dulces de su país.

Luego la lleva al coche, donde, como el maletero quedó destrozado por el coche está lleno de agua y deben meter las maletas en la cabina, llevando Jasleen con ella su vestido de novia, contándole Darwan a Wendy que van a casarse al día siguiente, reconociendo Darwan sentirse muy violento por haber tenido que conocer a su futura esposa en esas circunstancias, completamente empapado y con el coche así.

Wendy se siente extrañada y le pregunta si no la había visto nunca, diciendo él que es de un pueblo cercano a su ciudad y que su hermana la eligió para él, afirmando Wendy que si su hermana le hubiera elegido marido sería un gilipollas, indicándole Darwan socarronamente que a ella se le da mejor elegir y por eso está sola y loca.

La boda se celebra al día siguiente siguiendo el rito de su religión.

Y mientras Wendy comienza a ver pisos para mudarse, Jasleen empieza a desempaquetar y colocar sus cosas en su nuevo hogar.

Unos días después Wendy recibe una carta de Darwan disculpándose por su comportamiento del último día y anunciándole que el coche está ya reparado, por lo que pueden continuar con sus clases.

Durante esta, él le dice que sabe que ella no es partidaria del matrimonio concertado, pero le explica que en su país la familia está muy unida y se conocen tan bien que saben quién es la persona que les conviene, de forma objetiva.

Jasleen trata de aprender el idioma viendo videos, aunque no sabe que está viendo videos de español.

Cuando Darwan vuelve, le regaña porque no sale a comprar y no se relaciona con otras personas, por lo que no podrá aprender bien el idioma, diciéndole ella que lo aprende con la tele, viendo él que no ha aprendido nada útil.

Wendy queda para cenar con su hermana y su cuñado, presentándoles estos a Peter, un amigo que parece muy agradable y que habla francés como ella, aunque Wendy no se siente cómoda y le pregunta a su hermana por qué le han tendido esa encerrona, diciéndole Debbie que es un banquero aficionado a la ópera y un gourmet, el cual le dice que la envidia por poder dedicar su vida a cultivar su mente, afirmando ella que le gustaría a veces quitársela, diciendo él que para eso tiene el yoga, tras lo cual le dice que le encantan sus críticas.

Acabarán haciendo esa noche el amor, de forma tan larga que ella le pregunta si no se va a correr nunca, afirmando él que se corrió varias veces aunque no eyacula porque hace sexo tántrico, pidiéndole ella parar ya, señalando él que quería que tuviera otro orgasmo, afirmando ella estar demasiado cansada, preguntándole cuándo iba a eyacular, respondiendo él que la siguiente vez, proponiéndole hacerlo el jueves siguiente, excusándose ella con sus clases de conducir.

En su siguiente clase Darwan le dice que parece ya más cómoda a mayor velocidad, observando que está muy callada, diciendo ella que es porque está atenta.

Ya en su casa, Darwan le lee a su mujer una poesía y luego le pide a ella que le lea una a él, tumbándose sobre su regazo tal como le contó Wendy que hacía ella, dándose cuenta entonces de que no sabe leer, pues la sacaron de la escuela con 14 años, quejándose entonces porque él se enfada con todo lo que hace, diciéndole él que debe salir y tener curiosidad por conocer su nuevo entorno, pues tiene mente, preguntando ella si como Wendy.

Darwan le pregunta por qué es tan infeliz, respondiendo ella que porque él nunca está allí, diciendo él que está trabajando, a lo que ella le replica que no quiere estar con ella porque es demasiado estúpida.

Por fin llega el momento del examen, recordándole Darwan a Wendy las cosas que más puntos quitan y en las que si falla le suspenden automáticamente, pese a lo cual, y nada más salir, se salta un stop.

Mientras toman vino después ella dice que se bloqueó y que conducir no es lo suyo.

Le dice tras ello que es normal que su marido la engañara pues ella los abandonó a él y a su hija dirigiendo su amor hacia las palabras, admirándolo a él por haber conseguido ser un solo espíritu con Jasleen, preguntándole si la engañaría si lo defraudara, diciendo él que no, diciendo ella que le da mucha fe.

Pero él le dice entonces que no sabe cómo hablar con Jasleen, pues no tiene la misma formación ni le gustan las mismas cosas, teniendo miedo al país y a él

Ella le aconseja que le diga que nunca dejará de intentarlo y que luchará cada día por salvar las distancias porque ella se lo merece.

Darwan le pregunta si eso es lo que esperaba de Ted, respondiendo ella que más que palabras echa de menos el modo en que le tocaba la cara cuando se la cogía.

Cuando se despiden ella ale dice que no volverá a dar clases, tratando él de convencerla de que siga, aunque ella se niega, por lo que, antes de despedirse él le coge la cara entre sus manos tal como ella comentó que le gustaba que le hiciera Ted.

Finalmente Jasleen se ve obligada a salir debido a que necesita comprar compresas, haciéndolo con miedo, y viendo cómo en la tienda la dependienta no le hace caso cuando le pregunta dónde puede encontrarlas, para indignación de otra clienta india que regaña a la empleada por su actitud, acompañándola ella y preguntándole de dónde es, viendo que tiene allí a un tío, tras lo que le pregunta por qué no la ha visto en el templo.

Cuando Darwan llega a su casa esa tarde encuentra a su mujer reunida con otra media docena de mujeres, divirtiéndose, preguntándole Mata, la mujer a la que conoció en el súper a Darwan por qué escondía a esa perla en casa, y de que la deje sola siempre, proponiendo hacer una fiesta allí, enviando a Darwan a la calle mientras ellas se ocupan de ella.

Wendy finalmente se cambia de casa, ayudándole Tasha en el traslado, contándole que no va a volver ya a la granja, pues fue hasta allí por un chico que se marchó, así como la mayoría de sus amigos, por lo que le pide a su madre que le deje quedarse con ella, diciéndole su madre que si lo hace tendrá una sensación de fracaso, por lo que le pide que regrese a cosechar, prometiéndole que ella irá a visitarla.

Llama por ello de nuevo a Darwan decidida a intentarlo de nuevo.

Este le cuenta que Jasleen está ahora muy ocupada, pues va a clase.

Vuelve a examinarse poco después, esperando Darwan nervioso su regreso, y temiéndose lo peor cuando la ve salir muy seria del coche, aunque luego corre hacia él y lo abraza contenta por haber aprobado.

Habla luego con Tasha por teléfono, mostrándose esta muy contenta.

Darwan la acompaña al concesionario y le ayuda a elegir el coche, confundiéndolos el vendedor con una pareja, siguiéndole Wendy la corriente haciendo ver como si fuera su amante, preguntándose tras ello cómo regresará hasta su casa ya sin Darwan a su lado, asegurándole que su voz resonará en su cabeza durante mucho tiempo.

Antes de despedirse él le propone quedar algún día para charlar, pues le gustaría volver a verla, pero ella le dice que él es su fe y es un buen hombre y lo rechaza.

Darwan vuelve ese día antes a su casa, diciéndole a Jasleen que ha pensado que no volverá a trabajar de noche, lo que ella dice que le agrada, acariciándose contentos.

Wendy por su parte se dispone a estrenar su coche en un viaje largo en el que tendrá ocasión de aplicar todas las enseñanzas de Darwan sin su tutela, sonriendo feliz.

Calificación: 2