Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Arrugas

España (2011) *

Duración: 89 min.

Música: Nani García

Fotografía: David Cubero

Guión: Ángel de la Cruz, Paco Roca, Ignacio Ferreras y Rosanna Cecchini (Cómic: Paco Roca)

Dirección: Ignacio Ferreras

Emilio, anciano jubilado y que padece un alzhéimer es ingresado por su hijo en un geriátrico, cansados de todas las molestias que genera debido a su enfermedad.

Mientras lo llevan a su nuevo cuarto recuerda su primer día de escuela, cuando se sintió desamparado y deseaba volver con su madre.

En el asilo compartirá habitación con Miguel, que, pese a llevar en Galicia 30 años, no perdió el acento de Argentina, país en el que pasó la mayor parte de su vida, y que llamará Rockefeller a Emilio al enterarse de que fue director de una sucursal bancaria.

Miguel será el encargado de enseñarle las instalaciones y de ponerle al día de la rutina diaria de su nuevo hogar: le muestra la sala de estar, que conocen como la pecera, el salón de televisión donde solo les ponen documentales de animales, y la piscina, que, le informa, es para impresionar a los clientes - los que pagan las facturas - pero no para los internos, ya que la mayoría necesitan ayuda incluso para ducharse.

En el comedor comparte mesa con otros ancianos, comprobando que algunos están muy resignados y comprenden a sus hijos. Comprueba también el amor de Loly hacia Modesto, su marido, y su paciencia, cuidándolo pese a que él apenas se da cuenta de nada debido a su avanzado estado de alzhéimer.

Tras haber visto cómo Miguel tima a una viejecita a la que le pide dinero para que llame por teléfono, lo que nunca conseguirá, Emilio le acusa de robarle la cartera.

Los miércoles los ancianos acuden a clase de gimnasia, unos ejercicios muy básicos consistentes en pasarse la pelota unos a otros, pero con los que los ancianos disfrutan mirando - y alguno incluso tocando - a la guapa monitora.

Cuando otro día le desaparece el reloj decide buscarlo entre las cosas de Miguel, descubriendo que este esconde en su armario una caja llena de dinero y de pastillas, amenazándole este cuando lo descubre, con pegarle si cuenta lo que vio.

Cuando llega la Navidad, todos los internos reciben a sus familiares, aunque Emilio se pregunta quién es el niño que lo llama abuelo, al avanzar su enfermedad.

Y será durante esas fiestas cuando él se da cuenta de la enfermedad que padece, cuando le dan por error la medicación de Modesto, y comprueba que es prácticamente como la suya.

Un día sube al piso de arriba pese a que Miguel le había advertido de que no lo hiciera, descubriendo allí a los asistidos, la gente que necesita ayuda para lo más básico, sintiéndose muy triste a verlo.

Le cuenta a Miguel su descubrimiento y este le propone tomarse las pastillas que tenía almacenadas en su cuarto, a lo que Emilio se niega, viendo cómo se dirige a la piscina y se tira vestido a ella.

A partir de ese momento Miguel tratará de ayudarle, tratando de evitar que los enfermeros y médicos se den cuenta de sus despistes, evitando que le hagan las pruebas que puedan llevarle arriba, como subieron a Modesto, subiendo Loly con él para poder seguir juntos.

Con el dinero acumulado, Miguel se hace con un descapotable que debe conducir Emilio, yendo los dos junto con Antonia, otra anciana a disfrutar la libertad, sufriendo un accidente, tras haber conducido en dirección contraria.

Aunque las heridas no son muy graves, Emilio es subido a la planta superior.

Poco después Antonia se verá sola en el comedor porque Miguel decidió imitar a Loly y subir al piso superior con Emilio para ayudar a este y cuidarlo.

Calificación: 3