Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Asalto al tren Pelham 123


The taking of Pelham 123 (2009) * USA - Gran Bretaña

          También conocida como:
                    - "Rescate del metro 123" (Hispanoamérica)

Duración: 107 min.

Música: Harry Gregson-Williams

Fotografía: Tobias Schliessler

Guión: Brian Helgeland (N.: John Godey)

Dirección: Tony Scott

Intérpretes: Denzel Washington (Walter Garber), John Travolta (Ryder / Dennis Ford), John Turturro (Teniente Camonetti), Luis Guzmán (Phil Ramos), James Gandolfini (Alcalde de Nueva York), Ramon Rodriguez (Delgado), Victor Gojcaj (Bashkin / Señor Gris), Robert Vataj (Emri / Señor Marrón), Michael Rispoli (John Johnson).

El día de Walter Garber, un controlador del metro de Nueva York, se convierte en un caos cuando uno de los trenes se para en medio de un túnel y le comunican que se trata de un secuestro, solicitando por su liberación 10 millones de dólares en una hora, amenazando con matar a una persona por cada minuto que trascurra.

Inmediatamente se ponen en contacto con la policía y con el alcalde de la ciudad, que, en medio de una campaña mediática motivada por un lío amoroso, trata de evitar que su popularidad siga bajando, por lo que accede a cumplir la petición de los atracadores.

Al frente de los asaltantes está el que se identifica como Ryder, que entabla conversación con Garber, y rechaza como interlocutor al mediador policial, llegando a matar al conductor del metro cuando Garber es sustituido.

Entre los asaltantes reconocen a Phil Ramos, un antiguo conductor del metro que estuvo en prisión y que conoce a Garber, aunque no le cuadra que esté como controlador, pues ocupaba un cargo superior.

Ryder le obliga a que le cuente las razones de su degradación: le acusan de haber aceptado un soborno de los fabricantes de trenes japoneses para informar favorablemente la renovación de la flota con los convoyes nipones. Y le obligará a confesar además, para no matar a nadie, que, en efecto aceptó el dinero (30.000 dólares) aunque el informe era ya favorable a ellos antes de recibirlo. Y que lo invirtió en la universidad de sus hijos.

Entre tanto la policía va ocupando posiciones en los túneles y en todas las bocas del metro, teniendo francotiradores preparados para actuar, llegando uno de ellos a matar a Phil Ramos al ser mordido por una rata, provocando cierta confusión.

Otro grupo de policías se apresura a transportar el dinero a tiempo para evitar las muertes de los rehenes, topándose con todo tipo de problemas de tráfico.

Ryder solicita entonces que sea Garber el encargado de llevarles el dinero, encontrándose con que además le obligan, una vez entregado el botín a conducir el metro, dándole órdenes precisas de a dónde desean que lo dirija, tras haber obligado al centro de control a poner todos los semáforos en verde para evitar que el metro se pare.

Lo paran en medio de un túnel donde se apean los atracadores junto con Garber, mientras hacen que el tren reanude la marcha por medio de una palanca, haciendo que la policía crea que siguen a bordo, mientras ellos se dirigen a una antigua estación fuera de servicio que conecta con el hotel Waldorf Astoria por el que escapan, si bien antes, y tras hacerse con una pistola que la policía le escondió en una de las maletas, Garber consiguió escapar.

Los ladrones se dispersan, aunque los dos secuaces de Ryder son abatidos por la policía de inmediato, mientras Ryder, tras coger un taxi huye sin percatarse de que Garber le persigue.

Las noticias del secuestro están en todos los canales y hacen que la bolsa baje, lo que provoca un movimiento por el que Ryder conseguirá hacerse multimillonario, pues el alcalde y sus hombres descubren que se trataba de un antiguo broker que acabó encarcelado.

La angustia dentro del metro acaba cuando funcionan los medios de seguridad y se detiene.

Garber sigue a Ryder hasta el puente de Manhattan, donde este abandona el taxi mientras los policías se van acercando alertados por Garber, que lo detiene a punta de pistola.

Ryder, tras verse acorralado por la policía le pide a Garber que acabe con él, y que no permita que lo haga la policía. Y Garber se verá obligado a dispararle para no morir él.

Calificación: 2