Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Atraco a las tres

España (1962) *

Duración: 88 min.

Música: Adolfo Waitzmann

Fotografía: Alejandro Ulloa

Guión: Pedro Masó, Vicente Coello, Rafael J. Salvia

Dirección: José María Forqué

Intérpretes: José Luis López Vázquez (Fernando Galindo), Cassen (Martínez), Gracita Morales (Enriqueta), Katia Loritz (Katia Durán), Manuel Alexandre (Benítez), Agustín González (Cordero), Manuel Díaz González (Don Prudencio), José Orjas (Don Felipe), Alfredo Landa (Castrillo), Paula Martel (Lolita), Rafaela Aparicio (Doña Vicenta).

Unos modestos empleados del "Banco de los Previsores del Mañana" reciben con disgusto la noticia del cese del director de la sucursal, don Felipe, que ha sido despedido debido a su política de préstamos financieramente arriesgada.

Sin embargo, uno de los empleados, Galindo, el cajero, ve en la inicial mala noticia el momento esperado para atracar la oficina bancaria en la que trabajan sin así perjudicar a su jefe/amigo.

Su propuesta es recibida inicialmente con estupor por sus compañeros, si bien las pequeñas dificultades económicas de todos ellos (uno quiere casarse, otra pagar las letras del televisor, un tercero viajar a Logroño). Acaban por decidir a los seis sobre la pertinencia del proyecto, que preparan lo mejor que saben aunque con poca fortuna, pues siempre surgen dificultades difíciles de solventar.

Necesitan por ejemplo un vehículo en el que huir, pero no saben conducir, y Castrillo, al que se le encomienda la misión a pesar de su buena voluntad es bastante negado y sufre varios percances con el coche.

Cordero debe comprar las medias, pero se las descubre su novia y le monta una escena de celos pese a que ella se pasea cada día con su jefe con un descaro impresionante.

Martínez se ocupa del armamento, pero las pistolas las cogen sus hijos que creen que son un regalo para ellos.

Pese a todas las dificultades, el día señalado, en la oficina todo el mundo se prepara. Algunos clientes desean retirar dinero y Galindo se lo impide con formalidades absurdas, pues desea que la caja tenga el máximo dinero posible.

Y en el momento previsto, antes de guardar los veinte millones que una empresa depositó allí, aparecen los atracadores. Ellos les siguen el juego, hasta que finalmente, y cuando llegan tarde sus verdaderos compañeros se dan cuenta de que se trata de atracadores reales.

Deciden entonces los empleados defender su dinero con uñas y dientes, acabando finalmente con los atracadores, entre los que descubren a Katia, una famosa corista con la que Galindo estaba tan ilusionado que incluso le hizo partícipe de sus intenciones, aprovechando ella la confidencia para ocuparse personalmente de realizar el atraco antes que los infelices empleados, que, sin embargo ven como el Consejo de Administración del banco decide premiarles con una paga extraordinaria por su valerosa defensa del dinero de la entidad, devolviendo a Don Felipe a su cargo como director.

Calificación: 3