Bienvenidos a mi página de resúmenes

Barry Seal: El traficante

American made (2017) USA / Japón

          También conocida como:
                    - "Barry Seal: Sólo en América" (Hispanoamérica)

Duración: 114 min.

Música: Christophe Beck

Fotografía: César Charlone

Guion: Gary Spinelli

Dirección: Doug Liman

Intérpretes: om Cruise (Barry Seal), Sarah Wright Olsen (Lucy Seal), Domhnall Gleeson (Monty Schafer), Alejandro Edda (Jorge Ochoa), Benito Martinez (James Rangel), Mauricio Mejia (Pablo Escobar), Jayma Mays (Dana Sibota), Jesse Plemons (Sheriff Downing), Lola Kirke (Judy Downing), Frank Licari (Agente Especial Franks), Jed Rees (Louis Finkle), Caleb Landry Jones (JB).

TWA 78

Barry Seal, piloto de la TWA disfruta manejando el avión en momentos en que podrían llevar el piloto automático, lo que hace que tengan más turbulencias.

A su llegada a Baton Rouge va su casa, donde le espera su esposa, Lucy, que se pone ropa interior sexy para recibirlo, aunque cuando llega a la cama ve que Barry se ha quedado dormido sin quitarse siquiera la ropa.

Aprovechándose de su trabajo, que le permite ir de un sitio a otro del mundo, Barry se gana un sobresueldo llevando maletines con puros.

Un día es abordado en el hotel donde se aloja por un hombre que le dice se llama Monty Schafer, que le dice que sabe que tiene un servicio de entregas y recogidas cada dos jueves, pagándole los exiliados cubanos por llevar puros que introducen por Canadá, mostrándole que conoce su expediente, ya que fue el número uno de su promoción de pilotos y el piloto más joven de la TWA.

Le dice que la revolución es inminente en Sudamérica y van a crear naciones y les vendría bien un hombre como él, que comprende que tratan de reclutarle desde la CIA.

Schafer le muestra un bimotor, que Barry sabe es el más rápido existente, aunque le dice, no es de la CIA, sino del CAI, Consultores Aeronáuticos Independientes, una empresa de la que él será el encargado y trabajará para ellos, siendo su misión sacar fotografías de los enemigos de la democracia, aunque no puede contárselo ni siquiera a su mujer.

Trata de explicarle a Lucy que va a crear su propia empresa de apoyo logístico a aeropuertos, temiendo ella que su vida vaya a peor y pierdan su seguro médico.

Vuelve al avión, pero antes de despegar se baja y los deja, pues le apasionó el otro.

Unos años más tarde, el 20/12/85 cuenta ante una cámara que fue arriesgado, pero reconoce que suele actuar impulsivamente y quizá debió haber hecho más preguntas.

CIA 78

En pleno apogeo de la guerra fría, los soviéticos actuaban en América Central apoyando las revueltas comunistas y ellos querían fotos de los insurgentes.

Barry hace esas fotografías en Guatemala, a muy baja altura y arriesgando mucho con su estupendo avión, pese a que en ocasiones debe esquivar los disparos.

Fotografía Honduras, o el Salvador, donde es alcanzado, pese a lo cual consigue dominar el avión y salir con bien, siendo muy apreciadas sus fotografías, que son las mejores fotos de reconocimiento vistas, mientras en su casa sigue simulando ser piloto de la TWA, estando su mujer contenta y quedando embarazada, señalando Barry que ahora que va aumentar su familia necesitará más dinero, aunque Schafer le dice que ya se le ocurrirá algo.

Su siguiente destino es Panamá. Un nuevo trabajo actuando como enlace con Noriega, que les facilitaba información sobre los comunistas de la zona a cambio de dinero mientras sigue disimulando en su casa.

COLOMBIA 80

Cuando está en el aeródromo de la ciudad dos hombres van a buscarlo, llevándolo ante un hombre que le dice que sabe que es el gringo que sobrevuela Centroamérica haciendo fotos.

Él le explica que tiene una empresa de aviación, diciéndole su interlocutor que cree que puede ayudarles, pues conoce las rutas y puede entrar y salir de EE.UU. con su elegante avión e introducir allí cocaína.

Lo llevan hasta una plantación en helicóptero y le explican que tienen dificultades para introducir la droga en su país, por lo que desean que vuele directo a Miami, diciéndole que le pagarán 2.000 dólares por cada kilo.

Solo entonces se presentan. Él el Jorge Ochoa, y con él están Carlos Lehder y Pablo Escobar, los que algún tiempo después serían conocidos como el cártel de Medellín.

Había un problema. Varios pilotos se habían matado al intentar despegar, pues tienen una pista demasiado corta, estando además a una gran altura.

Él acepta el reto cuando le dicen que no le creen capaz de hacerlo.

Le dicen que tiene que aterrizar en el aeropuerto de Okeechobee, aunque él no está de acuerdo, pues piensa que si aterriza en Miami les pillarán, que es mejor lanzarla sobre un punto de Luisiana

Les muestra un hueco en la parte inferior del avión que comprenden es por donde podrá tirar la droga atada a chalecos salvavidas con cinta aislante, metiendo hasta 300 kilos pese a que habían acordado 200, indicando que si pesa demasiado no podrá salir.

Ve entonces que le han puesto a un hombre muy gordo para vigilar la mercancía, señalando que o lleva la droga o lleva al tipo, obligando a que lo bajen.

Entretanto los tres narcos apuestan entre ellos a que no lo logrará, chocando de echo contra las copas de los primeros árboles, aunque consigue despegar, esquivando los radares al solaparse con un helicóptero de la Shell de una plataforma marina, para más tarde lanzar los fardos donde les indicó, limpiando luego cualquier resto para pasar luego la aduana sin problemas.

Todo sale como esperaban, por lo que en su siguiente viaje los narcos brindan con él y le entregan una bolsa llena de dinero, pidiéndole que regrese el miércoles siguiente.

Pero ve entonces cómo llega un grupo de soldados a detenerlos, huyendo los narcos y dejándolo solo, siendo detenido poco después al igual que los narcos.

Acude a visitarlo a la prisión Schafer, que le dice que se ha convertido en un traficante de drogas y la policía de Luisiana lo sabe e irán a las 6 de la madrugada a detener a Lucy para interrogarla.

Barry cuenta ante la cámara que a partir de ese momento todo se volvió una locura, pues los tíos a los que fotografiaba, los sandinistas estaban organizados y tomaron el control de Nicaragua, siendo la primera revolución que triunfó en Centroamérica, algo que era muy malo para algunos, aunque no para él, pues poco antes había legado a la Casa Blanca Ronald Reagan, y, aunque el Congreso se negó a ayudar a la Contra, Ronald Reagan se lo encargó a la CIA y esta a él.

Schafer le saca de la cárcel y le dice que tiene un lugar al que podrá llevar a su familia para evitarles la detención, Mena, en Arkansas.

Despierta a su mujer, que se sorprende al verlo sin un diente y con signos de haber sido golpeado, debiendo explicarle que tienen que marcharse antes de que salga el sol, a lo que Lucy se resiste, pues su hija tiene al día siguiente su función del cole.

MENA 80

Con el coche cargado, parte con Lucy de nuevo embarazada y sus dos hijos, cruzándose con la policía que va hacia su casa hasta Mena, encontrando allí su nueva casa aún vacía.

Schafer le lleva hasta una pista de aeropuerto de 800 Hectáreas cercanas a su casa donde tiene su avión, diciéndole que ahora todo ese terreno es suyo y de su empresa.

También hay en el hangar cajas llenas de AK-47 que los soviéticos fabricaron para la OLP y que los servicios israelíes interceptaron y les cedieron, debiendo llevarlos ahora a Nicaragua para entregárselos a los que llama defensores de la libertad.

Le entrega mapas donde vienen todas las rutas de los cuerpos policiales de la Costa del Golfo, F.B.I., A.T.F., DEA, Aduanas y con esos mapas podrán esquivarlas todas.

Ve que sobre el avión está la bolsa llena de dinero que le regalaron los narcos.

Cuando regresa a la casa lleva comida preparada tiene que confesarle a Lucy que ya no trabaja para la TWA, diciéndole ella que debe ocuparse de su familia, mostrándole él todo el dinero que tiene y demostrándole que puede comprar todos los electrodomésticos y cosas que desee, confesándole que está trabajando para la CIA.

CONTRAS 81

Aterriza en Nicaragua, en una pista de arena, y allí hace entrega de las armas, aunque los contras parecen más interesados en sus botas y en sus gafas que en las armas, por lo que en su siguiente viaje les lleva, para apaciguarlos, whisky, tabaco y revistas porno, además de un bate para defenderse.

Pero no necesita utilizarlo, pues aparece de nuevo Jorge Ochoa acompañado de Jorge Calero, que trabaja para su gobierno y es uno de los dirigentes antisandinistas y quieren hacerle una nueva propuesta de negocio: llevará las armas a Colombia, donde cargará la cocaína que llevará a Nicaragua, desde donde los contras la llevarán en barcos de pesca a Miami, descubriendo así que los contras no querían ganar la guerra, sino dinero, y el cártel de Medellín las armas.

Él volaba desde Mena con las armas burlando todos los controles gracias a la información de que disponía e iba directo a Medellín, tras lo que cargaba la coca e iba hasta el campo de entrenamiento de la contra, donde la entregaba.

De regreso volvía a cargar el avión con coca y la llevaba hasta Estados Unidos, aunque parando en Panamá para repostar bajo la protección de Noriega, que también se llevaba su parte, soltándola en Luisiana como antes.

La operación creció tanto que tuvo que buscar ayuda como Pete Dubois, o Stan Mason que transportaba marihuana desde México a Arizona o Bill Cooper y Bob y los llamaba pinzones, que gracias a su información podían volar por donde quisieran.

Un día aparece Schafer y le dice que necesitan utilizar parte de sus tierras, habiendo decidido llevar a los soldados de la contra hasta allí para entrenarlos, por lo que empezaron a transportar personas, los contras, que en buena parte al llegar a Estados Unidos huían

Al sheriff de Mena no parece inquietarle todo el terreno comprado por Seal, pues llevó riqueza a su comunidad, y los más contentos los del banco de la ciudad, en el que Seal ingresaba ingentes cantidades de dinero, estando integrados en la ciudad, pues la niña juega béisbol y la madre compra pizzas y bebida para todos los asistentes.

Barry le regala a su mujer un cochazo con todos los extras, incluyendo entre estos tres bolsas enormes de dinero en el maletero.

MENA 82

En el verano el negocio iba viento en popa, duplicando el envío de armas.

El dinero entraba en tales cantidades que comenzó a abrir empresas fantasmas en la localidad, a pesar de lo cual ingresaba más dinero del que podía blanquear, teniendo dinero por cualquier parte de la casa.

Barry hacía fotos, cargaba armas y hacía las entregas comprometidas con Noriega, montando todo una fuerza aérea, mientras compartía fiestas con los hombres del cártel, fiestas en las que nada faltaba, divirtiéndose los narcos lanzando billetes por valor de 10.000 dólares a un ruedo para que, quien quisiera conseguirlos se lanzara y tuviera que esquivar al toro.

Tenía 10 millones en el banco de Mena, 12 en el estatal y 15 en el banco de depósitos de Mena, 40 millones en Miami, 20 en Panamá, 7 en bolsas de basura, 8 en Samsonites, 4 en el jardín de su casa y 40 kilos de oro en el armario, llegando a hacer el amor con su mujer en pleno vuelo de vuelta de su fiesta colombiana.

Todo iba bien hasta que apareció JB, hermano de Lucy, que tuvo trabajos sin importancia y al que su hermana le pide que se quede, diciéndole que le darán trabajo.

Le ponen a limpiar el hangar y a servirles cervezas a los pilotos.

El dinero se le caía encima al abrir un armario, desenterrándolo el perro del jardín, y descubriendo tres bolsas más en la chimenea, al no tener ya donde esconderlo.

Un día aparece JB con un coche nuevo y una chica de 15 años, confesando el muchacho haber cogido el dinero para el coche de una Samsonite del hangar.

DEA 83

Las fuerzas antidroga se hacen con potentísimos aviones y les paran por violar la zona de identificación de defensa aérea, pidiéndoles que se dirijan a Nueva Orleans.

Pero no obedecen. Tenía aviones muy rápidos, pero los de ellos podían ir muy lentos y mucho tiempo, por lo que los aviones de la DEA se quedaban sin combustible.

Los policías observan que hay mucho dinero en Mena, tanto que en el banco dejan la cámara acorazada solo para Barry, creando una auxiliar para los demás clientes.

Los policías acuden a Mena, un pueblo muy pequeño, pero con grandes coches y muchos negocios, para investigar el origen del dinero.

Perseguido de nuevo por la DEA, esta vez ve que se hicieron con dos naves más lentas, pidiéndole que aterrice. Esta vez debe hacerlo, pero en vez de ir a un aeropuerto aterriza en una carretera aunque destroza el avión, pese a lo cual escapa en bicicleta.

Informan de que el avión de Luisiana llevaba 200 kilos de cocaína.

Llama a Ochoa que le dice que Escobar se volvió loco y declaró la guerra al gobierno, por lo que el cártel tuvo que salir de Colombia, yendo al único lugar donde la DEA no podía actuar.

NICARAGUA

El sheriff de Mena, que nunca veía nada se fija en JB y en un maletín por cuyos costados asoma el dinero, y como JB trata de escapar lo detiene.

Lucy llama a Barry cuando está en una reunión de Escobar y Ochoa con un alto cargo, pues les urge mover 1.500 kilos en un solo viaje.

Mientras habla desde unas cabinas públicas a la vez con JB y con Ochoa observa cómo lo vigilan desde una furgoneta.

Le dice a Jorge que tienen que retrasar el trabajo por su problema familiar, viendo cómo Ochoa está al tanto de su problema, asegurándole que ellos se ocuparán de su cuñado.

JB es puesto en libertad y le asegura a Barry que no saben nada de lo suyo, pese a lo cual Barry le entrega un pasaporte, dinero y un billete para ir a Bora-Bora, donde podrá vivir muy bien, pero sin volver a aparecer ni parar, aunque dice que le enviará una dirección y tendrá que enviarle mucho dinero.

JB se enfada e insulta a Lucy, por lo que Barry corre tras él, viendo de pronto cómo el coche explota, aunque para que su mujer no se entere oculta el coche en el bosque.

Entretanto Schafer debe responder ante las autoridades, que se dieron cuenta de que 5.000 de los 10.500 AK rusos acabaron en manos del cártel colombiano, y solo la mitad de la gente llegada desde Nicaragua volvió a aquel país, viviendo la otra mitad ilegalmente en EE.UU.

Desmontan el campamento de entrenamiento y Schafer ordena destruir cualquier documento que pueda hacer referencia a las operaciones de Barry Seal.

Este por su parte está preocupado, ya que tiene sus hangares repletos de armas.

Mientras está en el hangar llega la DEA por una puerta para detenerlo, y la ATF por otra, tras lo que aparece la policía del condado y tras todos ellos el F.B.I.

Llevado ante la Fiscal General del Estado, Dana Sibota, esta le dice que acabará en una celda de 2X2 el resto de su vida por tráfico de armas, de droga y blanqueo de dinero.

Pero nada más decírselo recibe una llamada del gobernador Clinton.

Mientras esta habla, Barry les dice a los policías que les custodia que podría regalarles un Cadillac a cada uno de ellos, ante lo que le preguntan si desea otra condena por soborno, asegurándoles él que va a salir de allí sin que puedan impedírselo, ante lo que todos ríen, hasta que poco después sale Sibota y pide, en efecto que lo dejen en libertad, diciéndoles a los policías mientras se marcha que deberían haber aceptado el Cadillac.

Fuera le esperan dos hombres, a los que dice, esperaba, preguntándoles si les envió Schafer, viendo que ellos ni siquiera saben quién es Schafer.

Le llevan a la Casa Blanca, justo cuando el presidente y su esposa dan su discurso anual y hablan de la necesidad de combatir la droga.

Acude tras ello a una reunión entre el Coronel Oliver North y un dirigente de la DEA, defendiendo el último la necesidad de acabar con el cártel de Medellín, mientras North deseaba demostrar que los comunistas vendían droga.

Le piden por ello que vuelva a realizar el trabajo como antes y será un héroe, trabajando de nuevo, esta vez para la Casa Blanca

CASA BLANCA 84

Los nuevos aviones tienen más cámaras, quejándose él porque piensa que los narcos se darán cuenta, ya que para activarlos deben tirar de una cuerda que es visible.

Son recibidos por soldados armados que les retienen, apareciendo entonces Ochoa que ordena que acaben con ellos, aunque luego ve que se trata de una broma.

Ochoa le lleva a ver a Pablo, que le dice que está paranoico al creer que todos están contra él, y que le recibe desconfiado, aunque se lo gana al regalarle varias Harley.

Cargan tras ello el avión, sin fijarse en las cámaras, apareciendo Escobar y Ochoa, por lo que todos brindan por el trabajo de Barry en Washington.

Poco después Reagan muestra ante todo el mundo esas fotos que se suponía eran para los servicios secretos, para demostrar que los sandinistas colaboran con el tráfico de drogas, pero en las que sale también el propio Barry.

El agente de la DEA se excusa diciéndole que North se precipitó y no debían haberse publicado hasta la detención de los colombianos, pero que conocía el riesgo que corría.

De hecho los narcos se conjuran contra él.

Le explica a su mujer que cuando vayan los federales deberá ponerse todas sus joyas para que no se las quiten y que serán un seguro.

En efecto los federales aparecieron y se llevaron todo, incluido el dinero del jardín, y mientras registran le dice a Lucy que debería regresar a Baton Rouge, donde estarían a salvo, pero ella no quiere marcharse, diciéndole él que irá a la cárcel por poco tiempo, pero necesita saber que están a salvo y que confíe en él, consiguiendo que se fueran.

La Fiscal Sibota se queja de que están luchando contra el narcotráfico y el estado protege al mayor narcotraficante, consiguiendo su condena… pero solo a 1.000 horas de servicios a la comunidad, no dando crédito a que le permitan salir.

Mientras los narcos mandan a varios sicarios, él comienza a grabar, en un motel su historia, guardando todas las cintas.

A partir de ese momento comenzó a dormir cada noche en un motel diferente, temiendo cada mañana ir a saltar por los aires, por lo que lo hace cuando no hay nadie cerca.

Tenía que ir al centro del Ejército de Salvación cada tarde durante 120 días seguidos.

Finalmente es asesinado, haciéndose cargo la CIA de sus cintas, apareciendo en las noticias que su asesinato lo ordenaron los capos de la droga de Medellín.

Pero Schafer busca otro objetivo. Se le ocurre que podrían hacer que Irán armara a los contras, consiguiendo así que le ascendieran.

Pete, su último colaborador tras salir de la cárcel se convirtió en pastor en Alabama, los demás pilotos desaparecieron sin dejar rastro, aunque la CIA siguió utilizando los aviones de Barry para armar a la Contra, hasta que uno fue derribado sobre Nicaragua

El escándalo fue conocido como el "Irangate".

Lucy y los niños volvieron a Luisiana donde ella tuvo que trabajar en un Burger.

Calificación: 3