Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Beltenebros

España - Holanda (1991) *

Duración: 112 min.

Música: José Nieto

Fotografía: Javier Aguirresarobe

Guión: Pilar Miró, Mario Camus, Juan Antonio Porto (N.: Antonio Muñoz Molina)

Dirección: Pilar Miró

Intérpretes: Terence Stamp (Darman), Patsy Kensit (Rebeca), José Luis Gómez (Ugarte / Valdivia), Geraldine James (Rebeca Osorio), Simón Andreu (Andrade), Alexander Bardini (Bernal), John McEnery (Walter), Jorge de Juan (Luque), Pedro Díez del Corral (Policía), Carlos Hipólito (Encargado boite), Paco Casares (Revisor).

1962. Una pareja corre hacia el tren que va a Lisboa sin dejar de mirar hacia atrás y sin pararse a comprar el billete, que adquirirán en el propio tren.

El hombre, Darman, recuerda que fue a Madrid para matar a un hombre que no había visto nunca y cambió su vida.

Antiguo capitán republicano durante la guerra, Darman vive exiliado en Scarborough, Inglaterra dedicado a la restauración de libros antiguos, siendo requerido para viajar a Polonia, donde supuestamente debe recoger un ejemplar antiguo de la Biblia.

En Varsovia le espera Luque, un joven que lo admira por su pasado y al que hace entrega de una maleta, con dinero, disponiéndose, una vez cumplida su misión a regresar a Londres, recibiendo instrucciones para viajar a París, y de allí a Madrid para encargarse de un asunto semejante a otro caso del pasado.

Aunque se resiste a tal compromiso, Bernal, el secretario general del partido le explicará personalmente su misión, consistente en acabar con un dirigente de su partido en la clandestinidad que es un traidor que ha entregado a todos sus compañeros.

El hecho de que él fuera el único en librarse de las detenciones, hizo que sospecharan de él, hasta que fue detenido, lo que le sirvió para que se disiparan los recelos hasta que llegaron noticias de su huída del furgón policial y se puso en contacto con su organización para solicitar un pasaporte falso y dinero para poder huir del país.

Andrade espera que le lleven la documentación desde París. Y será Darman el encargado de entregársela, aunque su verdadera misión es acabar con él, pues están seguros de que es el confidente del comisario Ugarte que está acabando con su organización.

Pero Darman no puede olvidar lo ocurrido en 1946, cuando le encargaron un caso similar en el que se trataba de acabar con Walter, otro compañero que trabajaba como maquinista en el cine Universal de Madrid, donde vivía con Rebeca, su mujer, autora de novelas baratas, y por la que Darman se sentía fascinado.

Walter y Rebeca cuidaban además de Valdivia, otro dirigente de la organización que estaba herido, y que también se acostaba con Rebeca, tal como pudo Darman comprobar.

Al verse de nuevo en Madrid, Darman acude al lugar donde debía reunirse con Andrade, un edificio abandonado cerca de Atocha, observando escondido que quien acude no es Andrade, sino una mujer, que es detenida por la policía, aunque deja un papel que Darman recoge, y en el que se indica el nombre de la boite Tabú.

Por la noche acude al local, que tiene el acceso restringido, observando que la muchacha que vio en el local realiza un baile erótico imitando a Gilda en el que acaba desnuda.

Acude a su camerino, presentándose como el compañero de Andrade llegado de París, mientras que ella afirma llamarse Rebeca Osorio, igual que la mujer de Walter.

Detenida de nuevo tras el espectáculo, es llevada ante el comisario Ugarte que le pide que se ponga un vestido, el mismo que llevaba años atrás la verdadera Rebeca Osorio para acabar acostándose con ella.

En 1946 Darman acabó con Walter, pese a que Rebeca aseguraba que él no era el traidor.

Ahora la otra Rebeca se encuentra con Darman en una casa en las afueras de la capital, donde debe entregar la documentación a Andrade, y donde, mientras lo esperan toman una copa con la que Darman pierde el conocimiento, lo que Rebeca aprovecha para quitarle el dinero y el pasaporte de Andrade, al que más tarde se lo entregará en el metro.

Antes de salir hacia Londres, Darman, hospedado en un lujoso hotel, solicita la compañía de una mujer, solicitando expresamente a Rebeca, a la que aprovecha para interrogar sobre Ugarte antes de acostarse con ella.

Una llamada, a la que nadie responde le advierte a Darman que está bajo sospecha, por lo que huye, comprobando que varios policías van a buscarlo, por lo que huye hacia la azotea del hotel donde le espera Andrade, que le asegura que no es él el traidor, sino el comisario Ugarte, aunque no podrá contarle nadie más, pues recibe un disparo en la cabeza de Luque, enviado por Bernal para apoyar a Darman.

Tras huir, va al viejo cine Universal, escenario de aquella misión de 1946, comprobando al entrar que emiten la misma película que entonces, cuando Rebeca se puso en contacto con él, aunque frente a la pantalla encuentra a un hombre, el comisario Ugarte, que comprueba que realmente es Valdivia, su compañero de partido, al que él creía muerto, ya que en el partido recibieron la información de que había sido detenido y que, tras ser torturado salvajemente lo fusilaron amarrado a una silla porque no podía sostenerse en pie.

Valdivia le reprocha que mientras todos ellos vivían cómodamente en el extranjero él se ocupó de montar el partido en el interior, aunque no soportó la tortura.

Él montó la operación para hacer que Darman regresara, deseoso de acabar con él.

La película se quema y la luz ciega a Valdivia, lo que es aprovechado por Darman para huir, y tras acabar con los policías que la retenían, llevarse a Rebeca, que detenida en el hotel, fue llevada también al cine.

Antes de huir dispara a Valdivia en los genitales dejándolo malherido mientras el cine comienza a arder con el traidor dentro.

Una vez en el tren en el que tratan de huir hacia Portugal, el revisor, simpatizante de su partido les ayuda avisándoles antes de llegar a la frontera para que bajen y la crucen a pie.

Calificación: 4