Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Betibú
Betibú

Argentina - España (2013) *

Duración: 99 min.

Música: Federico Jusid

Fotografía: Rodrigo Pulpeiro

Guión: Miguel Cohan, Ana Cohan (N.: Claudia Piñeiro

Dirección: Miguel Cohan

Intérpretes: Mercedes Morán (Nurit Iscar / "Betibú"), Daniel Fanego (Jaime Brena), Alberto Ammann (Mariano Saravia), José Coronado (Lorenzo Rinaldi), Norman Briski (Gato), Gerardo Romano (Luis Collazo), Carola Reyna (Paula), Osmar Núñez (Roberto Gandolfini), Lito Cruz (Comisario Venturini), Fabián Arenillas (Hermano de Chazarreta), Marina Bellati (Karina).

Cuando la aguja de un tocadiscos llega hasta el final del disco vuelve a desplazarse hasta el principio sonando de nuevo el "Sing, sing, sing".

La empleada del hogar de la casa llega entonces con la prensa y la correspondencia y sube hasta la buhardilla, de donde procede la música, y donde está el dueño de la casa, saliendo corriendo tras verlo.

Entretanto un hombre rodeado de aparatos de escucha recorta noticias de prensa.

Una mujer aprovecha mientras espera en una sala unos libros que hay boca abajo en los que figura su fotografía como autora y su nombre, Nurit Iscar.

Recibe entonces a un hombre que le facilita diversos artículos sobre un personaje famoso sobre el que debe escribir una biografía, algo que el hombre, su editor considera que no está a su altura, por lo que le insiste en hablar con ella para tratar de convencerla de que escriba una nueva novela, asegurándole ella que no lo hará.

En la redacción del diario "El tribuno" el director, Lorenzo Rinaldi cierra con los jefes de cada sección el pláning mientras un redactor los observa desde lejos, acercándose poco después a él el jefe de su sección, la de policial para pedirle su agenda, que observa estupefacto, no tiene aun informatizada.

El redactor, Brena, recibe una llamada de la persona que estaba rodeada de radios y prensa al que llama Gato, que le informa de la muerte de Pedro Chazarreta degollado.

Brena tira el papel en que anotó la confidencia en la papelera de Saravia, que poco después, y tras ser avisado por otra de sus compañeras, Karina, lo lee, y, aunque temiendo que se trate de una broma por ser novato, finalmente habla con Rinaldi, que le da el teléfono del comisario Venturini.

Tras su marcha Rinaldi marca el teléfono de alguien a quien tiene grabada como Betibú, aunque le salta el contestador.

Cuando Nurit llega a su casa encuentra a Lorenzo en la puerta, que le cuenta lo de la muerte de Pedro Chazarreta degollado y le dice que desea una columna suya, en el diario, habiendo alquilado una casa en la Maravillosa, la urbanización de Chazarreta, estando seguro de que será impactante y la pondrá de nuevo "en el ruedo", pues necesitan a una escritora que sepa decir cosas que atrapen a la gente, y ella, como dama negra de la literatura argentina es la más cualificada.

Mientras hablan, Carmen y Paula, las mejores amigas de Nurit, que la esperan en un coche empiezan a pitar para que despida a Lorenzo, el cual le pide que se lo piense.

Brena rellena en su casa el formulario de solicitud de jubilación anticipada mientras en la televisión dan de la noticia de la muerte de Chazarreta, emitiendo trozos de la última entrevista de este, que le concedió precisamente al propio Brena y en la que respondía a los rumores que le relacionaban con el asesinato de su mujer.

También ve la entrevista Nurit, que recibe una llamada de su editor informándole de que cancelaron la edición de la colección en la que trabajaba, comenzando a sonar su móvil mientras habla con él, tratándose de Lorenzo, debiendo aceptar su oferta.

Brena visita el depósito de cadáveres, donde el forense le deja examinar el cuerpo del fallecido, como parte de una deuda pendiente, preguntándole a su amigo por el motivo de su cese, respondiendo que fue debido a que durante el noticiario de la noche leyó las noticias de un periódico de la competencia en vez de hacerlo del Tribuno.

Lorenzo le entrega a Nurit las llaves de la casa alquilada en la Maravillosa, preguntándole ella cómo sobrellevan la crisis, diciéndole él que lograron evitar la quiebra en España gracias a los beneficios obtenidos en Sudamérica e informándole de que su grupo compró la editorial para la que ella trabaja.

Le presenta a Mariano Saravia, que trabajará con ella y con la colaboración de Brena.

Nurit llega a la Maravillosa, una urbanización de lujo con campo de golf, donde discute con los guardias de seguridad que impiden la entrada a cualquier persona ajena a la misma, y donde solo podrá entrar si está autorizada por uno de los habitantes.

Allí Nurit comienza a escribir su primer artículo, en un lugar donde dice nada malo parece que pueda ocurrir.

Al día siguiente Rinaldi abronca a Saravia tras comprobar que la competencia ha publicado datos de los que ellos no tienen información, pidiéndole que vayan él y Brena a la Maravillosa para trabajar con Nurit.

Cuando llegan allí encuentran la casa llena de gente, pues están disfrutando de la casa Nurit, sus amigas, su hijo y varios amigos de este.

Los tres periodistas caminan hasta la casa de Chazarreta, donde hay un policía que les impide la entrada, aunque Brena, que al llegar vio que el comisario Venturini se marchaba del lugar lo llama y consigue que les permitan entrar a la casa.

Una vez allí, Brena le señala a Nurit el lugar en que apareció muerta Gloria Echagüe, mujer de Chazarreta, afirmando ella que estuvo un tiempo obsesionada con el caso.

En la buhardilla donde apareció muerto el empresario Nurit pide permiso para fotografiar el lugar, dándoselo Venturini en persona que llega en ese momento, con la condición de que no las publique, señalándole que como estaba cerca regresó solo para conocerla ya que es un gran admirador suyo.

Les cuenta que cuando lo mataron, Chazarreta estaba bebiendo y escuchando música, habiendo estado sonando el tocadiscos todo el fin de semana, y les señala que se llevaron alguna cosa, aunque está bajo secreto de sumario.

Antes de salir el comisario le pide a Nurit que le firme una de sus novelas que coge de casa del fallecido.

Una vez fuera ven cómo se dirige a Venturini un hombre que estaba haciendo footing y al que Brena identifica como Collazo, gran amigo y vecino de Chazarreta.

Brena les dice que el motivo del asesinato no fue el robo, pues el corte que sufrió fue limpio, tal como le informó el forense y si hubieran ido a robar se habría resistido, por lo que deciden ir a hablar con la empleada del hogar que encontró el cuerpo.

Le preguntan a esta si observó algún cambio en el domicilio en los últimos tiempos, preguntándolo por un marco de fotos de plata vacío, asegurando la mujer que llevaba tiempo así, y que la foto que hubo antes era de Chazarreta con sus amigos cuando eran jóvenes, aunque le dice que no fue él quien la quitó, pues cuando desapareció, en septiembre, le hizo buscarla por toda la casa.

Al despedirse, Brena llama Betibú a Nurit y le pregunta si le molesta que la llame así, asegurando ella que no le molesta el apodo, sino que llegara a ella por Rinaldi.

Tras revelar y examinar las fotos Nurit escribe su siguiente columna mientras en su casa Brena ve viejos videos de Betty Boop, siendo interrumpido por una llamada de Saravia que le pide el teléfono del hermano de Chazarreta.

Visitarán a este que está al día siguiente mientras celebra una fiesta familiar, contándoles este hombre que su hermano disfrutaba haciendo daño a otros, y que su último acto en tal sentido fue vender la finca familiar que le tocó en la herencia y que él siempre le quiso comprar, pero prefirió vender a Arturo Gandolfini.

Le preguntan por Collazo, y les cuenta que este estaba siempre pegado a Pedro desde la época de la Furia, un grupo que crearon cuando eran estudiantes y que él afirma era un grupo de sádicos con imaginación que solo deseaban molestar a los demás estudiantes.

Cuando Nurit recibe una llamada de Lorenzo no sabe rechazar su invitación para comer juntos pese a que sus amigas tratan de impedirlo.

Brena y Saravia por su parte se acercan hasta la Chacrita, la finca que Chazarreta vendió a Gandolfini para investigar, y, como ven la puerta de entrada cerrada acaban saltándola para acercarse a la casa, contando Saravia por el camina que hizo un máster en Londres y luego trabajó en Barcelona, aunque nunca trabajó en policiales.

Y mientras hablan observan cómo se acercan hasta ellos dos perros, por lo que deben salir corriendo y refugiarse en el coche para evitar ser atacados.

En el restaurante, Lorenzo le preguna a Nurit si va a volver a escribir novelas policiacas tras el fracaso de su incursión en el mundo de las novelas de amor, ante lo que ella le responde que no habrá una próxima novela.

Tras ello Lorenzo le asegura que no entiende el motivo por el que dejó de verlo tras uno de sus viajes, pues ella ya sabía que estaba casado y lo pasaban muy bien, asegurándole que no dejará que desaparezca otra vez de repente, pues lleva tiempo pensando en ella, para contarle a continuación que acaban de operarlo de próstata, para luego decirle que ha alquilado una suite y que le gustaría estrenarla con ella.

Nurit les cuenta poco después, y ya de regreso a la Maravillosa a sus amigas la conversación y lo estúpida que fue en el pasado apostando por aquella relación.

Mariano trata de encontrar algún modo de contactar con Gandolfini por Internet, poniéndose en contacto por Facebook con una persona que cree familiar de él.

Brena por su parte bucea en los archivos de la redacción, mostrándolo poco después a Saravia un artículo sobre la muerte de Marcos Miranda, un militar retirado, en un accidente de caza, debido a que se disparó él mismo accidentalmente, siendo encontrado muerto 11 horas después de morir, noticia que le cuenta poco después a Nurit por teléfono haciendo hincapié en que Miranda era amigo de Collazo y Chazarreta y que murió solo dos meses antes.

Nurit ve a Collazo haciendo footing y lo sigue hasta su casa, en la cual le ve discutiendo con su esposa, una joven rubia, tratando de fotografiarlos, aunque se lo impide uno de los vigilantes de la urbanización, ante el que trata de simular que trataba de fotografiar a un mirlo, y que ignoraba que no se podían hacer fotos.

Mariano y Brena acuden a una reunión concertada con Gandolfini, comprobando que no se trata de Arturo, sino de su hermano Roberto, con cuyo hijo contactó Mariano, y el cual, cuando le explican que deseaban hablar con su hermano en relación con la muerte de Chazarreta, este se extraña, pues afirma ignorar la relación con este, hasta que le hablan de la venta de la finca, señalándoles entonces que su hermano Arturo murió un año antes y que compró la finca porque su cuñada deseaba vivir en el campo pero cerca de la ciudad.

Mariano y Brena visitan tras ello la guarida del "gato", un caserón lleno de trastos antiguos y con grandes medidas de seguridad, mostrándoles este el video original de la grabación de la entrevista de Brena a Chazarreta.

Mientras Brena lo visiona, Gato le muestra a Mariano el que él asegura es el archivo más completo sobre las operaciones ocultas de la "organización", explicándole que hay tres clubs de fútbol que bajarán a 2ª B por presiones de la organización en relación con diversas operaciones inmobiliarias, lo que le hace pensar que está loco.

Pero Brena consigue lo que buscaba en la grabación, la fotografía desaparecida de la que harán una copia en la que más tarde, y ya con Nurit reconocen a Chazarreta, Collazo y Miranda, ignorando quién eran los otros dos.

Examinando todas las fotos que tomó observa que en una de ellas hay otro amigo de Chazarreta, Bengoechea, que también murió poco tiempo antes, aunque Brena se resiste a pensar que su muerte tuviera que ver con la de los otros amigos, ya que Bengoechea residía en Miami, donde trabajaba como cirujano, desde 1980 y su muerte fue atribuida por la policía americana al conocido como "loco del rifle", que acabó en aquel país con otras 11 personas, siendo él una víctima elegida al azar.

Esa noche, Nurit sale de su casa y se cuela en la de Chazarreta donde empieza a investigar hasta que escucha un ruido, observando que ha entrado también en la casa Collazo, por lo que debe ocultarse viendo cómo este saca una pistola que estaba escondida, temiendo ella que pueda utilizarla sobre ella si la descubre, lo que realmente ocurre, si bien Collazo se marcha sin decir ni hacer nada.

Dado que entre lo que vio había trofeos del Liceo Militar General Urquiza, acude al mismo, donde afirma ser sobrina de Miranda y pidiendo que le permitan acceder a sus archivos para poder localizar a los amigos de su tío, cuyo último deseo fue que lo velaran, no teniendo ella otro medio de localizarlos.

La secretaria le deniega el acceso a sus archivos, pero un hombre que la escuchó le permite acceder a una sala en que están las fotos de todas las promociones de alumnos donde consigue localizar la de Chazarreta y sus amigos, descubriendo que las dos personas cuya identidad ignoraban son Bengoechea y Arturo Gandolfini.

Tras comprobar que de todos los que salían en la foto solo sigue con vida Collazo, Lorenzo le pide a Nurit que abandone la Maravillosa, temiendo por su vida.

Le dice también que le vuelven a brillar los ojos desde que está trabajando en ese asunto, y que él sabía que así sería, pues la conoce muy bien, y no como su editor, al que, le confiesa, despidieron a petición suya por no saber hacer bien su trabajo.

Vuelven a ver a Gandolfini, el cual les niega la existencia de confabulaciones, ya que su hermano se suicidó, negando haber tenido contacto alguno con el resto del grupo salvo por la compra de la Chacrita, no formando Arturo parte de Las Furias.

Tras dejar la Maravillosa, Nurit regresa con Brena y Saravia a la ciudad, siendo detenidos por la policía, observando que una grúa se dispone a sacar un coche del río, viendo que llega entonces una mujer en la que Nurit reconoce a la esposa de Collazo, y aunque Brena le pregunta a Venturini al que ve allí, no consigue ninguna aclaración, aunque poco después son testigos de cómo sacan a Collazo, muerto, del coche.

Dejan a Nurit en su casa, que encuentra tomada por los amigos de su hijo, recibiendo al instante la visita de Brena y Saravia que acababan de despedirse de ella y que le piden que les muestre la foto de los amigos, en la que observan una inscripción.

Pensando que esta corresponde a la Chacrita, al día siguiente vuelven a la finca, saltando de nuevo Mariano la puerta mientras fuera Brena y Nurit introducen somníferos en un trozo de carne que echan a los perros cuando estos llegan tras perseguir a Mariano, consiguiendo así dormirlos y poder colarse en la finca.

Una vez llegan a la vivienda se presentan ante ellos los vigilantes de la finca dispuestos a echarlos, aunque aparece entonces la mujer de Gandolfini a la que se presentan mostrándole la foto en que aparece su marido y que hicieron en una de las dependencias de la Chacrita, llevándoles la mujer hasta el edificio que aparece en la foto, ahora un edificio casi destruido, y donde ella les explica se suicidó su marido tras prender fuego a dicha dependencia la misma noche en que compró la finca.

Tras esa entrevista, y esa noche, Nurit escribe la que, señala, será su última columna, en la que una vez más vuelve a la ficción, llegando a la conclusión en su escrito de que se trata de una historia de dos hermanos.

Años atrás, y cuando eran solo unos estudiantes, los miembros de las Furias se burlaron de Arturo Gandolfini, el cual, al ver la entrevista que Chazarreta le concedió a Brena y descubrir que este tenía sobre su mesilla la foto de aquel humíllate momento como un trofeo, se revolvió, compró aquella finca y se suicidó en ella.

Roberto Gandolfini, que fue testigo de aquella humillante historia, viendo cómo aquel grupo de gamberros golpeaban y abusaban de su hermano en aquel cobertizo decidió vengar su muerte contactando con una organización que se encargaría de acabar con todos los miembros de aquel grupo procurando que las muertes fueran inconexas y fortuitas para no llamar la atención.

Al día siguiente le presentan la historia a Gandolfini, el cual les dice que, aunque el final le parece muy moralista, ha sido muy observadora.

Saca entonces de su cajón la foto original, la que sustrajeron de casa de Chazarreta y reconoce que tras lograr su objetivo piensa que para qué sirve un acto de venganza si no hay testigos ni se sabe.

Les dice tras ello que sí existe una organización, y que, aunque le gustaría, está convencido de que la historia no llegará a publicarse, lo que ellos toman como una amenaza, ante lo que él les dice que no saben dónde se han metido y que no le extrañaría leer en los periódicos la noticia de la muerte por paro cardíaco de Brena, o la de Nurit al caer al vacío por el hueco del ascensor, u otras cosas similares.

A su salida de la entrevista Brena envía a Mariano a ver a Gato, mientras él se dirige a ver a Venturini, dejando a Nurit con Rinaldi para que le entregue su artículo.

Cuando Saravia llega a casa de Gato encuentra su puerta abierta, no habiendo rastro ni de este ni de los centenares de cajas con datos de la "organización", que guardaba.

Venturini le cuenta entretanto a Brena que ya cerraron el caso Chazarreta tras detener a tres chavales que robaron además de en la del muerto en varias casas más, ante lo que Brena le cuenta su entrevista con Roberto Gandolfini, ante lo que el comisario le lleva hasta los calabozos donde están los tres detenidos negando su versión.

Nurit debe bajar hasta las rotativas, temiendo subirse al ascensor, que, casualmente se queda parado, si bien lo arregla un técnico que iba con ella, pudiendo hablar tras ello con Lorenzo, que su historia entrará en imprenta ese mismo día, comprobando poco después junto con Brena y Saravia, ya de regreso cómo recomponen el periódico para publicar la noticia de la conexión entre el asesinato de Chazarreta con las otras misteriosas muertes.

Deciden salir a celebrarlo a La Puerto Rico, un local donde podrán tomar unas copas escuchando música de jazz, donde Nurit se pregunta si no estarán exagerando, sin fijarse en un hombre que al verlos en el local se marcha.

Entretanto, en la redacción, Rinaldi recibe una llamada en la que le dicen que le van a pedir el favor que les debe. Un momento después las rotativas paran, los periódicos ya impresos se tiran y vuelve a salir la edición de ese día como antes de que fuera Nurit.

El hombre que se fue del local en que están los periodistas aprovecha su presencia allí para hacerse con el ordenador de Nurit sin ser sorprendido.

Al bar llega Karina a la que Mariano llamó poco antes, y mientras estos hablan, Brena le cuenta a Nurit la verdadera historia de su apodo de Betibú, que asegura le puso él, que estaba perdidamente enamorado de ella como escritora, y tenía en sus manos una revista en que publicaban una entrevista con ella.

Un día en que él estaba escribiendo una crónica se trabó con una palabra y entonces miró la foto de ella y le dijo "decime, Betibú, cómo se dice cuando un rey tiene que renunciar", y entonces se le vino la palabra como si ella se la estuviera diciendo, por lo que decidió recortar su foto y la pegó en la base del ordenador, consultándola cada vez que tenía una duda, hasta que un día lo sorprendió Rinaldi hablando con la foto y comenzaron a hablar sobre ella, descubriendo poco después que el jefe tenía una relación con ella y quitó la foto.

Nurit le pide entonces que la invite a bailar.

No muy lejos de allí Venturini acude ante un nuevo aviso. Un policía le explica que un grupo de chavales asaltó un taxi, le robaron la recaudación al taxista y acabaron con el pasajero que se resistió a que le robaran el maletín, comprobando entonces que el pasajero es Roberto Gandolfini.

El comisario recibe una llamada contándole a su interlocutor que salió todo bien y que el tipo no podrá seguir hablando.

Entretanto llegan a las puertas de La Puerto Rico, donde Brena, Nurit, Mariano y Carina bailan, dos tipos en una moto…

Calificación: 3