Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Bienvenidos al norte

Bienvenue chez les Ch'tis (2008) * Francia

          También conocida como:
                    - "Bienvenidos al país de la locura" (Hispanoamérica)

Duración: 106 Min.

Fotografía: Philippe Ronbi

Guión: Dany Boon, Alexandre Charlot y Franck Magnier

Dirección: Dany Boon

Intérpretes: Kad Merad (Philippe Abrams), Dany Boon (Antoine Bailleul), Zoé Félix (Julie Abrams), Anne Marivin (Annabelle Deconninck), Philippe Duquesne (Fabrice Canoli), Guy Lecluyse (Yann Vandernoout), Zinedine Soualem (Momo), Jérôme Commandeur (Inspector Lebic), Stéphane Freiss (Jean), Line Renaud (Sra. Bailleul), Michel Galabru.

Julie, esposa de Philippe Abrams, encargado de una oficina de correos en Salon-de-Provence, al sur de Francia, padece episodios depresivos que convierten la vida de Philippe en un verdadero infierno, por lo que, en un intento de animarla este decide pedir el traslado a la Costa Azul.

Pero para evitar que otra persona con mayor puntuación le adelante decide hacerse pasar por minusválido, asegurándose de ese modo que se lo concedan.

Pero todo se irá al traste cuando un inspector descubre la trampa, siendo castigado a trasladarse a Bergues, una pequeña ciudad al norte de Francia, un destino que nadie quiere por temor al frío y a su ininteligible dialecto, por lo que, ante el temor de lo que les puede esperar allí Julie y su hijo deciden quedarse, trasladándose Philippe solo a Bergues.

Al llegar se encuentra con que su nueva casa no tiene muebles, por lo que Antoine, uno de sus subordinados lo acoge en la suya cediéndole su habitación, en la que, por temor a que sea gay, al ver unas fotos de él disfrazado, se encierra.

Al principio se siente incómodo. No entiende a la gente y cree que todos se ríen de él, aunque tras los recelos iniciales se da cuenta de que son gente muy amable, que le ayudan prestándole algunos muebles para que pueda instalarse en su casa, comiendo cada día con ellos y aprendiendo a apreciar la gastronomía local.

Al regresar a Salon-de-Provence él trata de explicar lo vivido, pero su mujer piensa que lo hace para quitarle hierro al asunto y que trata de disimular ante ella.

Poco a poco empieza a divertirse y su estancia se le hace cada vez menos pesada y las semanas se le pasan volando, sintiendo además que desde que viven separados su relación va mejor y su mujer lo mima más para compensarle del horror de Bergues.

Lo que le preocupa es que Antoine bebe más de la cuenta, por lo que decide ayudarle yendo con él a repartir las cartas para que aprenda a decir que no a la gente.

Pero en vez de ayudarle acaban los dos borrachos, siendo él detenido al arrollar con la bicicleta a los clientes de un bar, no pudiendo viajar ese viernes, debido a su estado de embriaguez, pensando Julie que bebe debido a lo mal que lo está pasando, decidiendo entonces pedir una excedencia para irse con él.

La noticia no es bien acogida por Philippe que les debe contar a sus subordinados que para Julie son una panda de cazurros maleducados. Y como tales se comportarán ante ella, a la que le hacen creer que vive en un poblacho - un antiguo pueblo minero abandonado.

Pero al día siguiente ella decide visitar la oficina de correos y se entera así de la mentira, dándose cuenta de que todo es mucho mejor de lo que le habían dicho, sintiéndose traicionada, por lo que se marcha y lo deja solo de nuevo.

Preocupado por Antoine, Philippe le ayuda a reconquistar a su compañera Annabelle, tras atreverse a enfrentarse a su madre, declarando su amor a Annabelle mediante una pancarta que despliega desde la torre donde hace sonar las campanas.

Y él también decide aplicarse sus consejos yendo a buscar a su mujer, a la que le pide que vaya con él al norte.

Ya en Bergues acudirán como testigos a la boda de Antoine y Annabelle, viviendo allí durante tres años, tras los cuales les llega el ansiado traslado a la Costa Azul.

Calificación: 2