Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Black Mass. Estrictamente criminal
Black mass. Estrictamente criminal

Black mass (2015) * USA / Gran Bretaña

          También conocida como:
                    - "Pacto criminal" (Hispanoamérica)

Duración: 122 min.

Música: Tom Holkenborg

Fotografía: Masanobu Takayanagi

Guión: Mark Mallouk, Jez Butterworth (N.: Dick Lehr, Gerard O'Neill)

Dirección: Scott Cooper

Intérpretes: Johnny Depp (James Bulger / "Whitey), Joel Edgerton (Johnny Connolly), Benedict Cumberbatch (Billy Bulger), Rory Cochrane (Stephen Flemmi), Jesse Plemons (Kevin Weeks), W. Earl Brown (John Martorano), David Harbour (John Morris), Dakota Johnson (Lindsey Cyr), Kevin Bacon (Charles McGuire), Julianne Nicholson (Marianne Connolly), Corey Stoll (Fred Wyshak), Peter Sarsgaard (Brian Halloran), Adam Scott (Robert Fitzpatrick), Juno Temple (Deborah), Bill Camp (John Callahan), Brad Carter (John McIntyre).

Kevin Weeks es interrogado por el Agente Olsen, al que pide que quede claro antes de empezar a declarar que no es un chivato.

Olsen le pregunta si formaba parte de una banda de crimen organizado, extorsión secuestro y complicidad en asesinato y si por eso va a hacer un trato en el gobierno federal pasando de ser confidente de confianza de James Bulger a testigo del gobierno, respondiendo Weeks que sí.

Le piden que declare todo lo que conoce de la banda de Winter Hill, y de las relaciones existentes entre el Agente John Connolly, del F. B.I. y James Bulger.

Los recuerdos de Kevin se remontan a 1975, cuando trabajaba en el sur de Boston como portero del bar de Jimmy.

Un día, mientras trabajaba se acercaron varios individuos a los que Kevin les impide la entrada debido a que uno de ellos meó en la barra del bar el sábado anterior, comenzando a golpearlo entre todos.

Dentro, Bulger, charla con un grupo de amigos pidiéndole a Martorano, uno de ellos, que deje de toquetear los frutos secos que pusieron para todos después de chuparse los dedos, pues es asqueroso, cuando es avisado de que hay problemas fuera.

Cuando salen deben separarlos, contándole Martorano a Kevin que el tipo con el que se ha peleado es marido de una prima de Jimmy.

Pero al día siguiente Jimmy recoge a Kevin en su coche y hace que conduzca él, yendo hasta la orilla del río donde Jimmy comienza a golpear al hombre que va con ellos en el coche, comenzando a golpearlo él también, sacándolo del coche y golpeándolo hasta que Jimmy le ordena que pare, diciéndole que es uno de los Angiulo, al que dejan allí tirado, asegurándole Jimmy que tiene algo que le gusta, convirtiéndose de ese modo en uno de los de Winter Hill, empezando a partir de ese momento a recoger dinero, a revisar máquinas expendedoras y cosas de ese tipo.

Tras ello y de regreso en el barrio ven a una mujer, la señora Cody a la que saludan, preguntándole ella a Jimmy cuándo salió de Alcatraz, recordando él que hace ya 10 años, pidiendo a sus hombres que ayuden a la mujer con la compra.

Eso le sirve a Kevin para decir que mucha gente le adoraba en Southy, incluido John Connolly que se crio en una vivienda social cerca de la de los Bulger y que los chicos del barrio pasaban de jugar a policías y ladrones a ponerlo en práctica, ocurriendo lo mismo que en el juego, que no siempre estaba claro quién era quién.

Connolly queda para comer con Billy Bulger, hermano de Jimmy que es senador, aunque afirma que no olvida de dónde viene.

Connolly le dice que está preocupado, por los numerosos asesinatos de su barrio, aunque sabe que a su hermano y a sus amigos de Winter Hill les va bien aunque sabe que se está metiendo en aguas turbulentas al estar robando dinero de la mafia, lo cual le puede dar problemas, y él dice poder ayudarle, aunque Billy le dice que no tiene nada que ver con las cosas de su hermano, diciéndole Johnny que al menos le salude y le diga que está de vuelta.

Bulger va a casa de su madre que le recuerda que le debe ya 56 dólares, decidiendo Jimmy jugar un rato con ella al Gin Rummy, volviendo a perder.

Un poco más tarde llega para cenar con ellos su hermano Billy, que le cuenta a su hermano que vio a Connolly, que le explica que trabaja en el F.B.I.

Connolly revisa el expediente de los Angiulo cuando recibe una llamada y sale hacia su antiguo barrio, encontrándose frente al río con Jimmy que le da solo dos minutos.

Connolly le dice que sabe que Gennaro Angiulo planea matarlo y desea colaborar con él, recordándole Jimmy que él acaba con los chivatos, explicándole Connolly que lo que planea es una alianza entre ellos dos, estando convencido de que pueden ayudarse entre ambos, pues lo que les interesa es acabar con los "Espaguetis" del norte, lo mismo que él.

Se reúne tras ello con Lindsey, su novia, que le pide que no despierte a Douglas, su hijo, al que verá al día siguiente durante el desayuno, cuando le cuenta que otro niño le robó las pinturas y él le dio un puñetazo

Jimmy le dice que lo que hizo mal no fue darle un puñetazo a ese niño, sino dárselo delante de todos, entendiendo el niño que debe pegar cuando nadie lo vea, para horror de su madre que pensaba que debía decirle que no está bien pegar.

Un día, cuando va con sus hombres Whitey es obligado a parar por un agente que le da un mensaje en nombre de Angiulo, diciéndole que no le guste que dejen a los suyos medio muertos en un descampado y espera que no le dé más problemas si no quiere tener él otros problemas mucho más grandes, recibiendo a cambio una reprimenda de Jimmy por ponerse al servicio de sus opresores.

Luego, en el bar de Jimmy, el "Triple O's Lounge" Tommy sigue despotricando contra el policía asegurando delante de todos que acabará con él, diciéndole Jimmy que no se va a cargar a ningún policía, ante lo que Tommy reacciona diciendo, "Que te jodan, Whitey", debiendo mediar otro de sus hombres entre este y Tommy, aunque este no se arredra, interviniendo el mediador diciéndole a Whitey que está borracho.

Martorano, brazo ejecutor de Winter Hill y al que se le atribuye el asesinato de unas 20 personas declara también ante la policía, que le pregunta por qué se recrudeció la guerra entre los Angiulo y Winter Hill, respondiendo él que por territorio, pues Angiulo quería controlarlo todo, las máquinas expendedoras, la basura y todos los chanchullos.

El detonante fue la muerte de Mickey, uno de los hombres de confianza de Whitey.

Tras ello recogen a Tommy supuestamente para ir a cargarse al hombre que mató a Mickey, yendo hasta cerca del río Neponset, donde Tommy se disculpa por su comportamiento de la noche anterior, diciéndole Jimmy que debe controlarse, aunque tras decirle que todo está olvidado Martorano le dispara en la cabeza, afirmando ante la policía que lo mataron porque Jimmy creía que vendió a Mickey, aunque también pudo ser por haberse atrevido a levantarle la voz, enterrándolo bajo el puente del río, un lugar al que llamaban el "cementerio Bulger".

Kevin declara que la policía estaba ciega, pues Jimmy era un delincuente de poca monta solo conocido en su barrio que se convirtió en un capo gracias al F.B.I.

Tras una llamada de Jimmy, Connolly habla con su jefe, Charles McGuire, al que le dice que tienen una gran oportunidad si colaboran con Bulger, recordándole McGuire que Bulger es un ex convicto en libertad supervisada, asegurándole Connolly que Bulger les llevará hasta Angiulo, y que se pueden fiar de él, pues se crió con él y ese vínculo no se puede romper, y cumplirá su palabra, recordándole McGuire que tiene el perfil de un psicópata indolente que busca el éxito a cualquier precio.

Pero John le recuerda que llevan 4 asesinatos a manos de la mafia en el norte en ese mes y carecen de pruebas contra ellos, algo que Jimmy puede proporcionarles.

Otro agente, McIntyre duda de su estabilidad tras los experimentos que hicieron con él a base de LSD en la cárcel, diciendo Connolly que los hizo por reducir la condena, y que no le afectaron. Estando su cabeza estable.

Pero Morris aprueba la propuesta de Connolly, ante lo que McGuire acepta, siempre que no haya drogas ni asesinatos.

Connolly informa a su amigo de que aceptaron su acuerdo, aunque él le recuerda que actúa así por negocios deseando dejar claro que no es un soplón, diciéndole su amigo que les debe facilitar las redadas sin matar a nadie.

Jimmy le cuenta a Stephen Flemmi su trato con los federales que le dice es una alianza para acabar con los británicos de los 6 condados y los espaguetis del norte, siendo el F.B.I. quien libre su guerra contra sus enemigos y les proteja mientras ellos hacen lo que se les antoje.

Whitey vuelve a casa de Lindsay, que le dice que Douglas tiene gripe. Jimmy le pregunta si lo llevó al médico, diciéndole ella que no le pareció muy grave, pidiéndole él que lo lleve al médico al día siguiente.

Billy Bulger celebra Noche Buena invitando a su casa a su hermano, a Connolly y a su esposa Marianne, que les dice que le cuesta adaptarse al barrio porque es una comunidad muy cerrada, ofreciéndose Billy y Mary a presentarles a otras personas.

Reciben entonces una llamada tras la que Jimmy acude al hospital donde está Lindsey que le dice que su hijo padece el Síndrome de Reye que empeoró debido a las aspirinas que le dio cuando creyó que tenía la gripe, estando en estado de muerte cerebral, asegurando Lindsey que ella misma lo desconectará, lo que él no acepta.

Ya condenado por crimen organizado y asesinatos, Flemmi intenta lograr una mejora de su condena declarando sobre la actividad criminal de Whitey, empezando por el momento posterior a la muerte de su hijo.

1981

Flemmi informa que obtenían el dinero del tráfico de drogas, caballos, extorsión, y todos los chanchullos que podían.

Por entonces apareció en la prensa la noticia de que le habían tocado a Whitey 14 millones en la lotería, algo que ni su propio hermano se tragaba.

Movían mucho dinero y tenían que pagar a la policía para que hicieran la vida gorda.

Se metieron entonces luego en el negocio de la cesta punta en Miami contando con John Callahan y con Brian Halloran aunque no se fiaba demasiado de él porque era un drogadicto psicópata que mató a dos de sus hombres en un restaurante.

McGuire se queja de que Bulger y su banda campan a sus anchas sin que puedan hacerles nada, pues han pasado de ser delincuentes a asesores sin haberles dado nada útil y le pide a Connolly avances, asegurándole que si no consiguen colocar un micro en el cuartel general de Angiulo, en dos semanas romperán el trato.

Y la alianza tendrá por fin frutos, llevando Connolly gracias a Jimmy la dirección de los Angiulo, donde pondrán los micrófonos.

Gracias a ese soplo pudieron quitarse a Connolly de encima un tiempo, estando la policía pendiente de Angiulo mientras ellos estaban con los asuntos de Florida donde las cosas corrían el peligro de torcerse al acceder como nuevo dueño, consejero delegado y director ejecutivo de la compañía Roger Wheeler que tiene auditores de cuentas que Callahan teme que descubran el dinero que falta, sugiriéndole Jimmy que le compre la empresa, a lo que el empresario no está dispuesto.

En la conversación, en la que está presente Halloran, así como Kevin y Flemmi, Callahan habla de la posibilidad de acabar con Wheeler, aunque en ese momento Jimmy le pide a Halloran que coja una bolsa que Callahan le había llevado con 20.000 dólares y se la lleve y se olvide de la conversación, tras lo que le pide a Callahan que nunca vuelva a entregarle una bolsa con dinero en público.

Al día siguiente Martorano acude a Tulsa de donde es Wheeler y acaba con él a la salida de un partido de golf.

En la sede del F.B.I. graban una cinta con una conversación en la que dos personas hablan del asesinato de Wheeler acusando a Jimmy de haberlo hecho, lo que hace que Morris se asuste, pues piensa que si McGuire se entera hará preguntas, señalando Connolly que para evitarlo hará que desaparezca la cinta.

Cuando Halloran, muy borracho escucha en un bar la noticia del asesinato se asusta y acude al F.B.I. acusando a Whitey del asesinato señalando que fue este el que planeó dicha muerte cuando vio que peligraban las ganancias que recibía de la cesta punta debido a la llegada de Wheeler, asegurando que le dio 20.000 dólares para comprar su silencio.

Para librarse de él Connolly le propone que se someta al polígrafo, a lo que se niega, ya que si lo hace lo someterán a otras preguntas y teme confesar otros crímenes, decidiendo, ante dicha negativa soltarlo sin investigar el asunto..

El día de San Patricio Connolly busca a Bulger en la procesión y le pregunta si mató a Wheeler, a lo que le responde que por qué le iba a interesar matar a un tipo de Tulsa, aunque le pregunta cómo sabe que tenía negocios en Miami.

Pocos días después Halloran sube con un amigo al coche cuando ve cómo un disparo acaba con su amigo, viendo tras ello aterrorizado cómo Bulger en persona se dirige hacia él disparándole a plena luz del día cuando trataba de atropellarlo, rematándolo una vez fuera del coche con su pistola.

Esta muerte hará que McGuire enfurezca echando en cara a Connolly que dejaran libre a Halloran, preguntándose cómo supo Bulger que había acudido a declarar contra él, mostrándose indignado Connolly de que le acusen a él.

Afortunadamente para él se corta la conversación gracias a la llegada de Fitzpatrick que les dice que tienen a Angiulo, habiendo conseguido grabar gracias a los micrófonos de su casa conversaciones en las que reconocen las apuestas ilegales, incendios provocados, ventas de droga, prostitución, préstamos usurarios, etc., lo que les permite detener al mafioso y que la policía pueda presumir de haber acabado con la mafia, lo que hace que se calmen los ánimos.

También celebraron las detenciones los de Winter Hill, que en la primavera de 1982 acudieron para ello a Miami, yendo con ellos Connolly, para fortalecer la alianza.

Lo celebran yendo a la playa, bailando y bebiendo en una discoteca.

Al día siguiente Callahan apareció muerto en el maletero de su coche, reconociendo Martorano en su confesión que fue él quien lo mató y que Connolly estaba al tanto.

A la vuelta de Miami Marianne observa que su marido ha cambiado, pues viste buenos trajes, lleva un reloj de oro y camina de otro modo, pensando que Bulger es una mala influencia, señalando él que son amigos desde pequeños y leales.

1985

Muere la madre de Jimmy y tras el funeral Connolly va con Billy a la casa de esta lamentando que Jimmy no pudiera llevar el ataúd con ellos.

Billy recuerda que 20 años antes John le ayudó en su primera campaña en aquella casa, a la que llega en ese momento Jimmy que dice que nunca estuvo tan silenciosa.

Tras la muerte de las dos personas más queridas para él, Steve asegura que Jimmy nunca parecía feliz excepto cuando hablaba del IRA, a los que ayudaba a financiarse, asegurando que él les facilitará el mayor arsenal de armas que hubieran tenido nunca.

En la oficina realizan una fiesta de despedida para el antiguo fiscal, que felicita a Connolly por su ascenso y que le dice que ocupará su puesto Fred Wyshak al que califica como perro de presa que puso orden en Jersey y ha regresado para hacer lo mismo en su ciudad natal.

Jimmy y Steve van a recoger a Deborah, hijastra de aquel a la comisaría, recriminándole Jimmy a su amigo mientras esperan que haya sido capaz de acostarse con la hija de su novia, que es una prostituta drogadicta, reconociendo Steve que la muchacha puede saber cosas que no debería saber.

Jimmy le dice a Deborah que le han encontrado un sitio tranquilo, aunque antes le pregunta a la chica qué le ha contado a la policía, respondiendo ella que le preguntaron por ellos y por si les había visto cometer algún delito, diciendo ella haber respondido que no vio nada, tras lo que la llevan a un bonito piso, afirmando la chica estar muy agradecida por lo que han hecho por ella, aunque entonces Jimmy la coge por el cuello hasta estrangularla frente a la vista de su padrastro, al que le pide que limpie su mierda y que esté en casa de Connolly en una hora.

Acuden en efecto a una barbacoa a casa de John, que se queja ante Marianne de que ni siquiera salga para atender a los invitados, señalando ella que no está bien que un policía alterne con los delincuentes, diciendo él que está cuidando la relación con sus informantes gracias a los cuales le han ascendido y vive en esa magnífica casa y conduce su estupendo coche nuevo, decidiendo ella encerrarse en su cuarto.

Durante la cena Connolly les dice que hay un agente de Florida que sigue haciendo preguntas por la muerte de Callahan, y se pregunta qué puede hacer, diciéndole Jimmy que se ocupe de ello.

Cena con ellos Morris al que Jimmy le pregunta cuál es el secreto de su carne, diciendo él que es un secreto familiar, aunque cuando Jimmy insiste le cuenta que el secreto es ajo y soja, diciéndole Jimmy que si suelta de forma tan fácil un secreto familiar podrá revelar con un poco de presión cualquier otro secreto, y eso le puede suponer mandarlo a él a la cárcel o a criar malvas, y cuando el asustado Morris trata de justificarse porque no es algo tan importante, Whitey ríe y le dice que era broma.

Le pregunta tras ello a John por su esposa, excusándola este diciendo que se encuentra mal, decidiendo Jimmy subir a su habitación para invitarla a bajar con ellos, aunque se excusa diciendo que se encuentra mal, ante lo que Jimmy le dice que está avergonzando a su marido delante de sus amigos.

Empieza tras ello a pasar su mano por la cara de ella y la frente diciéndole que no parece que tenga fiebre, cogiéndola luego de la garganta y asegurando que no tienen ninguna glándula inflamada, para finalmente pedirle que descanse y, tras mirarla detenidamente asegurar que John es un hombre afortunado.

Los irlandeses, con un barco cargado de armas, se despiden, agradecidos, de Jimmy.

Connolly trata de ganarse a Wyshak, el nuevo fiscal llevándole unas entradas para un partido de los Red Sox, que el fiscal rechaza, como lo hace también con su invitación a tomar una pinta, diciéndole que lo que debe hacer es darle casos.

Le pregunta tras ello por qué no se ha detenido a Whitey Bulger, respondiendo Connolly que Bulger es un delincuente de poca monta, pero un activo muy valioso y que lo que se dice de él son difamaciones de los rivales políticos de su hermano.

Wyshak le pregunta cómo a pesar de estar involucrado en todos los crímenes que se cometen en la ciudad el F.B.I. sigue diciendo que está limpio, lo que va en contra de lo que dice el resto de los informantes, aunque se niega a decirles quiénes son estos.

Wyshak le hace ver que se contradice, pues unas veces le dice que Bulger se ha retirado y otras que es muy cuidadoso y no utiliza teléfonos.

Connolly recurre a Billy al que le explica que el nuevo fiscal está obsesionado con Jimmy, por lo que le pide que lo ayude, pues también hace preguntas sobre él, aunque Billy le dice que no quiere volver a hablar con él por algo similar.

McGuire habla con Fitzpatrick y comparan las informaciones facilitadas por Bulger con la de otros informantes, observando que todas las del primero les habían llegado ya semanas antes por otros informadores, repitiéndose la situación una y otra vez con observando que hay muy pocas informaciones de Bulger que valgan algo.

En televisión informan de la detención de un arrastrero cargado de armas con destino a Irlanda, habiendo detectado una semana antes otro cargamento en Irlanda cuando las armas se transportaban a otra embarcación menor.

Connolly se entera de que el timonel era un confidente de la DEA, aunque no le dejan interrogarlo, por estar en manos de aquel cuerpo.

McGuire se da cuenta de que Bulger los está utilizando valiéndose de su condición de informante, aunque temen que si van contra él eche por tierra uno de sus más exitosos procesamientos, aunque le dan libertad para ir contra los agentes que tratan con él.

Morris nota que se estrecha el cerco sobre ellos y que McGuire va a ir a Washington con todos los archivos de sus informantes y que ellos están atados a Whitey y ya ni siquiera tienen a los italianos para pararle los pies y ellos están pringados y él lo sabe.

Cuando vuelve a casa, Connolly ve que Marianne le ha cambiado la cerradura y no puede entrar.

Wyshak es informado sobre la desaparición de McIntyre, uno de los informantes más importantes de su departamento y llama a Connolly para que le informe sobre él, pues ha desaparecido como todos los informantes que incriminan a Whitey, asegurando que dispone de un equipo que va a investigar hasta al más pequeño usurero o camello que puedan ayudarle a procesarlo.

En efecto Whitey llevó a McIntyre al mismo apartamento donde acabó con Deborah para interrogarlo, contándole que en efecto informó sobre lo del IRA, y sobre Callahan y todas sus actividades, diciéndole Jimmy que optó por la vía incorrecta, asegurándole que en breve estará enterrado en el mismo sitio donde están los demás cobardes, tras lo que lo ahorca con sus manos y ordena que le arranquen los dientes y lo entierren.

Morris finalmente decide hablar, confesando a cambio de que no digan la fuente todo lo que sabe a unos periodistas del Boston Globe, los cuales avisan a McGuire de que saben todo respecto a Whitey y que lo van a publicar.

La portada del Boston Globe sale publicando en su portada la noticia de que Whitey Bulger es confidente policial desde 1975.

Cuando Jimmy lo ve le da el periódico a Kevin, que no puede creérselo, negando Whitey la noticia y diciéndole que va a leer muchas cosas que son mentira, pues él sabe que pagan sobornos y regales, algo que un informante no haría.

Wyshak consigue tal como prometió a varios confidentes colaboradores de Whitey a los que interroga, pidiendo el fiscal que no se informe de ello al F.B.I.

Connolly va a ver a su amigo y le informa de que tienen pruebas contra él de extorsión, asesinato y crimen organizado y le echa en cara haberlo utilizado, recordándole él que lo suyo era una alianza, asegurándole Connolly que no le va a informar de nada más nunca.

Pocos días después la policía detiene a Connolly en su casa y sorprenden poco después a Steve en la calle con su mujer.

Bulger, tras estar solo en la iglesia reflexionando llama a su hermano Billy y le pregunta si ha leído la prensa, afirmando aquel que no, diciéndole Jimmy que no lo haga ni crea lo que dicen, tras lo que se despide diciéndole que no se verán durante un tiempo, preguntándole él si está seguro de que quiere hacerlo de ese modo, respondiendo que no hay otro, llorando Billy tras colgarle.

En 1995 James Bulger dejó Boston, habiendo llegado noticias de su presencia en diversos lugares del mundo.

Kevin Weeks estuvo 5 años recluido gracias a que se le redujo la condena por sus declaraciones contra Bulger

Martorano cumplió 12 años de prisión gracias también a su colaboración.

John Morris obtuvo la inmunidad por sus declaraciones contra Connolly.

Stephen Flemmi fue condenado por 10 asesinatos a cadena perpetua

Billy dejó su puesto en el senado y pasó a ser rector en la Universidad de Massachusetts, aunque le obligaron a dimitir cuando se comprobó que había estado en contacto con su hermano fugitivo.

John Connolly no quiso testificar contra Bulger y cumplió pena por asesinato en segundo grado de John Callahan a 40 años.

En junio de 2011, tras 12 años en la lista de más buscados, Whitey fue detenido en Santa Mónica, siendo condenado a dos cadenas perpetuas más cinco años por el asesinato de al menos 11 personas.

Calificación: 3