Bienvenidos a mi página de resúmenes

Blade Runner 2049

Blade Runner 2049 (2017) * USA / G.B. / Canadá / Hungría

Duración: 163 min.

Música: Hans Zimmer, Benjamin Wallfisch

Fotografía: Roger Deakins

Guion: Hampton Fancher, Michael Green (Historia: Hampton Fancher)

Dirección: Denis Villeneuve

Intérpretes: Ryan Gosling (KD 6-3.7 / "K" / "Joe"), Harrison Ford (Rick Deckard), Ana de Armas (Joi), Jared Leto (Niander Wallace), Sylvia Hoeks (Luv), Robin Wright (Teniente Joshi), Mackenzie Davis (Mariette), Carla Juri (Ana Stelline), Lennie James (Mister Cotton), Dave Bautista (Sapper Morton), David Dastmalchian (Coco), Barkhad Abdi (Doc Badger), Hiam Abbass (Freysa).

Los replicantes son humanos creados mediante bioingeniería y diseñados por Tyrell Corporation para ser utilizados en el mundo exterior.

Su fuerza mejorada los convertía en perfecta mano de obra esclava.

Tras una serie de violentas rebeliones, se llegó a prohibir su fabricación y Tyrell Corp. quebró.

El colapso de los ecosistemas alrededor de 2025 propició la ascensión del industrial Niander Wallace, cuyo dominio de la agricultura sintética evitó la hambruna.

Wallace adquirió los restos de Tyrell Corp. y creó una nueva línea de replicantes obedientes.

Muchos de los antiguos modelos Nexus 8 con una esperanza de vida limitada sobrevivieron y están siendo perseguidos y "retirados", siendo conocidos los que les persiguen con el nombre de "Blade Runner".

CALIFORNIA 2049

Uno de los detectives replicantes, el Oficial KD 6-3.7, "K", llega hasta una granja de proteínas, donde el granjero examina a los gusanos que han crecido en uno de sus invernaderos.

K lo espera en su casa, donde el granjero tiene al fuego su comida y le pregunta si es Sapper Morton, respondiéndole este que es granjero y está allí desde 2020.

K le dice que sabe que no siempre fue granjero y observa en su cartuchera un artículo médico de uso militar en las colonias, y le pregunta si estuvo en Calantha, preguntándole Sapper si va a detenerlo para que le examinen, y antes de que lo identifique por sus ojos, Sapper cuchillo y lo ataca con tal furia que derriba una pared, pese a lo cual consigue dominarlo, aunque es herido en un brazo por el cuchillo.

Antes de desaparecer, Sapper le pregunta qué se siente al matar a los suyos, diciendo él que no mata a los suyos, porque los suyos no huyen. Eso solo lo hacen los modelos antiguos, replicándole el granjero que los nuevos se conforman con un trabajo de mierda porque nunca han visto un milagro, disparándole K cuando lo ve acercarse a él.

Se pone tras ello en contacto con el departamento de policía de los Ángeles y habla con la teniente Joshi, que tras analizar el ojo de Sapper confirma que se trataba, en efecto, de uno de los últimos Nexus 8 de los que huyeron de Calantha.

Pero antes de partir se acerca a un árbol muerto, a cuyos pies hay unas florecillas, por lo que solicita a su dron que haga fotografías a 30 metros a máxima profundidad, viendo que, enterrado junto al árbol hay un baúl, enviando la teniente Joshi a un equipo de excavación, pidiéndole a él que regrese antes de la tormenta.

Cuando regresa debe someterse a un test para comprobar que no existen fallos en él.

Regresa a su apartamento donde le recibe una voz femenina le pide que se duche, apareciendo Joi, una bella mujer que en realidad es un holograma que le dice que le ha preparado un nuevo plato y se lo lleva, otro holograma, en realidad que disimula el aspecto de su verdadera comida.

Él le dice que le ha llevado un regalo de aniversario, aunque aún no lo es. Un emanador, con el que podrá ir a cualquier lugar y salir del apartamento.

Y para estrenarlo suben a la azotea, pudiendo ver Joi por vez primera la lluvia, que brilla sobre su piel al caer, feliz con esa nueva sensación mientras él la observa sonriente para luego fundirse en un abrazo con ella, aunque su imagen se paraliza cuando él recibe un mensaje de su jefa en que le comunica que se terminó la excavación y hay una nueva pista, por lo que le pide que acuda de inmediato.

Una vez en comisaría, Joshi le cuenta que lo que encontraron es un baúl militar donde había un esqueleto que llevaba enterrado más de 30 años, viendo que se trataba de una mujer que murió en el parto, habiendo signos de lo que parecía un intento de cesárea de urgencia, debiendo averiguar dónde está el niño.

Pero examinando más a fondo los huesos ven un número de serie, lo que significa que se trataba de una replicante, por lo que piensan que no era posible su embarazo.

La teniente le pide que haga como que no ha visto nada, pues deben mantener el orden y que lo elimine todo, incluido el niño, pues no debe quedar rastro alguno.

K se queda pensativo, pues, dice, nunca ha "retirado" nada que haya nacido y con alma, aunque no tiene posibilidad de negarse, no estando programado para ello.

Llega a la sede centrar en la tierra de Wallace Corporation, donde pregunta por un antiguo número de serie - el de la replicante - junto con pelo de esta, comunicándole que hay poca información de entonces, pues es de la época del preapagón, pues cuando este, que se prolongó durante 10 días, se produjo, se borraron fotos y archivos, por lo que deben acudir a la información almacenada, en la que comprueban que se trataba de un replicante estándar de la época anterior a la prohibición.

Aparece entonces, tras saltar una alarma automática, una replicante, Luv, la asistente de Wallace, que le ayuda a buscar más información, dándole las gracias porque era un caso abierto que pudieron cerrar por fin, diciéndole K que debe ser alguien muy especial, ya que le han puesto nombre.

Lo lleva a otro archivo, el antiguo registro, donde hace mucho que no entra nadie y donde, aunque todo quedó dañado durante el apagón, aún quedan algunos fragmentos, reproduciendo un mensaje de la replicante, un test que le hizo el agente Deckard, y donde K detecta que este le gustaba.

Decide por ello averiguar qué fue de Deckard, acudiendo a interrogar a un antiguo compañero de este retirado, Gaff, que le cuenta que a Deckard le gustaba trabajar solo y no estaba hecho para este mundo, pues había algo en su mirada distinto.

Le pregunta si sabe cómo localizarlo, respondiéndole que está "nyugdijas", retirado, estando convencido que conseguiría lo que quería, estar solo.

Wallace se reúne con Luv y le muestran una nueva replicante, que cae desde una bolsa, y que, como un animal recién nacido, parece querer comenzar a andar, siendo su primera emoción de temor cuando Wallace le da la bienvenida.

La someten a un estudio mediante microcámaras voladoras.

Wallace presume de haber colonizado 9 mundos nuevos gracias a sus nuevos ángeles,

Aunque lamenta no haber podido hacer que los replicantes procreen, y de hecho acaba con la recién llegada clavándole un cuchillo.

Admira el truco final de Tyrell, la procreación, perfeccionada para extinguirse, pidiéndole a Luv que le lleva a la criatura.

En el barrio chino de la ciudad, donde los anuncios en hologramas asaltan por todas partes a los viandantes, K come mientras examina fotos del árbol bajo el que encontraron a la replicante enterrada.

Una mujer le pide a un grupo de prostitutas que se dirijan a K, que, les indica, acabó con Sapper, para averiguar qué sabe, aunque al verlo dos de ellas se retiran al identificarlo como un Blade Runner, quedándose la tercera, Mariette con él, tratando de seducirlo, hasta que ve que no es receptivo y le dice que se ve que no le gustan las chicas reales.

K regresa a la granja de Sapper, encontrando, escondida en su piano, una cajita con un patuco y una foto de Rachael con su bebé en brazos, tras lo que se dirige al árbol muerto donde apareció el baúl, en cuya base ve una fecha 6/10/21, quemando después todo.

Luv acude al laboratorio policial y roba los huesos de Rachael, acabando con el forense.

La teniente le cuenta a K esta desaparición, mostrándole él su hallazgo, preguntándose si la fecha que encontró era la de un nacimiento o la de un fallecimiento.

Joshi le dice luego que ha conocido a muchos como él, aunque con él a veces se le olvida, porque ella de pequeña no tuvo ningún replicante, preguntándole si tiene algún recuerdo anterior al momento en que comenzó a trabajar para ella, señalando él que tiene recuerdos, pero no reales, sino implantados, pidiéndole ella que le cuente alguno de su niñez, lo que él dice le resulta raro, pues se trata de compartir un recuerdo de la niñez que no tuvo.

Pero ante la insistencia de ella recuerda que tenía un pequeño caballo tallado en madera con una inscripción debajo y que unos chicos le querían quitar, por lo que echó a correr y lo escondió en un viejo horno sin uso, y aunque los demás chicos le pegaron para que les contara dónde estaba, no lo hizo.

La teniente le pide tras ello que vaya al archivo de ADN y averigüe lo que pueda, solicitando una vez allí los datos de los nacidos el 6 de octubre de 20121.

De regreso a su apartamento, Joi le dice que no le ha contado la verdad a la teniente, pues la inscripción bajo el caballo era la misma fecha: 6.10.21, diciéndole Joi que siempre supo que era especial, tal vez porque sea un niño engendrado por una mujer, traído al mundo y amado y deseado, diciéndole él que si fuera así, alguien como él, lo perseguiría el resto de su vida.

Analizando los registros de los nacimientos, encuentra dos fichas idénticas, pero de un hombre y de una mujer, señalando que es imposible, pues dos personas diferentes no pueden tener el mismo ADN, por lo que piensa que debe tratarse de una copia.

La información indica que era gemelos que estuvieron en el orfanato Morrill Cole, donde la niña murió por el síndrome gálatas, un trastorno genético, y el niño desapareció.

Joi le pregunta dónde está ese orfanato, saliendo luego ambos del área de Los Ángeles hasta el vertedero municipal de la ciudad, en el Distrito de San Diego, donde, al descender, son alcanzados por diversos disparos, uno de los cuales hace que se enganche al vehículo una cometa que es alcanzada por un rayo, haciendo que falle la electricidad del vehículo, desapareciendo, al carecer de energía Joi, y cayendo la nave y perdiendo K el sentido, no logrando Joi despertarlo.

Un grupo de mendigos lo saca de la nave y trata de golpearlo, aunque logra deshacerse de él y disparar a varios más, consiguiendo, momentáneamente mantenerlos alejados

Ve cómo en la lejanía asoman varios grupos más numerosos, sobre los que de pronto comienzan a caer misiles acabando con algunos y dispersando a los demás.

K no sabe que quien los mandó lanzar es Luv, que sigue su rastro esperando que él pueda encontrar al hijo de Rachael.

Le pide a su dron que vigile el coche mientras él se adentra entre los escombros hasta llegar a una cúpula donde ve a decenas de niños sentados que le rodean y le tocan, dirigiéndose hacia otra sala llena de centenares de niños a los que el director del orfanato, Cotton, les ordena que trabajen, pues si no lo hacen, no los necesita, trabajando los niños en la recuperación de níquel.

Cuando ve a K le pregunta qué busca, pues tiene niños de todas clases, presentándose como policía y preguntándole por sus registros, diciéndole que 30 años antes un niño pasó por allí, respondiendo el encargado que no posee registros tan antiguos, aunque él entonces lo golpea y le dice que está seguro de que sí, pues cree que tiene muy buena memoria, asegurándole que si no le muestra lo que desea, acabará con él.

Siguiéndolo hasta su despacho, reconoce en esos pasillos, los de sus recuerdos.

Cotton busca en sus libros, pero al encontrar el del año que le pide observa que arrancaron las páginas referidas a esa fecha.

Cuando sale de la oficina, se adentra por los pasillos del orfanato, hasta la zona de los viejos hornos, iguales a los de sus recuerdos. Se acerca a uno de ellos y encuentra, en efecto, el caballito de madera con su inscripción.

Joi le dice que, como siempre le dijo, es especial, pues nació y no fue fabricado y lo ocultaron sigilosamente. Y como es un niño de verdad, debe tener un nombre de verdad, proponiéndole el de Joe, aunque él insiste en que no puede saber si su recuerdo es un implante, preguntándole Joi quién fabrica los recuerdos.

Decide ir a ver a la Doctora Ana Stelline, diseñadora de recuerdos, a la que encuentra en medio de una selva, totalmente imaginaria, que al llegar él desaparece, viendo que está dentro de un receptáculo vacío, estando aislada tras una pared de vidrio, la cual se alegra de ver a una persona, pues no suele tener visitas.

Stelline es la mejor fabricante de recuerdos y trabaja subcontratada para Wallace, preguntándole él qué hace que sus recuerdos sean tan auténticos.

Le explica que lleva en esa cámara estéril desde pequeña y es muy buena imaginando, pues cree que la vida de los replicantes es muy dura, ya que hacen el trabajo que no quieren los humanos y ella trata de aliviarles introduciéndoles recuerdos agradables para lograr la estabilidad del producto y que tengan respuestas humanas reales gracias a esos recuerdos.

Le pregunta si utiliza recuerdos reales, diciendo ella que eso es ilegal, preguntándole él en que se diferencia, diciéndole ella que se recuerda con las emociones, pues los recuerdos reales son borrosos, diciéndole, no obstante, que, gracias a una máquina ella le puede decir si sus recuerdos son reales o implantados, pidiéndole que visualice uno de ellos, llorando ella al verlo y diciéndole que alguien vivió eso, que sucedió en realidad.

A la salida aparece un coche policial que le dice que la teniente quiere verlo, pidiéndole que tire su arma, pues está detenido.

Llevado a comisaría, le someten nuevamente al test de estrés postraumático para asegurarse de que no está emocionalmente afectado, comprobando que está lejos de la referencia, por lo que Joshi le regaña, diciéndole él que ha encontrado al niño, al que, indica, le hicieron creer que era un replicante más, y que ni él mismo sabía lo que era.

Ella le dice que ha hecho bien, pues ha ayudado a desactivar una bomba, por lo que le permitirá salir vivo de la comisaría, aunque tiene 48 horas para encarrilarse. Le pide que entregue su pistola y su placa, siendo el siguiente test de referencia ya cosa suya.

De regreso a su apartamento le dice a Joi que tenía razón en todo, aunque ella le pide que no hable, viendo cómo entra tras él Mariette, la prostituta, diciéndole Joi que vio que le gustaba y es real y ella quiere ser real para él.

Se sincroniza Joi con ella, de modo que tendrá a una mujer real a la que poder contar y con la que podrá hacer el amor, pero la verá a ella.

Pero por la mañana, y antes de marcharse, la chica coloca un rastreador en su bolsillo, donde ve el caballito de madera, que, comenta, es de un árbol.

Ya solos, le dice a Joi que pronto irán a por él, diciendo ella que se irá con él, pidiéndole que la borre de su consola y la meta en su emanador, pues si lo encuentran allí tendrán acceso a todos sus recuerdos, aunque él se resiste a hacerlo, pues si le ocurre algo a su emanador desaparecerá para siempre como una chica real, diciendo ella que es lo que quiere, por lo que accede a su deseo y arranca la antena.

Acuden tras ello a ver a un hombre, Doc Badger, que examina el caballo y le confirma que es de madera de verdad, por lo que es rico, comprobando tras ello que tiene una altísima radiactividad, y solo hay un lugar donde había tanta, y allí no vive nadie.

Badger le dice que puede conseguirle lo que quiera a cambio de su caballo, incluso uno real, o papeles para el mundo exterior.

Gracias a las indicaciones de Badger llegan a Las Vegas, una ciudad abandonada por la altísima radiactividad, detectando gracias al análisis térmico que hay vida en uno de los antiguos casinos.

Luv va al apartamento de K y encuentra la antena rota, por lo que, no pudiendo seguir su rastro, va a la comisaría para hablar con la teniente, a la que le pregunta por K, respondiéndole esta que no está de servicio y no sabe dónde está, indicándole que han destruido todo lo relacionado con aquel bebé, excepto los huesos que ya se llevó.

Luv aprieta entonces la mano en que la teniente tenía un vaso, hasta romperlo y hacerla sangrar, diciéndole que no entiende que ante una innovación técnica solo piense en destruirla por miedo al cambio.

Le dice luego que tendrá que decirle a Wallace que iba a dispararle y tuvo que matarla, respondiéndole Joshi que haga lo que tenga que hacer, sacando Luv, en efecto un cuchillo y acabando con ella, accediendo tras ello a su ordenador para localizar a K.

Este se encuentra ahora en un mundo inhóspito donde una especie de polvo rojizo lo cubre todo, pasando entre montones de estatuas gigantescas, muchas de ellas destruidas, pero donde observa que hay abejas.

Llega al edificio donde detectó la existencia de vida, observando que hay un detector que logra esquivar, llegando hasta un piano, una de cuyas teclas pulsa, viendo que aparece un perro, y escuchando entonces una voz que le pregunta si no tiene un pedazo de queso, diciendo una frase que K detecta, es de La isla del tesoro, viendo cómo Deckard le apunta con su arma mientras le explica que lee mucho, pues es de lo poco que puede hacer allí, preguntándole qué hace allí, pues le reconoce como policía.

K le explica que no ha ido a detenerle, que solo ha ido a preguntarle, aunque antes de que diga nada Deckard le dispara, aunque K salta antes de ser alcanzado y huye.

Deckard lo sigue, tocando K en esta ocasión el detector y provocando una explosión, tras lo que apaga las luces y se esconde en una sala de juego, donde comienzan a proyectarse imágenes en holograma de Elvis Presley y de Marilyn Monroe.

K logra sorprender a Deckard, arrebatándole el arma, pidiéndole que no se pelee, pues no desea hacerle daño, pese a lo que Deckard comienza a golpearle, sin que K ponga resistencia en un principio, hasta que Deckard acaba cansado y le propone parar y tomarse un whisky, ya que tiene cientos de botellas.

Deckard le pregunta por su nombre, y cuando le dice su número de agente, él lo rechaza, por lo que le dice que se llama Joe.

Le pregunta a Deckard cómo se llamaba la madre de su hijo y cómo era y si vivían allí juntos y qué le pasó al niño y quién lo llevó al orfanato.

Deckard le dice que se fue mucho antes y no conoció a su hijo, porque ese era el plan.

Enseñó a entremezclar los registros para borrar sus huellas, teniendo cada uno su cometido, siendo el suyo marcharse.

Luego llegó el apagón y aunque hubiera querido encontrar a su hijo no habría sabido cómo hacerlo, y de todos modos no lo hizo, pues les estaban dando caza y no quería que lo encontraran y lo diseccionaran, concluyendo que, a veces, para amar a alguien tienes que ser un desconocido, dice.

K observa varios animales tallados en madera, como su caballo, junto a una foto de Rachael, sonando entonces una alarma, observando que decenas de naves se dirigen hacia allí, por lo que deben salir corriendo, debiendo K saltar sobre Deckard para salvarle la vida, ante los disparos, aunque quedan inconscientes.

Sin apenas poder moverse, K, observa cómo se llevan a Deckard, que se revuelve y golpea a los agentes, que, pese a todo, consiguen retenerlo.

Él trata de atacarlos, pero se ve sorprende por detrás por otro agente, pese a lo cual consigue liberarse de él y acabar con su arma con los agentes que retuvieron a Deckard, aunque entonces es Luv quien lo sorprende y lo golpea sin piedad.

Con las escasas fuerzas que le quedan trata de recuperar el emanador, viendo cómo Luv lo destruye, diciéndole Joi antes de que suceda, que le quiere.

Ve luego partir la nave en que llevan a Deckard.

Aparecen entonces varias personas, entre las que está Mariette, que llegaron hasta él gracias al rastreador que le colocó, presentándole a Freysa, una replicante que conserva solo uno de sus ojos, que le explica que luchó con Sapper en Calantha y que le dice que ella fue testigo del milagro del parto de Rachael y ayudó a esconder al niño, mostrándole la foto que él ya conocía de la replicante con su hijo en brazos.

Le dice que Rachael murió en sus brazos y ayudaron a ocultar el bebé y juraron guardar el secreto y por eso Sapper dejó que lo matara.

Le explica que el poder traer al mundo a un bebé supone que son algo más que esclavos y son más humanos que los humanos.

Le explica tras ello que están creando un ejército para liberar a los suyos y que pronto comenzará la revolución, apareciendo tras ella un montón de replicantes, diciéndole a K que si quiere ser libre debe unirse a ellos, pues morir por una buena causa es lo más humano que pueden hacer.

Le dice que él ha llevado a Wallace hasta Deckard, pero no puede permitir que Deckard les lleve hasta "ella", que le entrega un arma y le pide que mate a Deckard.

Le dice que él solo quería saber que su criatura estaría a salvo y lo está y cuando llegue el momento "ella" liderará su ejército.

Ante el asombro de K, Freysa se da cuenta de que este había llegado a pensar que era él el hijo de Deckard, debiendo explicarle que el hijo era una niña, pero que todos los que se unieron a su ejército lo desearon y por eso creen.

Él se muestra confuso, dado que recuerda lo del caballo de madera, acordándose entonces de que la doctora Stelline le explicó que siempre hay algo del artista en su obra, y comprendiendo entonces que es ella la hija de Deckard.

Cuando Deckard despierta, se ve ya en Wallace Corporation, donde recibe la visita de Wallas, que asegura que llevaba mucho tiempo queriendo conocerlo, pues, le dice, lo considera milagroso, mostrándole tras ello la calavera de Rachael, tras lo que le dice que necesita al niño para enseñarles a todos a volar.

Le ponen el audio del momento en que conoció a Rachael y le pregunta si ha sentido lo mismo que entonces.

Le dice que ha vivido con el recuerdo de algo perfecto, y le pregunta si no ha pensado que fue diseñado para que se enamorara de ella nada más verla, en aras a la creación de un único espécimen perfecto. Y debe preguntarse si cree que es amor o precisión matemática, a lo que Deckard responde que sabe lo que es real.

Wallace le dice que aún puede ayudarlo y que si lo hace podrán sucederle cosas muy buenas, haciendo pasar entonces a una réplica de Rachael, a la que han creado de nuevo para él, con el mismo aspecto que cuando se conocieron.

Ella se acerca, le acaricia, y le pregunta si la ha echado de menos, aunque al ver que él no reacciona como esperaba le pregunta si la quiere, ante lo que él solo dice que sus ojos eran verdes, tras lo que Luv la hace desaparecer disparándole a la cabeza.

Wallace le asegura que en el mundo exterior tiene cuanto necesita para hacerle hablar y que aún no sabe lo que es el dolor.

De regreso a la ciudad, K ve un anuncio que muestra el holograma de una Joi gigantesca y desnuda. Un producto con el que podrá tener todo lo que quiera ver y escuchar.

Recuerda entonces lo que le dijo Freysa de que morir por una buena causa es lo mejor que pueden hacer y recuerda a Sapper hablándole del milagro y decide actuar.

Luv lleva a Deckard en una nave hacia el aeropuerto de Los Ángeles para torturarlo cuando se ven atacados por el dron de K, que hace que la nave de Luv pierda estabilidad y deba aterrizar bruscamente en un terreno invadido por el agua.

Se acerca entonces K, que acaba con el piloto y ataca a Luv, aunque él mismo es herido.

Luv, aunque malherida se enfrenta a él, mientras Deckard, atado, no puede hacer nada y ve cómo la nave se va hundiendo.

Luv saca un cuchillo y K logra sujetárselo, aunque le raja la mano, sacando entonces ella otro con la otra mano otro cuchillo con el que lo apuñala, tras lo que le da un beso mientras asegura que es el mejor ángel.

Luv corre entonces a buscar a Deckard, pero entonces, y bajo el agua reaparece K, al que había dado por muerto y reanudan su pelea, consiguiendo empieza a ahogarse, cuando llega Luv a buscarlo, pero reaparece bajo el agua K y la coge por el cuello, hundiéndola luego bajo el agua hasta acabar con ella, tras lo que desata a Deckard, que estaba a punto de ahogarse, nadando hasta la orilla, debiendo Deckard ayudar a K.

Deckard le dice que debería haberle dejado morir, respondiéndole Joe que ahora ha muerto para Wallace y es libre para conocer a su hija.

Lo acompaña hasta la oficina de Ana Stelline, entregándole a Deckard en la entrada su caballito de madera, y explicándole que los mejores recuerdos son los de ella, preguntándole él quién es para él, respondiéndole solo que vaya a conocer a su hija.

Entra en efecto en las oficinas, quedándose fuera Joe, que se recuesta en los escalones, mirando su herida, que es demasiado profunda, mirando caer la nieve.

Dentro, Deckard ve por vez primera a su hija, que estaba creando un recuerdo de caída de la nieve, y la saluda desde el otro lado del cristal.

Calificación: 2