Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Bonnie y Clyde
Bonnie y Clyde

Bonnie and Clyde (1967) * USA

Duración: 111 Min.

Música: Charles Strouse

Fotografía: Burnett Guffey

Guión: Robert Benton y David Newman

Dirección: Arthur Penn

Intérpretes: Warren Beatty (Clyde Barrow), Faye Dunaway (Bonnie Parker), Michael J. Pollard (C.W. Moss), Gene Hackman (Buck Barrow), Estelle Parsons (Blanche Barrow), Denver Pyle (Frank Hamer), Dub Taylor (Ivan Moss), Gene Wilder (Eugene Grizzard), Evans Evans (Velma Davis), Mabel Cavitt (Emma Krause Parker).

Bonnie Parker nació en Rowena, Texas en 1910 y su familia se mudó a West Dallas, donde, en 1931, trabajaba en una cafetería.

Clyde Barrow nació en una familia de agricultores. Siendo joven robó en una gasolinera, debiendo cumplir una condena de dos años por atraco.

Un día Bonnie ve a un joven rondando el coche de su madre y, pese, a que está desnuda se asoma a la ventana pidiéndole que deje el coche de su madre, bajando a la calle y diciéndole que debería darle vergüenza robarle el coche a una vieja, diciéndole el joven, Clyde, que solo lo miraba porque quería comprarse uno igual, diciéndole ella que cómo se lo va a comprar si no tiene dinero ni para comer, diciéndole él que aún le queda dinero para una Coca Cola, invitándola a pasear con él, aceptando ella que la acompañe hasta su trabajo, contándole entretanto que acaba de salir de la cárcel por atraco a mano armada, preguntándole ella poco después qué se siente al hacerlo, poniendo en duda que sea cierto hasta que él le muestra su revólver, aunque ella duda que tenga valor para usarlo, ante lo que Clyde entra en una tienda de ultramarinos y roba el dinero de la caja, debiendo disparar cuando el tendero sale tras él, para asustarlo, subiendo Bonnie y él a un coche robado.

Mientras huyen ella lo besa y lo manosea, por lo que están a punto de chocar, por lo que Clyde la aparta y le advierte que él no es un hombre apasionado, y que si es eso lo que busca, puede quedarse en West Dallas, aunque él sabe que ella busca algo más y que no se conformará con ser una simple camarera, diciéndole que si se une a él podrán hacer grandes cosas recorriendo el país yendo a los mejores hoteles, diciéndole que sabe que no hay otra chica como ella en Texas.

Mientras comen una hamburguesa Clyde parece saber cómo es íntimamente Bonnie, a la que define como una chica más lista que las demás, lo que le llevó a dejar pronto el colegio y buscar trabajo. Piensa que debió encontrar a un chico con el que estuvo a punto de casarse, aunque no era lo que buscaba y prefirió buscar trabajo, aunque odia estar rodeada de gente idiota, y, aunque alguna vez sale con algunos de los clientes, no le gustan y piensa en la manera de salir de aquello.

Tras robar un nuevo coche se instalan en una casa propiedad del banco de Midlothian, enseñando Clyde a Bonnie a disparar, mostrándole que él es muy bueno al hacerlo.

Y mientras disparan ven que se acerca a ellos un hombre que ha parado su coche, cargado de su familia y de sus pertenencias, contándoles el hombre que vivían allí hasta que el banco le embargó la casa, haciendo Clyde que el agricultor dispare al cartel del banco y luego a los cristales y dejando que lo haga también Davis, otro agricultor negro que también trabajaba allí, contándoles que ellos atracan bancos.

Y efectivamente, muy bien trajeados salen para atracar un banco, encontrándose al entrar con que el banco quebró tres semanas antes, riéndose Bonnie del fracaso ante el enfado de Clyde, que le dice que no debe reírse, ya que les queda solo un dólar.

Entran a robar comida en una tienda, cuando de pronto le ataca un empleado muy fuerte con un cuchillo, debiendo Clyde luchar contra él y golpearlo.

Huyen tras ello, debido a que el coche no funciona bien y son atendidos por el encargado de la estación de servicio, C.W. Moss, un muchacho que asegura ser muy buen chófer y entender mucho de automóviles que les cuenta que estuvo un año en un reformatorio, asegurándoles que tiene agallas para robar bancos y que no se asusta, y se lo demuestra cogiendo el dinero de la caja de la gasolinera, por lo que deciden llevarlo con ellos.

Entretanto, hospitalizado el hombre que lo atacó en el comercio reconoce en las fotos mostradas por la policía a Clyde Barrow.

Este, ajeno a ello pasa la noche en el Motel Puetts, donde finge estar dormido para evitar los requerimientos amorosos de Bonnie.

Elegantemente vestidos, la pareja atraca un banco, viendo al salir que Moss, encargado de la conducción, aparcó el coche, por lo que tardan demasiado en huir, lo que hace que llegue la policía, debiendo Clyde disparar contra varios de ellos.

Por la noche en el cine, Clyde amenaza a Moss por su estupidez que le llevó a tener que matar, y que ahora los busquen por asesinato.

Le dice tras ello a Bonnie que ahora le buscarán por asesinato y no quiere que ella, a la que todavía no conocen, se pase la vida huyendo, pues no tendrán un minuto de paz, a lo que Bonnie le responde "¿me lo prometes"?.

Tras ello y por vez primera él se muestra cariñoso y se besan, tratando ella de estimularle para que se acueste con ella, aunque sin poder lograrlo, recordándole él que no le mintió cuando le advirtió que no era un hombre apasionado.

Recién salido de prisión, su hermano Buck, y su reciente esposa, Blanche, se reúnen con ellos, y lo celebran haciéndose fotos juntos con sus armas.

Buck le pide que no le hable a Blanche de la muerte del policía, pidiéndole Clyde a cambio que él no le cuente a Bonnie que Blanche lo convenció cuando escapó de prisión para que se entregara, contándole Clyde que es cierto que se cortó dos dedos del pie para no tener que hacer trabajos forzados.

Deciden ir juntos hasta Missouri, donde nadie los busca aún, alquilando una casa por un mes, el que será el primer hogar para Blanche y Buck, y donde Bonnie se siente a disgusto ya que no aguanta a Blanche, tan diferente a ellos.

Piden comida por teléfono que les lleva un muchacho que parece muy extrañado de la actitud de Bonnie y que oye hablar de esta y de Clyde, que descubre unas horas después, al mirar por la ventana cómo llega un coche policial que les tapa la salida de la casa, por lo cogen sus armas y comienzan el tiroteo mientras Blanche grita asustada y les entorpece, pese a lo cual consiguen salir en el coche, llevándose por delante el de los policías, superando otro cordón policial y recogiendo a Blanche que corría alocada y que continúa gritando en el coche, haciendo que Bonnie le pida de malos modos que se calle.

Paran el coche y en un aparte Bonnie le pide a Clyde que la eche, ante lo que él le recuerda que es la mujer de su hermano, diciéndole ella que Blanche es una paleta con la cabeza hueca, preguntándole Clyde si ella se cree de una clase especial, recordándole que ella era solo una camarera que salía con camioneros, diciéndole ella que lo único especial que tiene él, es su modo de tratar a las mujeres, que de ningún modo es como debe hacerse, aunque de inmediato se excusa diciendo que los nervios le hicieron decir eso sin pensarlo.

Tras reanudar su camino, leen en un periódico robado que la policía del suroeste está desconcertada de cómo Clyde y Bonnie logran eludir a sus perseguidores desde sus primeros asesinatos, atribuyéndoseles robos en sitios muy diferentes del país, en muchos de los cuales jamás estuvieron.

Los fugitivos deben detenerse en medio del campo debido a que Clyde tiene necesidad de hacer sus necesidades, no dándose cuenta de que están siendo perseguidos por un agente de la autoridad, el capitán Hamer, que está a punto de sorprenderlos, evitándolo Clyde, que lo sorprende a él y lo detiene, preguntándole qué hace un miembro de los Rangers de Texas en Missouri, decidiendo Bonnie fotografiarse con él para luego enviar sus fotografías a la prensa, llegando Bonnie a besar al capitán para una foto, escupiéndola este, provocando que Clyde se enfade, subiéndole atado a una barca y lanzándolo río abajo.

Realizan un nuevo atraco a un banco, debiendo Clyde disparar contra un policía que intentaba usar su pistola, siendo perseguidos tras ello por la policía, huyendo campo a través hasta llegar a Oklahoma, creciendo la fama de la banda Barrow.

Pero no consiguen demasiado dinero de ese atraco, y además, al repartírselo Blanche reclama una parte también pese a que no participa en los atracos, alegando estar como ellos en peligro, decidiendo Clyde darle su parte pese al enfado de Bonnie.

Moss se da cuenta de que su motor pierde aceite, por lo que deberán robar otro coche si quieren llegar a alguna parte, acercándose a una elegante casa donde roban un lujoso coche con el que huyen, aunque el propietario del mismo, Eugene Grizzard, los persigue con su novia, Velma, en el coche de esta, aunque tras un rato de persecución, y temiendo que los ladrones estén armados optan por darse la vuelta y denunciar el robo al sheriff, decidiendo entonces Clyde seguirlos a ellos.

Los alcanzan y los obligan a subir con ellos, compartiendo el viaje, reconociendo ellos que oyeron hablar de la banda, contándoles Buck su viejo chiste que ya no hace gracia a ningún miembro de la banda, hartos de escucharlo, y acaban intimando, hasta que, tras preguntarle a Eugene en que trabaja este cuenta que tiene una funeraria, momento en que Bonnie ordena que paren el coche y hace que se bajen.

Tras otra de sus paradas Bonnie desaparece, viendo Clyde que se aleja entre los campos de maíz, contándole a este, cuando la alcanza, que añora a su madre, prometiéndole Clyde que irán a verla.

Y poco después se reúnen con la familia de Bonnie fuera de la ciudad, en el campo y les dicen que guardan todos los recortes de periódicos en que hablan de ellos, pasando un día muy agradable con toda la familia, con la que se hacen fotos.

Les preguntan a dónde se dirigirán, diciendo ellos que ya no van a ningún sitio, que solo huyen, diciéndoles la señora Parker que está asustada, aunque le aseguran que no los cogerán y que los policías les dan importancia para luego tenerla ellos cuando los atrapen, pero que no lo harán, asegurándole que si hubieran hecho solo la mitad de los robos que les atribuyen serían ya millonarios, aunque para tranquilizarla le dicen que piensan dejar los robos y formar un hogar cerca de ella, aunque la anciana les dice que si vivieran tan cerca les cogerían y que deben seguir huyendo.

La banda se instala tras ello en el motel de un pequeño pueblo de Iowa, saliendo Blanche con Moss a comprar comida al pueblo.

Entretanto Bonnie le dice a Clyde que está deprimida tras separarse de su madre, pues cuando esta muera no le quedará familia, diciéndole Clyde que él es su familia, diciendo ella que creía que llegarían a alguna parte cuando empezaron, pero que ahora no hacen otra cosa más que huir.

Camino del pueblo Moss le dice a Blanche que debería volver a su casa, no explicándose ella cómo ha podido llegar a eso siendo hija de un clérigo, y eso que perdonó a Buck por haber liquidado su deuda con la sociedad.

Luego, mientras compran, y al ir a sacar el dinero, Moss deja ver su pistola, que un hombre de la oficina del sheriff ve, llamando a este para decírselo.

Esa noche alguien llama a la puerta de la habitación de Buck, gritando Blanche que los hombres están al otro lado, observando estos al levantarse que están rodeados por un montón de coches policiales, iniciándose de inmediato un tiroteo.

Valiéndose de granadas que lanzan contra su tanqueta, suben al coche en el que salen, aunque Buck resulta gravemente herido, al igual que Blanche, consiguiendo huir pese a todo, robando otro coche por el camino.

Una vez a salvo paran en un descampado donde Blanche grita angustiada al verle destrozada la cabeza a Buck, asegurando preferir la cárcel a seguir así.

Al amanecer escuchan la voz del sheriff que les conmina a que se rindan, pues están nuevamente rodeados, pese a lo cual prefieren subir al coche tratando de huir entre el fuego cruzado, siendo herido Clyde en el brazo, tras lo que deben abandonar el coche, sin poder coger el otro que tenían porque los atacantes lo destruyen.

Bonnie, Blanche y Moss consiguen huir pese a todo, dejando a Buck, ya muerto y a Blanche, siendo herida Bonnie por un agente que los sorprende.

Pese a sus heridas Clyde roba un coche con el que recoge a Bonnie y a Moss, que le sustituirá al volante huyendo juntos, parando en el camino junto a un grupo de inmigrantes que les dan agua y comida, llevándolos finalmente a casa de su padre, que al ver que son amigos de Clarence los acoge y ayuda.

Sabiendo que Blanche está retenida, el capitán Hamer se presenta con la intención de interrogarla y vengarse de su anterior encuentro con la banda.

Poco a poco Clyde y Bonnie se recuperan de sus heridas, enfadándose él cuando lee que dejó a su hermano moribundo, pues él lo creía muerto ya, quejándose también de que mientras han estado allí los acusan de haber atracado un banco, asegurando Clyde que atracarán ese banco en cuanto estén bien en venganza.

El padre de Clarence les dice que es un honor para él tenerlos allí y que pueden quedarse cuanto quieran, aunque poco después regaña a su hijo por dejarse manipular por ellos pese que ni siquiera permiten que pongan su nombre en los periódicos.

Hamer habla con Blanche, que lleva los ojos vendados e ignora quién es, y la ablanda hablándole de lo difícil que debió ser para la hija de un predicador vivir así, acusando a Clyde de haber matado a su propio hermano hasta conseguir sonsacarle el nombre del tercer hombre, C.W. Moss.

Durante ese tiempo de descanso Bonnie escribe su historia en poesía, consiguiendo que salga publicada en la prensa ante la felicidad de Clyde de cómo reflejó su historia, acostándose juntos por vez primera, asegurando Bonnie que todo fue perfecto.

Ignoran que el padre de Clarence se ha reunido con el capitán Hamer en una heladería.

Por la noche Clyde le propone a Bonnie matrimonio para hacer de ella una mujer honrada.

Bonnie le pregunta cómo actuaría si nada hubiera ocurrido, aunque Clyde solo dice que si estuvieran limpios actuaría de otro modo, atracando bancos en un estado y viviendo en otro cercano.

El padre de Clarence le dice a su hijo que al día siguiente cuando acompañe a Bonnie y a Clyde a la ciudad se quede allí y no regrese con ellos, pues ha hecho un trato con el capitán Hamer para que él pase solo dos años en prisión.

Al día siguiente van en efecto a la ciudad y esperan a Moss que no aparece, estando este oculto para no regresar con ellos, debiendo marcharse sin él cuando aparca junto a su coche el del sheriff, pensando esperar unos minutos para regresar a buscarlo.

Por la carretera se topan con el padre de Moss que parece haber tenido un problema con la rueda de su camión y que los detiene para pedir su ayuda.

Ven entonces cómo el hombre se tumba bajo el camión comenzando a salir una ráfaga de disparos desde los setos cercanos no dándoles tiempo a reaccionar, muriendo acribillados por los hombres de Hamer.

Calificación: 4