Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Bridget Jones' baby
Bridget Jones' baby

Bridget Jones's baby (2016) * Gran Bretaña / Francia / Irlanda / USA

          También conocida como:
                    - "El bebé de Bridget Jones" (Hispanoamérica)

Duración: 122 Min.

Música: Craig Armstrong

Fotografía: Andrew Dunn

Guión: Helen Fielding, Dan Mazer, Emma Thompson (Basado en los personajes de Helen Fielding)

Dirección: Sharon Maguire

Intérpretes: Renée Zellweger (Bridget Jones), Colin Firth (Mark Darcy), Patrick Dempsey (Jack Qwant), Sally Phillips (Sharon / "Shazza"), James Callis (Tom), Shirley Henderson (Jude), Sarah Solemani (Miranda), Neil Pearson (Richard Finch), Emma Thompson (Dra. Rawling), Jim Broadbent (Sr. Colin Jones), Gemma Jones (Pamela Jones / "Pam"), Kate O'Flynn (Alice).

El 9 de mayo Bridget Jones cumple 43 años y se pregunta cómo ha podido volver a acabar estando sola.

En realidad su cumpleaños comenzó 12 horas antes, como cualquier otro, con una llamada de su madre a las 6 de la mañana que le recuerda que el tiempo va pasando y que pronto no podrá tener ya hijos, diciéndole que no necesita a ningún hombre, pues los hay que venden su esperma por Internet.

Está contenta porque logró bajar a su peso perfecto y asegura sentirse llena de vida, observando cómo aun la miran los hombres.

Pero lamentablemente debe acudir a una ceremonia a la que esperaba no asistir tan pronto, la del entierro de Daniel Cleaver, al que han declarado muerto tras un accidente de aviación pese a que no aparecieron los cuerpos.

Observa que el templo está repleto de mujeres que parecen modelos rusas, viendo que también ha acudido su ex novio Mark Darcy con su nueva esposa.

Mientras Bridget recuerda lo encantador que era Daniel, y aquel poema que le recitaba, descubre que no era ella su única destinataria, pues lo recita una de las modelos rusas, dándose cuenta de que Daniel les llegó muy adentro a muchas mujeres.

A la salida se topa con Mark, que le presenta a Camilla, su mujer, algo muy incómodo.

Se marcha pensando que al menos en el trabajo nadie sabe que es su cumpleaños ni su edad, aunque nada más entrar la reciben todos en el estudio con un ¡Sorpresa!, viendo que hay varios carteles donde resalta su edad y con una tarta con sus 43 velas.

Bridget trabaja ahora como productora de televisión, colaborando con Miranda, la presentadora del informativo, que es también su amiga, con la que tiene una gran complicidad, indicándole en las entrevistas qué debe preguntar por el pinganillo, lo que en ocasiones da lugar a situaciones absurdas, como en una ocasión en que Bridget habla por teléfono y hace preguntas que Miranda le hace al entrevistado y que son incoherentes.

A la propia Miranda le dice que ha superado la fecha de caducidad sexual, aunque esta la anima a relacionarse con otros hombres por puro placer, invitándola a salir juntas esa tarde para divertirse, aunque ella rechaza la invitación para celebrarlo con sus amigos.

Le explican que en la cadena hay un nuevo equipo de dirección, habiendo contratado a Alice, una joven muy moderna, comentándose que debe echar a cualquier persona de mayor edad que ella.

Tras el trabajo acude al gimnasio en que trabaja su amigo Tom, que le dice que no podrá ir a la celebración de su cumpleaños porque Edward y él van a adoptar, viendo cómo tampoco podrán acudir sus amigas debido a compromisos con sus hijos, razón por la que acabó sola y haciendo un listado de propósitos como dar un carpetazo a los asuntos del corazón y quedar con amigos de espíritu libre como Miranda.

Acepta por ello su oferta y se van juntas a un festival musical, observando Bridget que no es lo que esperaba, pues el lugar es un barrizal en el que ella desentona con sus tacones, que se clavan en este, cayendo de bruces en medio de uno provocando la carcajada de un hombre que pasaba por allí y que la ayuda a salir del entuerto, tras lo que se presenta a ella como Jack.

Se verá además sorprendida al ver que van a dormir en una tienda de campaña, aunque enseguida se anima y tras cambiarse y ponerse una ropa más cómoda, sale a beber y a bailar con Miranda, que la reta a acostarse con el primer hombre que conozca.

Miranda y Bridget se emborrachan durante el concierto de Ed Sheeran, al que poco antes no habían conocido y al que le pidieron que les hiciera una foto, sorprendiéndose él de que no la quisieran con él.

Durante el concierto Bridget es izada y llevada de brazo en brazo por los asistentes hasta acabar perdida y totalmente borracha tratando de encontrar su tienda.

Cuando finalmente entra en esta le dice a Miranda, que está durmiendo, que tiene razón y que lo que necesita es un buen polvo, tumbándose en sujetador en la cama para descubrir que a su lado no está Miranda, sino Jack, aunque como está tan borracha le dice que su tienda es mejor que la suya y se queda con él y hacen el amor.

Entretanto Miranda acaba metida dentro de una gigantesca bola de plástico con la que llega rodando hasta Ed Sheeran, que se mete con ella en la bola, con la que siguen rodando hasta chocar contra unas casetas que derriban.

A la mañana siguiente, cuando Bridget despierta ve que está sola y se marcha, quedando muy decepcionado Jack cuando regresa con el desayuno y no la encuentra.

A su regreso, Bridget acude al bautizo del hijo de su amiga Jude, en el que ella participará como madrina, contándole a esta su gran noche con el desconocido, con el que dice hizo el amor durante 6 horas.

Se enterará en ese mismo momento de que el padrino será Mark Darcy, no pudiendo ya dar marcha atrás, volviendo a verlo por segunda vez en poco tiempo, encontrándose esta vez junto al altar, obligándoles luego a hacerse unas fotos juntos con el bebé.

Durante el baile salen juntos y hablan, pidiéndole Mark un cigarrillo, preguntándole ella si ahora fuma, diciéndole él que no lo hace, pero que está nervioso, viendo cómo de pronto trata de besarla, recordándole ella que está casado, confesándole él que se va a separar, y que Camilla regresó a La Haya, aceptando ella esta vez sus besos, tras lo que suben a una habitación donde vuelven a acostarse, asegurando él haberla echado de menos, aunque deben separarse, pues él tiene un vuelo a Jartum al día siguiente.

Cuando se despierta antes de partir de viaje ve una nota en la que le dice que cree que hicieron bien en poner punto final a lo suyo, pues la realidad es peor que sus deseos y que mientras estuvieron juntos ella tenía la sensación de que él nunca estaba estando ella casi siempre sola y no desea volver a cometer los mismos errores.

Unas semanas más tarde, y al observar que está volviendo a engordar decide hacer ejercicio, sugiriéndole su amiga Shazza que a lo mejor está engordando porque está embarazada, asegurándole ella que siempre usa condones, recordándole Shazza que sus condones veganos y biodegradables los compró al menos 20 años.

Decide hacerse el test de embarazo durante un descanso del trabajo con Miranda, viendo que este da positivo.

Piensa entonces que quizá sea su última oportunidad de quedarse embarazada, y, aunque duda de quién será decide tener al bebé, acudiendo a su ginecóloga, la Doctora Rawlings, a la que le pregunta si puede saber cuándo se quedó embarazada, aunque esta le dice que la fecha más probable estaría en medio de ambas relaciones.

Le cuentan entonces que Alice, la nueva directora despidió a la regidora por estar embarazada y está deseosa de introducir innovaciones, pidiendo a alguien dinámico e innovador, presentándose ella para demostrar que puede serlo.

Miranda le llama y le dice que ha descubierto a Jack, mostrándole una página web de contactos, Qwantify Love, de la que Jack Qwant es el creador, siendo muy famoso por haber creado un algoritmo capaz de medir el grado de compatibilidad de las parejas, lo que le ha proporcionado una gran fama convirtiéndolo en multimillonario.

Deseosa de comprobar si Jack es el padre de su bebé aprovecha los nuevos tiempos de la cadena para proponerle a su jefa entrevistar a Jack, haciendo que la peluquera le arranque algunos pelos para poder hacer la prueba de ADN, sin dejarse ella ver.

Miranda es la encargada de entrevistarlo, haciéndole las preguntas que Bridget le va sugiriendo por el pinganillo, enterándose así de que la idea de tener hijos le da pánico, viendo cómo le hacen preguntas que nada tienen que ver con su libro, viendo de pronto a Bridget en los controles.

A la salida él la aborda y le dice que hay formas más fáciles de contactar con él que haciéndole ir a una televisión nacional a hacer una de las entrevistas más vergonzosas, recordando que le decepcionó que despareciera.

Ella le confiesa entonces que está embarazada y que cree que el hijo es suyo, aunque le asegura que no espera nada de él, - salvo una prueba de ADN -, dice él y un repaso de su historial familiar, a juzgar por las preguntas que le hicieron en la entrevista.

Bridget aprovecha que llegan unas mujeres a pedirle un autógrafo para marcharse, mientras se debate, no sabiendo si quiere que sea el padre Jack o Mark.

Cuando ve la primera ecografía se emociona, prometiéndole a su bebé que lo hará lo mejor que pueda.

Deseosa de saber quién es el padre accede a hacerse la amniocentesis, aunque al ver la aguja de esta se echa para atrás y decide no hacérsela por miedo a abortar.

Bridget le cuenta a padre que está embarazada, aunque le pide que no se lo cuente aún a nadie, recomendándole él que diga siempre la verdad para no equivocarse.

Acude por ello a ver a Mark, al que encuentra en medio de un concurrido proceso en el que este defiende a un grupo de feministas extranjeras.

Mark se sorprende al volver a verla, y cuando ella le dice que está embarazada le da la enhorabuena, hasta que comprende que él puede ser el padre, ante lo que le dice que es la noticia más maravillosa de su vida, no atreviéndose ella a contarle la verdad sobre las dudas que alberga respecto a si es él o Jack el padre.

De hecho este reaparece poco después en casa de Bridget llevándole como presente una bota que ella se dejó hundida en un barrizal durante el festival en que se conocieron, no pudiendo ella explicarse qué hizo para recuperarla.

Él se excusa diciendo que se sintió desconcertado con la noticia del bebé, y recordando que no tuvieron una segunda cita ha decidido recuperar el tiempo perdido.

Se imagina lo que habrían hecho de haberla tenido, pensando que la habría llevado a un buen restaurante, llevando comida de un restaurante de lujo, llevándole además un ramo de flores para disculparse por una posible pelea, llevando además muebles suecos para montar juntos como cualquier otra pareja.

Ella se siente extraña al haberse enamorado del primer americano que pasa por su vida, tras lo que vomita.

Queda también con Mark y le dice que podrían llamar Jack a su hijo, yendo juntos a ver a la Dra. Rawlings, que le dice que ver la ecografía de un hijo es un momento único.

Lo mismo le dirá a Jack cuando va con él.

La cadena organiza un evento para presentar sus novedades, en las que la gente podrá crear a través una aplicación del móvil su propio canal, aunque mientras lo presenta Bridget falla la conexión y lo que aparece en pantalla es un grupo de marineros que acaban mostrando el culo a cámara, quedándose esa imagen fija frente a los invitados hasta que se acaba perdiendo la señal completamente, acabando por salir en pantalla su historial de búsqueda en Google, por la "H": hacer que mis muslos parezcan más delgados, o hacer que despidan a mi jefa, u hombres modelo buenorros.

Jack asiste a ese momento ridículo de Bridget, llegando poco después también Mark, pudiendo ver cómo ambos se presentan entre sí y toman una copa en el restaurante, conociendo cada uno de ellos el trabajo del otro.

Sale a cenar con los dos contando durante la reunión su historia con Jack en el festival y su relación posterior con Mark, indicándoles que por ello el hijo que espera puede ser de cualquiera de los dos, y reconoce que debió habérselo dicho antes, aunque les veía muy felices y no se atrevió.

Jack dice estar en shock, pero que lo más importante es el bebé, mientras que Mark se siente molesta y tras decir que tiene una reunión se ausenta.

Acude tras ello a ver a su madre a la oficina electoral, ya que se presenta a las elecciones al consejo de distrito, para contarle que está embarazada y que hay un 50 por ciento de posibilidades de que el hijo sea de Mark, preguntándole si hizo un trío y pidiéndole que no cuente nada para no perjudicarla en las elecciones.

Pero ella le dice que debe cambiar su mentalidad, pues los tiempos cambiaron y ahora hay lesbianas y madres solteras y le dice que debe modernizarse o no será elegida.

Cuando comienza sus clases preparto la lleva Jack en su moto, aunque antes de entrar ve que llega también Mark.

Como entran los tres la monitora cree que son la segunda pareja del mismo sexo y que ella es la madre gestante, fingiendo Jack que es así.

En la web de Jack, Mark realiza el test de compatibilidad ideado por este, observando que él y Bridget casi no son compatibles, mientras que Jack tiene un 97 por ciento de compatibilidad con ella.

Unos calambres la asustan, llevándola Jack al hospital, donde le dicen que lo que tiene son gases, recomendándole que no tome Pringles, llegando Mark ya tarde debido a que estaba en el juzgado, observando Bridget cómo tratan de competir entre ellos, lo que le hace sentirse mal, por lo que cuando están solos Jack le dice a Mark que podría estar más tiempo con ella y que no quiere pelearse con él y pensar en Bridget y en el bebé.

Hablan luego sobre el embarazo comentando Mark algo sobre los condones caducados, diciéndole Jack que él no usó condones cuando se acostaron, lo que lleva a Mark a pensar que es más probable que sea este el padre.

A partir de ese momento Mark deja de responder a las llamadas de Bridget y deja de acudir a las clases pre parto, siendo la siguiente vez que lo ve en la tele por defender al grupo feminista radical de Europa del este.

Su amiga le dice que debe preguntarse si se ve a sí misma llegando a anciana con ese hombre, que le dice que es fantástica.

Jack está completamente volcado en la relación y lo encuentra pintando la que será la habitación del bebé, diciéndole que estaría bien que vivieran juntos formando una familia, recordándole ella que el niño podría no ser suyo, lo que, dice Jack, cambiaría las cosas, preguntándole si prefiere que sea de Mark y si está enamorada de él, diciéndole que lo estuvo y que podría estarlo de él algún día.

Jack le confiesa entonces que le hizo pensar a Mark que el bebé era suyo porque la quería para él solo, pues cree que podrían estar muy bien juntos, dada su compatibilidad del 97 por ciento, diciéndole ella que a veces se quiere a una persona porque no se parece a ella.

Molesta por lo que hizo Jack, decide visitar a Mark, aunque cuando va llegar a su casa ve que también llega él, que es recibido por Camilla, por lo que decide marcharse mientras llora amargamente.

De ese modo y a solo 8 semanas del parto vuelve a estar sola, aunque la doctora Rawlings la anima y le dice que puede seguir sola, pues normalmente los hombres solo estorban.

Así pasan 4 semanas más y llega nuevamente la Navidad, cargando ella sola pese a su estado con el árbol hasta su casa.

Va a ver a sus padres, habiendo organizado su madre una fiesta, viendo que esta ha invitado a todo a mucha gente de todas las tendencias sexuales, asegurándole a Bridget que está orgullosa de ella.

Un día citan para una entrevista a un general coreano al que Miranda acosa a preguntas, sin que se den cuenta hasta terminada la entrevista de que no han entrevistado al general, sino a su chófer, lo cual, unido al hecho de que utilizara su trabajo para investigar al padre de su hijo y los fallos en la presentación de las novedades, acaban suponiendo su despido.

Bridget decide marcharse dignamente diciéndole a su nueva jefa que con su programación lo que hace es ensalzar la idiotez y espera que cuando su hijo crezca la integridad vuelva a estar de moda, yéndose orgullosa y admirada por sus compañeros.

Pero en realidad sabe que es difícil encontrar otro trabajo cuando acaban de despedirla y está embarazada de 9 meses, pese a lo cual decide no pensar en el futuro y sacar dinero para comprar algo para su bebé, tragándose el cajero su tarjeta por no acordarse del PIN, dándose cuenta además al salir del mismo que se ha dejado dentro su bolso y sus cosas, sin poder acceder ya al mismo al carecer de tarjeta.

Sola, y sin llaves se queda en la calle empapándose bajo el aguacero.

Entretanto, Mark, al ver el jersey que le tejió su madre unos años antes, cuando volvió a coincidir con Bridget después de su niñez, y recuerda aquel momento y sus posteriores encuentros.

Sentada junto a su portal piensa que va a ser la mejor madre del mundo, viendo entonces cómo se acerca Mark, que se sorprende al verla en ese estado, y le dice que ella es su mundo.

Ella le dice que creía que había vuelto con Camilla, contándole él que volvió solo para recoger las maletas y que se fue ya a la Haya, y fue a llevarla al aeropuerto.

Mientras vuelve a declararse, Mark ve que tiene el pantalón mojado, dándose cuenta de que Bridge ha roto aguas y empiezan sus contracciones.

Empieza entonces a sonar el teléfono de él, y habiendo decidido que no desea que el trabajo vuelva a interponerse entre ellos lo tira por la ventana, dándose cuenta demasiado tarde de que lo necesitaba para llamar a un taxi, y al no poder conseguirlo deben recurrir al dueño del restaurante italiano que conocen, que les lleva en su furgoneta de reparto, parando de hecho para repartir pizzas mientras van al hospital, pensando que dada la hora que es llegarán enseguida, pues no habrá tráfico.

Pero no contaban con que habría una manifestación por los derechos de la mujer promovida por las mujeres a las que defendió.

Deciden ir andando, cogiéndola Mark en brazos, dado que ella no pude hacerlo por las contracciones, acabando cansadísimo. Aunque entonces, y a dos kilómetros del hospital llega Jack en una moto y le relevará, para acabar finalmente llevándola entre los dos.

Una vez en el hospital Jack le pide que aguante el dolor con yoga, pero ella quiere que le pongan la epidural, aunque ya está muy avanzada y no puede darle nada.

Con grandes dolores, ella les pide que se vayan y luego, de inmediato que se queden, ofreciéndole cada uno de ellos una de sus manos, aunque ella rechaza la de Jack y aprieta con las dos suyas las de Mark, por lo que Jack se va fuera.

Mark le asegura que la querrá siempre y que querrá al bebé aunque no sea suyo, viendo cómo ella, ante una de sus contracciones le muerde fuertemente la muñeca.

Cuando llega el momento la doctora les echa.

Pamela celebra ser la ganadora de las elecciones cuando recibe la noticia de que va a ser abuela.

En la redacción todos aplauden al enterarse de que Bridget está de parto, dando Miranda la noticia por televisión.

Fuera Jack se disculpa ante Mark por no haberse comportado bien cuando escuchan el llanto del bebé y corren a la habitación donde ella les pide que saluden a su niño, al que besan, abrazándose luego entre ellos.

Poco después llegan sus amigos y la abuela, pidiéndoles la doctora a Mark y a Jack que vayan con ella para hacerse la prueba de ADN, deseándose ambos suerte.

Un año después, Bridget, vestida de novia camina con su padre hacia el altar, mientras los observan todos sus seres queridos.

Junto al altar la espera Jack con el niño en brazos, aunque no es él, sino Mark, el novio.

Terminada la ceremonia, Mark se reúne con Jack, que está fuera jugando con el niño y le pregunta qué hace con su hijo.

Por fin Bridget Jones deja ha dejado de ser una solterona y presume de su vida de casada.

Entretanto, en el periódico aparece la noticia de que ha aparecido con vida el famoso playboy del mundo editorial Daniel Cleaver tras un año de su desaparición.

Calificación: 1