Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Calabuch

España / Italia (1956)

Duración: 92 min.

Música: Guido Guerrini y Angelo F. Lavagnino

Fotografía: Francisco Sempere

Guión: Luis García Berlanga, Leonardo Martín, Florentino Soria, Ennio Flaiano (Historia de Leonardo Martín)

Dirección: Luis García Berlanga

Intérpretes: Edmund Gwenn (George Serra Hamilton / Jorge), Valentina Cortese (Eloísa), Franco Fabrizi (Langosta), Juan Calvo (Matías), Félix Fernández (Don Félix), José Luis Ozores (Cucherito), José Isbert (Don Ramón), Mario Berriatúa (Vicente), Francisco Bernal (Crescencio), Manuel Alexandre (Juan), Nicolás Perchicot (Andrés), María Vico (Teresa), Isa Ferreiro (Carmen).

A Calabuch, un pequeño pueblo de la costa valenciana, llega George Serra Hamilton, famoso científico atómico, deseoso de desaparecer de su país, cansado de que sus experimentos sean utilizados con fines belicistas.

En Calabuch se preparan para las fiestas y aparecen por ello dos hombres vestidos de romanos en la playa para recoger un alijo de contrabando, aunque, sorprendidos por Matías, el cabo, encargan a Jorge que entregue el paquete al Langosta, al que encuentra en la cárcel, donde es también encerrado él por el contrabando.

Pero la cárcel de Calabuch es especial, pues no tiene cerradura y el Langosta sale cuando desea, pues a menudo le requieren, ya sea para colocar unas bombillas, para poner en marcha el proyector, o para tocar en la banda, de la que es el trompeta, aunque siempre regresa a pesar de que Matías lo amenaza con no dejarle entrar si llega muy tarde.

Alegando que Jorge es tío suyo, también sale Jorge al que pide que se encargue del proyector mientras él sale con sus compañeros a por los productos de contrabando, provocando este que se rompa la película cuando trata de evitar que vean la noticia de su desaparición, acabando de nuevo en la cárcel.

Pero saldrá de nuevo al día siguiente, conociendo a Don Ramón, el farero, que tiene muy poco trabajo y que mata el tiempo jugando al ajedrez con el cura por teléfono.

Habla también con la maestra, la cual, creyéndole un vagabundo, le ofrece trabajo limpiando la escuela obligándole a acudir a las clases nocturnas con los analfabetos.

Don Félix, el párroco, le pide que toque el viejo órgano que solo se usa para esconder contrabando en la boda de Faustino pese a que es protestante, ganándose así a todos.

Ayuda además a Andrés para crear un gran cohete que les ayude a ganar en el concurso pirotécnico a los de Guardamar.

En el bar juega al dominó teniendo de pareja al Langosta y siempre ganan.

Debe consolar a Teresa, la hija de Matías, que es la que cocina para ellos, cuando su padre descubre que quiere irse a Venezuela para poder casarse con Juan, otro de los contrabandistas, el cual, para evitarlo la encierra con él en la cárcel.

Mientras Cucherito torea a Bocanegra, Jorge y varios hombres terminan de montar el cohete en el que Vicente pinta el nombre de Calabuch, consiguiendo cuando este explota en el cielo que el nombre del pueblo aparezca iluminado, consiguiendo ganar así por vez primera el concurso pirotécnico, tras lo cual Vicente los fotografía.

Esa fotografía saldrá publicada en el periódico provincial donde identifican a Jorge con el sabio desaparecido, aunque todos en el pueblo simulan ignorarlo.

Él trae de Guardamar muchos regalos. Una trompeta para Langosta, una barca para que Teresa y Juan se puedan casar y pinturas para Viicente.

Le pide a Langosta, que sabe que está enamorado de la señorita Eloisa, que cobre la recompensa por él, lo que sería una solución para él, aunque este se niega.

Al día siguiente el farero descubre una escuadra frente a Calabuch, por lo que, con tres fusiles, dos escopetas y las lanzas de los romanos, todos se aprestan a defender la costa, aunque Jorge no quiere que se luche por él y se entrega, haciendo que todos abandonen sus armas sobre la playa abatidos, para saludar al helicóptero en que va su amigo.

Calificación: 4