Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Cara de ángel

Angel face (1952) * USA

          También conocida como:
                    - "El otro rostro del crimen" (Argentina)
                    - "Seducción mortal" (Venezuela)

Duración: 91 Min.

Música: Dimitri Tiomkin

Fotografía: Harry Stradling

Guión: Ben Hecht, Oscar Millard, Frank S. Nugent (H.: Chester Erskine)

Dirección: Otto Preminger

Intérpretes: Robert Mitchum (Frank Jessup), Jean Simmons (Diane Tremayne), Mona Freeman (Mary Wilton), Herbert Marshall (Charles Tremayne), Leon Ames (Fred Barrett), Barbara O'Neil (Catherine Tremayne), Kenneth Tobey (Bill Crompton), Raymond Greenleaf (Arthur Vance).

Beverly Hills. Una ambulancia conducida por Frank Jessup llega con este y con Bill, su compañero a la mansión de los Tremayne para atender a su propietaria, Catherine Tremayne, a punto de morir debido a un escape de gas.

Observan que no estaba la llave del gas y por tanto no pudieron cerrarlo, lo que les hace sospechar que quizá no se trata de un accidente, pensando incluso en un intento de suicidio.

Al marcharse, Jessup ve en el piso de abajo a Diane Tremayne tocando el piano, y le explica que su madrastra está bien y se recuperará, poniéndose entonces la joven a llorar de forma histérica, debiendo abofetearla para conseguir que se calme, respondiendo ella abofeteándole a él.

Tras terminar su turno, Frank va a un bar, desde que llama a su novia, Mary Wilton, que también trabaja en el hospital como recepcionista, y mientras espera su respuesta llega Diane, que lo ha seguido, y que, tras disculparse entabla una conversación con él, viendo cómo cuando recibe la llamada de Mary le miente y se excusa ante ella diciendo que no irá a verla porque se encuentra muy cansado y que ya cenó, saliendo a continuación con Diane para cenar con ella. Contándole esta durante la cena que su madre murió durante la II Guerra Mundial y que su padre es un famoso novelista, aunque desde que fueron a América, tras la muerte de su madre no ha terminado ninguna novela.

Frank por su parte le cuenta que planea abrir un taller especializado en coches deportivos, ya que él fue corredor unos años antes y conoce el sector.

Tras cenar van juntos a bailar, contándole que es el primer hombre con el que baila desde que está en América.

Al día siguiente Diane llama a Mary y la invita a comer, mostrándose muy interesada en contribuir a financiar el taller de Frank afirmando estar dispuesta a aportar 1.000 dólares al proyecto, revelándole de paso que la noche anterior cenó con él tras hablar con ella por teléfono, dándose cuenta Mary de que en realidad quería saber qué tipo de relación tenía con Frank y su fe en él.

Por la noche Frank va a recoger a Mary a su salida del trabajo y la invita a cenar, aunque cuando él vuelve a tratar de engañarla, al contarle lo cansado que estaba la noche anterior y que tuvo que irse a descansar, ella se enfada le dice que puede ir a descansar también esa noche, pues ella tiene otros planes, yéndose con Bill.

Enseguida sabrá Frank el motivo de su enfado, cuando vuelve de nuevo al bar donde le encontró Diane la noche anterior y esta aparece de nuevo, rebelándole que habló con Mary y le contó que estuvieron juntos la noche anterior, así como la oferta que le hizo, aunque remediará de inmediato su posible enfado ofreciéndole correr el mes siguiente en la carrera de Pebble Beach con su coche.

Quedan para después de la cena y ella le ofrece un tranquilo trabajo como chófer de la familia, con el mismo sueldo del hospital, tras lo cual lo besa.

Habla además con Catherine tratando de que esta invierta en el taller de Frank, prometiéndole a este que estudiará su propuesta que le parece muy razonable y que hablará con su abogado.

Pero poco después Diane se reúne con Frank de nuevo y le dice que Catherine tiró su propuesta a la papelera, tras lo que le dice que será mejor que no se vean durante unos días, pues si su madrastra descubre su relación tratará de hacerles daño.

Y por la noche Diane acude aterrorizada a la habitación de Frank, contándole que Catherine ha tratado de matarla abriendo el gas de su habitación, y cerrando la ventana y la puerta.

Pese a lo dramático de su relato Frank no la cree, pensando que, de hecho fue ella quien lo abrió la primera vez.

Conociendo ya el carácter de Diane, Frank vuelve a llamar a Mary para preguntarle si ha decidido ya salir con Bill o, si a pesar de todo tiene alguna oportunidad de volver con ella, ya que, según le dice, está pensando en dejar su trabajo.

Diane ve que Frank está haciendo la maleta, explicándole él que abandona su trabajo y le dice que no desea verse mezclado, pues está seguro de que ella odia tanto a su madrastras que es capaz de matarla.

Ella entonces coge su maleta y le pide que lo lleve con él, pues está dispuesta a abandonar su lujosa vida por él, pues solo le ata a la casa el amor a su padre.

Él dice que lo medite para que sepa a qué se arriesga y él le promete que también lo pensará y que en ningún caso se irá sin ella

Al día siguiente Frank sale con el coche de la familia, y al no estar él y tener que salir Catherine a Santa Barbara para su torneo de bridge, decide que conducirá ella misma, llegando cuando está a punto de partir Charles, que le pide que de camino a Santa Bárbara le deje en Beverly, comprobando cómo al arrancar el coche este sale a gran velocidad hacia atrás precipitándose al vacío y muriendo el matrimonio.

La policía interroga a Frank como encargado de los vehículos de la familia, y tras encontrar su maleta hecha junto a la Diane llegan a la conclusión de que él manipuló el coche para provocar el accidente y huir tras ello con Diane, que, también detenida, debe ser tratada con sedantes tras sufrir una crisis nerviosa motivada por la muerte de su padre.

Cuando Fred Barrett, su abogado acude a verla ella le dice que la culpa es solo suya, excusando a Frank de lo ocurrido, diciéndole Barrett que las pruebas le acusan más a él que a ella, dados sus conocimientos sobre mecánica, convenciéndola de que tendrán más oportunidades de convencer al jurado si aparecen juntos, proponiéndoles que se casen, lo que les favorecería, y serviría para explicar la razón por la que se encontraba la maleta de ella en la habitación de Frank, al que convencen también de la conveniencia de hacerlo, celebrándose finalmente una fría boda con los dos encarcelados.

El abogado prepara su defensa declarando su inocencia, no mencionando los problemas mentales de Diane, que le favorecerían a ella, pero no a Frank.

Los peritos demuestran durante el juicio que faltaban varias piezas que hicieron que el coche saliera marcha atrás a todo gas, pensando que fue rectificado, haciendo sin embargo Barrett dudar al jurado de que hubiera existido una manipulación del vehículo, ya que aunque raras, a veces hay piezas defectuosas.

El abogado hace además que el jurado se conmueva al mostrar a la pareja como dos enamorados dispuestos a fugarse juntos pese a que ello suponía para ella abandonar su lujosa vida, siendo finalmente declarados inocentes.

De vuelta a la mansión Tremayne, Frank le hace ver que pedirá de inmediato el divorcio.

Diane le muestra el dolor que le produjo la muerte de su padre, que lo fue todo para ella desde que su madre murió durante un ataque aéreo cuando ella tenía 10 años, pensando desde que se casó con Catherine lo felices que serían los dos solos si ella muriera, aunque comprendió al verlos muertos juntos que ella realmente amaba a su padre y que no había hecho nada.

Pero a pesar de su remordimiento Frank decide seguir adelante con su divorcio, afirmando sentirse avergonzado por haberse prestado a su juego, deseando volver con Mary.

Pero Diane le dice que Mary no volverá con él, pues siempre le quedarán dudas de si realmente es un asesino, apostándose su coche deportivo a que no conseguirá que regrese con él.

Pero Frank, convencido de lo contrario regresa a ver a su antigua novia, que lo recibe amigablemente junto con Bill, aunque rechazando de plano volver a salir con él, pese a que nunca le creyó culpable, pues no desea que él sea un trofeo a disputarse con otras mujeres, teniendo previsto casarse con Bill en breve.

Diane, por su parte acude a ver al señor Barrett, para hacer una declaración formal ante él, afirmando que fue ella quien mató a su madrastra y a su padre y que Frank no sabía nada, aunque le sonsaco hábilmente para que él le explicara el modo de modificar el coche.

Le dice que una vez que Frank la ha abandonado no le importa ya nada seguir viviendo, por lo que pide que lleve su declaración al fiscal, respondiéndole su abogado que una vez absuelta no puede volver a ser juzgada por el mismo delito, por lo que de nada sirven su arrepentimiento y su confesión.

De vuelta a su casa encuentra a Frank, que, perdida su apuesta va a devolverle las llaves del coche y a recoger su equipaje, teniendo previsto instalarse en México, preguntándole ella si puede ir con él, aunque conoce ya su respuesta.

Ante su negativa, Diane le pide un poco más de tiempo. El que necesita para llevarlo hasta el autobús, para tratar de convencerlo de que la lleve con él, aceptando él su ofrecimiento, aunque le asegura que no le servirá para nada.

Finalmente sube al coche y ella pone entonces la marcha atrás del coche pisando a fondo el acelerador, y enviando el coche con los dos hacia el mismo precipicio por el que cayeron Catherine y su padre, muriendo junto al hombre al que amaba.

Calificación: 3