Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Carmen
Carmen

España (1983) *

Duración: 102 min.

Música: Paco de Lucía, George Bizet

Fotografía: Teo Escamilla

Guión: Carlos Saura, Antonio Gades (Prosper Mérimée)

Dirección: Carlos Saura

Intérpretes: Laura del Sol (Carmen), Antonio Gades (Antonio), Cristina Hoyos (Cristina), Paco de Lucía (Paco), Pepa Flores (Pepa), Juan Antonio Jiménez (Juan), José Yepes (Pepe Girón), Sebastián Moreno (Escamillo).

Antonio ensaya con las mujeres de su compañía una pieza, haciéndoles repetir un paso a varias de ellas individualmente, dejándolas luego con Cristina para que siga ella el ensayo mientras él habla con Paco al que le pide que en su próximo viaje a Sevilla le busque una chica de las que están con Enrique "el Cojo" o en "Los Gallos" para la Carmen, pues no termina de convencerle ninguna de las que tienen.

Mientras Pepa interpreta una canción acompañada por Paco a la guitarra Antonio comienza a escuchar la Carmen de Bizet que se mezcla con la canción flamenca.

Mientras la escuchan se acerca Paco y le propone a Antonio interpretar esa música con guitarra española, haciéndole una demostración, pidiendo él que la repitan aunque algo más lento, probando con ese ritmo él y Cristina.

Le pide luego a Cristina que pruebe unos pasos con las chicas mientras él y Paco acuden a la academia de María Magdalena para ver a sus bailarinas.

Mientras las observan llega otra alumna, Carmen, a la que la profesora regaña por su tardanza, aunque se incorpora de inmediato a las clases, fijándose Antonio en ella, recordando más tarde que era viernes y no la olvidaría.

Pocos días después ella fue con su representante a su estudio, empezando los ensayos de inmediato sin que ella se cambie, pidiéndole Antonio que le siga sus pasos, haciéndolo ella sin dejar de fumar.

Vuelven a verla Paco y él al tablao en que ella actúa, contándole ella en el camerino tras el espectáculo que baila desde los 15 años y que lleva 3 meses bailando el en tablao y que da clases cada día.

Antonio le muestra el libreto de Carmen de Mérimée, advirtiéndole ella que cuando se propone algo lo consigue.

Carmen le asegura luego a su representante que va a hacer ese papel sin hacer caso de las objeciones de él al que no le gusta el desdén con que le trata Antonio.

En efecto Carmen comienza a ensayar con Cristina a la que Antonio le pide que le ayude pese a que Cristina le dice que hay otras mucho mejores diciéndole Antonio que aunque ella es sin duda la que mejor baila necesitan una mujer más joven para interpretar la Carmen, pidiéndole que enseñe a Carmen y la ayude.

Pese a ello Antonio le exige mayor empeño, pues Cristina se la come en los ensayos y debería ser al revés, debiendo creerse que de verdad es la Carmen.

Ensayan tras ello la escena de la fábrica de tabacos en la que Cristina reta a Carmen, hasta que se forman dos bandos, favorables a una o a la otra, que se pelean hasta que Carmen acaba rajándole a su oponente el cuello.

Se acercan tras ello los guardias civiles para detener a Carmen por el homicidio, aunque el encargado de hacerlo, José, se queda prendado de ella de inmediato, de lo que ella se aprovecha, sabiendo ella camelarlo, por lo que la deja escapar, siendo hecho preso él debido a ello.

En su siguiente ensayo Carmen vuelve a llegar tarde, como en otras ocasiones mientras la esperaban para la escena en que Carmen lleva a José a casa de una vieja celestina.

Tras un pequeño ensayo, pasan interpretar la escena en la que ella seduce a José hasta acabar en la cama.

Una noche Carmen se acerca a casa de Antonio al que ve desde fuera ensayando.

Nada más abrirle la puerta él se abalanza sobre ella abrazándola y besándola, pidiéndole ella tranquilidad y algo de beber.

Él le cuenta que cuando llegó ella estaba bailando la Farruca, algo que le ayudó a comprender lo que era el baile, preguntándole ella si nunca la bailó por amor, diciendo él que no, a lo que ella le dice que no encontrará un momento mejor, pidiéndole que la baile para ella, lo que él hace para ella.

Tras acostarse, y cuando él se queda dormido ella se viste, despertándolo sin querer, y no queriendo quedarse pese a los ruegos de él.

Ya no podrá volverse a dormir tras ello y vuelve a bailar, imaginándose la siguiente escena, la más tópica. La de ella con la peineta y el abanico.

Entretanto Carmen acude a la cárcel, para ver a su marido.

Al día siguiente celebran el cumpleaños de uno de los miembros del equipo y durante la misma Antonio le pregunta a Paco qué sabe de Carmen, contándole este que lo único que sabe es que está casada con un tipo al que encarcelaron tras pillarlo con droga, algo que Antonio ya sabía, preguntándole si sabe si vive con alguien, contándole Paco que dejó a Girón, pero que no sabe si anda con alguien más y le pide que se olvide de ella, pues se está desquiciando.

Sale tras ello Carmen con la peineta y comienza a bailar, saliendo también Cristina, teniendo un pequeño duelo entre ambas, antes de que salga otro compañero disfrazado de torero que hace varias faenas a uno de sus compañeros que embiste contra su capote, mientras subido a caballito en un compañero y con un bastón simula otro ser un picador, acabando la faena con la muerte del toro y la salida a hombros del torero hasta la calle, donde le dejan caer.

Antonio los observa divertido desde la ventana, viendo que llega entonces un coche al que se dirige Carmen, besando a un hombre que viene con el representante de ella.

Carmen se lo presenta poco después como su marido, que acaba de salir de la cárcel.

Continúan tras ello los ensayos acabando todos agotados, preguntándole ella qué le pasa, pues casi los mata.

Él le responde que debe ir con su marido, diciendo ella que su marido solo quiere dinero y que ella ya no lo ama, asegurándole que le ha contado lo suyo y que le importa un rábano, tras lo que vuelven a acostarse, dándole él un fajo de billetes para su marido, pidiéndole que le diga que lo deje en paz.

Él le asegura que tiene miedo de perderla, insistiendo ella en que es el único al que quiere.

En su siguiente encuentro en el estudio juegan a las cartas Antonio, José, el marido de Carmen y dos compañeros de la compañía.

Gana José, al que Antonio acusa de hacer trampas comenzando una pelea coreografiada a bastonazos entre ellos en la que Antonio golpea duramente a José hasta acabar con él mientras Carmen, que observaba la escena, se acerca hasta José, se arranca el anillo de compromiso y lo lanza, tras lo que se acerca a Antonio para ponerse junto a él, mientras todos los observan con cara de reprobación.

En ese momento dan por terminado el ensayo y todos aplauden.

Vuelve tras ello Antonio a hablar con Paco, el cual le dice que le ve muy bien, pese a lo cual Antonio afirma que el año siguiente dejará el baile, lo que Paco le recuerda viene diciendo desde hace 15 años y en vez de ello cada vez baila mejor y lo ve muy bien.

Poco a poco se marchan todos los que estuvieron en el ensayo tras cambiarse, aunque echa de menos a Carmen por lo que se acerca hasta los vestuarios donde la encuentra acostándose con uno de los miembros de la compañía.

Antonio trata de pedirle explicaciones, pero ella le pide que la suelte y no le hace caso, no pareciendo dispuesta a dárselas.

Él reconoce que no tiene derecho a pedirle nada, pero asegura que no puede seguir así, a lo que ella le dice que no quiere que la atormente ni la vigile y que quiere ser libre, preguntando él qué le dan los demás que no le dé él y por qué le engaña con cualquier imbécil.

Ella le dice que no le prometió nada y él no puede exigírselo, diciéndole que le quiere y que eso debería bastarle, aunque él le dice que es celoso y posesivo y no quiere compartirla con nadie, preguntándole ella si no comprende que lo quiere.

El siguiente ensayo lo realizan como si se tratara de un baile popular donde hay un gran número de figurantes todos bailan un pasodoble taurino, haciéndolo Antonio con Carmen.

Llega entonces Escamillo tras una tarde de triunfo en la plaza, siendo ovacionado por todos, pidiéndole a Carmen, al llegar junto a ella que baile con él, lo que esta acepta gustosa sin hacer caso de la mirada celosa de Antonio, que acaba arrancándoselo de los brazos, ante el enfado del torero, que decide continuar su camino e irse con sus admiradores para seguir la juerga, aunque Carmen sigue mirándolo.

Antonio y Carmen vuelven con los suyos, aunque ella, harta de sus celos se cambia de grupo y se va nuevamente con el torero.

Antonio vuelve a buscarla y se la lleva a la fuerza, ante lo que los acompañantes del torero sacan sus navajas, pidiéndoles este que las guarden, retando a "José", enfrentándose en un baile.

Pero Carmen está ya cansada de las reacciones celosas de él por lo que le pide que la deja ya, asegurándole que ya no lo quiere.

Él trata de abrazarla, aunque ella lo rechaza una y otra vez, ante lo que él, no pudiendo soportar por más tiempo esa situación saca su navaja del bolsillo y se la clava repetidamente hasta acabar con ella.

Calificación: 3