Bienvenidos a mi página de resúmenes

Carmen y Lola

España (2018) *

Duración: 103 Min.

Música: Nina Aranda

Fotografía: Pilar Sánchez Díaz

Guion y Dirección: Arantxa Echevarría

Intérpretes: Rosy Rodríguez (Carmen), Zaira Romero (Lola), Moreno Borja (Paco), Carolina Yuste (Paqui), Rafaela León (Flor), Juan José Jiménez (Rafa).

Carmen, una muchacha gitana se prueba su vestido de pedida en su habitación.

En la calle, un grupo de chicos gitanos, entre los que está su novio, hablan de otra chica, que, dicen, le dio a otro de ellos muy rápido el teléfono, por lo que consideran que no les conviene, pues si les ven juntos le obligarán a pedirla.

Carmen baja y tontea con su novio, advirtiéndole su madre que le queda un mes para la pedida.

Los padres de Lola tienen un puesto en el mercadillo, dedicándose Lola a hacer grafitis, aunque su madre le pide que acuda al culto, diciéndole ella que quiere estudiar, pues tiene exámenes, y, en vez de ir al culto va a un cíber y busca en Internet videos sobre lesbianas, aunque enseguida se asusta al ver las escenas y se marcha.

Un día, mientras ayuda a sus padres en el mercadillo comienza una fuerte tormenta que les obliga a recogerlo todo.

En el mismo mercadillo los padres de Carmen deben hacer lo mismo, necesitando de unos plásticos, quedándose Lola extasiada al mirarla, fijándose también en su pecho cuando se agacha, y luego cuando le da los plásticos le acaricia la mano.

En su casa pide a su padre que le firme un permiso para ir a un museo, pero este se niega a hacerlo y le dice que no vaya, pues tiene que ir al mercadillo, y, aunque Flor, su madre intercede por ella, diciéndole a su marido, Paco, que es mejor que su hija aprenda, pues en la vida hay que buscar algo diferente a tener la nevera llena, Paco le dice que en los institutos hay porros y drogas y Lola ya sabe leer y de cuentas y lo que debe hacer es ir más al culto y buscarse uno de los mozos casaderos, pues, recuerda, a su edad ya estaban ellos casados.

Así pues, en vez de, al museo, va al mercadillo, viendo desde el coche a Carmen, por lo que, una vez instalados le pide permiso para ir a por los plásticos, proponiéndole Carmen cuando la ve ir a fumarse unos cigarrillos, llevándola de la mano.

Carmen le cuenta que tiene 17 años, contándole Lola que ella los hará pronto y que vive en la UVA, diciéndole Carmen que ella vive en Vallecas y que ya la han pedido, diciéndole Lola que ella no tiene novio ni quiere tenerlo y que estudia para ser profesora y no depender de nadie, siendo la única gitana en su instituto.

Carmen, por su parte le cuenta que quiere ser peluquera y que no va al instituto porque no lo necesita, pues ya va a casarse.

De hecho, Carmen sale a buscar trabajo, pero al ver que es gitana no se lo dan y se marcha enfadada tirando un expositor.

Lola, por su parte, acude al culto como desea su padre.

Carmen descubre, al hacer la cama de su hermano una revista con mujeres que se queda mirando unos segundos antes de volver a esconderla, recordándole luego su madre, cuando se queja de tener que hacerlo todo ella, que cuando se case, en casa de su suegra tendrá que hacerlo todo ella, y no quiere que puedan llamarle la atención.

Carmen está muy nerviosa mientras se viste para la pedida, regalándole cada una de sus amigas un complemento, tras lo que bailan y posan con sus mejores galas.

A la pedida acuden también Lola y sus padres ya que Rafa, el novio, es sobrino de Flor.

El padre de Rafa pide a al padre de Carmen la mano de su hija, diciendo el padre de esta, que su hija nunca ha salido sin nadie que la acompañara.

Aceptan el compromiso, aunque indican, la última palabra la tienen los novios, los cuales aceptan el compromiso.

Lola y su familia llegan a la fiesta, viendo Lola a Carmen con su vestido de gala.

Rafa le presenta a Carmen a su tío Paco y a su prima Lola, aunque reconocen que ya se conocían.

Lola observa cómo Carmen baila y luego la invita a bailar con ella hasta que la releva el novio.

Lola va de cuando en cuando a una asociación cultural de su barrio para ayudar a los niños que tienen dificultades con sus estudios, aunque de cuando en cuando lo utiliza como escusa para ir al cíber, aunque antes hace grafitis en la estación.

Chatea con una chica que se hace llamar Lesb y que le propone quedar para ir un día a Chueca, pidiéndole su teléfono, aunque ella no se lo da.

En su siguiente día de mercadillo vuelve a buscar a Carmen, con la que van a pasear y a fumar, pidiéndole esta que le cuente algo de Rafa, su novio, aunque Lola le dice que solo le ve cuando hay algo de familia, pero que es buen chico y guapo, contándole Carmen que Rafa dice de ella que se cuenta que es un poco rarilla.

Paqui, la encargada de la asociación cultural sabe que Lola es diferente, y le dice que debería salir de allí, aunque ella no lo desea, pues, dice, lo tiene allí todo, ofreciéndose Paqui a ayudarla en todo lo que necesite.

Una mañana, la hermana de Carmen la despierta para mostrarle algo. Pintaron un corazón con el nombre de Carmen en la pared e enfrente de su casa, dando Carmen por sentado que fue Rafa quien lo hizo.

Pero cuando queda de nuevo con Lola para fumar, se fija en la mano de esta, y al ver pintura en la misma se da cuenta de que no fue Rafa, sino ella quien hizo la pintada y le pregunta, enfadada, por qué pinta corazones, respondiéndole que era una broma.

Carmen le dice entonces que Rafa tenía razón, que es rara y que es una bollera y que a ella le dan mucho asco y que no se confunda con ella.

Paqui va a visitar a Lola, pues lleva varios días en la cama sin querer salir, aunque su madre le dice que no está enferma.

Se reúne con ella y le pregunta por qué no va a la asociación y le pregunta si le pasó algo en el instituto, respondiéndole que no, pero que no quiere ir más a clase, pues lo único que le van a dejar hacer es un curso de peluquería.

Le dice también que odia ser mujer, pues solo puede tener hijos y fregar y ella no quiere esa vida, pues no puede tener ni sueños de viajar y estudiar, tras lo que le confiesa estar así porque lo más bonito de este mundo le dijo que le daba asco.

Carmen se muestra enfadada con Rafa y discuten porque ella se ha enterado de que él "ronea" con la Chata, y le dice que va a montar una peluquería con el dinero de la pedida, diciéndole Rafa que hará lo que él quiera.

Flor obliga a Lola a levantarse para ir al cumpleaños de su primo, al que ella va finalmente sin ganas, pudiendo ver allí de nuevo a Carmen bailando con su primo.

Mientras mete bebida en la nevera, se la acerca Carmen que le pregunta si está enfadada y le dice que deben llevarse bien, pero que debe entender que son muy diferente, diciéndole Lola que la que está confundida es ella.

Unos días después Carmen la cita por WhatsApp y quedan en la estación.

Carmen le pregunta desde cuándo es bollera, enfadándose Lola de que la llame así.

Le pregunta si ha tenido alguna novia y si ha besado a alguna chica, reconociendo Lola que no, por lo que Carmen le pregunta cómo sabe que le gustan las chicas si nunca se ha besado con una, a lo que Lola le responde que como sabe ella que no le gustan las chicas si nunca se ha besado con ninguna.

Lola intenta besarla, y aunque Carmen la rechaza varias veces, finalmente le deja que la bese, diciéndole tras ello que no ha sentido nada, diciéndole Lola que es porque fue una mierda de beso, tras lo que le da otro.

Flor no entiende que después de no querer salir de la cama, ahora no pare de bailar.

Algunas mujeres, y entre ellas Flor, acuden al centro social donde también bailan.

Lola guarda entres sus cosas el paquete de tabaco que fumaron juntas.

Vuelve a verse con Carmen en el mercadillo, observando que Carmen parece contenta y le habla de su novio, pues dice, son amigas y entre amigas se cuentan esas cosas.

Le dice también que lo del día anterior fue solo un juego, aunque entonces Lola la coge de la mano y la sube a un portal cercano y empieza a besarla para comprobar si fue solo un juego.

La lleva luego a su escondite, y le dice que soñó que vivían juntas al lado del mar, contando Carmen que nunca ha visto el mar.

Se besan, siendo vistas por la mujer que limpia en el portal de Lola.

Al hacer la cama de su hermano, Carmen vuelve a ojear la revista de su hermano.

Lola se escapa del instituto y se va a pasar el día con Carmen, yendo hasta cerca del aeropuerto para ver despegar un avión, diciéndole Lola que algún día subirán en uno de esos, aunque Carmen dice que le da miedo.

Va a enseñarla a nadar, aunque van a una piscina vacía y simulan que nadan y que bailan en el agua, yendo luego juntas a comer a casa de Lola, donde el padre de esta dice que le da gozo que sean tan amigas, pues admira mucho a su familia.

Duermen incluso juntas pese a que la cama de Lola, le dicen, es pequeña.

Al día siguiente Paco las lleva al mercadillo.

Pero de pronto deja de verla y pasa una semana sin que Carmen conteste sus mensajes.

Acude por ello a su casa, pero ve cómo le cierra la ventana y ni siquiera habla con ella.

Tras ello Lola pasea sola y llora y tiene ataques de rabia.

Pero después de unos días vuelve a casa de Carmen y la avisa para que se asome, viendo que, bajo el corazón que pintó frente a su casa le escribe: "ya te he olvidado".

Carmen decide finalmente dejar a Rafa, que le pregunta enfadado si hay otro, pues no puede entender que le deje, por lo que le dice que no va a permitir que le deje y que es él quien la deja a ella.

En su casa, Lola recibe un mensaje de WhatsApp y sale riendo hasta encontrar una pintada que pone "yo no puedo olvidarte".

Cuando sale del instituto, le espera Carmen fuera y le pregunta qué van a hacer, señalando Lola que quererse, pues solo quiere estar con ella.

Carmen le dice que le ha escrito una carta y se la da, aunque le pide que no la lea aún y le cuenta que ya no quiere ser peluquera, aunque no sabe qué quiere ser.

El padre de Carmen regaña a esta porque se le olvidó recoger a su hermana al colegio, y está muy rara.

Lola lee la carta en la que dice que la echa de menos y que la quiere, pues le gusta como para casarse con ella si pudiera, aunque sea una chica.

Tras leerla, Lola guarda amorosamente la carta dentro la caja con sus cosas.

La madre de Carmen le regaña. No entiende lo que ha hecho, diciéndole que no quiere casarse con alguien a quien no quiera, diciendo entonces su hermana pequeña que está así desde que sale con la prima de Rafa.

Deciden encerrarla, aunque ella se escapa y va al centro cultural, donde Paqui le dice que por una tontería se puede buscar la ruina.

En su casa, Lola ve que alguien ha sacado sus cosas de la caja, y encuentra a su madre en su habitación leyendo la carta de Carmen.

Flor le dice que no sabe leer bien, pero sabe leer pequeñas frases, como "te quiero Lola", y le pide que le diga que es mentira, porque es un pecado muy grande, mientras llora y le dice que les va a buscar la ruina, pues además su vecina lo va contando porque las vio besarse y si se entera su padre las mata a las dos, por lo que le pide que diga que son cosas de crías.

Pero Lola no le dice que no puede decirle que es mentira y que es una tontería, diciendo su madre que se lo tiene que decir a su padre, pues lo sabe todo el barrio y es mejor que se entere por ella.

Sale y le muestra la carta a Paco, que se enfada al verla y le dice a Flor que es culpa suya y la llama cerda, pidiéndole también el padre que diga que es mentira.

La saca tras ello de casa y la sube al coche, sin permitir a su mujer hacer nada más que llorar, y la lleva al culto para hablar con el pastor, aunque le dicen que está en Granada, por lo que habla con la mujer de este, pues le dice, es un tema de niñas.

Paqui ve desde la ventana a Flor deambulando por el descampado y decide bajar para ver qué hace llorando allí en la calle.

La mujer del pastor le dice que su conducta es aberrante y antinatural y reza por ella y le dice que el diablo le nubla la razón, pues es una abominación, pidiéndole ella a su padre que le deje marcharse de allí, mientras la pastora pide a Dios que aniquile al diablo que tiene dentro y que honre a Dios y a su padre.

Le cuenta luego a este que hay pastores en el sur que se dedican a sacar ese demonio del cuerpo y que cuando vuelva querrá casarse.

Entretanto Paqui va a ver a Flor y preguntarle qué le pasa, y esta le dice que todo es culpa suya por meterle a su hija ideas raras en la cabeza y le dice que Paco los quiere matar a ella y a la niña.

Llega entonces Paco en su furgoneta con Lola, que corre a refugiarse tras Paqui para evitar que su padre le pegue.

Paqui le dice que es solo una niña y trata de calmarlo mientras él amenaza con cortarle el pelo allí mismo, tratando Flor de evitar el espectáculo ante las vecinas, que empiezan ya a mirarlos, pidiendo Paqui que deje que se la lleve a su casa un par de días y hablan cuando esté más tranquilo.

Flor le pregunta qué les dijo el pastor, contando él que deben ir al sur para curarla, diciéndole Paqui que no está enferma, acusándola a ella de haberla hecho enfermar.

Paco afirma que le han buscado la ruina, mientras Flor le pide que se vaya a casa y le pide a Paqui que se la lleve a su hija, pese a que esta indica que no quiere irse, diciendo Paco que no es su hija, ni es gitana y que reniega de ella.

Carmen, desde la asociación cultural lo escucha todo llorando.

Paqui las lleva hasta un piso lejos del barrio, aunque Lola va totalmente ausente.

Paqui hace una llamada para pedir ayuda, y Lola sigue totalmente ausente, sin hacer caso a las caricias de Carmen.

Y a medianoche, Carmen se levanta y despierta a Lola, diciéndole "vámonos mi amor".

Cogen el dinero de Paqui de su cartera y escriben "Gracias", en un sobre.

Cogen luego un autocar que les lleva hasta el mar. Carmen, al verlo le dice, mira, es como en las películas, diciéndole Lola que no, que es mejor.

Cuando bajan, ya libres y solas, en la playa, corren juntas hacia el agua.

Calificación: 2