Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Carol
Carol

Carol (2014) * USA / Gran Bretaña / Francia / Australia

Duración: 118 min.

Música: Carter Burwell

Fotografía: Ed Lachman

Guión: Phyllis Nagy (Novela: Patricia Highsmith)

Dirección: Todd Haynes

Intérpretes: Cate Blanchett (Carol Aird), Rooney Mara (Therese Belivet), Kyle Chandler (Harge Aird), Jake Lacy (Richard), Sarah Paulson (Abby Gerhard), John Magaro (Dannie McElroy), Sadie y Kennedy Heim (Rindy Aird), Cory Michael Smith (Tommy Tucker), Kevin Crowley (Fred Haymes), Nik Pajic (Phil).

Diciembre de 1952, cerca de la Navidad un hombre, Jack, llega a la cafetería del Ritz Tower, viendo allí a dos mujeres sentadas en una de las mesas y yendo a saludar a Therese, una de ellas a la que dice que hace meses que no ve, presentándole esta a Carol, su acompañante.

Jack le dice que está esperando a Ted y a otros amigos para ir a la fiesta de Phil, y la invita a unirse a ellos, señalando que pensaba ir más tarde, diciendo Carol que debería irse ya con ellos, pues ella tiene que irse pronto para hacer unas llamadas.

Comparte taxi con Jack y sus amigos, viendo desde el mismo a Carol con un hombre y recuerda la primera vez que la vio observando la maqueta de un tren.

Aquel día la recogió por la mañana Richard, su novio, y la llevó en su bicicleta al trabajo, contándole durante el trayecto que ha consultado los barcos que salen hacia Francia, habiendo uno en junio y otro en julio.

Cuando llega a su trabajo en los almacenes Frankenberg, un empleado les entrega un gorro de Papa Noel que deberán ponerse para atender a los clientes

Therese trabaja en la planta de juguetes, donde lo prepara todo para el momento de llegad de la clientela, no pudiendo evitar fijarse entre todos ellos, en una mujer, Carol, que poco después se dirige a ella para preguntarle por una muñeca Betsy Wetsy para su hija, y de la que Therese le informa que está agotada.

Le pregunta entonces qué quería tener ella a la edad de 4 años, respondiéndole ella que un tren eléctrico, convenciéndola para que lo compre, aunque pidiendo que se lo envíen, dándose cuenta una vez que se fue de que olvidó sus guantes.

Por la noche acude con Richard a un cine donde trabaja como proyeccionista su amigo Phil, viendo desde la cabina "Sunset Boulevard" y observando cómo el hermano de este, Dannie va tomando notas, ya que está haciendo un estudio sobre la película, que asegura haber visto ya 6 veces.

Luego van a un bar a tomar unas cervezas, enterándose de que Dannie trabaja en el New York Times, aunque dice que lo que de verdad desea es escribir.

Cuando Phil le devuelve a Therese su cámara fotográfica, que le arregló un amigo, Dannie le pregunta por sus fotografías y la invita a que se pase una noche - su turno - por el Times para hablar con un amigo suyo editor de fotografías y mostrárselas.

Therese hace un paquete con los guantes de su clienta y, ya que tiene su dirección decide enviárselos por correo.

Harge, el marido de Carol llega a su casa a la vez que la furgoneta de correos, para recoger a su hija a la que va a llevar a patinar.

Antes habla con Carol y trata de convencerla para que acuda a una fiesta que da su madre, diciendo ella que tiene planes, diciendo la niña que debe darle su regalo a la tía Abby, preguntándole su padre si ha visto mucho a la tía Abby, decidiendo finalmente Carol acudir a la fiesta.

Therese acude a correos para interesarse por si llegó su envío, lo que le confirman, recibiendo mientras trabaja, una llamada de Carol que le da las gracias por el envío de los guantes e invitándola a comer

Cuando se encuentran en el lugar propuesto por Carol, Therese le cuenta que su apellido es checo

Carol, por su parte le cuenta que está divorciándose y Therese le cuenta que tiene un amigo, Richard que quiere casarse con ella, asegurando que ella no lo tiene claro.

La invita tras ello a visitarla el siguiente domingo en su casa, donde le dice, el paisaje es muy bonito, aceptando ella acudir.

Terminada la comida, ve cómo Carol es recogida por otra mujer, su amiga Abby, a la que le muestra su malestar por tener que acudir a la fiesta de la madre de Harge.

Abby le pregunta por Therese, aunque ella obvia la pregunta

En la fiesta, amenizada por una orquesta, Carol baila con Harge, observados por la madre de él, invitándola una amiga luego a pasar la Navidad con su familia si va a estar sola, aunque ella le dice que tal vez se vaya de viaje.

Therese por su parte va a ver a Dannie, que le pregunta qué tipo de fotografías hace, respondiendo que de diversas cosas, pero que no le gusta hacérsela a las personas.

Dannie acaba besándola, diciendo ella que no debería hacerlo y, aunque le asegura no haberse molestado, aunque decide marcharse.

Acabada la fiesta Harge lleva a Carol de vuelta a su casa, pidiéndole antes de despedirse que pase la Navidad en casa de sus padres, pues no le gusta la idea de que esté sola, diciendo ella que estará con Abby, lo que le molesta a él, diciendo ella que lo suyo con Abby acabó antes de que se distanciaran.

Una vez en casa lleva a su hija Rindy, que se había quedado dormida, a la cama, bebiendo tras ello un whisky mientras pone en marcha el tren que va a regalarle.

Richard acompaña el domingo a Therese hasta el lugar donde la va a recoger Carol, no pudiendo la muchacha evitar durante el trayecto fijarse en esa mujer tan elegante.

Paran durante unos momentos para comprar un árbol de Navidad, aprovechando Therese la parada para fotografiarla.

Cuando llegan a su casa sale Rindy a recibirlas.

Luego, mientras Carol coloca el árbol ayudada por su hija, Therese se encarga de la merienda y más tarde, mientras Carol envuelve el tren Therese toca el piano.

Carol le pregunta si la fotografiaba mientras compraba el árbol, y ella se excusa diciendo que un amigo le dijo que debería interesarse más por las personas, diciéndole que eso es lo que le gusta hacer.

Carol le pregunta si le enseñará sus fotos, diciendo ella que sí, aunque en ningún momento ha intentado aun venderlas y ni siquiera tiene una máquina decente.

Carol le pide que la invite a su casa.

Llega entonces Harge, que entra sin llamar, oyéndolos Therese discutir, diciendo Carol que acordaron que ella tendría a Rindy hasta Noche Buena, señalando él que deben ir hasta West Palm Beach y el vuelo sale por la mañana.

Le pregunta luego a Therese al verla de qué conoce a su mujer, contándole ella que le devolvió los guantes que se dejó en Frankenberg y la invitó para darle las gracias.

Carol despide muy triste a su hija, abrazándose Harge a Carol, mientras la niña espera en el coche, diciéndole Carol que está ebrio, insistiendo él en que vaya con ellos, preguntándole cuando lo rechaza si va a pasar la Navidad con Abby o con la dependienta, la cual para no escucharlos sube la radio.

Tras la discusión el ambiente es ya demasiado tenso y Carol decide llevar a Therese a la estación, ya sin hablar, no pudiendo evitar sujetar sus lágrimas una vez en el tren, que le durarán hasta llegar a su casa, sonando justo al entrar el teléfono común en el pasillo, que ella coge sin hacer caso al enfado de una vecina por las horas, comprobando que se trata de Carol que se excusa por su comportamiento diciéndole que fue horrible lo que le hizo, preguntándole si la dejará ir a verla al día siguiente por la tarde, lo que Carol acepta, aunque dice debe hacerle una pregunta. Carol le pide que lo haga, pero la salida de unos vecinos que han estado celebrando una fiesta en el piso de al lado la llevan a colgar sin preguntar nada.

Carol acude a ver a su abogado que tiene que darle una noticia, aunque antes de hacerlo le pide que no se preocupe hasta después de las fiestas, aunque cuando ella insiste le informa de que Harge ha puesto una demanda pidiendo que el juez le impida ver a su hija hasta después de la vista oral, señalando que además ha cambiado de parecer respecto a la custodia compartida rompiendo su acuerdo tras plantear al juez una cláusula moral, acusándola de haber tenido relaciones con Abby y con otras mujeres, comprendiendo Carol que su marido piensa que si no puede tenerla, ella no podrá tener a su hija.

Le pregunta cuándo tendrá lugar la vista, indicando este que probablemente en abril y que durante ese tiempo no podrá ver a Rindy, advirtiéndole que si trata de forzar una visita antes se expone a que indaguen en su conducta.

Therese, acude a comprar un disco, acompañándole Richard que la invita a comer en casa de su madre el día de Navidad, lo que ella rechaza por no ser de la familia.

Le comenta que está pensando en hacer una exposición de sus fotografías y buscar un empleo en un periódico.

Él insiste en preguntarle si pensó en su viaje a Europa.

Ella le pregunta entonces cuántas veces estuvo enamorado antes de salir con ella, respondiéndole que solo lo ha estado de ella, recordándole Therese que él mismo le habló de otras dos chicas, diciendo él que con ellas solo tuvo encuentros sexuales, preguntando ella si lo suyo es diferente porque no llegaron hasta el final, respondiendo él que la diferencia está en que la quiere.

Le pregunta ella si alguna vez se ha enamorado de un chico, respondiendo que no conoce a alguien así, y que debe haber alguna razón en el pasado de alguien que actúa así, preguntándole él si es que se ha enamorado de alguna chica, lo que niega.

Él insiste en su viaje a Francia y le pide que se case con él, diciendo ella que no se encuentra preparada, marchándose precipitadamente tras ello.

Carol desesperada se desahoga con Abby, que se siente indignada con Harge y le dice a Carol que si es responsable de algo hará lo que considere, lo que Carol niega.

Abby por su parte le cuenta que ha puesto sus ojos en una pelirroja y le pregunta por la Navidad, afirmando Carol que piensa en salir unas semanas al Oeste, hasta la vista.

Abby le pregunta si sabe lo que hace con Therese, pues es muy joven, asegurando que no lo sabe y que nunca lo ha sabido.

Carol visita a Therese como quedó el día anterior, llevando una maleta, en la que le dice está su regalo de Navidad, viendo al abrirla que contiene una cámara buena y otros complementos, entre ellos un montón de carretes.

Luego Carol observa las fotografías, y entre estas la que le hizo a ella que le encantan.

La ve llorar y salen a la terraza y le pregunta si merece la pena combatir, afirmando sentirse inútil al no poder ayudarla.

Carol le dice que piensa irse durante un tiempo sin rumbo hacia el oeste y le propone que vaya con ella, lo que Therese acepta de inmediato.

Mientras prepara su equipaje Richard le dice que no la conoce como para eso, aunque ella, sin escucharle le dice que ha dejado su piso, aunque lo pagó hasta fin de mes, pidiéndole que le remita su correo a Chicago.

Le cuenta que tenía un dinero ahorrado, recordándole él que era para su viaje, no pudiendo entender su decisión, diciéndole que se ha encaprichado de esa mujer como una colegiala y que se cansará de ella en un par de semanas.

Le pregunta tras ello si han acabado, diciendo ella que lo único que hacen es discutir.

Él le recuerda que compró pasajes de barco y le pidió que se casara con él, diciendo ella que lo hizo sin contar con ella, tras lo que él se va asegurando que en unas semanas estará rogándole que olvide aquello, cerrando con un portazo.

Tras comenzar su viaje, y en su primera parada Therese le entrega a Carol su regalo, el disco que compró con la canción que tocó para ella en su casa, un disco de Teddy Wilson y Billie Holliday, haciéndole además una foto con la cámara que le regaló ella.

Carol le pregunta si ha echado de menos a Richard, reconociendo no haber pensado en él en ningún momento desde que salieron.

Entretanto Harge llama insistentemente a la puerta de Abby, pidiéndole que llame a su mujer, pues no están en Florida porque Rindy insistió en que deseaba pasar la Navidad con su madre.

Abby le dice que no está con ella, algo que él no cree, ya que piensa que si no está en su casa solo puede estar allí, insistiendo en que la ama pese a la orden de alejamiento, asegurando Abby que en eso no puede ayudarle.

Carol y Therese pasan esa noche en un motel, aunque cada una en una habitación, y cuando a la mañana siguiente Therese va a la de Carol y esta le pide un jersey, encuentra en la maleta junto con su ropa, una pistola.

Ya en el coche, Therese le pide que si en alguna ocasión se siente amenazada por algo le pida ayuda, asegurándole ella que no tiene ningún miedo.

En su siguiente parada les ofrecen diferentes tipos de habitaciones pidiendo Carol dos normales, sugiriendo Therese que coja la suite presidencial.

Por la noche Therese sale a buscar hielo, ayudándole a cogerlo otro cliente.

Ya en la habitación, Therese pone el disco que le regaló mientras Carol la ayuda a maquillarse, tras lo que se acuestan, observando Therese a Carol mientras duerme.

Mientras toma un café la mañana siguiente, Therese ve cómo se sienta en su mesa el hombre que le ayudó con el hielo la noche anterior, que se presenta como Tommy Tucker, que dice es representante de diversos accesorios.

Cuando llega Carol se lo presenta, estudiando un mapa e indicándole a Therese que podrían llegar a Chicago hacia las 5, interviniendo Tucker para decirles que conoce un atajo por el que podrían ahorrarse dos horas de viaje.

Una vez en Chicago se hospedan en un lujoso hotel, tras lo que acuden a la oficina de correos, donde Therese recoge cartas que le envió Richard, aprovechando Carol para llamar a Harge, aunque cuelga sin hablar.

Su siguiente destino es Waterloo, en Iowa, donde pasarán la Noche Vieja, recordando ella que Harge y ella no pasaron ninguna Noche Vieja juntos, pues siempre tenía que ir a alguna fiesta.

Therese, por su parte le dice que siempre la pasa sola entre la multitud, sintiéndose feliz porque ese año no está sola, tomando la mano de Carol que está tras ella de pie.

Se desabrocha entonces esta la bata y la besa, yendo tras ello a la cama, notando cómo la joven tiembla, pese a lo que le pide que no apague la luz, pues desea verla.

Tras acostarse Carol afirma que es su ángel venido del espacio.

Cuando a la mañana siguiente Carol va a pagar su cuenta, la recepcionista le entrega un telegrama, y tras leerlo sale corriendo hasta el coche y tras sacar la pistola de su cartera se dirige a la habitación contigua a la suya, donde está, aún en calzoncillos Tucker, junto a un aparato de escuchas con el que grabó todo lo ocurrido en su habitación la noche anterior.

Carol le ofrece por la cinta el doble, o incluso el triple, asegurando él que ya se la envió a su marido, asegurando que su reputación se debe a su eficiencia, sin inmutarse pese a que Carol le apunta con su arma, aunque no le dispara a él, sino a la grabadora, comprobando entonces que la pistola no estaba cargada.

Le muestra tras ello, y mientras llora, el telegrama a Therese insistiendo el hombre en que es un profesional y que lo suyo no es nada personal.

Cuando se van, Therese tira el arma a la basura.

Desesperada, Carol llama a Abby, diciéndole no saber cómo arreglar lo ocurrido, mostrándose dispuesta a coger el primer vuelo hacia Nueva York.

Ya en el coche, Therese se lamenta por lo ocurrido, echándose la culpa por no haber sabido decirle que no, asegurando no haber dicho nunca que no a nada porque no sabe lo que quiere, diciéndole Carol que ella tomó lo que ella le ofreció por voluntad propia y que no es culpa suya.

Cuando esa noche paran en otro hotel, Therese se acuesta en su cama, aunque Carol le dice que no tiene por qué dormir en ella, pasando nuevamente la noche juntas.

Cuando Therese se despierta Carol ya no está con ella, estando a su lado, en una butaca, Abby, que le cuenta que Carol se marchó y no volverá.

Therese insiste en que todo lo ocurrido es por culpa suya, diciéndole Abby que no es así y que deben partir de inmediato.

Mientras comen Therese le pregunta por qué la odia, asegurándole Abby que no ha recorrido medio país porque la odie, diciendo Therese que lo hace por Carol, tras lo que le pregunta por su relación con ella.

Abby le cuenta que lo suyo es diferente y que no siente celos, pues conoce a Carol desde los 10 años y lo suyo ocurrió cinco años antes, en verano en una noche en que su Ford se averió cerca de la casa de su madre, acurrucándose juntas en su vieja cama. Continuaron juntas durante algún tiempo, pero luego cambió.

Le entrega tras ello una carta de Carol que Therese sale a leer fuera en la intimidad.

En ella Carol le dice que les habrían encontrado de un modo u otro y que ella busca explicaciones porque todavía es joven, pero que llegará a entenderlo. Debe imaginársela esperando, aunque hasta entonces no puede haber ningún contacto entre ellas y le asegura que lo daría todo por verla feliz

Durante el camino de vuelta deben parar para que la muchacha, mareada, vomite.

De nuevo en su piso revela las fotografías que hizo durante su viaje y llama a Carol por teléfono, aunque esta le cuelga, sin escuchar cómo le dice que la echa de menos.

Vuelve a ver a Dannie, que tras ver sus fotografías le asegura que son muy buenas y que capta muy bien el interior de las personas al ver las fotografías de Carol, animándola a preparar un muestrario de su obra, ofreciéndose a presentarle a su amigo, ayudándola además a pintar las paredes de su apartamento, preguntándole si se fue porque él la intentó besar, diciéndole que no debe tener miedo, asegurando ella no tenerlo.

Carol vuelve a casa de su suegra con Harge, señalando esta que su hijo les ha dicho que le va muy bien con su médico, un psicoterapeuta con muy buena reputación, aunque ella recalca que no es un médico, aunque si la ha ayudado mucho.

Puede así volver a ver a Rindy, contenta también de verla.

Therese vuelve a ver a Richard, pero solo para recuperar una caja con cosas suyas, entre ellas sus viejas fotografías con las que prepara un muestrario, volviendo debido a ello a ver aquella primera que le hizo a Carol.

Esta por su parte se lamenta ante Abby de tener que aguantar almuerzos con gelatina de tomate para poder ver a su hija, debiendo a pesar de ello volver sin ella.

Abby le pregunta si tiene noticias de Therese, diciéndole ella que no, tras haber pasado un mes desde su llamada, por lo que le pregunta si ella sabe algo más, señalando esta que tampoco, aunque cree que comenzaría ya su trabajo en el Times, lamentando Carol no haberle pedido que esperara.

Un día la ve desde su taxi cruzando una calle.

Finalmente tiene lugar la vista oral en la que el abogado de Harge señala que espera que la custodia sea para su cliente, diciendo el de Carol, que el psicoterapeuta de ella ha indicado que está capacitada para cuidar de su hija, no habiéndose repetido ya los encuentros con la joven con la que la sorprendieron, aduciendo además que Carol llegó a ese estado, según declaran dos psiquiatras, debido a acontecimientos provocados por el propio Harge, lo que le llevó a sufrir una crisis emocional, señalando airadamente Harge que es absurdo.

Carol se muestra entonces dispuesta a reconocerlo todo, y, tras lamentar el fracaso de su relación, le recuerda que el fruto de esta fue Rindy y se pregunta por qué dedican tanto tiempo a apartarla del otro.

Reconoce que lo que pasó con Therese es algo que deseaba y no negará, pero lamenta y sufre por los problemas que le van a causar a su hija, proponiendo por ello que él tenga la custodia de su hija, aunque permitiéndole a ella visitarla, aunque sea de forma supervisada, siempre que sean visitas regulares.

Asegura que en otro momento hubiera hecho cualquier cosa por vivir con Rindy, pero ahora cree que de nada le serviría a su hija que ella viviera en contra de su naturaleza, señalando que no negociará más y que si no lo acepta irán a juicio y si lo hacen será horrible y ellos no son ese tipo de personas.

Therese, ahora en el Times discute con sus compañeros sobre la foto que deben subir, cuando le entregan una carta de Carol en la que le pregunta si podrá tomar el té esa tarde con ella en el Ritz Tower, asegurando que lo entenderá si no puede.

Therese tira la carta a la papelera mientras continúa con su trabajo.

Pero esa tarde acude a la cita, preguntándole Carol si la odia, lo que ella niega.

Le dice también que sabe que le va muy bien y que la encuentra estupenda, como si hubiera florecido, preguntándole si es como resultado de haberse alejado de ella, lo que también niega.

Le cuenta tras ello que van a vender la casa y se va a mudar a un apartamento en la Avenida Madison y ha encontrado además un empleo en una casa de muebles.

Le dice que su apartamento es grande, y que en él podrían vivir dos personas, preguntándole si le apetecería vivir con ella, a lo que Therese le responde que no.

Carol le dice que ha quedado para cenar con unos amigos y la invita a que la acompañe, tras lo que le dice que la ama.

Aparece justo en ese momento Jack que le habla de la fiesta de Phil, invitándola a ir con ellos, diciéndole Carol que lo haga, pues ella tiene que hacer cosas.

Therese siente el impulso de ir tras ella, pero se frena y va a la fiesta de Phil donde vuelve a ver a Richard, ahora bailando con otra muchacha.

Otra muchacha trata de hablar con ella, pero Therese no está receptiva y no se divierte en la fiesta, por lo que tras un rato se marcha.

Acude al restaurante en que le dijo Carol que estaría y donde la ve con sus amigos.

Cuando esta la ve sonríe.

Calificación: 3