Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
Casi imposible
Casi imposible

Long shot (2019) * USA

          También conocida como:
                    - "Ni en tus sueños" (Argentina, Perú, Chile, Colombia, Uruguay)
                    - "Ni en sueños" (México)

Duración: 120 min.

Música: Marco Beltrami, Miles Hankins

Fotografía: Yves Bélanger

Guion: Dan Sterling, Liz Hannah (Historia: Dan Sterling)

Dirección: Jonathan Levine

Intérpretes: Charlize Theron (Charlotte Field), Seth Rogen (Fred Flarsky), O'Shea Jackson Jr. (Lance), Andy Serkis (Parker Wembley), June Diane Raphael (Maggie Millikin), Ravi Patel (Tom), Bob Odenkirk (Presidente Chambers), Alexander Skarsgård (James Steward), Randall Park (Jefe de Flarsky), Tristan D. Lalla (Agente M), James Saito (Ministro Kishido), Lisa Kudrow (Katherine).

Fred Flarsky acude, como invitado de uno de sus miembros, a un mitin de supremacistas blancos que reclaman que son la verdadera voz de su país.

Fred, que ha acudido con el apodo de Putos Judíos 82, como nuevo miembro, en realidad lo está grabando todo, incluidas algunas preguntas que les hace mientras juega al futbolín, aunque se encuentra con algo que no contaba, pues le animan a que se tatúe una esvástica, igual a la que tienen el resto de los miembros del grupo, por lo que no puede negarse.

Pero mientras se la hacen, aparece un tipo con un portátil e indica que ha descubierto que Fred es un periodista judío del "The Brooklyn Advocate", y les ha estado grabando, por lo que antes de ser linchado sale corriendo y se lanza por la ventana, que es de un segundo piso, cayendo sobre un coche, aunque, a pesar del fuerte golpe observa que su móvil sigue intacto, por lo que, aunque con algunos huesos rotos, se va contento.

Charlotte Field, la secretaria de estado más joven de la nación llega a su casa agotada tras un duro día de trabajo, por lo que, aunque piensa en descansar dándose un baño, acaba quedándose dormida en el suelo del baño, no llegando a darse el baño que deseaba, despertándola su móvil a la mañana siguiente.

Reclamada su presencia por el Presidente Chambers, encuentra a este viendo, e interpretando, uno de los capítulos de la serie que grabó cuando era actor.

Chambers le confiesa que no va a presentarse a la reelección, pese a estar solo a la mitad de su primer mandato, pues desea dar su salto al cine.

Charlotte le pregunta a quién respaldará, pues ella había pensado en presentarse en 2024, pero la vetaron, pero podría hacerlo en 2020 si la apoya, señalándole que conseguiría así dejar un gran legado, pues pasaría a la historia por haber promovido y apoyado a la primer mujer que llegará a presidenta, confirmando Chambers que la apoyará si no mete la pata.

Field se reúne tras ello con sus asesores, Maggie Milikin y Tom, y con Katherine, la directora de campaña, que le dicen que tiene un 92 % de buenas críticas y tiene carisma, debiendo aumentar su sentido del humor y su forma de mover el brazo al saludar, asegurándole que las cuestiones políticas específicas, a la gente le dan igual, pero que le ayudaría mucho el tener a su lado a alguien tan carismático como ella, por ejemplo, el presidente canadiense con el que ya tuvo un encuentro, su imagen mejoraría.

Brooklyn

Fred, aun magullado, acude a ver a su jefe con su artículo sobre los supremacistas, recibiendo la noticia de que su periódico ha sido adquirido por un gran conglomerado mediático liderado por Parker Wembley, pese a que, como le recuerda Fred, fue contra ese tipo de conglomerados, máquinas de mentiras y propaganda, contra los que ellos siempre lucharon.

Su jefe le informa que van a despedir a dos tercios del personal, recomendándole a él que modere el tono de sus artículos, pues a veces se excede, no estando él dispuesto a aceptar esas imposiciones y prefiriendo quedarse en el paro.

Sin trabajo, Fred llama a varios medios, aunque sin resultados positivos, por lo que, deprimido por la situación decide llamar a Lance, su mejor amigo, que es un empresario de éxito que no duda en dejar el trabajo por esa tarde para animarlo, llevándolo a una fiesta benéfica donde actúan Boyz II Men, aunque cuando llegan Fred dice sentirse fuera de lugar, pues todos van con trajes de gala y él va en chándal, aunque Lance le dice que él también se siente fuera de lugar, pues todos son blancos menos él y los artistas.

También Charlotte acude a esa fiesta con sus asesores, bailando feliz al ver al grupo, que también le encanta.

Pero cuando Fred repara en ella, se marcha de la fiesta, y cuando Lance le pide explicaciones, le dice a su amigo que conoce a Charlotte, pues fue su niñera cuando él tenía 13 años y ella 16, reconociendo que estaba muy enamorado de ella.

Ella quería ser presidenta del consejo estudiantil y le recitaba sus discursos. Era muy inteligente y él sintió que era algo especial y malinterpretó su actitud y la besó, teniendo una fuerte erección.

Al ver que se había equivocado se quedó asustado, pero ella le dijo que estuviera tranquilo, aunque entonces apareció el novio de ella, que se rio de su erección.

Recuerda también que perdió las elecciones, porque el programa de su rival se olvidaba de las promesas académicas para prometer que si le elegían tendrían dos bailes.

Lance le anima a hablar con ella, aunque él duda que quiera verlo, apareciendo entonces su guardaespaldas, que le dice que la secretaria de estado quiere verlo.

Cuando llega junto a ella, Charlotte le dice que tiene la sensación de conocerle de algo, confesándole que es Fred, el muchacho al que cuidaba en su adolescencia.

Les interrumpe Parker Wembley, el magnate periodístico, que aprovecha el encuentro con ella para tratar de concertar una cita, ya que telefónicamente no la consigue.

Fred se niega a saludarlo y se marcha, aunque cuando el periodista deja de hablar con Charlotte se acerca a él para echarle en cara que su conglomerado de medios está arruinando el planeta con sus absurdas causas, y, tras la recriminación y cuando trata de marcharse dignamente, tropieza y acaba rodando ante todos por las escaleras.

El video de Fred cayendo por las escaleras se hace viral, y Charlotte ríe al verlo en el coche, contándoles a Maggie y a Tom que lo conoce porque fue su canguro y recuerda que era un niño gracioso y listo, apostillando Tom que lee sus artículos y escribe bastante bien

Ella repasa en su casa algunos de sus artículos y le dice a Maggie que le gustaría reclutarlo para su campaña, porque dice lo que piensa, es gracioso, y escribe bien, aunque a Maggie no le atrae la idea, pues, le dice, lo cree imprudente, aunque ella insiste en que lo busque.

Lo llama Maggie, que le dice que le enviarán un coche para que vaya a ver a Charlotte.

Washington D.C.

Fred llega a Washington en un elegante coche, debiendo pasar por los arcos de seguridad antes de ver a Charlotte, observando el guardia que lleva todo tipo de drogas.

Le hacen firmar además un acuerdo de confidencialidad, confesándole Charlotte que el presidente no piensa presentarse a la reelección y la apoyará para 2020, por lo que desea que se incorpore a su equipo y ayude a redactar sus discursos.

Le explica que se prepara para ir a una cumbre medioambiental en Suecia donde desea presentar una iniciativa para la rehabilitación global, que espera que sea su trampolín y con la que se presentará para el lanzamiento de su campaña.

Fred duda y le dice que solo trabajará para ella si va a servir para algo, pues todos dicen que harán grandes cosas, pero luego se diluyen, aunque ella le asegura que lo hará, apuntándose finalmente él ante la idea de salvar el planeta.

Y poco después está en el avión privado de Charlotte hacia Suecia.

Durante el viaje, Fred le aconseja recurrir a sus recuerdos del instituto, pues esos asuntos ya le preocupaban entonces, animándole ella a escribir parte del discurso.

Estocolmo

Como salió de viaje sin nada, Maggie se ofrece a comprarle ropa para la reunión nocturna, no pudiendo reprimir la risa Charlotte al ver que aparece con un traje regional sueco muy llamativo.

Se entera, cuando van ya a iniciar la cena, de que quitarán una tercera parte del discurso que escribió, para contentar a India, algo que a Fred le parece inaceptable, ya que lo que desean quitar es lo que él considera más importante, corriendo para recuperar su ordenador y que no puedan acceder a él para reescribir su discurso, decidiendo lanzarlo a la nieve.

Dado que para coger su ordenador llamó la atención en el comedor, sale Charlotte para saber qué ocurre, diciéndole que está muy enfadado porque sabía que eso iba a pasar, diciéndole ella que es fácil teorizar, pero que cuando se juega, a veces deben cambiarse las reglas, y le recuerda que aunque se haya deshecho del portátil, tiene una copia del discurso, dándose cuenta de que fue una tontería tirarlo a la nieve, pues tiene allí todas sus cosas y él no ha hecho ninguna copia.

Mientras discuten, aparece una aurora boreal, que les hace llorar de emoción y que hace que termine su discusión, aunque antes de volver a entrar ella le dice que si vuelve a montar algo igual, irá a Guantánamo.

Pero finalmente da su discurso completo en el que se basa en sus experiencias y recuerdos del instituto, y que es todo un éxito.

Fred, tras ello vuelve a hablar con Charlotte para decirle que necesita conocerla mejor para sus próximos discursos, ya que todo lo que sabía de ella lo puso en el primero y le pregunta por las películas, series, o música que escucha, diciéndole ella que se lee sinopsis detalladas de las series populares y de las películas nominadas, aunque no las ha visto, algo que Fred considera es algo que debe corregir.

Sus viajes continúan, tratando de sumar el mayor número de países a su iniciativa, aunque recibe también críticas por predicar en favor del medio ambiente, pero hacerlo viajando en un jet privado.

Pasan por Hanoi, Barcelona, Lisboa o Moscú y van intimando, ya que se hablan de sus cosas íntimas para conocerse y le pone canciones y películas de los últimos 10 años.

Manila

En esas conversaciones íntimas, ella reconoce que, en efecto, se enrolló una vez con el primer ministro canadiense.

Le pregunta también si tiene citas y cómo se las apaña, diciéndole ella que debe hacerlo con gente que viaja mucho y tiene un estilo de vida como el suyo, pues nadie quiere ir con una mujer más poderosa que él y nadie la seguiría por todo el mundo para poder tener 5 minutos de intimidad cada día.

Y cuando parece que su intimidad puede llegar más allá hay un ataque a su hotel, debiendo ser evacuados hacia el sótano mientras los policías tratan de neutralizar la amenaza, estando Fred tan nervioso y asustado por el ataque que casi no consigue respirar, asegurando que se quedará traumatizado toda su vida, empezando a recordar las cosas malas que hizo en el pasado, debiendo enseñarle Charlotte a respirar con calma para tranquilizarse mediante una técnica que conoce.

Ya calmado, debe confesarle que esas han sido las mejores semanas de toda su vida.

Le dice también que le encantaría besarla, pero no desea cometer el mismo error de 25 años atrás, aunque ella le dice que no sería un error, tras lo que se besan, siendo interrumpidos por el Agente M, uno de sus guardaespaldas, una vez sofocado el ataque.

Les llevan al hotel, diciendo Charlotte que necesita a Fred para trabajar, acostándose de inmediato y siendo los orgasmos de ambos muy rápidos, excusándose ella diciendo que suele durar más, aunque él dice que él no, repitiendo poco después.

Ella puede ver entonces el tatuaje de su brazo, el inicio de esvástica que él transformó en un bicho palo al que llamó Adolfito.

A la mañana siguiente, y junto a la playa, Fred le pide al Agente M que no cuente nada, diciéndole él, que tampoco le creerían.

Cartagena

Fred habla con Lance, al que le cuenta que es feliz, aconsejándole su amigo que se repita a sí mismo que es digno de amor.

Esa noche se celebra un baile de gala al que acuden dirigentes de 75 países.

Fred acude, esta vez con pajarita, diciéndole Maggie que sabe lo que está pasando, asegurando Fred que se le hace más raro a él que a ella, que le dice que Charlotte se dará cuenta de que su relación es imposible, pues no lo admitirían en sociedad.

Él la ve hablando con el atractivo presidente canadiense, James Steward, que le asegura que se sumará al acuerdo que ha promovido si admite un baile con él, observando todos admirados a la bella pareja mientras bailan un tango.

Fred se repite a sí mismo que es digno de amor y le hace llegar una nota a Charlotte en que dice que le gusta mucho, citándose en un comedor vacío, donde ella le cuenta que a ella también le gusta él, tras lo que bailan It must have been love de Roxette que él pone en su móvil, acabando tras ello de nuevo en la cama, pidiéndole ella que la azote un poco.

Cuando sale de la habitación, observa que Maggie sale de la habitación de Tom, dándose cuenta de que también ellos se acuestan de cuando en cuando.

Cuando con su plan consigue el apoyo de 100 países para su iniciativa, recibe una llamada del presidente que desea hablar sobre su tratado medioambiental, explicándole que hay cierto malestar y gente que se siente incómoda, por lo que le pide que elimine la parte referida a los árboles, pues los que les financian, no desean seguir haciéndolo.

Se lo cuenta a Fred, diciéndole que debe hacer lo que le pidieron, pues cree que sin el apoyo del presidente no conseguirá su objetivo, planteándose por vez primera dejar su trabajo y pasar a ser una persona normal como el resto del mundo, pidiéndole a Fred que le ayude a vivir momentos de desenfreno, pues desea probar el éxtasis.

Salen, con ella disfrazada y van hasta una discoteca donde él consigue la droga, y bebidos y drogados bailan desenfrenadamente.

Pero de pronto aparece su guardaespaldas a buscarlos, pues ha surgido un grave problema, el secuestro de un piloto de su país a manos del presidente de un país árabe agraviado por su presidente, que se riño públicamente de él.

Charlotte está totalmente drogada y Fred le dice que los efectos del éxtasis le durarán 4 o 5 horas más, debiendo tomar decisiones muy importantes pese a su estado.

Llama al presidente del país captor, que le asegura que si su presidente no se disculpa personalmente con él en Instagram, por haberse reído de él, admitiendo que sus aviones espiaron su país, no liberará a los rehenes.

Ella debería mostrarse enérgica según sus asesores militares, pero está en un momento de mucha paz debido a la droga.

Se aparta por ello de sus asesores y le dice, en secreto, que ambos están en el mismo barco, pues ambos piensan que su jefe es un capullo, aunque le pide que lo mantenga en secreto, para explicarle que su país nunca negocia con terroristas, pero sí con colegas, asegurándole que si devuelve al piloto, puede prometerle que le hará llegar un buen paquete de ayudas, y así salvarán muchas vidas.

Solucionada la crisis diplomática con éxito, afirma ante las cámaras de televisión que incluso el presidente la llamó para respaldar su iniciativa.

Unos días después es recibida con honores en el aeropuerto, por el propio teniente liberado gracias a su gestión, habiendo subido su popularidad en las encuestas.

Maggie le dice entonces que con Fred a su lado se complicarían sus posibilidades y le sugiere que sea su amante clandestino, aunque ella le dice que Fred no es un asunto sobre el que ella deba dar su aprobación.

Recibe una llamada del presidente, que la recibe con el magnate Wembley, lo que ella ve como una emboscada, y le hablan de los intereses comerciales que se verían afectados con su iniciativa, como una granja de servidores en Alaska, que estaría vedada si saliera adelante su propuesta.

El presidente se queja además de que lo desautorizara en televisión, en "su medio", y le pide de nuevo que retire su propuesta sobre los árboles, amenazando, si no lo hace, con emitir algo que encontraron en el disco duro de su amigo, pudiendo ver así viendo que lo han grabado en su habitación hablando de con ella y masturbándose hasta eyacular en su cara en el ordenador.

Se lo muestra a Fred, y le dice que tuvo que aceptar el chantaje y quitar de su tratado todo lo referido a los árboles, que era la parte principal del mismo, pidiéndole él que no ceda, a lo que ella le responde que debe ceder para lograr un objetivo mayor.

Fred le asegura que no le importa que publiquen lo suyo, aunque enseguida comprende que no cedió por él, sino por su deseo de alcanzar la presidencia.

Charlotte le explica que pueden borrar su pasado y trabajar en su imagen para ver cómo se van a presentar como pareja en público, aunque no sabe cuánto tiempo llevará esa tarea, y mientras tanto deberá fingir que no tienen una relación y, además, al borrar su pasado también deben borrar sus artículos y presentar ante el mundo una imagen de él totalmente desvirtuada, algo a lo que se niega, quedando rota su relación.

Deprimido, vuelve a recurrir a su amigo Lance, que en esta ocasión le confiesa que, aunque nunca han hablado de ello, es republicano y cristiano, algo que ignoraba pese a su amistad, no entendiendo por qué no se lo contó antes, a lo que le responde que porque sabía cómo reaccionaría, dándose cuenta de que nunca ha sabido ver las cosas desde el punto de vista de los demás, lamentando que su amigo no pudiera ser franco.

Ahora sin compromiso, Charlotte recibe una propuesta del presidente de Canadá, que rechaza, para irse sola a su habitación y ver un capítulo de Juego de Tronos.

Recibe una llamada de Fred, aunque finge no oírla, hablando este con un supuesto contestador automático de ella, pidiéndole perdón por todo, mientras le asegura que daría cualquier cosa por poder seguir con ella, aceptando sus condiciones tras comprender que siempre ha sido demasiado estrecho de miras.

Charlotte llora al escucharlo, pero no contesta.

Fred acude a un bar con Lance para escuchar el discurso de Charlotte en que piensa renunciar a su puesto para anunciar su candidatura a la presidencia con el apoyo del presidente.

Cuenta que llegó el momento que siempre soñó desde niña, aunque tras una breve pausa reanuda su discurso diciendo que, si esa noche la niña la viera, estaría muy decepcionada, pues querría que fuera íntegra y no se dejara chantajear.

Cuenta entonces que el idiota del presidente y Parker Wembley están dispuestas a publicar el video de un tipo que le gusta y que se masturba como todo el mundo.

Al escucharla, Wembley ordena que se publique ese video, que llega a todos los medios.

Al escucharla, Fred y Lance deciden ir a buscarla, aunque ella por su parte se marcha también de allí, cruzándose sus caminos.

Cuando Fred llega al lugar donde ella dio su discurso es captado por las cámaras de todos los medios, que lo identifican como el tipo de la "corrida".

Al no encontrarla a ella regresa a su casa, donde encuentra a Charlotte esperándolo.

Le pregunta si vio su discurso y si sabe que publicaron su video, respondiendo que, en efecto, diciéndole ella que le quiere y que nunca había estado tan asustada.

Él le dice que está enamorado de ella desde los 12 años.

Cuando vuelven a besarse ven que llaman a su puerta, viendo que se trata de Lance, que le dice que la prensa los espera abajo para hablar con la candidata y con el tío de la corrida.

Salen en efecto a la puerta, donde son jaleados y aplaudidos por la gente, presentando ella a Fred como su novio, que, dice estará con ella en la campaña, siendo jaleados mientras se besan, por una gran cantidad de gente congregada allí.

Algún tiempo después, llega en efecto la primera presidenta llega a la Casa Blanca, siendo Fred el Primer Caballero de la Casa Blanca, mostrando el tatuaje que lo acredita como tal, y que ha hecho con modificaciones de la esvástica.

Calificación: 2
Te cuento la película