Bienvenidos a mi página de resúmenes

C'est la vie

Le sens de la fête (2017) * Francia / Bélgica / Canadá

          También conocida como:
                    - "La fiesta de la vida" (Hispanoamérica)

Duración: 115 min.

Música: Avishai Cohen

Fotografía: David Chizallet

Guion y Dirección: Eric Toledano, Olivier Nakache

Intérpretes: Jean-Pierre Bacri (Max Angély), Jean-Paul Rouve (Guy), Gilles Lellouche (James), Vincent Macaigne (Julien), Eye Haïdara (Adèle), Suzanne Clément (Josiane), Alban Ivanov (Samy), Hélène Vincent (Genevieve), Benjamin Lavernhe (Pierre), Judith Chemla (Héléna), Kévin Azaïs (Patrice), William Lebghil (Seb), Antoine Chappey (Henri), Manmathan Basky (Roshan), Khereddine Ennasri (Nabil), Gabriel Naccache (Bastien), Nicky Marbot (Bernard).

10'47

Max, "wedding planner", con ocasión de su cargo recibe a una pareja con los que discute el menú de su boda, habiendo reducido ya el presupuesto varias veces, señalándoles que quieren hacer la boda en un salón estupendo en el centro de París y deben mantener cierto nivel, no pudiendo ir de cutres.

Ellos le dicen que no parece que quiere ayudarles a buscar soluciones, y que no es creativo, proponiéndoles entonces él enfadado que lleven tupers sus invitados.

Camino a una boda recibe una llamada de Adèle, su ayudante, porque no llegó el camión de la vajilla.

Como le retiraron el carnet debe ir en un coche que no lo necesita, recogiendo de camino a su cuñado, que lleva un pantalón que parece los de pijama.

Llegan finalmente hasta el castillo donde se va a celebrar la boda, y donde hay varios camiones descargando cosas, encontrando a Adèle discutiendo con el líder de la orquesta, James, por el uso del montacargas, debiendo regañarla Max por no ser nada diplomática.

Llega también Guy, el fotógrafo con Bastian, su aprendiz. Guy está pasando apuros y Max es el único que le da trabajo.

Al ver a Josiane, muy seria, Max le dice que está tratando de encontrar el momento para hablar con su mujer, pero ella le dice que no hace nada porque está muy tranquilo cada día con una.

Los camareros ven que van a tener que llevar trajes de época y pelucas, lo que no les apetece, por lo que encargan a Henri que hable con Max, aunque Henri solo sabe dar rodeos y no acaba diciéndole nada.

Llega también Samy, un amigo de Adèle, que le ha colocado en vez de otro camarero por hacerle un favor, aunque le pide que se afeite.

14'21

Adèle le presenta a Max a Samy, y aquel le hace unas preguntas, pero Samy no sabe que una carpa y un gallo son pescados.

Llega el novio, preocupado porque una huelga de agricultores mantiene atascada a su familia, y que le entrega a Max el discurso que desea realizar, que ve es muy largo.

Le comenta al novio que el DJ previsto no pudo ir y lo han sustituido por James, lo cual no le parece aceptable y le pide que no quiere vulgaridades como agitar pañuelos.

Mientras habla con el novio observa cómo Josiane flirtea con otro camarero, Patrice.

Max advierte a James que la música debe ser sobria, chic y agradable.

De pronto Julien, el cuñado de Max, se quita la pajarita y decide hacerse pasar por invitado al ver a una mujer, Héléna, que está colocando cosas en las mesas, y a la que conoce, sorprendiéndose ella, que recuerda que no se ven desde hace dos años, cuando de pronto desapareció después de su viaje de curso a Edimburgo, y no volvieron a tener noticias de él recordando ella que intentó localizarlo y hubo rumores sobre él, pues una profesora dijo haberle visto en pantalón de pijama en un centro comercial.

Él dice que cambió de colegio por la junta escolar.

Llega entonces Pierre, el novio, viendo Julien que Héléna es la novia, que ve que Pierre no conoce a Julien pese a que este le dijo que era un invitado de este, y cuando se despiden, llora.

Pierre se queja por el cambio de orquesta, y pide que coloquen una pantalla que no ve y pide que quite los folletos de su grupo de las mesas y le insiste en que no quiere sillas musicales ni pañuelos voladores.

17'54

Es hora de encender los hornos, pero de pronto se va la luz.

Como la orquesta consume mucha luz, Adèle va a hablar con James para tratar de coordinarse. Le dice que ella le avisará cuando enciendan los hornos para que manden sentar a la gente y dejen un rato de tocar, aunque él dice que no se puede interrumpir el proceso de los artistas, volviendo a discutir.

Genevieve, la madre del novio, lo reclama para preguntarle si su hijo le dio la lista de canciones, pues desea añadir a Patachou, aunque, también Leo Ferré, Jean Sablon o Felix Mayol, todos cantantes de los 40, entregándole una cinta con sus canciones.

Los que colocan las antorchas ven al novio ensayar algo parecido al vuelo de un pájaro, pareciendo un chiflado.

Max le pide a Samy las copas de flauta y él lo que hace es coger unas flautas, debiendo rectificarle otro camarero.

Max reprocha a Josiane su tonteo con Patrice.

Mientras el fotógrafo hace las fotos previas a los novios, ve cómo la madre del novio las hace desde detrás de él, que se enfada por la intromisión.

Poco después comen todos los del equipo, comentando un antiguo camarero que antes comían lo mismo que los invitados, pero ahora es diferente.

Julien habla con Roshan, el friegaplatos pakistaní, que le cuenta que él y sus compañeros tocaban en una orquesta en Sri-Lanka, mientras Max ve con fastidio cómo Josiane vuelve a colocarse al lado Patrice para darle celos.

Entretanto James se queja a Adèle, pues por contrato, los músicos deben comer lo mismo que los invitados.

19'00

Max da las últimas instrucciones y les recuerda que están en un castillo del siglo XVII, y por eso van con trajes de época y les recuerda que en los tiempos en que se construyó no necesitaban tanta luz, por lo que deben tener cuidado con esta.

Les recuerda también que deben llevar la peluca al menos hasta los postres, pues tienen una prima por ello de 47 Euros.

Enseguida reciben a los clientes con canciones y entrantes, quejándose el novio al ver que Guy, el fotógrafo no para de comer.

Poco después, mientras hace las fotos ve cómo decenas de móviles replican las fotografías, por lo que acaba tirándole el móvil a uno de los invitados, debiendo regañarle de nuevo Max, que le recuerda que es el único que sigue contratándolo.

A James le siguen pidiendo canciones antiguas los invitados y es reclamado por Pierre, que le indica que tomará la palabra antes del plato principal, por lo que deberá presentarlo é alabándolo y hablando bien de él.

Pero Julien acaba quitándose el traje y colocándose en la foto junto a la novia para pasmo de Max, que le pide que se ponga la peluca o se vaya, optando él por irse.

Y de pronto, Max es reclamado por Adèle pues comprobaron que todos los que comieron cordero, como los de la orquesta, el mago y los pirotécnicos están enfermos

Solo están bien la corista y el bajo que son vegetarianos.

21'18

Al investigar ven que alguien que desenchufó el camión frigorífico, y por ello se estropeó la carne, habiendo encontrado en su lugar una máquina de afeitar, concluyendo que se trata de un sabotaje, callando Samy y Adèle, que son quienes saben la verdad.

Max propone sacar los hojaldres mientras buscan una solución.

Le cuentan al novato, y culpable del "sabotaje", Samy, que es la primera vez que ve que recurren a los hojaldres, una solución de urgencia, porque llenan mucho y como las anchoas están saladas, beben además agua con gas y acaban llenándose durante dos horas, y así podrán ganar tiempo.

Ganarán algo más con el larguísimo discurso del novio, que les dará 30 o 40 minutos de margen más.

Luego les pide a Adèle y a James que se den la mano en señal de tregua y que se den un abrazo, que empiezan por compromiso, pero que ellos luego alargan, incluso después de la marcha de Max, al que se presenta Julien como solución de última hora, ya que Max no tiene carnet.

Max, Roshan y Julien van a ver a un colega del primero que le apartó algo de género, sirviendo para compensar, a su vez, en su boda, hojaldres.

Entretanto James presenta con todo lujo de calificativos a Pierre, que finge sorpresa e incluso se resiste a salir humildemente.

El colega le dice a Max que le han llegado rumores de que piensa jubilarse, a lo que le responde que lo está pensando, y cuando se queja del motín por las pelucas, su colega le muestra que en su boda no solo va vestido todo el equipo de vaqueros, sino también los invitados.

De regreso, Julien le dice a Max que debería dejar a su hermana, pues su matrimonio es aburrido y están ya cansados ambos.

Harto del discurso de Pierre, James sale a fumar, uniéndosele Adèle, pareciendo ahora que se acabaron sus diferencias, pues él está dispuesto a actuar como le dijo ella y Adèle a esperar a que acabe él.

También Guy se aburre y le dice a Bastian que se entretiene pensando en alguna mujer de la sala y preguntándose por su vida, diciéndole Bastian que podría utilizar una App, pues podría saber, gracias a la geolocalización, si hay alguna persona en el entorno al que le guste, pidiéndole que se la instale.

Entretanto llegan con la carne y dividen las raciones entre tres y echan salsa y verduras.

Adèle le advierte a Max entonces que hay un tipo en la sala observándolo todo y merodeando que preguntó por él y que lleva un maletín.

Le comentan que han oído casos de inspecciones de trabajo por sorpresa en los banquetes que acaban con graves multas, dándole a Max un mareo.

22'38

Cuando se recupera, le pregunta a Josiane quién no está asegurado, diciéndole ella que su relación, diciéndole tras la broma que habrá tres o cuatro personas, aunque cuando pregunta directamente a los trabajadores ve que son muchos más, por lo que les pide que se pongan una chaqueta y se mezclen con los invitados.

Mientras salen al salón, Guy trata de ver quién le ha dado corazones en la aplicación, por lo que no le sienta muy bien que le interrumpa la madre de Pierre para pedirle que le haga una foto con cada mesa de invitados.

Los camareros beben y comen, entre los invitados y algunos de los que siguen sirviendo beben también, pues no les parece justo no poder hacerlo por estar de alta.

James anima a todos a salir a la pista, amenazando, si no lo hacen, con decirle a Pierre que dé otro discurso.

Aprovechando que Patrice es de los que no están de alta, Josiane baila con él, mientras que Julien lo hace con la novia.

Y contra lo acordado con Pierre, James pide a todos los invitados que agiten sus servilletas para crear el helicóptero del amor.

Max, tras lo ocurrido, y mientras ve cómo Josiane empieza a besar a Patrice se dirige al intruso del maletín al que le dice que para una pequeña empresa es muy difícil mantenerse si contrata a todos legalmente, y si quiere hundirle que lo haga, pues ya no quiere luchar más.

El hombre debe tranquilizarle. Se presenta como Valery Laprade, y le recuerda que se han enviado ya mensajes y que está allí por la oferta de compra, pidiéndole Max, tras aclarar el malentendido que sea discreto, pues lo de la compra es confidencial.

Le entrega su oferta de compra y quedan en hablar pronto para concretar detalles.

23'54

Max vuelve a reunirlos a todos para tratar de consensuar un bonito final, encargando a Samy los fuegos y pidiendo a Adèle y a Julien que ayuden en el número del helio, enviando sin embargo a Patrice a vigilar la verja para alejarlo de Josiane.

Todo está listo, pero Pierre no desea empezar si no aparece su madre, recordándole Max que como muy tarde deben acabar a las 12'30, apareciendo finalmente Genevieve, que sale tras unos matorrales, diciendo que fue a airearse.

Anuncian entonces la sorpresa de la fiesta, que lo es incluso para la novia.

Max se da cuenta entonces de que Genevieve no aparecía porque se estaba acostando con Guy.

Todos esperan expectantes la sorpresa final de la boda, viendo cómo aparece Pierre, completamente vestido de blanco, flotando, sujeto a un enorme globo de helio mientras suelta pétalos antes de ponerse a dar volteretas mientras Julien y Adèle sujetan las cuerdas para que no suba demasiado.

Pero cuando se acerca a besar a la novia, Julien tira de la cuerda para no permitírselo y el globo sube más de lo esperado, por lo que debe sustituirlo James.

Pero cuando lo ve Adèle se dirigen el uno hacia el otro y comienzan a besarse olvidándose de las cuerdas, por lo que el globo comienza a subir sin control, mientras los invitados comienzan a aplaudir.

Y mientras el globo flota sin control, al verlo, los que debían hacer saltar los fuegos lo hacen pese a que no había dado Max la orden, asustando a los invitados, y, para colmo, cuando estos acaban, se va la luz.

Max les dice que llevan años amargándole la vida y regaña especialmente a Adèle, y luego a Guy por comerse los canapés, recordándole que nadie quiere trabajar con alguien como él, y a Julien por tirarle los tejos a la novia.

Se queja porque se juega la vida cada noche y no parece que a nadie le importe, aunque les dice, ya no volverán a verlo.

Llegan entonces James y Josiane que dicen localizaron al novio en un campo a 50 metros y está a salvo, aunque no tendrán luz durante una hora.

Max, aún enfadado, se aleja de ellos y les dice que hagan lo que quieran.

Habla entonces con Nicole, su mujer, que le había dicho que quería un poco de distancia, pero ahora le dice que es porque está con otro hombre.

Cuando cuelga y mientras se fuma un cigarrillo aparece Guy con un trozo de tarta con una vela y le felicita por su cumpleaños.

Max le confiesa que cada vez le cuesta más que los clientes le contraten, pues ya no quieren fotógrafos, pues tienen familiares que se las hacen.

Regresan a la fiesta y escuchan música, viendo cómo los invitados observan con atención a los novios bailando mientras tocan Roshan y sus compañeros de Sri Lanka acompañando, a la luz de las velas, uno con su flauta y otro con el bongo a James al piano y a otro compañero con su saxo y otro con un contrabajo y otro camarero con los instrumentos de cocina hace la percusión, pareciendo todos felices.

5'18

Roshan sigue con su flauta mientras todos están ya cansados.

El novio le cuenta a Max que mientras estaba arriba pensaba que si conseguía bajar, lo mataría.

Pero en ese momento aparece Héléna diciendo que todo ha sido maravilloso y que ha sido un momento increíble y que lo que ha hecho su equipo es excepcional y que están todos cautivados, diciéndole Max que eso mismo le estaba diciendo Pierre con otras palabras.

Héléna le comenta también que su madre parece otra y tras darle las gracias, lo besa.

De madrugada, mientras recogen todo, Max reflexiona, dirigiéndose Josiane a él, que le cuenta que ha hablado con Nicole y pueden dejar de esconderse, prometiendo ella no volver a molestar a Patrice, tras lo que se besan.

Habla de nuevo tras ello con su equipo y les da las gracias por la noche anterior, pues se emocionó mucho y les dice que a partir de ese momento si necesitan algo o tienen alguna duda deben dirigirse a Adèle.

Ella les emplaza para el siguiente evento, el martes, agradeciéndole Adèle a Max la confianza, antes de irse en la furgoneta de James.

Guy le dice a Max que va a dejar las bodas para tratar de nuevo de ser reportero e ir a las zonas de guerra, aunque luego reconoce que es solo una broma e irá el martes.

Roshan le explica a su compatriota que todos sabían que Max y Josiane estaban juntos, aunque todos fingían no saberlo, no entendiendo su compatriota por qué lo hacen, diciéndole Roshan que nunca se integrará.

Todos desaparecen, quedándose Julien sin nadie que le lleve, por lo que debe marcharse andando con Samy.

Calificación: 2