Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Cómo casarse con un millonario


How to marry a millonaire (1953) * USA

          También conocida como:
                    - "Cómo pescar a un millonario" (Hispanoamérica)

Duración: 95 Min.

Música: Alfred Newman

Fotografía: Joseph MacDonald

Guión: Nunnally Johnson

Dirección: Jean Negulesco

Intérpretes: Betty Grable (Loco Dempsey), Marilyn Monroe (Pola Debevoise), Lauren Bacall (Schatze Page), David Wayne (Freddie Denmark), Rory Calhoun (Eben), Cameron Mitchell (Tom Brookman), Alex D'Arcy (J. Stewart Merrill), Fred Clark (Waldo Brewster), William Powell (J.D. Hanley).

Schatze, decepcionada tras el fracaso de su matrimonio decide que el siguiente será con un millonario, y para lograrlo alquila un lujoso apartamento aprovechando que su propietario está en Europa por problemas con el fisco, y lo compartirá con Pola y con Loco, modelos como ella.

Loco se presenta ya el primer día acompañada por un hombre, Tom Brookman, que le pagó la compra, aunque Schatze lo echa de inmediato, pues no está dispuesta a admitir a ningún hombre que carezca de corbata, pese a lo cual Brookman consigue hacerse con su teléfono y llama a Schatze tras descubrir su fotografía en una revista, y trata de invitarla, aunque sin éxito.

Pero buscar a un millonario requiere mucho dinero, pues deben alternar en lugares caros, por lo que, para conseguirlo empiezan a vender los muebles de la casa.

Un día aparece Loco con Hanley, un petrolero de Dallas que está en la ciudad para una convención y que las invita a la fiesta privada para magnates del petróleo y banqueros.

A la fiesta Schatze acudirá con el propio Hanley, que se lamenta ante ella de su soledad debido a la viudedad y a que su única hija soltera vaya ya a casarse.

Pola por su parte acudirá con Stewart Merrill, un magnate del petróleo que lleva un parche en el ojo, mientras que Chico debe conformarse con Waldo Brewster, un hombre casado que le propone que vaya a pasar el fin de semana con él a su refugio en Maine.

Antes de irse deben hacer un pase de modelos en la tienda de ropa en que trabajan para un cliente de la misma, que resulta ser Brookman, lo que indigna a Schatze que piensa que es el empleado de una gasolinera, que además finalmente no compra nada.

Finalmente Chico viaja con Brewster a Maine, descubriendo al llegar, que allí no la espera ninguna juerga, ya que lo que ella creía un club es solo una cabaña en medio de la nieve, contrayendo además el sarampión, que contagia al propio Brewster, y cuando ella se cura él sigue en cama, por lo que ella sale con Eben, un guardia forestal que ella cree un terrateniente cuando le muestra sus "dominios", y del que acabará enamorándose.

Denmark, el dueño del piso, regresa de Europa y sube al piso para buscar un documento para su defensa con el fisco, y aunque Pola lo ve lo toma por un amigo de Schatze.

Hanley, aunque enamorado de Schatze considera que la diferencia de edad es demasiado elevada y decide no seguir con ella, aunque les ayuda a recuperar sus muebles.

Pola por su parte se dispone a viajar a Atlantic City para encontrarse con Merrill, aunque debido a su miopía se embarca en el avión que va a Kansas City, donde coincide con Denmark, el cual le hace ver lo bien que le quedan las gafas, y se acaba enamorando.

Entretanto Schatze, ante la insistencia de Brookman acepta salir con él para comer y otro día para visitar la estatua de la Libertad, realizando varias salidas más, pese a lo cual, cuando aparece de nuevo Hanley, para pedirle que se case con él, ella lo acepta sin dudar.

A su enlace acuden sus amigas Chico y Pola que, tras renunciar a sus principios, se casaron, la primera con Eben y la segunda con Denmark

Y finalmente, y poco antes de dar el sí también Schatze se echa atrás debiendo reconocer que se ha enamorado de Brookman, por lo que, tras la suspensión de la ceremonia acuden las tres amigas junto con sus parejas a comer unos bocadillos en una humilde cafetería, donde se entera de que el hombre que ama es en realidad un gran potentado con una fortuna de 200 millones de dólares, por lo que cae desmayada de la impresión.

Calificación: 2