Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Cría cuervos

España (1975) *

Duración: 112 min.

Música: M. Quiroga, J. Valverde, J.L. Perales, Federico Mompou

Fotografía: Teodoro Escamilla

Guión y Dirección: Carlos Saura

Intérpretes: Ana Torrent (Ana), Geraldine Chaplin (María / Ana), Mónica Randall (Paulina), Florinda Chico (Rosa), Héctor Alterio (Anselmo), Germán Cobos (Nicolás Garontes), Mirta Miller (Amelia Garontes), Josefina Díaz (Abuela), Conchita Pérez (Irene), Mayte Sanchez (Maite).

Ana recuerda la muerte de su padre, sucedida veinte años antes, y de la que se cree responsable.

En medio de la noche, Ana bajaba las escaleras cuando oyó jadeos en el cuarto de su padre. Escuchó luego cómo su padre se ahogaba viendo tras ello salir de allí a una mujer asustada corriendo.

Ella, sin inmutarse, se coló en la habitación, cogió un vaso de la mesilla y lo llevó a la cocina donde lo lavó con mucho cuidado.

Al día siguiente tuvo que acudir al funeral, aunque se negó a dar un beso al difunto.

Muertos su padre y su madre, se hace cargo de ella y de sus dos hermanas su tía Paulina.

Ana recuerda que tenía poderes como el de invocar la presencia de su madre, pese a que esta murió muchos años antes.

La ve en la cocina, o contándole cuentos, o peinándola. Pero también retorciéndose de dolor debido a la enfermedad que acabó con su vida, sin que su padre le diera la importancia que tenía, enredado en sus líos de faldas.

Aunque poco a poco se van amoldando a la nueva vida con su tía y con su abuela, surgen de vez en cuando algunos roces como cuando les anuncia que pasarán un fin de semana en la casa que Nicolás y Amelia, amigos de la familia, tienen en el campo y la hermana de Ana le cuenta que Amelia era la mujer que estaba con su padre el día que este murió, lo que su tía se niega a creer.

Ana recuerda otro viaje a casa de los amigos, cuando sus padres aun vivían y sorprendió a su padre besándose con Amelia.

Unos días más tarde será Nicolás quien les devuelva la visita, hablando con Paulina a la que le cuenta los problemas de su matrimonio.

Mientras los dos adultos están juntos aparece Ana con una pistola que afirma que le regaló su padre y que pronto descubrirán que estaba cargada, perdiendo los nervios Paulina que abofetea a la rebelde Ana.

Tras lo ocurrido Nicolás y Paulina acaban besándose.

Ese hecho, y varias discusiones previas hacen que Ana acabe odiando a Paulina, con la que decide acabar.

Utilizará el mismo método que ya empleó con su padre y que cree que fue lo que lo mató. Echará en la leche de su tía una cucharada de una cajita que su madre le dio cuando era pequeña para que tirara y que ella decidió guardar cuando esta le dijo que era un potentísimo veneno, pero que no es más que bicarbonato.

De nuevo esa noche entra en la habitación de su tía, coge el vaso del "veneno" y lo friega, tras lo cual vuelve a la cama.

Al día siguiente Rosa, la criada despierta a las niñas para que acudan al colegio por primera vez tras las vacaciones, y mientras se preparan para hacerlo aparece su tía Paulina, tan sana como el día anterior, que las ayudará a vestirse.

Calificación: 3