Bienvenidos a mi página de resúmenes

Cuando Harry encontró a Sally

When Harry met Sally (1989) * USA

          También conocida como:
                    - "Harry y Sally" (Perú)

Duración: 96 Min.

Música: Marc Shaiman

Fotografía: Barry Sonnenfeld

Guion: Nora Ephron

Dirección: Rob Reiner

Intérpretes: Billy Crystal (Harry Burns), Meg Ryan (Sally Albright), Carrie Fisher (Marie), Bruno Kirby (Jess), Steven Ford (Joe), Lisa Jane Persky (Alice), Michelle Nicastro (Amanda Reese), Harley Jane Kozak (Helen)

Una pareja de ancianos cuenta su historia, señalando el marido que un día vio entrar a una joven en el bar y le dijo a su amigo que esa iba a ser su mujer, y varias semanas después estaban casados, llevando así más de 50 años.


Universidad de Chicago. 1977


Una pareja, Amanda y Billy se besan apasionadamente cuando llega hasta ellos en su coche Sally, una amiga de Amanda, y que va a llevar con ella a Harry hasta Nueva York.

Ella dice que tiene todo calculado, de cómo pueden turnarse cada 6 horas para conducir e incluso los lugares donde hacer los cambios.

Él va comiendo uvas, mientras que ella presume de no comer nada entre horas, lo que no le importa a él, que va escupiendo las pepitas por la ventanilla, aunque al escupir las primeras se encuentra con que el cristal estaba subido.

Para tratar de que se les haga más ameno el viaje, Harry le pide a ella que le cuente su historia, aunque ella dice que aún no le ocurrió nada, y que por eso va precisamente a Nueva York donde espera ir a la escuela de periodismo y ser periodista.

Él la plantea la posibilidad de que no conozca a nadie, señalando Sally que ya Amanda le contó de él que tenía un lado oscuro, señalando que siempre que lee una novela mira antes la última página para saber cómo acaba por si se muere antes, asegurando que le dedica mucho tiempo a pensar en la muerte, de modo que cuando llegue estará preparado, respondiéndole ella que entretanto arruinará su vida esperándola.

Más tarde hablan sobre Casablanca y su final, pensando ella que Ingrid Bergman sí se quería ir, pues no quería pasarse la vida en Casablanca con un tío que tiene un bar, y era una mujer práctica, señalando Harry que ese tío le dio el mejor sexo de su vida, diciéndole que es obvio que aún no ha disfrutado del sexo, protestando ella, y asegurando, justo cuando entran en un bar y todos bajan la voz, que ha disfrutado muchísimo del sexo, consiguiendo que todos la miren, y cuando le pregunta con quién, ella, aunque se niega a responder acaba contestando que con Shel Gordon, asegurándole él que no disfrutó con él, pues un tipo con ese nombre no puede ser bueno en el sexo.

Le pregunta por qué rompió con Sheldon, contándole ella que porque era muy celoso. Tenía bragas con cada día de la semana y a él le extrañó que no tuviera del domingo, no creyendo que no las hicieran.

Mientras ella hace las cuentas de lo que deben pagar cada uno en el bar él se queda mirándola fijamente y le dice que le parece muy atractivo, algo que no le mencionó Amanda, echándole en cara que le haya tirado los tejos siendo novio de Amanda, y le dice que deben ser solo amigos, aunque él le dice que no pueden ser solo amigos porque el sexo siempre interfiere, ya que ningún hombre puede ser realmente amigo de una mujer que le resulta atractiva, pues siempre quiere tener relaciones con ella.

Concluye ella que no podrán ser amigos, lo que dice, es una lástima, ya que es la única persona que conoce en Nueva York.

Cuando llegan finalmente a la ciudad se despiden.


Otra pareja mayor recuerda que se conocieron en el instituto, pero los padres de ella se trasladaron y 34 años después la vio por Broadway, viviendo juntos desde entonces.


5 años más tarde


Sally se besa apasionadamente con un hombre en el aeropuerto cuando de pronto aparece Harry y se queda mirando, aunque no la saluda a ella, sino al hombre con el que se besa, Joe, al que le pregunta si sigue en la fiscalía, respondiéndole que ahora trabaja para una empresa de asesoramiento político.

Joe le cuenta a Sally que vivían en el mismo edificio.

Cuando Harry se marcha, Sally le dice a Joe que menos mal que no la reconoció, pues, le dice, 5 años antes pasó la peor noche de su vida con él, antes de subir al avión, recordando que le tiró los tejos pese a que salía con su amiga, dándose cuenta en ese momento de que ni siquiera recuerda el nombre de esa amiga.

Ya en el avión, y con la cara aún sonriente acordándose de su novio, ve cómo desde el asiento de atrás Harry le pregunta que si es de la universidad de Chicago, y si alguna vez se acostaron juntos, a lo que ella le responde que no, ofreciéndose el hombre del asiento de al lado a cambiárselo.

Recuerda que no hicieron nada porque su novia era muy amiga de ella, y se pregunta si mereció la pena el sacrificio por alguien de quien no sabe nada de ella y con no tiene contacto alguno, aunque ella le asegura que no acostarse con él no fue ningún sacrificio.

Le cuenta que es periodista, en efecto, como deseaba en "The News".

Le pregunta si lleva con Joe tres semanas, respondiendo ella que un mes, y le pregunta cómo lo sabe, respondiéndole que porque la acompañó al aeropuerto, algo que se hace cuando se tiene una relación de poco tiempo, y por eso él nunca lo hace al principio para evitar futuros reproches.

Él le cuenta que va a casarse con Helen, una abogada, porque se cansó ya de la vida de soltero, el ligar y acostarse con la chica, preguntándose cuánto tiempo tiene que abrazarla antes de marcharse.

Ya al marcharse él la invita a cenar, aunque, aclarándole que solo como amigos, recordándole ella que no cree en la amistad entre un hombre y una mujer, a lo que él le responde que en caso de que estén comprometidos sí pueden serlo, aunque él mismo concluye que en ese caso la pareja no entendería la necesidad de esa amistad.


Otra pareja mayor recuerda que ellos se casaron y se divorciaron a los tres años. Tuvo otra relación y dos matrimonios más y dos años después del último divorcio volvieron a encontrarse en un entierro, y aunque ya estaba con otra mujer fueron a tomar algo y volvieron a casarse 35 años después de su primer matrimonio.


5 años más tarde


Sally habla con Marie y Alice en un bar, contando Marie que su amante no piensa dejar a su mujer, algo que le dicen que ya sabía, por lo que le recomiendan que se busque uno soltero como Sally, que debe confesarles que ha cortado con Joe.

Marie, su amiga se apresura a sacar un fichero lleno de nombres de hombres para tratar de buscarle alguno, aunque ella le dice que está en periodo de luto.

Harry por su parte acude a un partido de fútbol con su amigo Jess, no atendiendo al partido, pues está afligido tras que Helen le dejara.

Le dijo que quería una separación de prueba, aunque también que no sabía si alguna vez le había querido, apareciendo de pronto los de la mudanza, a los que había contratado una semana antes, pero no se lo dijo, supuestamente para no estropearle el cumpleaños.

La siguió y vio que estaba saliendo con un asesor fiscal.

Por su parte Marie le cuenta a Sally mientras ojean libros en una biblioteca que vio que su amante se había gastado 120 dólares en un camisón para su mujer, indicativo de que no iba a dejarla.

Mientras hablan, Marie observa a un hombre que las mira, Harry, que después de un rato finalmente se atreve a acercarse y presentarse, momento en que Marie se va.

Ella le cuenta que rompió con Joe y él que se está divorciando.

Luego se cuentan mutuamente sus problemas de pareja mientras toman una copa

Ella le cuenta que no se casaron porque sus amigos casados parecían infelices y con los hijos ya ni hacían el amor, mientras que ellos podían hacer el amor en la cocina sin temor a que entraran los niños o ir a Roma sin dar explicaciones, aunque nunca se acostaron en la cocina ni fueron a Roma, y un día ella al ver una familia se puso a llorar, y dijo que eso era lo que ella quería, respondiendo Joe que él no, consolándole que al menos conserva el piso.

Él le dice que la primera vez que se vieron no le gustó porque le pareció muy tensa, viéndola ahora más relajada, diciéndole ella que aunque parece un halago es un insulto, pues le achaca a ella el problema de que no se acostara con él, ante lo que él debe pedir perdón.

Ella le propone cenar juntos alguna noche, señalando que se están haciendo amigos, y que es probable que ella sea la primera mujer guapa con la que va a salir sin que le apetezca acostarse con ella.


Otra pareja mayor cuenta que nacieron en el mismo hospital en 1921 con 7 días de diferencia y vivieron en manzanas contiguas. Luego ella trabajaba como enfermera en un piso y él trabajaba en el de abajo y nunca se vieron. Coincidieron en un ascensor del hotel Ambassador.


Ha pasado algún tiempo y Harry y Sally son ahora amigos y a menudo hablan por teléfono mientras comentan lo que ven en televisión, volviendo a hablar de Casablanca, estando ambos mal tras sus rupturas, no pudiendo él dormir bien.

De cuando en cuando salen a cenar juntos o pasean o van a museos

Ella tiene una cita con otro hombre, y le recomienda a él que tenga otra, aunque dice que no está preparado.

Pero las citas de ambos acaban mal.

Harry se lo cuenta a Jess, que no entiende que se lleve tan bien con Sally y no quieran acostarse y que le pueda contar todo como a él.

De hecho le habla a ella de sus esporádicas relaciones, hablando en un restaurante del estado al que las lleva, preguntándole ella si no cree que simulan, asegurando él que en ese caso lo habría notado.

Y de pronto ella comienza a simular un orgasmo haciendo que todos los del restaurante se giren para mirarla.

Llega el invierno y la Navidad a Nueva York, ayudándole él con el árbol.

Luego, en Noche Vieja salen a celebrarla juntos y bailan. Ella le da las gracias, y él le dice que si en un año no tienen pareja tienen una cita.

Cuando todos se besan para celebrarlo y cantan ellos se dan un pico.


Una pareja de ancianos recuerdan que él era monitor en el campamento de los chicos y ella en el de las chicas y un día él cruzó la habitación para ir a buscarla.


Marie le cuenta a Sally que se envía flores a sí misma para simular tener un admirador para dar celos a su amante, pero este siempre sigue con su esposa.

Sally le propone salir con Harry, ya que son sus dos mejores amigos, proponiéndole Harry a Jess que salga con ella.

Cenan los cuatro juntos y tratan de conectar, pero no parecen hacerlo.

Pero cuando Marie dice una cita de algo que vio escrito en el New York Magazine, de pronto Jess le dice que fue él quien lo escribió, notando enseguida entre ellos la química de la que carecían con Harry y Sally.

Al final de la cena Marie le dice que le gustaría salir con el amigo de Harry, pidiéndole ella tacto para no dañar a este, sucediéndole lo mismo a Jess, y aunque prometen sutilidad acaban marchándose juntos en el mismo taxi.


Una pareja asiática recuerda que a él le hablaron de una chica del pueblo de al lado y fue a verla para ver si le gustaba. Como fue así se casaron, llevando ya 55 años juntos.


Cuatro meses más tarde


Harry y Sally van juntos a comprar un regalo para sus amigos y comienzan a cantar en una máquina de karaoke cuando de pronto Harry se queda paralizado, pensando Sally que es porque no le gusta su voz, aunque enseguida se dará cuenta de que en realidad se debe a que ha visto a Helen con Ira, su nueva pareja, lo que es un shock para él.

Luego en casa de sus amigos acuden a una pequeña discusión, ya que él desea colocar su mesa, que es una rueda de carruaje con un cristal encima y a ella no le gusta.

Harry aprovecha para decirles que aunque ahora todo les parezca bien llegará un momento en que empezarán a pelearse por cualquier tontería, por lo que les aconseja que pongan sus nombres en los libros antes de que se olviden de quién es cada uno y algún día se pelearán por bien quién se lleva esa ridícula mesa.

Sale afuera y Sally con él para decirle que debe encontrar la manera de no expresar sus sentimientos cada vez que los tenga, mientras que él le echa en cara a ella que nunca expresa sus sentimientos, pidiéndole Sally que no descargue su furia con ella, diciéndole Harry que puede hacerlo, ya que ella le da lecciones de cómo vivir su vida, pues es Doña Perfecta, ya que nada le molesta ni la altera, pues nunca la ha escuchado quejarse de lo que le ocurrió con Joe y le pregunta por qué no sale con nadie y si se ha acostado con alguien después de Joe, señalando ella que no entiende que acostarse con alguien pueda significar haber pasado página, pues él se ha acostado con toda Nueva York y no ve que eso suponga que se haya olvidado de Helen, haciendo que él se disculpe mientras ve cómo Jess saca su rueda a la basura.

Algún tiempo después se reúnen todos los amigos en casa de Mary y Jess, acudiendo Alice y su marido y las nuevas parejas de Harry, Emily, y Sally, Julian.

Tiempo después, mientras lee, Harry recibe una llamada de Sally, que está llorando y le pide que vaya a su casa, pues Joe la llamó para contarle que iba a casarse.

La encuentra llorando a moco tendido, contando que cuando Joe la llamó y mientras hablaban se dio cuenta de que no sentía ya nada por él, hasta que le contó lo de que iba a casarse con Kimberly, una compañera de su oficina.

Ella se decía a sí mismo que él no quería casarse, y ha descubierto que lo que no quería era casarse con ella.

Él le pregunta si volvería con él si se lo pidiese, a lo que responde que no, pero que no entiende por qué no quería casarse con ella, empezando a enumerar sus defectos, que Harry rebate para ver lo positivo de ellos, diciendo ella que tiene los 40 encima, aunque le falten 8 años, señalando ella que para ellos no es lo mismo, pues Chaplin tuvo un hijo con 73 años, diciéndole Harry que sí, pero que no podía cogerlo en brazos.

Él la abraza para consolarla, diciéndole que se le pasará y la besa, viendo cómo ella lo besa a él con más intensidad esta vez hasta acabar haciendo el amor.

Pero, mientras ella parece feliz, él se siente incómodo, pareciendo desear marcharse como si de una amante más se tratara, y, de hecho, cuando ella se despierte a la mañana siguiente, ve que él se está vistiendo.

Él le propone ir a cenar si está libre, pues debe irse a casa para cambiarse.

Tras eso ambos llaman a sus amigos, hablando Harry con Jess mientras Sally lo hace con Mary, mostrándose sus amigos felices de que finalmente se acostaran, pues piensan que están hechos el uno para el otro.

Harry le cuenta a Jess que se agobió y deseaba desaparecer y quiere decirle que fue un error.

Cenan juntos como habían quedado, diciendo ella primero que, aunque genial, lo de la noche anterior que fue un error que no deben repetir, tras lo que cenan sin hablar.

Corriendo con Jess le cuenta lo extraño de una relación en que la persona con quien te acuestas ya conoce todo de ti.

Sally acompaña a Marie a probarse el vestido de novia, pues va a casarse. Le pregunta si cree que Harry irá con alguien. Marie le dice que sabe que sale con una antropóloga.

Poco después se celebra la boda, a la que ambos acuden como padrinos.

Él trata de hablar con ella, que se muestra esquiva, y cuando él le pregunta si sale con alguien ella le dice que no quiere hablar de ello con él, preguntándole Harry si van a arrastrar siempre lo ocurrido aquella noche, de la que pasaron ya tres semanas.

Ella no entiende que él actúe como si no hubiera pasado nada, y él le dice que ella actúa como si significara demasiado.

Ella le dice que después de acostarse con alguien él siempre se larga, recordando él que ambos convinieron en que fue una equivocación, recordando que aquella noche no fue a su casa con la intención de acostarse con ella, pero que la vio llorando, concluyendo ella que se acostó con ella por compasión, tras lo que lo abofetea, regresando al salón, donde sus amigos brindan por ellos, que deben disimular, mientras escuchan cómo les dan las gracias, pues, indican, de haber encontrado mínimamente atractivos a sus amigos no habrían llegado a casarse.

Llega la Navidad nuevamente y Sally va a comprar su árbol, esta vez sola.

Harry aprovecha el momento para llamarla, hablando con el contestador y le pide perdón con humildad, repitiendo las llamadas una y otra vez sin que ella le coja el teléfono.

Y aunque le dice a Jess que no sabe qué hacer sin arrastrarse, acaba incluso cantándole a su contestador para pedirle perdón y que lo llame, consiguiendo así que se lo coja.

Vuelve a disculparse y le propone ir juntos a la fiesta de fin de año, tal como indicaron el año anterior, aunque ella indica que cambiaron las cosas y que ya no es su premio de consolación.

Harry pasa la noche de fin de año solo en su casa, mientras Sally va con Jess y Marie de fiesta y baila con tipos que no le agradan.

Harry finalmente decide salir a pasear y se trata de convencer a sí mismo que es mejor estar solo que en una fiesta fingiendo que te diviertes.

Y eso es exactamente lo que le está ocurriendo a Sally, que aunque desea marcharse no puede hacerlo porque esa noche es prácticamente imposible conseguir un taxi.

Mientras pasea llega al lugar donde la dejó ella en el viaje que hicieron a Nueva York, viniéndosele a la cabeza ese momento, y sus siguientes encuentros, mientras recuerda sus palabras señalando que un hombre y una mujer no pueden ser amigos y comienza a caminar cada vez más de prisa hacia la fiesta de los Tyler, y como es imposible conseguir un taxi corre cada vez más, hasta llegar a esta.

Sally ve a su alrededor cómo la gente baila y se divierte esperando la llegada del nuevo año y les dice a sus amigos que se va a marchar.

Al hacerlo ve llegar a Harry, que se dirige a ella y lo espera tratando de mostrarse digna.

Él le dice que le ha estado pensado y ha llegado a la conclusión de que la quiere.

Ella cree que es Noche Vieja y se siente solo, y no puede esperar que baste con decir que se siente solo y esperar que todo cambie.

Él le dice entonces: "Me gusta que tengas frío cuando fuera hace 21 grados. Me gusta que tardes hora y media en pedir un sándwich. Me gusta esa pequeña arruga que te sale en la frente cuando me miras como si estuviera loco. Me gusta que mi ropa huela a tu perfume después de haber estado contigo y me gusta que seas la última persona con la que quiero hablar antes de dormir.

Y no es porque esté solo, ni porque sea Noche Vieja. He venido porque cuando quieres pasar el resto de tu vida con alguien, quieres que el resto de tu vida empiece lo antes posible.

Mientras lo dice llega la medianoche.

Ella le dice que le dice cosas que le hacen imposible odiarle, pese a que le odia, aunque finalmente se besan como el resto de la gente, aunque con más pasión.


Ahora, como una de esas parejas mayores que contaban sus historias de amor, ellos recuerdan que la primera vez que se vieron se odiaron - ella le replica que fue ella la que le odió a él -, la segunda él ni se acordaba de ella - aunque le aclara que sí se acordaba

La tercera vez se hicieron amigos y lo fueron durante mucho tiempo.

Luego se enamoraron y solo tardaron 3 meses en casarse y tuvieron una boda preciosa.

Calificación: 3