Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Dallas Buyers Club
Dallas Buyers Club

Dallas Buyers Club (2013) * USA

          También conocida como:
                    - "El club de los desahuciados" (Hispanoamérica)

Duración: 117 min.

Música: Varios

Fotografía: Yves Bélanger

Guión: Craig Borten y Melisa Wallack

Dirección: Jean-Marc Vallée

Intérpretes: Matthew McConaughey (Ron Woodroof), Jennifer Garner (Eve Saks), Jared Leto (Rayon), Denis O'Hare (Dr. Sevard), Steve Zahn (Tucker), Michael O'Neill (Richard Barkley), Dallas Roberts (David), Griffin Dunne (Dr. Vass), Kevin Rankin (T.J.), Deneen D. Tayler (Denise).

Dallas, 1985.

Bajo las gradas de la plaza en que tiene lugar un rodeo, Ron Woodroof hace el amor con una mujer, aunque no parece encontrarse demasiado bien.

Poco después recoge el dinero de unas apuestas mientras comentan la noticia de la confesión de Rock Hudson de que padece SIDA, no pudiendo comprender ellos que un hombre como él, que podía haber tenido a cualquier mujer prefiriera a los hombres.

Se dirige luego al siguiente participante para animarle y decirle que él podrá aguantar los 8 segundos, mostrándole los 640 dólares conseguidos en las apuestas y los que podrá conseguir si aguanta.

Pero cuando sale, su amigo no aguanta ni 5 segundos, por lo que Ron sale corriendo viendo cómo poco después sale tras él con intenciones de venganza un grupo de hombres, por lo que al toparse con Tucker, un amigo suyo policía le pide que lo arreste para evitar ser linchado, y cuando Tucker se niega a detenerlo le da un puñetazo, provocando así su detención salvándolo de paso de sus agresores, aunque lo libera poco después tras llevarlo a su casa, observando su amigo que está muy débil.

Y una vez en su casa siente en su cabeza una especie de pitido antes de desmayarse.

Al día siguiente, y durante un descanso en su trabajo uno de sus amigos comenta que se va a ir a trabajar a Arabia, diciéndole él que jamás lo verán en un sitio como aquel donde no puede acostarse con sus mujeres.

Le avisan entonces de que hubo un accidente y necesitan su ayuda como electricista para desactivar la luz, pues quedó atrapada la pierna de un ilegal bajo la rueda de un tren.

Ron abre el cuadro eléctrico para desactivar la electricidad, cuando al utilizar su destornillador recibe una descarga y pierde el conocimiento.

Se despierta en el hospital donde es atendido por el Dr. Sevard y su colaboradora la Doctora Eve Saks que le comunican que tras haberle hecho varios análisis de sangre descubrieron que dio positivo en VIH, el virus del SIDA, negándose él a creérselo, no pudiendo admitir de ningún modo que puedan pensar que es maricón, y cuando le entregan sus informes y los análisis le informan de que le quedan solo 30 días de vida, asegurando él que debieron confundir sus análisis con los de otra persona, tras lo que decide marcharse del hospital, tirando la documentación entregada.

Día 1

Ron continúa con su estilo de vida, celebrando una fiesta en su casa donde esnifan coca, beben y se acuestan con prostitutas, aunque no se encuentra nada bien.

Le cuenta poco después a su amigo T.J. lo que le dijeron en el hospital burlándose de los médicos que confunden los diagnósticos, confundiéndolos.

Pese a todo acude a una biblioteca donde lee varios artículos sobre el SIDA, donde informa que la mayoría de las personas que lo contrajeron son homosexuales y drogadictos que comparten jeringuillas por la utilización de drogas intravenosas, aunque hay también un porcentaje importante de heterosexuales que practican sexo sin protección, y recordando que él nunca utiliza protección comprende que lo padece.

En el hospital el representante de una farmacéutica informa a los médicos de que van a utilizar el AZT, en principio creado para combatir el cáncer, pero que parece que puede ser eficaz contra el VIH pues sus ensayos muestran que restaura la inmunidad de los linfocitos, y aunque algunos médicos cuestionan su eficacia ya que en los ensayos hubo efectos secundarios como importantes bajadas de los glóbulos blancos, afirmando el representante, que, pese a todo, es el remedio más eficaz conocido y que la FDA autorizó su ensayo en humanos, siendo su hospital uno de los elegidos para los ensayos, percibiendo durante el año que duran estos importantes ingresos.

Día 7

Acude entonces al hospital con la intención de ser recibido por el Doctor Sevard, que le aseguran no le recibirá, saliendo al escuchar sus gritos la doctora Saks, a la que él rechaza creyéndola una enfermera, aunque será ella quien finalmente lo atiende, pidiéndole él que le dé AZT que él se compromete a pagar, aunque la doctora le asegura que solo se la pueden dar a los que participan en las pruebas, y que ni siquiera ellos saben a qué enfermos se les da la medicina y a cuáles el placebo.

Le pide entonces que le recete algunos de los medicamentos que leyó se están probando en otros países, informándole la doctora de que ninguno de ellos ha sido aprobado por la FDA, recomendándole acudir a un grupo de apoyo, asegurando él no estar dispuesto a ir a una reunión para que le dé un abrazo un grupo de maricones.

Ron acude al bar donde se reúnen sus amigos, diciéndole Clint, uno de ellos, "Tráeme otra cerveza, cariño" ante lo que se enfada, comprendiendo que T.J. se lo contó a todos, y cuando le llaman nena acaba por tratar de golpearlos, viendo cómo todos se apartan de él con miedo, marchándose indignado tras escupirles.

Acude tras ello a la reunión del grupo de apoyo, donde informan a los afectados de los ensayos que se están realizan, limitándose a coger información.

Va tras ello a un club de striptease donde no se concentra en las muchachas, y donde reflexiona para sí mismo como si estuviera rezando a afirmando que si tiene alguna oportunidad desea recibir alguna señal, y justo en ese momento ve al otro lado de la barra a un hombre en el que reconoce a uno de los limpiadores del hospital.

Al día siguiente el empleado del hospital lanza un bote a un contenedor que Ron recoge con sus pastillas de AZT.

Día 8

Ron se toma su dosis con cerveza antes de esnifar cocaína.

Día 9

Va al trabajo, aunque al ver las caras hostiles de sus compañeros decide marcharse y tras recibir una otra dosis de AZT continúa con su rutina de clubs alcohol y rodeos.

Día 28

El limpiador del hospital le indica que empezaron a guardar el medicamente bajo llave, por lo que no podrá entregarle ninguna dosis más, aunque le da una dirección de un doctor en México, y aunque indignado, trata de golpear al limpiador es él quien cae, perdiendo el conocimiento.

Cuando despierta ve que está nuevamente ingresado en el hospital, donde la Dra. Saks que le informa de que ha estado a punto de morir, preguntándole el doctor Sevard dónde consiguió el AZT, advirtiéndole que traficar con sustancias farmacéuticas es un delito.

En el hospital se encuentra con que su compañero de habitación es Rayon, un travesti, del que no acepta que se acerque a él y al que insulta, aunque cuando le propone jugar a las cartas y ve que tiene dinero acepta jugar, dándole un fuerte calambre en la pierna que Rayon le masajea y le ayuda a aliviarse.

Le cuenta luego que él comparte su dosis de AZT con otro amigo esperando poder curarse los dos, contándole que su amigo le paga 5.000 dólares.

Ron acaba por firmar el alta voluntaria y abandona el hospital, pues, tal como le dice a la doctora, no quiere morir lentamente y drogado por la morfina, pues prefiere morir con las botas puestas.

Pero cuando llega a su casa ve que está precintada y con una orden de desahucio, habiendo además pintadas en rojo en las paredes que ponen "Sangre de marica".

Ron entra a pesar del precinto y busca el dinero que tenía escondido por todas partes.

Día 29

Sale con su coche, parando a medio camino, y tras mirar la pistola que lleva empieza a llorar amargamente.

Día 30

Llega a México y una vez allí pregunta por el Doctor Vass que le dijeron que pasaba AZT, aunque cuando se lo pide él le pregunta si quiere envenenarse, ordenando que lo ingresen de inmediato al ver lo delicado que se encuentra.

Ve que Ron ha tomado cocaína, metanfetamina y alcohol además del AZT lo que debilita su sistema inmunológico y lo hace propenso a una infección, y que el AZT acaba con todas las células, recetándole vitaminas.

Entretanto, en el hospital, la Doctora Sacks regaña a Rayon por no haber acudido al tratamiento el día anterior, lo que interferirá en el ensayo.

Tres meses después

A pesar de tener neumonía crónica, los análisis de Ron mejoraron gracias a la medicina que él le da, que es menos agresiva que el AZT, además de unas proteínas.

Ron le asegura a Vass que podría forrarse vendiendo sus productos en su país.

Carga su coche con la medicación con la intención de venderlo en su país, aunque Vass le advierte que si le pillan no debe decir que tiene SIDA o le impedirán la entrada.

Y tras ello, y disfrazado de sacerdote, Ron trata de volver a su país.

Tal como temía será detenido en la frontera por llevar fármacos dado que solo puede llevar provisiones para 3 días.

Ante el agente de la FDA, Ron dice padecer cáncer y tomar 30 pastillas diarias, llevando además un suero de vitaminas no tóxico, asegurándole al agente que no tiene intención de venderlas además de que no son ilegales, pues aunque no están aprobadas tampoco están prohibidas, ante lo que el agente le asegura que si las vende irá a la cárcel.

Una vez en Dallas, Ron trata de colocar la medicina en los ambientes donde piensa que puede haber gente con SIDA, aunque no consigue grandes resultados.

La doctora examina a los enfermos que participan en el ensayo, diciéndole la enfermera que se nota perfectamente quiénes toman AZT porque acaban con problemas que exigen que les hagan trasfusiones de sangre, pese a lo cual acabaron ya el estudio concluyendo que sí mejoraron, lo que la doctora le manifiesta a Sevard no cree, pues piensa que si se les hacen trasfusiones a quienes tomaban placebo también mejorarían y que duda sobre la efectividad del fármaco, pues caen los glóbulos blancos y se teme los efectos que tendrá a largo plazo, diciéndole el doctor que esa gente muere y no hay efectos a largo plazo.

Rayon entra en el coche de Ron sorprendiéndole y diciéndole que se siente mejor, por lo que le pide que le entregue otra dosis de su medicación, aunque él le dice que si no tiene dinero o clientes que se marche, diciéndole que necesita dosis para 20 personas mientras le muestra el dinero, aunque cuando él le dice que sí, Rayon le dice que no se merece su dinero por homófobo y se marcha.

Él la sigue en su coche y le dice que si le busca 20 personas más le dará un 5% de los beneficios, aunque ella le exige un 25%, debiendo él aceptar su propuesta.

Empezarán a realizar el reparto juntos, yendo para ello a un club gay, donde él se siente totalmente desubicado aunque debe aguantar y tolerarlos.

Tras leer el periódico y la preocupación que existe en San Francisco por la incidencia del SIDA, pensando en que él puede hacer un negocio de ello.

Con los beneficios conseguidos alquilan una habitación en un motel y contrata a un abogado, señalando que ya no vende medicinas, sino que se las regala a sus socios, gente que pueda aportar 400 dólares mensuales como cuota, y que pasarán a formar parte de su club, pudiendo tomar toda la medicina o vitaminas que deseen y necesiten, habiendo tomado la idea de clubs similares existentes en Nueva York, creando él el "Dallas buyers Club".

En la televisión la doctora Saks escucha la noticia de la aprobación del AZT como fármaco de referencia contra el SIDA pese a que será el fármaco más caro jamás comercializado, ya que su costo es de 10.000 dólares por paciente y año.

Dos meses después

Entre el numeroso grupo de nuevos clientes del club hay dos nuevos, ya mayores y amigos de Rayon que les cuentan que usaron AZT y que les ayudó al principio, pero Ian ahora está peor, suministrándoles él los nuevos medicamentos

Saks, preocupada por Rayon, que no acude a su tratamiento decide visitarla en la nueva dirección que tiene, la del motel, donde se encuentra a Ron, descubriendo que tienen fichas de muchos de sus pacientes y al que le dice que les advertirá contra él.

Ron se preocupa por lo que come, descartando la comida procesada y con aditivos cuando va al supermercado, encontrándose allí, después de tanto tiempo con T.J., al que le presenta a Rayon, al que se niega a darle la mano, obligándolo él a hacerlo, tras lo que Rayon lo mira orgulloso de su cambio.

En su casa la fila de gente que busca ayuda crece, aunque se niega a ayudar a quienes no tienen el dinero para asociarse.

Ve que Rayon se droga y le quita el mando del negocio mientras él sale de viaje a Japón al laboratorio químico Hayashira, en Okayama para comprar Interferón, aunque le explican que no se puede exportar a Estados Unidos y solo médicos japoneses pueden realizar la compra, por lo que busca un médico japonés para hacer el pedido.

De regreso a Estados Unidos y ya en el aeropuerto siente el pitido que le indica que está a punto de marearse, por lo que corre a los servicios, donde se pincha, aunque deben ingresarlo de nuevo, aunque cuando vuelve en sí y le dicen que le están medicando con AZT se arranca la vía, advirtiéndole el representante de la FDA que le detendrá por introducir medicinas sin permiso y quemará sus medicamentos, recordándole a Sevard que él le diagnosticó que le quedaban solo 30 días de vida y que pasó ya un año, por lo que se marcha sin esperar el alta.

Sevard consulta a Saks sobre la medicación que toma, asegurando ella ignorarlo, informándole el doctor que la FDA le confiscó 2.000 viales de Interferón.

Pero Ron no se rinde y busca otras opciones, viajando a China, Amsterdam e Israel

Saks lo visita y él le explica cómo funcionan, diciéndole que los enfermos de SIDA tienen una esperanza de vida de 6 meses y él y otros han logrado superar la media.

Sevard encuentra su consulta sin gente para las pruebas, mientras hay colas para el club de Ron, el cual hace el amor con una de sus clientas con SIDA y debe ayudar a Rayon a pincharse ya que está tan débil que ni siquiera puede hacerlo.

Su abogado le avisa de que en Hacienda le van a hacer una auditoría, a los que asegura que sus multas no le pararán.

Queda para cenar con Saks en un restaurante, regalándole un cuadro de flores que pintó su madre, sospechando que debió ser Sevard quien lo denunció, aunque afirma que solo espera disfrutar sin más, lo que le hace sentirse casi humano de nuevo.

Un día irrumpen en su oficina la policía con una orden judicial de la FDA que les permite confiscar toda medicina y suplemento no aprobados, asegurando que infringe la normativa por incumplimiento y etiquetado inadecuado, pese a que muchas son solo vitaminas o proteínas.

El 11 de marzo de 1987 la FDA cambia su normativa, por lo que solo podrán adquirirse medicinas recetadas por un médico, pasando de no estar aprobados a ser ilegales.

Él busca médicos que le firmen recetas médicos, pero pasan por un mal momento financiero y deben abandonar el motel.

La pareja de Michael e Ian le muestran una casa donde podrán seguir, aunque él dice que les pagará solo 150 dólares al mes y les hará un 20% de descuento en su cuota, a lo que ellos dicen que se la ceden gratis para ayudar.

Pero su situación económica les lleva a buscar nuevos pacientes, acudiendo a reuniones de personas con SIDA a los que informan que tratando a un 45% de personas más que los hospitales tienen la décima parte de su tasa de mortalidad.

Rayon, vestido con traje y corbata, "como un hombre" acude a ver a su padre, al que le cuenta que padece el SIDA y le explica que desea pagar la deuda de la persona que le ayudó y fue bueno con él.

Ron entretanto trata de encontrar la ayuda de algún doctor, aunque sin éxito, pues todos se niegan a firmarle recetas.

Rayon será su solución cuando le entrega el fajo de billetes que le entregó su padre, diciéndolo que consiguió dicho dinero vendiendo la póliza de su seguro de vida, dándole Ron por vez primera un abrazo.

Con el dinero conseguido decide regresar a México, aunque antes acude a ver a la doctora Sacks para invitarla a ir con él, y para pedirle recetas para poder pasar la aduana a su vuelta sin problemas, aunque también ella se niega a hacerlo, pues no puede recomendar algo que puede ir mal y que los demanden.

Rayon, que en ningún momento dejó de drogarse se encuentra cada vez más débil, llevándola su novio al hospital donde lo atiende Eve.

En México vuelve a ver al doctor Vass, que le habla de los avances conseguidos en ese tiempo y de los estudios sobre el AZT en Francia en el que señalan que es demasiado tóxico y no tiene un efecto duradero

Cargado de medicamentos regresa a su país, siendo nuevamente retenido en la frontera donde presenta un montón de recetas falsificadas que le robó a Eve.a nombre de diversas personas coincidentes con nombres de los Dallas Cowboys.

De vuelta a la consulta Denise, su secretaria le cuenta que Rayon está hospitalizada, por lo que acude de inmediato al hospital, adonde llega tarde ya, por lo que se lanza contra el Doctor Sevard acusándolo de asesino.

Por la noche contrata a una mujer, pero aunque le hace un striptease se marea.

Denise le advierte que hay dos personas más que fueron tratadas con AZT pero que no tienen dinero suficiente, diciéndole que los incluya, pidiendo que venda su coche.

Eve lo visita diciéndole que Rayon no murió por el AZT, sino por ser drogadicto y por todas las enfermedades que padecía, dándole él el estudio publicado en Francia.

Eve lo lee en su casa y al día siguiente pide en el hospital que rebajen a sus pacientes la dosis de AZT al mínimo.

Le cierran el laboratorio, no pudiendo utilizar el Péptido T, decidiendo distribuir folletos contra el uso del AZT e informando del juicio que le espera, y que Eve le ayuda a distribuir en su propio hospital, distribuyéndolas también en una reunión de la FDA a los que acusa de connivencia con las farmacéuticas, que les pagan.

Sevard le pide a Eve que dimita por su forma de actuar, a lo que ella se niega diciendo que tendrán que despedirla.

Va a ver a Ron, que lo abraza y le dice que echa de menos la vida normal, poder tener hijos o llevar a su mujer a bailar y que ha estado luchando por una vida que no tiene tiempo de vivir y que espera que tenga sentido, diciéndole ella que lo tiene.

Un día sale con su furgoneta y debe parar en medio de una calle al sentir de nuevo el pitido que precede a su pérdida de conciencia, teniendo la fortuna de que aparece su amigo Tucker que lo lleva a su casa y le ayuda.

Seis meses después

En el Tribunal de Distrito de San Francisco, en California se verá su causa en la que el juez le dice que debe utilizar medicamentos aprobados, aunque también le dice a la FDA que se ha excedido al prohibir una sustancia que ellos mismos dictaminaron que no era tóxica, y que cuando alguien tiene una enfermedad terminal debería poder elegir cómo tratarse, aunque legalmente no pueden darle la razón.

Pese a ello, a su regreso recibe un gran aplauso de todos sus amigos, encabezados por Eve y todos aquellos a quienes ayudó y por los que luchó, permitiéndole que siguiera usando Péptido T para su uso personal.

Vuelve al rodeo, esperando durar 8segundos, mientras siente el pitido en sus oídos.

Día 2557. 12 de diciembre de 1992

Ron muere 7 años después de su diagnóstico.

Una dosis menor de AZT en combinación con otros fármacos pasó a ser el tratamiento común en los enfermos de SIDA.

Calificación: 3