Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Deprisa, deprisa

España / Francia (1980) *

Duración: 98 min.

Música: Los Chunguitos

Fotografía: Teo Escamilla

Guión: Blanca Astiasu, Carlos Saura

Dirección: Carlos Saura

Intérpretes: Berta Socuéllamos (Ángela), José Antonio Valdelomar (Pablo), Jesus Arias (Meca), José María Hervás (Sebas), María del Mar Serrano (María), Consuelo Pascual (abuela de Pablo), Lucio Fernandez Felipe (Julio).

Pablo y su amigo Meca deben salir deprisa tras robar un coche al ser sorprendidos por su propietario.

Van tras ello a tomar cerveza al bar donde trabaja Ángela, una camarera de la que Pablo se ha enamorado y con la que comenzará a salir, pasando muy pronto a formar parte de su banda, en la que actúa disfrazada de hombre, para lo que se pone un bigote y lleva siempre una capucha.

Con el grupo de sus amigos participará en el robo de una fábrica, a un banco, y posteriormente en la de un furgón.

En este último golpe el dueño del furgón les dispara mientras huyen, lo que provoca el enfado de Ángela, que decide vengarse, por lo que regresan y acaba con el hombre que les disparó.

Luego sentirá remordimientos, que Pablo trata de acallar. Pero tienen dinero para lo que deseen, incluso para regalar una televisión en color a la abuela de Pablo.

Cuando no tienen trabajo se pasan el día fumando porros o esnifando coca o heroína. Salen de excursión o montan a caballo, e incluso viajan hasta el mar que Ángela no había visto nunca.

Tras ello deciden atracar un banco, aunque todo sale mal, pues al cajero le da tiempo a pulsar el timbre de alarma y tras coger el dinero el vigilante saca la escopeta y deben matarlo, esperándoles a las salida un montón de policías que acaban con Sebas, logrando escapar los demás, aunque Pablo es herido en la huida.

Como cada vez que dan un golpe, el Meca sale para destruir el coche, siendo avistado el humo desde un helicóptero policial, por lo que es sorprendido por la policía y también muere.

Ángela llama entretanto a un médico, al que le ofrece un millón de pesetas para que cure a Pablo y no diga nada. Y el médico coge el dinero y se marcha diciendo que va a recoger su instrumental. Pero no regresará, por lo que Pablo acaba muriendo.

Ángela decide entonces recoger el dinero del atraco y la pistola y desaparece hacia su incierto futuro.

Calificación: 3