Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

¿De qué se ríen las mujeres?

España (1996) *

Duración: 110 min.

Música: Joan Vives

Fotografía: Fernando Arribas

Guión: Joaquín Oristrell, Yolanda García Serrano, Juan Luis Iborra y Manuel Gómez Pereira

Dirección: Joaquín Oristrell

Intérpretes: Verónica Forqué (Luci), Candela Peña (Graci), Adriana Ozores (Mari), Juanjo Menéndez (Luqui), François - Eric Gendron (Salvatore), Ángel de Andrés López (Claudio), Jordi Bosch (Carlos), Daniel Pérez (Domingo), Jorge Sanz (Víctor), Yolanda Ventura (Miriam), Carmen Balagué (Pilar), Mariola Fuentes (Tábata).

Domingo recuerda desde el futuro que aprendió a conocer a las mujeres en el verano de 1996, cuando tenía 15 años y aun existían los diarios escritos y la gente necesitaba del despertador para levantarse. Cuando la gente todavía vivía en pareja y dormían en camas, aun se usaban los cepillos manuales, las cuchillas para afeitarse, los condones, o los coches contaminantes.

En aquel año se casó su abuelo Luqui (Luis Quiñones) por cuarta vez, con una mujer 45 años menor que él, acudiendo él a la boda con sus padres, Carlos, y su madre, Luci, la cual forma junto con sus hermanas Graci y Mari el trío cómico "Las Tres Gracias", cuyos guiones escribe el propio Carlos.

Durante el banquete, y aprovechando que las tres hijas del recién casado cantan una canción en honor al ligón de su pare, Carlos muere atropellado mientras trataba de reunirse íntimamente en su coche con Tábata, una aspirante a guionista y actriz que le estaba esperando en su coche, siendo Domingo, testigo del accidente.

Pese a la tragedia, el trío debe cumplir su compromiso de actuar el mes de agosto en Benidorm, debiendo convencer sus hermanas a Luci para que vaya con ellas, diciéndole que así podrán aprovechar la circunstancia para lanzar las cenizas de Carlos al mar.

En pleno bajón anímico, y tras una floja actuación debido al despiste de Luci, esta, que no deja de ver a su marido, con el que sigue hablando, descubre una agenda de este con los nombres y datos personales de 34 mujeres, con las que la engañó.

Muy enfadada por el descubrimiento Luci decide vengarse de él poniéndole unos cuernos póstumos, por lo que cuando aparece en su camerino Salvatore, que trabaja en una emisora local para pedirles que hagan una entrevista al día siguiente ella trata de ligárselo, sin que Salvatore parezca demasiado interesado en embarcarse en ninguna aventura romántica dadas sus desastrosas experiencias anteriores.

Salvatore los lleva a ella y a Domingo al hotel, observando este al bajarse del coche, que este es el mismo que atropelló a su padre y después se dio a la fuga.

En el hotel aparece llorando Claudio, un hombre que dice que quiere hablar con Mari, a la que le dice que está hecho polvo y que cambió el plan de sus vacaciones para poder viajar hasta allí con su familia y poder estar cerca de ella, contándole a su amante que se siente fatal porque su mujer le engaña con su mejor amigo, el padrino de su hija pequeña, sin tener en cuenta que él la engaña a ella desde 6 años antes.

Luci les cuenta a sus hermanas que está decidida a disfrutar de su vida, contándole Graci que ella solo se busca idiotas para no enamorarse de ellos.

Sus hermanas le ayudan a conocer a diferentes hombres, descubriendo así que hay muchos hombres con un solo tema de conversación, o que hablan pero no saben escuchar.

Tras varios días conociendo a diversos hombres un día Salvatore le dice que ha estado esos días pensando en ella y que la ha visto cenando cada día con un hombre.

Graci es la única de las tres hermanas que sigue soñando con convertirse en una actriz seria, grabando por ello una escena con la ayuda de su sobrino que desea presentar a Jaime de Armiñán.

Llaman por ello a un mensajero a buscarla aunque dudan de si deben entregársela, por lo que ante la duda deciden mostrarle a Víctor, el mensajero la prueba, observando cómo este rompe a llorar al verla, convenciéndose así de que l hace bien.

Claudio le pide a Mari que espíe a su mujer, comprobando, que, en efecto es amante de su marido, escuchando cómo ella le pide a su amante que le haga el amor en el baño del restaurante donde estaban cenando, asumiendo Claudio finalmente que lo suyo con Pilar, su esposa no tiene arreglo, por lo que le acaba proponiendo a Mari que sea ella su pareja, e incluso casarse, a lo que ella se niega.

Un día llega el padre de las chicas a Benidorm con Miriam, su mujer, anunciándoles que Miriam se hará cargo del papel de Luci en la compañía, y podrá así retirarse como deseaba, y las chicas, aunque no dicen nada no les agrada la idea.

Además el abuelo decide hacerse cargo de Domingo, que cree que vive demasiado influenciado por las mujeres, aunque su abuelo no es demasiado convencional y lo único que consigue es que Domingo acabe masturbándose mientras piensa en su "abuela", tras jugar con ella en la playa donde ella estaba en top-less.

Por su parte él, su madre y sus tías acuden a una representación del abuelo comprobando que este es ya demasiado mayor y que su actuación es patética, pese a lo cual lo aplauden con entusiasmo, recibiendo poco después la gratitud de Mariam por su actitud con su padre.

Luci acepta salir de nuevo con Salvatore pese a sus afirmaciones del primer día, si bien Domingo se muestra con él muy impertinente, debiendo contarle finalmente a su madre lo que vio el día de la muerte de su padre, por lo que ella le pregunta a Salvatore dónde estuvo el 21 de junio, fecha de la muerte de su marido, respondiendo él que estaba en Berlín visitando a su hermana.

Tras ello, y decidido a mostrar su inocencia va con Luci y con Domingo hasta el parking donde guarda su coche, reconociendo Emilio, el encargado que utilizó su coche aprovechando que él no estaba para ir a ver a su novia a Madrid, decidiendo Luci no denunciarlo.

Llegado el día previsto para el lanzamiento de las cenizas de Carlos al mar, Domingo abre la urna que las contiene y al estar junto a la ventana se le vuelan debiendo recogerlas a toda prisa mientras llega Salvatore dispuesto a pedirle a Luci que salga con él.

Salen las tres hermanas y Domingo junto a Salvatore, yendo también con ellos Víctor, el mensajero, observando todos atónitos, excepto Luci, que mira al infinito, cómo al lanzar las cenizas al mar comienzan a salir burbujas, debiendo confesarle a la también alucinada Gracia que pusieron detergente.

A punto de finalizar la temporada, Luci sigue intacta, Gracia espera la llamada de un director y Mari se plantea, al ver que el grupo está a punto de romperse, si no debe darle una oportunidad a Claudio, que dice que ha madurado y que comprende a Pilar, pues cree que esta tiene las mismas necesidades que un hombre.

Acuden juntos a un restaurante donde encuentran a Pilar con su amante y Claudio reacciona diciéndole a Pilar que Mari es la mujer de su vida, y cuando va a besarla Pilar se lanza hacia él clavándole un tenedor en el hombro.

Luci decide aceptar finalmente las proposiciones de Salvatore tras pedirla a Carlos, siempre presente en su vida junto a ella que la deje, bailando tras ello con Salvatore antes de acostarse.

Graci se despierta en una barca en la playa sin bragas y sin dinero, comprendiendo que Víctor, con el que se había ilusionado la ha engañado, habiendo vuelto a las andadas, ya que había presumido ante ella de haber sido un ladrón en el pasado.

Mari, a la que las cosas no le han salido con Claudio sale borracha al balcón de su apartamento y se desnuda ante unos obreros.

Graci llega también despechada, afirmando Luci, al llegar que no le fue ni bien ni mal con Salvatore, pues es un buen hombre, pero no es muy bueno en la cama.

Como a todas les parece haber ido mal acaban emborrachándose mientras se quejan de los hombres, que afirman, carecen de sentimientos, y con los que deben cargar.

Luci les muestra que tiene poderes psíquicos abriendo con su mente una botella de champán, saliendo tras ello a divertirse, comprobando Luci al despertarse a la mañana siguiente que hay un hombre a su lado, estando Graci con otro y Mari con otros dos, todos ellos llegados en un portaviones, felicitando sus hermanas a Luci por haber conseguido ya follar sin amor.

Llega entonces Salvatore con croissants y Luci se muestra echa un lío y llora afirmando que no quiere estar enamorada, aunque debe asumir que lo está.

Víctor no envía el video con la prueba de Graci, se presenta personalmente con él en las oficinas de Armiñán y, armado con una pistola, los obliga a que lo vean.

Claudio acaba reconciliándose con su mujer quedando solo el amante de esta, que, por casualidad tropieza con Mari, que siente una especial atracción por los casados.

Domingo cuenta que la abuela Miriam resultó ser una excelente guionista, siendo suyo el nuevo guión de las Tres Gracias, que pronto tendrán una hermanita.

Cuando nace esta acuden al bautizo Jaime de Armiñán, para estar con Gracia, su nueva estrella, reapareciendo entonces Carlos en la vida de Luci para decirle que se ha reencarnado en Carlota, su hermanita.

Pero Luci ha decidido rendirse ya al amor de Salvatore, que, aunque no es un gran amante la hace reír mucho, viendo Mari cómo Claudio y su amigo se pelean ahora por ella.

Calificación: 2