Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Desaparecido

Missing (1981) * USA

Duración: 122 Min.

Música: Vangelis

Fotografía: Ricardo Aronovich

Guión: Donald E. Stewart, Constantin Costa-Gavras (N.: Thomas Hauser)

Dirección: Constantin Costa-Gavras

Intérpretes: Jack Lemmon (Edmund Horman), Sissy Spacek (Beth Horman), Melanie Mayron (Terry Simon), John Shea (Charlie Horman), Charles Cioffi (Capitán Ray Tower), David Clennon (Consul Phil Putnam), Richard Venture (Embajador), Jerry Hardin (Coronel Sean Patrick), Richard Bradford (Andrew Babcock), Joe Regalbuto (Frank Teruggi), Keith Szarabajka (David Holloway), John Doolittle (David McGeary), Janice Rule (Kate Newman).

Septiembre de 1973. Tras pasar unos días en Viña del Mar con Terry, una amiga que fue a visitarlos, Charles Horman y ella regresan a Santiago, viéndose obligados a pasar la noche en un hotel debido al toque de queda, no pudiendo su amiga regresar al día siguiente a su país.

También Beth se ve sorprendida por el toque de queda al día siguiente, viéndose obligada a dormir agazapada en un portal, encontrando su casa al día siguiente revuelta y sin Charlie, al que se llevaron los militares según los vecinos.

En Estados Unidos, el señor Horman, padre de Charlie indaga a través del Departamento de Estado sin éxito, por el paradero de su hijo, por lo que, ante la falta de respuestas decide viajar a Chile, siendo recibido por el cónsul que lo lleva al hotel donde lo espera Beth.

Horman cree que Beth al igual que Charlie tienen una paranoia anticapitalista y no confían en el sistema, estando seguro de que él conseguirá encontrarlo con la ayuda de la policía.

El embajador le dice que harán lo posible por encontrarlo, pero están seguros de que se esconde. Horman los cree y no entiende la actitud hostil de Beth.

Hablan con Terry que les cuenta que se quedaron atrapados en Viña del Mar, donde coincidieron con otro norteamericano que les contó que estaba allí para una misión especial, en contacto con un grupo militar americano que comprendió estaba involucrado en el golpe. De hecho fue el capitán Ray Tower, que los invitó a cenar y los llevó hasta Santiago.

Beth y Terry recurrieron a él para encontrar a Charlie y tuvieron que pasar la noche en su casa debido al toque de queda, pero solo se comportó como un conquistador.

Una mujer les informa que aquella tarde tomó un taxi que casualmente seguía la misma ruta que el camión donde iba Charlie, que entró en el estadio de fútbol.

El cónsul les informan que no hay avances y sugieren que Charlie quizá fue secuestrado por izquierdistas disfrazados de soldados. Y que los demás americanos fueron ya liberados.

Pero hablan con otro norteamericano, David, que les cuenta que él y su amigo Frank fueron detenidos y llevados con cientos de presos para ser interrogados. Él fue liberado, pero Frank fue llamado y nunca lo volvió a ver pese a que en el consulado dicen que está en su país.

Les consiguen una autorización para visitar los hospitales y psiquiátricos e incluso el estadio nacional, aunque, sin éxito.

Hablan también con refugiados de diferentes embajadas, encontrando en la de Italia a un ex oficial que les cuenta que un amigo vio a un prisionero torturado del que ordenaron su desaparición en el despacho del jefe local de la CIA porque sabía demasiado.

Visitan también los depósitos de cadáveres, viendo cientos de ellos, antes de llegar a la sala de los no identificados, donde ven a Frank Terruggi, el otro americano desaparecido.

La esposa de Horman acudió a la Fundación Ford y le dijeron que visitara su delegación en Chile. Allí Horman habla con un consejero que le informa de que un amigo suyo, con contacto con los militares le dijo que Charlie fue ejecutado en el estadio nacional el día 19.

En la embajada le dicen que Charlie está en el norte con papeles falsos. Pero Horman ya no los cree y unos días más tarde les informan de que encontraron a Charlie, que murió en el estadio al día siguiente de su detención y que fue enterrado en una fosa común.

Ed y Beth regresan a su país, aunque, pese a las promesas, el cadáver no llegó hasta 7 meses después, impidiendo que se le pudiera ya hacer la autopsia.

Calificación: 4