Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Desde que amanece apetece

España (2005)

Duración: 115 Min.

Música: José Miguel F. Sastrón

Fotografía: Juan Amorós

Guión: Joaquín Andújar

Dirección: Antonio del Real

Intérpretes: Gabino Diego (Pelayo), Arturo Fernández (Lorenzo), Loles León (Palmira), Ángel de Andrés López (Prados), Miguel Ángel Muñoz (Máquina), Juan Muñoz (Vallecano), Kira Miró (Claudia), Antonio Hortelano (Huesitos), Jesús Bonilla (Alcalde), Maricarmen Ramírez (Teresa), Pepe Sancho (Finito), Antonio Gamero (Taxista).

Sobreprotegido por sus padres, Pelayo es un chico inmaduro que pasa su tiempo haciendo gamberradas, tras una de las cuales - provocó el ataque de un enjambre de abejas a las personas que celebraban una boda, acabando todos, incluido el párroco, en el río - deciden obligarle a madurar enviándole a Madrid para que le espabile su tío Lorenzo, al que creen un empresario triunfador.

Pero su tío no quiere ni oír hablar de hacerse cargo de él, viéndose obligado a hacerlo por la insistencia de Palmira, con la que Lorenzo espera casarse muy pronto, dándose cuenta de ese modo de que su tío no es más que el representante de un grupo patético de boys que trabajan en el local de Palmira, prostituta retirada que es quien mantiene los caprichos del fracasado Lorenzo.

Pero todo se acabará cuando, por culpa de Pelayo, Lorenzo es sorprendido con una amante, momento en que Palmira decide deshacer su compromiso aliándose con Prados, representante de un grupo de boys extranjeros, cuyas actuaciones en el local de Palmira hacen que este aumente espectacularmente su clientela.

Pelayo se convertirá en un hombre, según su tío, cuando, por obra del mismo consigue acostarse con Claudia, una prostituta venezolana que trabaja en el "Desde que amanece apetece", de la que Pelayo se enamoró nada más verla tras coincidir en el autobús que le llevaba a Madrid.

Al carecer del dinero de Palmira Lorenzo idea otro negocio: una agencia de prostitutos de los que Pelayo, pese a ser el peor dotado de ellos pasará a ser una pieza esencial.

Una clienta americana será su primera clienta. Deseosa de conocer a un auténtico macho español, este se lo mostrará tratándola como a una vaca, con lo que ella quedará muy satisfecha, aunque se marcha sin pagarles.

Pero meterá la pata al tratar también como una vaca a una mujer gordita.

Tendrá también como clienta a una anciana virgen a punto de morir, y a una próspera mujer de negocios a la que tratará como si fuera una criada y con la que volverá a meter la pata al dirigirse a ella en un restaurante como cuando estuvo en su piso.

Testigo de ello, una avispada periodista sigue a Pelayo y a Lorenzo hasta su piso y entra con las cámaras descubriendo allí a todas las clientas in fraganti, haciendo que Pelayo les cuente sus intimidades con la mujer de negocios.

El escándalo, coincidente con la llegada de la dueña del piso, una psicóloga que le dejó sus llaves a Lorenzo para que regara sus plantas, supone su ruina.

Pelayo deberá regresar a Asturias con la única satisfacción de haber ayudado a Claudia frente a su chulo, aunque ella, conmovida por su gesto le roba para evitar que se enamore de ella.

Pero pese a todo el vuelve a buscarla cuando le dan la noticia de que ha heredado 400.000 Euros de la anciana que se estrenó con él.

Con el dinero se compra el Testarrossa que anhelaba su tío, y decide regresar a su pueblo, llevándose con él a Claudia, aunque a medio camino cambia de opinión y decide regalarle el dinero a Claudia para que regrese a su país junto con su hijo, mientras él va a buscar al desahuciado Lorenzo, que le propone seguir con sus "negocios" en la costa alicantina, donde hay muchas viudas mayores.

Calificación: 0