Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Django desencadenado

Django unchained (2012) * USA

          También conocida como:
                    - "Django sin cadenas" (Hispanoamérica)

Duración: 165 Min.

Música: Varios

Fotografía: Robert Richardson

Guión y Dirección: Quentin Tarantino

Intérpretes: Jamie Foxx (Django), Christoph Waltz (King Schultz), Leonardo DiCaprio (Calvin Candie), Kerry Washington (Brommhilda), Samuel L. Jackson (Stephen), Walton Goggins (Billy Crash), Dennis Christopher (Leonide Moguy), Don Johnson (Spencer Bennett), James Remar (Butch Pooch / Ace Speck), David Steen (Stonesipher), James Russo (Dicky Speck), Franco Nero (Amerigo).

1858. Texas. Los hermanos Speck viajan junto con un grupo de esclavos encadenados recién adquiridos por un bosque en las afueras de Greenville, cuando les sale al encuentro un hombre de origen alemán que viaja en un carro de dentista y que se identifica como King Schultz que pregunta si alguno de los esclavos estuvo en la plantación en que trabajaban los hermanos Brittle como capataces, respondiendo afirmativamente uno de ellos, que Schultz se muestra dispuesto a comprar, irritando a Ace, uno de los hermanos, que le apunta con su arma y amenaza con matarlo si no se va, ante lo que Schultz responde siendo él quien dispare contra él, acabando a continuación con el caballo de Dicky, que cae sobre él rompiéndole una pierna.

A merced de Schultz, Dicky no puede negarse a venderle a Django, el esclavo que afirmó conocer y poder identificar a los Brittle, aunque antes de irse libera al resto de esclavos dejando a Speck a su merced.

Schultz y Django llegan entonces hasta una pueblo cercano a El Paso, donde son mal vistos por la población que nunca había visto a un negro montado a caballo, dirigiéndose una vez allí hasta la taberna local donde entran pese a tenerlo prohibido los negros, por lo que el tabernero va a buscar al sheriff.

Entretanto, Schultz le explica a Django que no es dentista, sino cazador de recompensas y que lo necesita para acabar con los Brittle, cuyo aspecto desconoce y por los que espera cobrar una importante cantidad de dinero.

Aparece entonces el Seriff, dispuesto a deshacerse de los alborotadores. Pero entonces Schultz se saca una pistola de la manga y le dispara acabando con él, huyendo todos los habitantes del pueblo aterrorizados, yendo a avisar al Marshall, que llega acompañado de 100 tiradores que rodean la taberna, ante lo que Schultz dice que saldrá si le prometen que será sometido a juicio y no la abatirán al salir.

Y una vez fuera le muestra al Marshall una orden firmada por el juez de Austin que le permitía acabar con el sheriff, que era un forajido ladrón de ganado, por lo que no solo no podrán detenerlo, sino que además le deben entregar 200 dólares.

Tras ello Django y Schultz continúan su viaje hacia Tennessee, durante el que Schultz le promete a Django que tras ello le dará la libertad, 75 dólares y un caballo, diciéndole Django que cuando sea libre comprará la libertad de su mujer, Broomhilda von Shaft, cuyo nombre es debido a que sus primeros dueños eran de origen alemán, como el propio Shultz, que se interesa por ella, contándole Django que él y Broomhilda trataron de huir, siendo capturados por los Brittle, que tras castigarlos les marcaron con fuego como fugitivos, tras lo cual su propietario decidió venderlos, pero por separado.

Una vez en Tennessee acuden a la finca de Spencer Bennett (Big Daddy), al que le dice estar dispuesto a comprarle una de sus hembras negras por 5.000 dólares, haciendo pasar a Django por un hombre libre, que mientras pasea por la plantación identifica a los tres hermanos Brittle

Al verlos recuerda cómo azotaron a Hildy sin piedad pese a sus ruegos tras intentar huir, disponiéndose John Brittle en ese momento a azotar a otra esclava por haber roto una docena de huevos, impidiéndoselo Django, que al llegar frente a él le dispara para luego azotar con el látigo al otro hermano, el borracho Raj, que fue quien se ensañó con Hildy, acabando tras ello con él, justo antes de la llegada de Schultz, que, con su rifle consigue abatir a Ellis, el tercer hermano, que trataba de huir.

Tras mostrar su orden les dejan marcharse y llevarse los cadáveres, aunque esa noche un ejército del Ku Klux Klan rodea su caravana, aunque, antes de atacarlos comienzan a discutir entre ellos por lo mal que están hechos sus sacos, con los que no pueden ver bien.

Pese a ello inician su ataque contra el carro del dentista, aunque al llegar al mismo ven que no hay nadie en él, siendo observados por Schultz y Django desde lejos, disparando desde su escondite al carro, haciéndolo saltar por los aires, cayendo varios de los atacantes, y huyendo despavoridos los demás, disparando Django con el rifle de Schultz a Bennett mientras huye, acabando con él.

Django es ya libre, aunque Schultz le propone asociarse con él durante el invierno, prometiéndole un tercio de sus recompensas, tras lo que le ayudará a encontrar a su mujer.

Django acepta siendo un alumno aventajado, al aprender a disparar con gran rapidez y precisión, acabando entre los dos con toda una banda dedicada al asalto de caravanas.

Así realizan su trabajo y él va aprendiendo a disparar con gran rapidez y precisión, pudiendo así entre los dos acabar con toda una banda de forajidos que se dedicaban a asaltar caravanas, dirigiéndose tras el duro invierno hacia Mississippi, donde descubren en el registro que Broomhilda fue vendida a Calvin Candie, el dueño de la cuarta plantación de algodón del estado.

Schultz lo investiga, descubriendo que Candie es propietario de mandingas, esclavos entrenados para luchar entre ellos hasta que uno de ellos muere, y que mueven gran cantidad de dinero en las apuestas.

Para poder ayudar a Django, Schultz se hace pasar por un europeo adinerado que desea comprar luchadores mandingas para su circo, mostrando a Django como socio, y experto en evaluar el talento de los candidatos. Un negrero negro, algo que le repugna.

Tras conseguir llamar la atención de Candie, al proponerle pagarle 12.000 dólares por su luchador - el tercero mejor, ya que sabe que no le venderá al mejor de todos -, este le invita a presenciar una de las peleas de mandingas, en la que obligan al vencedor a sacarle los ojos al vencido, tras lo que debe acabar con él con un martillo.

Candie se siente impresionado por la dureza de Django, que parece más negrero que los propios blancos, no apiadándose de uno de los luchadores, D'Artagnan, que trataba de huir.

Candie le dice que sus luchadores le deben durar al menos cinco combates, para recuperar su inversión de 500 dólares, ofreciendo Schultz los 500 dólares para salvarle la vida, ante lo que Django dice que el esclavo no vale nada, dejando que lo despedacen los perros.

Candie hospedará a sus invitados en la casa grande pese a las objeciones de Stephen, su mayordomo, que no comprende que este permita que se aloje en su casa un negro.

Schultz se muestra interesado en poder hablar alemán, asegurando que alguien le dijo que tenían una esclava que lo hablaba, por lo que le pide que se la hagan llegar a su habitación.

Candie, deseoso de agradar a sus invitado pide que arreglen a la esclava para este pese a que justamente en ese momento la tenían encerrada en una caja metálica bajo tierra tras haber intentado huir.

Tras librarla de su castigo, y una vez en su habitación, Schultz le explica a Hildy que ha acudido a rescatarla, haciendo que entre Django en la habitación, desmayándose la muchacha al verlo.

Posteriormente y durante la cena Stephen nota que Hildy se turba ante Django y comienza a sospechar que se conocen, aunque ella lo niega al ser interrogada.

Entretanto Candie y Schultz tienen prácticamente acordada la compra por 12.000 dólares de su tercer mejor luchador, mostrándose interesado en adquirir también a Broomhilda, acordando firmar los documentos 5 días más tarde.

Pero justo antes de que se cierre totalmente el acuerdo Stephen irrumpe en la sala alegando la existencia de un problema con los postres, sacando a su amo de la reunión para comentarle sus sospechas.

Le explica que está seguro de que Django y Broomhilda se conocen y que la intención de Schultz no es comprar un mandinga, sino la de adquirir a la esclava.

Indignado, al darse cuenta de que estaba a punto de ser engañado, Candie regresa a la mesa llevando una calavera, que les explica, es la del esclavo que lo cuidó a él de niño, al que se sentía muy unido, indicando que tras estudiar los cráneos de los negros llegó a la conclusión de que estos están predispuestos a la sumisión, y por ello no se levantan y se rebelan, pese a superar en número a los blancos.

Tras ello les dice que conoce sus planes, y que, ya que quieren a Broomhilda, se la ofrece por 12.000 dólares. Amenazando con acabar con ella y examinar su cráneo allí mismo, ante lo que Schultz acuerda pagar los 12.000 dólares por la muchacha.

Luego el abogado de Candie prepara los documentos de la venta, aunque tras la recepción de estos insiste ante Schultz para cerrar el trato estrechando sus manos, a lo que Schultz se niega, acusándolo de estúpido, por ignorar que su admirado Dumas era negro, no deseando ya disimular más su repugnancia.

Pero Candie insiste en estrecharle la mano para dar por finalizado su trato, humillando aun más a Schultz, el cual, no pudiendo reprimirse más saca una vez más la pistola oculta en su manga para acabar con él, siendo tras ello abatido el propio Schultz por uno de los tiradores de Candie que apuntaba a Django para forzar la humillación de Schultz.

Django le roba la pistola a ese hombre y acaba con él antes de que pueda reaccionar, disparando tras ello a todos los hombres que tratan de acabar con él, habiendo decenas de víctimas, debiendo finalmente rendirse cuando, acorralado ve aparecer a Stephen que capturó a Hildy a la que amenaza con matar si no se entrega.

Detenido y brutalmente golpeado, lo cuelgan boca abajo para proceder a su castración, siendo Stephen quien lo evita al convencer a la hermana de Candie, Lara, de que castrándolo se desangraría y moriría rápidamente casi sin sufrir y sin sacar de él ningún beneficio, consiguiendo que lo vendan a una compañía minera, donde pasará penando el resto de sus escasos días, dada la dureza del trabajo.

En el camino a la mina, Django consigue convencer a los hombres que los transportan a él y a otros esclavos, de que él realmente no es esclavo, sino que es un caza recompensas, y que fue detenido cuando trataba de detener a los miembros de una banda que se ocultan en Candie Land y por los que ofrecen 12.000 dólares, asegurándoles que si se asocian con él podrán repartirse el dinero, mostrándoles el cartel de un forajido buscado, tras lo que interrogan a los demás esclavos que les confirman que Django llegó a Candie Land como hombre libre, por lo que, tras creerlo deciden ponerlo en libertad y asociarse a él, aunque cuando le entregan una pistola él acaba con todos ellos, liberando al resto de esclavos antes de partir, con la dinamita que llevaban para la mina, de regreso a Candie Land.

Hace antes de llegar a la casa grande una parada en la casa en que viven los encargados de perseguir a los esclavos que tratan de huir, y cuyos perros acabaron con D'Artagnan, acabando con todos ellos, tras lo que libera a Broomhilda, recuperando los papeles en que se le concedía la libertad.

Entretanto, y tras el entierro de Calvin Candie, sus amigos y familiares regresan a la casa, donde Django los esperaba, acabando con los tres hombres que acompañaban a Lara, con la que acabará posteriormente, para luego encararse con Stephen por todo el mal hecho a los de su raza, y al que le dispara en las rodillas, pese a lo cual sigue afirmando que no se saldrá con la suya y que morirá a manos de caza recompensas y que no puede destruir Candie Land.

Django prende entonces la mecha de la dinamita, que colocó por toda la mansión, observando desde fuera, acompañado de Hildy, que le espera a caballo, cómo esta salta por los aires, tras lo cual la pareja, ya unida para siempre, se aleja.

Calificación: 3