Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

Dos buenos tipos
Dos buenos tipos

The nice guys (2016) * USA

          También conocida como:
                    - "Dos tipos peligrosos" (Hispanoamérica)

Duración: 116 min.

Música: David Buckley, John Ottman

Fotografía: Philippe Rousselot

Guión: Shane Black y Anthony Bagarozzi

Dirección: Shane Black

Intérpretes: Russell Crowe (Jackson Healy), Ryan Gosling (Holland March), Angourie Rice (Holly March), Matt Bomer (John boy), Margaret Qualley (Amelia Kuttner), Yaya DaCosta (Tally), Kim Basinger (Judith Kuttner), Keith David (Matón mayor), Beau Knapp (Blueface), Lois Smith (Señora Glenn).

Los Ángeles, California, 1977.

Un adolescente, Bobby se cuela en la habitación de sus padres y coge de debajo de la cama de estos, que duermen plácidamente una revista erótica.

En la cocina, y mientras toma un zumo observa el póster desplegable que protagoniza la actriz porno "Misty Mountains" (Montañas Vaporosas), viendo cuando termina el zumo y se retira cómo un coche atraviesa a toda velocidad su casa, entrando justo por el lugar en el que estaba él unos segundos antes.

Corre al lugar donde acabó el coche destrozado, observando que la matrícula de este es "Misty M.", observando luego junto a este desnuda y moribunda a la misma muchacha que vio poco antes en el póster y prácticamente en la misma pose, preguntándole al chico qué le parece su coche antes de morir, cubriéndola él con su pijama.

Un grupo de adolescentes ven en clase un documental en que califican de gay a un muchacho por utilizar una toalla de colores.

Cuando salen de clase, una de las alumnas, una niña de 13 años se dirige a un coche deportivo donde la espera un hombre que le triplica su edad y que la invita a porros y la sube en su coche guay, no siendo conscientes de que les está vigilando un tipo, un irlandés que creció en Riverdale en el Bronx, Jackson Healy.

Cuando la chica se marcha de casa del hombre Healy llama a la puerta, propina un fuerte puñetazo al galán y le dice que se aleje de la chica.

El detective privado Holland March está metido en su bañera pero con el traje puesto cuando recibe un mensaje de su hija Holly que le recuerda en el contestador automático que el jueves es su cumpleaños, por lo que le pide que sea generoso esperando que no se haya olvidado de ir a trabajar.

Lee en su mano escrita una frase: "Nunca serás feliz", mientras piensa que ojalá fuera más ambicioso, pues tanto sus padres como sus compañeros le decían que debía aspirar a todo. Pero solo aspira a beber cualquier cosa de menos de un dólar, recordando que su mujer le decía antes de morir que lo dejaba todo a medias.

March recuerda que cuando aprobaron el divorcio de mutuo acuerdo muchos detectives perdieron su trabajo, lo que a él no le ocurrió gracias a un tipo que conoce a muchos jubilados y le pasa algunos casos.

Va a ver a una nueva clienta, una anciana que quiere denunciar la desaparición de Fred, su marido, observando él que sobre la repisa de la chimenea hay una urna con las cenizas del propio Fred, señalando la mujer que no lo ha vuelto a ver desde el funeral, indicando él que comenzará su búsqueda de inmediato.

Healy, por su parte habla con una joven, Amelia que desea contratarle para que le libere de unos tipos que la están buscando y que están preguntando por ella, dándole el nombre de uno de ellos escrito en una nota en forma de vaca rosa.

Ve que tiene en el asiento del copiloto una revista en que sale él en portada donde indican que "El rudo Jackson Healy te enseña a protegerte", reflexionando e indicando que a veces se sentía satisfecho de sí mismo, aunque muy pocas y que debería sacarse la licencia de investigador como de detective, pues piensa que ellos sí ayudan a la gente.

Y ese tipo es March que tratando de localizarla pregunta en un bar donde le confirman que estuvo, aunque el dueño se niega a darle los datos de su receta, por lo que cuando cierra él trata de colarse rompiendo un cristal, aunque al hacerlo se corta y al ver la sangre se marea, debiendo ir a un hospital.

En la radio hablan sobre la muerte de Misty Mountains, asegurando que la policía vio algo turbio en su muerte cuando su coche se salió de la carretera.

Healy se levanta y da de comer a sus peces y recuerda cuando su mujer le confesó mientras cenaban que se estaba acostando con su padre.

Acude a casa de Holland, y cuando le abre lo golpea fuertemente, antes de decirle que deje de buscar a Amelia, aunque este le dice que solo la busca como parte de otro caso y que quien lo contrató para buscarla fue Lily Glenn, tía de Misty, asombrándose Healy de que haya traicionado a su cliente tan fácilmente.

Pero no se ha rendido. Trata de sorprenderlo sacando una pistola de la caja de galletas, pero Healy lo desarma fácilmente y le dice que diga al médico que tiene una fractura en espiral del brazo izquierdo antes de rompérselo.

Cuando se marcha se topa con Holly, hija de Holland, a la que antes vio en un parque cercano leyendo, la cual le ofrece un batido y le pregunta si es amigo de su padre, diciéndole este que son socios.

Le gustaron tanto los batidos que compra varias cajas de estos, pero cuando llega a su casa es atacado por dos individuos que le dicen están buscando a Amelia.

Entretanto March habla con a la señora Glenn que asegura que vio a Misty con vida dos días después de que apareciera muerta, y que no son solo imaginaciones, ante lo que March insiste en que el forense dictaminó su muerte, insistiendo la vieja en que vio a su sobrina con una chaqueta de rayas azul, sugiriendo March que debió confundirá con Amelia, aunque la señora Glenn insiste en que siga buscando a su sobrina interrogando a Amelia por si sabe algo de ella, aunque March se niega a seguir hasta que ve que la vieja vuelve a sacar la chequera.

Cuando sale su hija le espera en el coche ya que él no puede conducir con el brazo roto.

Entretanto los matones que atacaron a Healy insisten en preguntarle por Amelia, a la que él niega conocer pese a que le amenazan con romperle los dedos.

El más mayor, que es afroamericano encuentra una bolsa que el otro matón va a investigar sin hacer caso a Healy que le dice que es de un amigo, explotando la bolsa al abrirla y tiñendo su cara de azul, advirtiéndole Healy que el color no se irá.

El tipo, al que debido a eso empezará a llamar Blueface enfadado carga contra los peces del acuario de Healy que se enfada, y le dice que le ha enfadado, asegurándole que aunque supiera algo no se lo diría porque es un imbécil, tras lo que da a un interruptor haciendo que se encienden todas las luces y electrodomésticos de la casa, despistando a los matones, que disparan despistados, alcanzando el disparo de Blueface a una vecina mientras Healy saca un arma de debajo de su cama consiguiendo hacerlos huir.

Holly celebra su cumpleaños en la bolera. Mientras las niñas juegan Holland va al baño, donde la encuentra Healy, que le advierte que no va a hacerle daño, y necesita su ayuda. Él abre, pero con la pistola en la mano, señalando que desde que le hizo daño siempre la lleva con él, aunque mientras la maneja con una mano debe taparse con la otra, ya que tiene los pantalones bajados.

Healy le dice que quiere que quiere que encuentre a Amelia pues cree que quieren matarla, no entendiendo por qué quiere buscarla, pues ya acabó su trabajo para ella cuando le rompió a él el brazo, diciéndole Healy que es un asunto personal y que se ha informado de que es bueno investigando y le entrega 400 dólares para que trabaje para él durante dos días, con libertad para cobrarle también por el trabajo a la señora Glenn.

Holly le explica que en realidad buscaba a Misty, contratado por su tía, que, a los dos días fue a su casa y asegura que la vio desde la ventana, deduciendo él que la confundió con Amelia.

Cuando los ve Holly hablando reconoce en Healy al hombre que le rompió el brazo a su padre, diciéndole este que su trabajo es pegar a la gente por dinero, preguntándole ella cuánto le cobraría por dar una paliza a su amiga Janet.

March acepta el trabajo, pero le dice que se quedará con los 400 dólares aunque la encuentra antes de dos días, ya que, le indica, de hecho ya sabe dónde está.

Acuden hasta el Departamento de Justicia frente a cuyas puertas ven a un grupo de activistas cubiertos con máscaras anti gas y que simulan estar muertos, indicando Holland que es el grupo de protesta de Amelia a los que le preguntan por ella, aunque ellos les dicen que no pueden hablar, pues están muerto debido a la contaminación, aunque Healy no puede entender que murieran si llevan máscaras.

Finalmente y para que les dejen en paz les dicen que Amelia no está allí porque su novio murió tres días antes, y cuando ofrecen 20 dólares a quien les lleve hasta la casa del novio, uno de ellos, Chet, se ofrece para acompañarles.

Este les lleva hasta la casa de Dean, el novio de Amelia, que observan que ardió, explicándoles Chet que Dean dirigía películas experimentales y tenía tantos rollos que su casa ardió fácilmente por culpa de estos.

Le preguntan a un muchacho del vecindario que a cambio de 20 dólares les informa que Dean hacía películas porno y que de hecho vio allí a Misty.

Healy señala que Dean desapareció el mismo día que él perdió el rastro de Amelia.

De regreso ven un cartel que anuncia una versión pornográfica de Pinocho protagonizada por Misty Mountains, del productor Sid Shattuck, del que el vecino de Dean les habló antes.

Contactan con él y logran que les invite a una fiesta donde esperan encontrar a Amelia.

Una gran fiesta con todas las estrellas del porno, oyendo cuando llegan golpes en el maletero del coche, donde descubren que está Holly, que observa las docenas de prostitutas que hay antes de que su padre la envíe en un taxi de regreso a casa.

Luego se separan para investigar, aunque Healy advierte a March que si ve a un tipo con la cara azul lo avise.

Como la bebida es gratuita March empieza a beber mientras Healy investiga, llegando a una habitación donde ve que hay una bobina de una película titulada "Qué te parece mi coche, campeón" junto con una chaqueta azul a rayas, viendo dentro de una caja de películas una nota apuntada en un papel en forma de vaca de color rosa como el que le dio Amelia donde aparece apuntado el número de un vuelo, quedándose con ella.

Por el contrario Holland está tan borracho que aparece de pronto nadando tras dos chicas que disfrazadas de sirenas bucean en un enorme acuario.

Fuera Healy descubre que Holly no se marchó y que está viendo una película porno junto a un joven borracho y otra mujer, golpeando Healy al chico, aunque la chica que está con ella le dice que se lo puso ella porque sale en la película.

Tras salir de la piscina, March interroga a una joven vestida de Pocahontas a la que le pide que simule que le dispara, fingiendo él caer abatido, aunque no lo controla bien y acaba rodando por la colina, perdiendo al hacerlo su pistola.

Abajo ve a Amelia, aunque no la reconoce y esta sale huyendo al verlo.

Tras encontrar su pistola enciende un cigarrillo viendo que a su lado hay un cadáver, lo que le hace quedarse sin habla, por lo que, aunque trata de gritar para llamar a Healy no consigue articular palabra hasta después de un rato, consiguiendo que Healy le vea y baje, mostrándole el cadáver que tiene la cara destrozada por un disparo, cogiendo Healy su cartera y viendo que se trata de Sid Shattuck, diciendo March que deben deshacerse del cuerpo, pues lo vio una chica mientras buscaba su pistola y puede relacionarle con el crimen.

En la fiesta una mujer se dirige a Holly, tras enterarse de que está preguntando por Amelia, diciendo Holly que es su hermana y quiere avisarla de que hay dos tipos muy raros preguntando por ella, diciéndole la mujer que la llevará con ella, acompañándola hasta un coche donde está Blueface, que le impide salir del coche.

Healy no entiende cómo perdió su pistola, dándose cuenta de que se cayó por la colina, señalando Holland que estaba muy resbaladizo porque estaba mojado tras meterse en la piscina tratando de interrogar a las sirenas.

Se deshacen del cadáver lanzándolo tras una valla, ignorando que tras ella hay una familia celebrando una boda que ven cómo cae un muerto sobre su mesa.

De regreso a la fiesta Healy se tropieza con el compinche de Blueface, el hombre negro con el que comienza a pelear, sacando el hombre una pistola, aunque consigue desviar el disparo, acabando con otro tipo de la fiesta, consiguiendo Healy quitarle el arma que acaba en un jacuzzi, aunque saca tras ello una navaja.

Entretanto, en el coche, Holly y Blueface ven cómo Amelia pide las llaves de su coche con muchas prisas, aprovechando Blueface que la tiene al lado para trata de acabar con ella, momento en que Holly le cierra la puerta haciendo que falle su disparo y haciéndole daño en la mano, momento que aprovecha Holly para huir, advirtiendo a Amelia que debe salir corriendo, haciéndolo juntas.

El disparo llama la atención de los invitados, incluido March, al que el aparcacoches advierte que la chica que estaba antes en su maletero iba en el coche del tipo de la cara azul, que ve que sale con su coche a toda velocidad, por lo que se cuela en un deportivo y lo sigue.

Entretanto Healy sigue luchando con el otro matón, que está a punto de ahogarlo en el jacuzzi, aunque se salva tras coger la pistola que estaba en este, disparándole al matón a la pierna, consiguiendo así tenerle a su merced, aunque le permite que viva tras hacerle prometer que se marchará a Michigan y no volverá a verle.

Ve tras ello a Amelia y a Holly corriendo seguidas por el coche de Blueface, que dispara contra Marcha, su perseguidor consiguiendo que pierda el control del automóvil.

Blueface alcanza a las muchachas, a las que tiene a su merced, pero eso le impide darse cuenta de que está en medio de la carretera siendo arrollado por una camioneta.

Pese a ello Holly siente compasión por él, y señala que deben buscar ayuda, aunque Amelia prefiere huir, pidiéndole Healy que busque ayuda mientras se queda con él.

Blueface le pregunta si sabe quién es John Boy, asegurando que este sí sabe quién es él, asegurándole que este matará al detective y a su familia y luego irá a por él y le dice que no le queda mucho tiempo, señalando Healy que ya son dos, mientras aprieta su cuello con un pañuelo, encontrándolo ya muerta la niña cuando regresa.

Llega entonces March tras conseguir arrancar el coche, abrazando feliz a su hija, mientras escuchan las sirenas policiales que llegan ya tarde.

Con estos llega una detective que se presenta como Tally y que les dice que su jefa, Judith Kuttner, la Jefa del Departamento de Justicia desea verlos, contándoles esta cuando llegan hasta su coche que es la madre de Amelia.

Una vez en su despacho les da las gracias por haberle salvado la vida a su hija, dándose cuenta Healy en ese momento de que conoce a Kuttner por haberla visto en televisión debido a que es la encargada de la querella por el asunto de los catalizadores de los coches, trabajando también para evitar que el porno llegue a Hollywood.

Les dice que Amelia actuó en una de las películas de Shattuck por rebeldía contra ella, aunque no quedan copias de la película tras el incendio de la casa de su novio.

Pero cree que Amelia está en peligro y no confía en ella, ya que cree que está detrás de esos hechos y cree que quiere que la maten, pidiéndoles que la encuentren, señalando Holland que sus servicios no son baratos, pidiéndole 5.000 dólares, no sabiendo que ella había hecho un cheque por 20.000 que rompe al escucharlo.

Ya en casa de Holland, este le cuenta a Healy que están allí provisionalmente, pues su casa quedó destruida debido a un incendio.

Healy le muestra la nota que encontró en casa de Shattuck, que dice es igual y con la misma letra que la que le entregó Amelia.

Como Tally le preguntó a Healy antes si era el del restaurante, Holland le pregunta qué quería decir, contándole él que un año atrás estaba en un bar cuando apareció un tipo con un rifle, y él consiguió quitarle el rifle y reducirlo, acabando con una bala en el bíceps y no recibiendo nada por ello.

Cuando termina de contarlo ve que March está dormido, aunque señala que fue el mejor día de su vida, pues por un momento se sintió útil.

Mientras se marcha ve a Holly leyendo con una linterna en el descampado, comprendiendo que allí estaba su casa, contándole ella que cree que su padre se siente culpable por el incendio, pues su madre siempre se quejaba de que había un escape en el horno, pero como su padre carece de olfato no lo vio.

Le dice tras ello a Healy que es una mala persona, preguntando si mató a Blueface, lo que él niega, diciendo ella que se alegra, pues sabía que no sería capaz de hacerlo.

Al día siguiente Healy los espera en la puerta, llegando Holland con Holly conduciendo, entregándole su parte del dinero de Kuttner, restando los daños del coche.

Healy le habla de la nota que encontró y del número de vuelo que debía salir del aeropuerto de Burbank, por lo que deberán actuar antes de que se marche, aunque March sugiere esperar unos días y luego llamar a Kuttner pidiéndole más dinero por seguir investigando, a lo que Healy se niega, señalando su propia hija que es el peor detective del mundo y le pregunta por qué tiene que ser un pringado y le dice que no para de beber, que es un fracasado y la gente le odia, y ella misma le odia.

Healy dice que encontrará a la chica él solo, diciéndole March que no la encontrará en el aeropuerto, pues los aeropuertos a esa hora están cerrados y el número que figura en la nota no es el de un vuelo, sino de un apartamento de los apartamentos Burbank.

Salen juntos hacia estos, aunque cuando llegan les dicen que esos apartamentos fueron derribados un par de años antes, por lo que deben salir de inmediato hacia el aeropuerto.

Pero poco antes de llegar ven un hotel que tiene el nombre de Burbank y se da cuenta de que el número es el de una de sus habitaciones.

Se dirigen al bar del hotel y le preguntan al barman, que les confirma que vio a la chica, que está en el ático, aunque les recomienda que no suban, pues hay unos tipos llegados de Nueva York que van armados y llevan guardaespaldas, y es mejor que esperen allí a que baje y que no hagan como su amigo, que prefirió subir, señalando ellos que no van con ningún amigo, concluyendo Healy que debe ser John Boy que los busca para matarlos, tal como le contó Blueface.

Temiendo que pueda querer matar a Amelia, deciden subir, aunque cuando para el ascensor ven a un hombre al que le han cortado el cuello, viendo cómo disparan repetidamente a otro, viendo cómo otro más cae por la ventana al vacío, por lo que deciden volver a bajar y marcharse, viendo que se acerca la policía por lo que se esconden en un callejón.

Cuando pasan los coches patrulla, March le pide a Healy que arranque, asegurando que la chica estará muerta, pero Healy cree que no y que pueden evitar que la maten, aunque la discusión acaba cuando de pronto la propia Amelia cae sobre su coche, les mira y les dispara aunque falla, y con el retroceso cae y pierde el conocimiento.

La llevan a casa de March, donde está Holly con una amiga, Jessica.

Cuando se despierta, Amelia les dice que la autora de todo es de su madre, asegurando que esta es una delincuente, que está investigando el tema de los catalizadores y sabe que va a mentir porque la han sobornado y no denunciará a los fabricantes pese a que no cumplen los requisitos medioambientales para ahorrar dinero.

Ella trató de evitarlo y de llamar la atención haciendo con Dean una película de ensayo, con trozos pornográficos para atraer al público, señalando que en la película estaban todos los datos de la denuncia, por lo que cuando su madre lo descubrió, mató a Dean y destruyó la película.

Reciben entonces una llamada de Tally que le dice que Judith le ha pedido 100.000 dólares en metálico, y teme que esté metida en algo turbio, y le gustaría que hicieran la entrega ellos, pues le da mala espina.

Holland le cuenta que tienen ellos a Amelia, diciendo que les enviará a su médico para que la examine.

Luego recogen el maletín con el dinero en casa de Tally, diciéndole antes de marcharse March, colado por ella, que la llamará en cuanto hagan la entrega.

Mientras van hacia su destino Holland comienza a tener sueño, por lo que le pide a Healy que le releve, diciéndole este que no es preciso, pues el coche tiene piloto automático, observando que es cierto, tras lo que ve que en la parte de atrás va una abeja gigante que le dice que con la polución ya no pueden ni volar.

Mientras habla con la abeja escucha la voz de Healy gritándole y pidiéndole que se despierte, aunque demasiado tarde, se meten en una zona vallada y chocan provocando que el maletín se abra y el supuesto dinero salga volando, comprobando entonces que lo que llevaban no son más que recortes, por lo que deben regresar de inmediato.

Pero para entonces ya ha llegado a su casa un hombre que le dice a Holly que es el médico al que llamaron, que va a ocuparse de Amelia, viendo cómo Jessica está hablando por teléfono tratando de averiguar el nombre del actor del lunar en la cara que interpreta a John Boy en la serie "Los Waltons", fijándose entonces Holly en que el supuesto doctor tiene un lunar igual que el actor, por lo que va hasta la cocina fingiendo que va a coger unas galletas y sacando del bote el arma de su padre.

John Boy le dice a Jessica que si le ayuda solo matará a Holly mientras saca una navaja, pero la muchacha intenta huir, siendo atrapada por el asesino que la lanza a través de la ventana, haciendo un enorme ruido al romper los cristales, ruido que escuchan Healy y March que llegan en ese momento, preguntándole March al propio John Boy si lo escuchó, señalando este mientras rebusca en su maletero que fue culpa suya, que tiró a una chica por la ventana, tras lo que empieza a disparar su ametralladora contra ellos.

Pese a los disparos March consigue rescatar a Jessica y entrar en casa, escondiéndola con Holly y con Amelia en el armario, aunque esta última decide escapar por la ventana.

Fuera hay un intenso tiroteo, hasta que, al escuchar las sirenas de la policía John Boy huye, aunque cuando entran ven que Amelia también se marchó.

Al llegar a la carretera Amelia para a un coche y le pide ayuda ignorando que a quien ha parado es al propio John Boy, que dispara contra ella matándola.

Cuando al día siguiente salen de la comisaría gracias a su abogado este les asegura que no piensa hacer nada contra la jefa del Departamento de Justicia y les aconseja que cambien su historia,

Cuando llegan con Holly a la casa ven que ya no podrán volver a vivir en esta, pues como consecuencia del tiroteo cayó una palmera sobre esta.

Mientras esperan a que Holly recoja sus cosas aparece la señora Glenn que insiste en que vio a su sobrina y que nadie la cree, aunque Healy le dice que él vio la chaqueta de la que habla la anciana en el despacho de Shattuck junto con otro montón de ropa, que March comprende es el vestuario de la película, por lo que la anciana no miente, decidiendo ir con ella a casa de Misty para que allí les cuente qué vio exactamente.

Una vez en la casa March descubre un proyector, señalando que la señora Glenn vio en efecto a su sobrina, sobre la pared, pues era una película, la película por la que buscaban a Amelia, que se la llevó hasta el hotel Burbank para hablar con los distribuidores, comprendiendo entonces la señora Glenn que en efecto murió su sobrina, aunque Holly la consuela diciendo que encontrarán a la gente que lo hizo.

Holly encuentra un papel de Chet donde pone que el estreno es a las 9 de la noche, recordando que ese día comienza la fiesta del automóvil.

Justo esa noche es la fiesta del automóvil, por lo que deciden ir a esta, un lugar donde están todos los representantes del sector automovilístico.

Una vez en la feria, se dirigen a la sala de proyecciones, no encontrando a Chet, que será el proyeccionista, revisando las películas, aunque solo ven coches, por lo que imaginan que el muchacho la escondió en alguna parte.

Se ven sorprendidos allí por Tally, que aparece con un arma, que les dice que todo comenzó en Detroit, en la feria del automóvil con Misty alardeando de su película.

Aprovechando que llama una camarera de pisos March se lanza al suelo y trata de coger la pistola que Healy tenía en su tobillo, aunque no la encuentra, diciéndole Healy que eso lo soñó y que no tiene ninguna pistola allí.

Como insiste las llamadas del servicio de habitaciones abren, viendo que es Holly, que le lanza el café encima a Tally, aunque no contaba con que este estuviera frío, pero entonces se resbala con el café y al caer dispara, y pierde el conocimiento.

Salvados gracias a Holly salen para tratar de encontrar a John Boy.

Este, por su parte encuentra a Chet y le dice que alguien ha tirado la película, y debe subir a la sala de proyección.

Poco después Healy encuentra a Chet herido en un contenedor.

John Boy llama para informar que la película está en el proyector, aunque le dicen que no está, señalándoles que está empalmada en el medio de la otra película.

Holly escucha al hombre al que dan las instrucciones el negro compañero de Blueface y lo sigue, aunque este se da cuenta de que es la hija de March y va hasta este, que está en la barra y le dice que le está apuntando a su hija a la espalda, llevándose a ambos hasta la azotea, lo que le impide al matón darse cuenta de que en el salón comenzó la proyección de la película, en la que empiezan saliendo coches, pero que pronto se convierte en la película porno de Misty Mountains.

Arriba March comienza a lloriquear mientras el negro le regaña por haber llevado a la chica hasta allí debido a que es un borracho inconsciente.

Pero March no está tan asustado. Tras pedirle a su hija que se agache saca una pistola y le dispara a su captor que cae al vacío tratando de arrastrar a la niña, lo que March consigue evitar, siendo él quien caiga aunque afortunadamente lo hace en la piscina.

En esta ve a Nixon dirigirse hacia él. Recuerda una historia que le contó Healy en la que un hombre que tuvo un accidente vio que Nixon paraba para auxiliarle, justo antes de que muriera, y le hace ver que quizá el hombre pensó que en vez de un ángel a los que van a morir se les aparece Nixon - y él se revuelve, pues no está dispuesto a morir.

Todos ven en la película representado a un magnate de la industria automovilística y sus chanchullos comprando voluntades, disparando John Boy contra el proyector y haciendo que estalle uno de los modelos exhibidos, provocando el caos.

Y mientras todos huyen solo Healy y March se enfrentan al asesino, subiendo Holly a la sala de proyecciones para rescatar la película, aunque entonces Tally despierta y se enfrenta a la niña lanzándole unas tijeras, aunque no le da, consiguiendo Holly hacerse con la película que lanza hacia abajo, tratando de hacerse con ella su padre y John Boy, aunque finalmente la coge uno de los hombres de Paulsen, el magnate representado en la película, persiguiéndolo March.

Entretanto Healy se pelea con Johnny Boy para evitar que pueda disparar a su amigo, viendo al agarrarle que le ha quitado sin sospecharlo la anilla a una de las granadas que este llevaba encima, aunque le da tiempo a quitarse la chaqueta y a lanzarla sobre otro de los hombres de Paulsen que muere.

Finalmente Healy consigue dominar a John Boy, aunque cuando está a punto de acabar con él aparece Holly que le pide que no lo mate y que si lo hace no volverá a hablarle, diciéndole Healy al asesino antes de golpearlo que le debe la vida a una niña de 13 años, mientras March les muestra triunfante la película con la que consiguió hacerse, mientras escuchan las sirenas de la policía que llega nuevamente tarde.

Algún tiempo después Healy y March acuden al tribunal que juzgará a Kuttner, que les dice que no deben creer que han logrado nada, pues ella siguió unos protocolos, asegurándoles que lo que es bueno para Detroit es bueno para el país, preguntándoles ellos si es así incluso si muere su propia hija, señalando que ella quería protegerla y por eso los contrató y que no importa que ella acabe en la cárcel, pues Detroit ganará, y si no está ella habrá otros que lo hagan.

En Navidad March llega a un restaurante donde le esperan Holly y Healy que se lamenta porque dejaran a las compañías automovilísticas libres de cargos porque no había pruebas suficientes de confabulación, aunque March asegura que no le sorprende, aunque vaticina que en cinco años todos conducirán coches eléctricos hechos en Japón.

Observa que Healy ha vuelto a beber antes de mostrarle el nuevo anuncio de su agencia de detectives, "The nice guys Agency" donde aparece un dibujo de ambos, contándole a Healy que ya tienen su primer caso, el de una anciana que cree que su marido está liado con Lynda Carter. (La intérprete de la serie Wonder Woman).

Brindan tras ello por los pájaros.

Calificación: 2