Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El año de las luces

España (1986) *

Duración: 105 min.

Música: Francisco Guerrero

Fotografía: Juan Amorós

Guión: Rafael Azcona y Fernando Trueba

Dirección: Fernando Trueba

Intérpretes: Jorge Sanz (Manolo), Maribel Verdú (María Jesús), Manuel Alexandre (Emilio), Verónica Forqué (Irene), Santiago Ramos (Pepe), Rafaela Aparicio (Rafaela), Chus Lampreave (Tránsito), José Sazatornil (Don Teodulo), Violeta Cela (Vicenta), Diana Peñalver (Paquita), Lucas Martín (Jesús), Pedro Reyes (Pascual).

Recién acabada la guerra, Manolo Morales, de 15 años y su hermano Jesús, de 10, son enviados desde Madrid a un preventorio antituberculoso de Extramadura para menores de 12 años, en el que admiten a Manolo por ser hermano de un teniente del ejército vencedor.

Durante el viaje Manolo entabla amistad con Pascual, ayudante de su hermano Pepe, que en el autobús le instruye en los secretos del amor, siendo testigo de cómo masturba con los dedos de su pie a otra pasajera.

El preventorio es atendido por muchachas que realizan el servicio social y dirigido por mujeres de la Sección Femenina, estando al frente Irene, de la que Pepe, queda prendado.

Manolo se fija en Vicenta, una enfermera, que duerme en un cuarto junto al dormitorio de los niños, separada solo por unos cristales y unas cortinas que dejan vislumbrar el cuerpo de la muchacha mientras se desnuda, lo que hará que Manolo acabe masturbándose cada noche.

Manolo hace una vida al margen de los demás niños hasta que Doña Tránsito, la maestra se empeña en que vaya a clase, lo que acabará por provocar un conflicto cuando se enfrenta a la maestra por defender a su hermano, por lo que es enviado de nuevo a estudiar solo.

Encontrará un amigo y un maestro en Emilio, el conserje y marido de Rafaela, la cocinera, un hombre liberal que pasó un tiempo en París a costa de una mujer y que le enseña las cosas que no se pueden leer en los libros, iniciándole también en la bebida.

En la biblioteca les muestra el microscopio a Vicenta y a Paquita, la ayudante de Rafaela y, sin que ellas lo sepan les enseña una muestra de semen, horrorizándose Vicenta al enterarse, por lo que esa noche le obliga a rezar el "Yo Pecador" y, a petición del propio Manolo lo ata para evitar que se masturbe, no pudiendo hacer nada esa noche, pero escuchando como esa noche son los muelles de la cama de Vicenta los que chirrían.

Reclamada por su madre, Vicenta deja el preventorio, siendo sustituida por Mª. Jesús, sobrina del cura del pueblo, Don Teódulo, y de la que Manolo se queda prendado de inmediato. Y cuando le cuenta a Emilio que no puede estudiar y que ya no se masturba y escribe poesías, este se da cuenta de que se ha enamorado y le aconseja que se declare.

Armándose de valor le da un beso. Pero ella le amenaza con contárselo a su novio, una especie de flecha portugués al que conoce un día que organizan una comida en el campo.

Emilio le enseña a bailar y le obliga a hacerlo con Mª. Jesús, que le confiesa que el portugués no es su novio. Pero al verlos bailar, Dª. Tránsito entrevé el inicio de la concupiscencia, y a partir de ese momento los vigilará, pese a lo cual pasarán juntos todo el tiempo que pueden, hasta que Irene finalmente los sorprende juntos y despide a Mª. Jesús, avisando a Pepe para que vaya a recoger a su hermano, aunque antes va a ver a Manolo para regañarle por lo ocurrido, aunque acabará cayendo en sus brazos.

Los dos muchachos se verán en el bosque, donde ella le dice que su tío, que es en realidad su padre, le pegó, y le propone un plan para poder seguir juntos: tener un hijo.

Pero hacer el amor no les servirá de nada, pues al día siguiente Pepe se lleva a Manolo, sin que Irene, avergonzada, se atreva a salir a despedirlos, topándose al pasar por el pueblo con Mª. Jesús. Ambos jóvenes se abrazarán llorando debiendo ser separados por la fuerza.

Manolo piensa incluso en matar a su hermano con la pistola de Pascual, pero Pepe se despierta entonces y piensa que lo que intentaba era suicidarse por su mal de amores.

Calificación: 4