Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
El buen maestro
El buen maestro

Les grands esprits (2017) * Francia

Duración: 106 min.

Música: Florian Cornet y Gadou Naudin

Fotografía: David Cailley

Guion: Olivier Ayache-Vidal (Idea: Ludovic du Clary)

Dirección: Olivier Ayache-Vidal

Intérpretes: Denis Podalydès (François Foucault), Abdoulaye Diallo (Seydou), Tabono Tandia (Maya), Pauline Huruguen (Chloé), Alexis Moncorgé (Gaspard), Charles Templon (Sébastien), Léa Drucker (Caroline), Zineb Triki (Agathe), Mona Magdy Fahim (Rim), Emmanuel Barrouyer (Director), François Petit-Perrin (Rémi), Cheick Sylla (Marvin), Laurent Claret (Pierre Foucault).

François Foucault les recita a sus alumnos del instituto Enrique IV a Petronio en Latín, antes de pedirles que lo traduzcan para el día siguiente, dándoles las notas de sus últimos trabajos, dejando a algunos alumnos en ridículo por su bajo nivel.

Va a casa de sus padres a comer y pregunta a sus sobrinos por Proust, aunque ellos no tienen ni idea de quién es.

Va a la presentación del último libro de Pierre, su padre, que está orgulloso de que dé clases en un instituto tan prestigioso, que asegura es el mejor de París por su nivel, asegurando que deja en evidencia el bajo nivel del resto de los institutos, y en especial los de los suburbios, indicando François que el problema de estos es que mandan a jóvenes profesores sin experiencia para lidiar con esos alumnos, y cree que esos problemas se solucionarían enviando a profesores experimentados.

Una mujer, Agathe, le escucha y encuentra interesante su reflexión, aunque él le indica que es un problema sin solución, pues ningún profesor experimentado desea dejar su puesto para ir a los suburbios, diciéndole ella que es funcionaria del Ministerio de Educación, y que le gustaría hablar con él otro día, entregándole su tarjeta y recibiendo unos días después un mensaje de esta, que le propone comer juntos el viernes.

Agathe es atractiva y él accede, yendo el día indicado a buscarla al ministerio, encontrándose con que ella le dice que comerán en el propio ministerio junto con el jefe de gabinete de la ministra, al que, le dice, le habló de su proyecto y se interesó mucho.

Este, Ferrol, le dice que Agathe le habló de su deseo de pedir el traslado a los suburbios, señalando que su idea coincide con la de la ministra, deseosa de reducir el fracaso escolar de dichos barrios, y necesitan a alguien como él, que, sorprendido, les dice que cree que es más útil donde está, aunque Agathe le dice que sería solo un año.

Aparece entonces la ministra que le dice es admiradora de la obra de su padre.

Le proponen cambiarse y hacer un informe al final del año para ver si es pertinente la reforma y ganarse a la opinión pública y a los sindicatos.

Poco tiempo después François acude a su nuevo puesto como profesor de lengua en un instituto de los suburbios, donde, sus nuevos compañeros, le aconsejan que se haga respetar desde el principio.

Acude así a su primera clase, con estudiantes de aspecto muy diferente a las de su instituto, donde abundan estudiantes de todo tipo de razas.

Tras pasar lista comienza con un dictado para evaluarles, escuchando protestas.

Poco antes del fin de la clase ve que no tiene su teléfono y les dice que no saldrán hasta que este aparezca, viendo entonces cómo suena en su cartera.

Su hermana Caroline le deja, para que la cuide, a su gata, pues debe viajar durante dos meses a Japón, quejándose François de que no se la dejara a su exmarido.

Un día, tras la clase, se ofrece para llevar a Chloé en su coche, viendo cómo esta invita a su vez a Gaspard y le cuentan que se irán a trabajar en Canadá el siguiente año.

Le invitan a que acuda a la fiesta que harán en su casa ese fin de semana, y, aunque les indica que no puede, acaba acudiendo y viendo cómo entre sus nuevos compañeros corre la bebida y la droga, siendo él, el único de su generación.

Ve cómo Chloé y Gaspard se besan, comprendiendo que son pareja.

Observa que hay un alumno, Seydou, que duerme en clase y no le hace caso, por lo que decide echarlo, viendo cómo además le tutea, por lo que decide hacer un informe sobre él, diciéndole los otros profesores que tal vez deban hacer un consejo disciplinario (CD), aunque él indica que había pensado en llamar a sus padres.

Se reúnen con el jefe de estudios, proponiendo Focault un consejo disciplinario, aunque otra profesora le dice que no cree que sea necesario, pues su madre está muy enferma, proponiendo ella una expulsión temporal, sumándose el jefe de estudios a su propuesta, que, acuerdan que sea por una semana.

Revisando los trabajos ve que tienen muchísimas faltas, indicando Gaspard que en el rectorado les indican que si el alumno contesta deben puntuarle para darle ánimos, sugiriéndole que al menos les dé un punto, poniéndoselo en efecto a todos.

Ve a Chloé llorando. Le confiesa que a principio de cada año piensa que hará maravillas y al final siempre es un fracaso, pues si es maja la pisotean y si es dura se enfadan.

Dos días antes de las vacaciones de Navidad le proponen los alumnos que les deje hacer una merienda el día siguiente, y, aunque en principio se niego, acaba aceptando al ver que Chloé sí permite a los suyos que pongan música.

Durante la merienda, Seydou le da a probar a François un trozo de bizcocho de hachís, que él acepta, ignorante de tal circunstancia, y cuando aparece el director para contarles que expulsaron definitivamente a un alumno por hacer sonar la alarma, François le da otro trozo del bizcocho.

Poco antes de salir descubren con alborozo que está empezando a nevar.

La mujer de la limpieza descubre a François durmiendo en la clase, que está hecha un desastre tras la merienda, viendo luego al director también dormido en su despacho.

Cuando sale, todo está nevado y, debido al efecto del bizcocho se cae en la nieve.

Despierta en el hospital, donde le dicen sufrió una bajada de tensión por culpa del cannabis, aunque, le dicen que no es nada grave y podrá irse esa misma tarde.

Va a llevarle su gato a su hermana, que ya regresó, quejándose de los muchachos, que, dice, no quieren aprender nada, preguntándole ella si no será que en realidad no consigue interesarles.

Cuando reanudan el curso dice que no tolerará ya nada y a la menor pedirá un consejo disciplinario y la expulsión definitiva, preguntándole a Seydou al final de la clase qué llevaba el bizcocho, para luego asegurarle que acabará vendiendo droga y en la cárcel, ya que solo puede aspirar a ese futuro.

Suena la alarma de incendios y salen todos menos Seydou, que se siente ofendido por una frase sobre su madre.

François le dice tras ello que debe prestar atención y hacer los deberes y tendrá buena nota, diciéndole el muchacho que no puede ser, porque es idiota, tal como le dijo él unos días antes.

Vuelve a hablar con Caroline, que le dice que algunos alumnos acumulan notas muy bajas y humillaciones, y por eso acaban creyéndose tontos, hablándole de la resignación aprendida, que se da en animales y humanos. Si colocan un pez grande en una pecera y otros peces pequeños tras un cristal, después de darse golpes contra el cristal, el pez grande desistirá de intentar comerlos aunque naden a su lado y ya sin cristal, hablándole también de la prueba de los anagramas, que él aplicará al día siguiente en clase.

Les explica a sus alumnos que los anagramas son palabras que se esconden dentro de otras cambiando el orden de las letras.

Les da tras ello un listado con anagramas, observando cómo hay un grupo que los encuentra rápidamente los dos primeros palabras, pasándoles lo mismo con la tercera.

Les explica entonces que hizo trampa, pues a un grupo al que les entregó un listado con palabras muy sencillas y a otros unas imposibles, por lo que, cuando buscaron el anagrama en la tercera palabra, que era la misma para los dos grupos, los primeros también la resolvieron y los- otros tampoco., pues tras el fracaso con las dos primeras se ofuscaron y desistieron.

Habla luego con los demás profesores y les explica que los alumnos sacarán mejores resultados si los profesores creen en ellos y en sus progresos.

Y en su siguiente clase les dice que tiene un proyecto para ellos. Conseguir que lean un libro entero, lo que provoca una queja colectiva, pese a lo cual les da un ejemplar de Los Miserables a cada uno, tras hablarle de historias cotidianas y con cierto morbo, que les cuenta, suceden en el libro, consiguiendo interesarlos.

Les dice además que los dictados que hagan en el futuro serán sobre textos del libro, por lo que si lo leen mejorarán sus resultados.

Con Chloé idean además hacer puentes entre las asignaturas, ocurriéndosele a Chloé hacer un eje cronológico para la clase de Historia, basándose en la historia de Jean Valjean e incluso se le ocurre hacer una excursión.

Seydou y su amigo Marvin se cuelan en clase y fotografía las páginas que François marcó con su marcador, y, aunque les ve hacerlo, les dice que está muy contento con sus dictados e incluso les alaba para animarlos.

Un día le dice a Seydou que está muy contento de sus progresos y le propone hacer una exposición con un libro que escoja, o al menos sobre un relato y le aconseja que para sorprender a Maya debe hacerlo con algo especial, como escribirle un poema.

Maya no cree que Seydou sea tan listo y le pregunta cómo consiguió tan buenas notas, diciéndole que si se lo explica le enseñará las tetas.

Seydou busca el libro más corto del mundo, un microrrelato de Hemingway, que apostó 10 dólares que podría escribir una novela de solo seis palabras, "Vendo zapatos de bebé nunca usados" y dijo que era su historia más bonita.

El profesor le pone muy buena nota, pero le pide que escriba él 50 microrelatos de 6 palabras.

En el siguiente dictado, Maya saca un 20 porque se negó a hacer faltas como le dijo Seydou, para disimular, y aunque le regaña, le reclama su premio, enseñándole ella sus pechos, entregándole él un poema, aunque, tras leerlo, se lo devuelve con indiferencia.

Poco a poco, François consigue atraer su atención. Les pone a trabajar en grupos para que respondan cosas sobre el libro, notando los del grupo de Seydou que este se lo ha leído, aunque no quiere reconocerlo porque le gusta hacerse el duro.

Los demás profesores ven que François pone muy buenas y no parecen contentos, cuestionando sus métodos y diciendo que les deja copiar, y cuando Chloé y él hablan de la excursión, que harán a Versalles, los demás se burlan, pues creen que a sus alumnos solo les interesa Disney o el Parque Asterix, diciéndoles él que trata de compensar a los alumnos por lo que se han esforzado.

Salen en efecto de excursión, haciendo un picnic en el parque y haciéndose una foto de grupo antes de entrar.

Recorren el Palacio, contándoles los profesores algunas historias, y cuando finalizan la excursión, ven que faltan Seydou y Maya, por lo que deben ir a buscarlos, encontrándolos finalmente gracias a las cámaras de seguridad en el dormitorio del rey, bajo la cama, de la que salen para hacerse un selfie sobre ella, ya que el profesor les habló bromeando de que allí se hicieron un selfie, María Antonieta y Luis XVI.

Acaban siendo perseguidos por los de seguridad.

Ya en el autobús, Seydou se disculpa.

Luego, mientras lleva a Chloé esta le dice que ella a su edad habría hecho lo mismo, aunque a él se lo imagina muy disciplinado, diciendo ella que era más distraída, pero también acabó en el mundo de la enseñanza.

Se acercan las vacaciones y ella le dice que irán a Épinal con los padres de Gaspar, aunque antes de bajarse besa a François, que regresa feliz a su casa.

Pero su salida tiene consecuencias. Proponen un consejo disciplinario a Seydou y Maya, por lo que él va a hablar con el director y le dice que espera que no los expulsen, señalando el director que piensa que será solo un pequeño castigo.

Maya es la primera en pasar el CE, y cuando sale les cuenta que no la expulsarán, entrando tras ella Seydou y su tía.

Durante la reunión, todos los profesores, excepto del de matemáticas señalan que Seydou ha mejorado, siendo el más duro Gaspar.

François trata de explicar los motivos por los que actuó así, echándose en parte la culpa, diciendo su tía que el muchacho es bueno y les respeta.

Mientras deliberan, François, que no participa en la votación, pues es el tutor, y anima a Seydou y a su tía asegurándoles que no lo expulsarán, pidiéndole que tenga más cuidado en el futuro.

Pero cuando entran para que les digan el resultado, les informan que el consejo ha decidido la expulsión definitiva y de inmediato, disponiendo de 8 días para recurrirla.

Él le dice a la tía que pueden recurrir, aunque la tía le dice que no lo hará.

François no puede entenderlo y habla con el director, que le pide que siga las reglas.

Habla luego don el resto de profesores y les dice que no entiende que haya tantos CD y que a veces expulsan a los alumnos con demasiada facilidad, echándole en cara Gaspar que trate de darles lecciones, pese a no ser el más indicado, y le acusan de poner buenas notas para engordar el ego de sus alumnos, diciéndole Gaspar que ser catedrático en un instituto pijo no le da derecho a cambiar el mundo, pues no sabe nada, y le pide que se marche.

Pero François no se da por vencido y empieza a estudiar la normativa por la que se rigen los CD y vuelve a ver al director para decirle que Seydou debe volver, pues el consejo se celebró en jueves, pese a que estaba previsto para un día más tarde y lo cambiaron por problemas de agenda, y no respetaron el plazo de 8 días, por lo que hay un vicio de forma. Además, había solo un alumno delegado que tenía un expediente por resolver, asegurando haber viso al menos cuatro vicios muy graves, por lo que le pide que Seydou regrese el lunes a clase para no hacer ruido.

Pero cuando regresa el lunes al instituto observa que no está Seydou, por lo que va a pedirle explicaciones al director, que le asegura que llamaron a su tía y se lo dijeron.

François decide llamar personalmente a la tía, que le dice que Seydou está en el colegio.

Habla con Marvin y le pregunta si sabe dónde está, pero este le dijo que no quiso.

Va con su coche hasta el barrio, encontrando al muchacho con otros chicos mayores y trata de hablar con él, pero uno de los mayores le dice que no puede echarlo y recuperarlo y le dice que a él también lo expulsaron y que no les dé lecciones, y le amenaza, obligándolo a marcharse sin hablar con él, que se siente impotente.

Al día siguiente, y mientras en clase hacen una exposición Maya y Marvin sobre Víctor Hugo, aparece de nuevo Seydou.

Llegada la fiesta de fin de curso, muchos de los alumnos participan en el coro, que gusta mucho a todos.

Seydou descubre a Maya besándose con otro chico.

Chloé se despide de François, que le entrega un regalo, aunque le pide que lo abra en Canadá.

Se sienta en un banco y Seydou a su lado. Este le cuenta que se ha ido con otro, diciendo él que sí, y le pregunta si sabía que salía con él, diciendo él, mientras piensa en Chloé, que sí, aunque enseguida se da cuenta de que el chico habla de sí mismo cuando le reprocha que no le dijera nada.

Al darse cuenta se ríe, algo que a Seydou no le hace gracia.

Le pregunta si estudiará el siguiente año, y le dice que sí, tras lo que el chico le pregunta si seguirá él allí el próximo año, asegurándole que podrá entrar en el Enrique IV si lo desea, aunque para ello debe estudiar mucho.

Seydou le dice tras ello algo que, dice, no le apetecía decirle, que le echarán de menos.

Ve luego cómo Seydou va a jugar con sus compañeros mientras lo observa.

Calificación: 3
Te cuento la película