Bienvenidos a mi página de resúmenes

El Círculo

The Circle (2017) * USA / Emiratos Árabes Unidos

Duración: 110 Min.

Música: Danny Elfman

Fotografía: Mathew Libatique

Guion: James Ponsoldt, Dave Eggers (Novela: Dave Eggers)

Dirección: James Ponsoldt

Intérpretes: Emma Watson (Mae Holland), Tom Hanks (Eamon Bailey), John Boyega (Ty Lafitte), Karen Gillan (Annie Allerton), Ellar Coltrane (Mercer Regalado), Patton Oswalt (Tom Stenton), Bill Paxton (Vinnie Holland), Glenne Headly (Bonnie Holland), Poorna Jagannathan (Dra. Jessica Villalobos), Nate Corddry (Dan), Jimmy Wong (Mitch), Ellen Wong (Renata).

Mae Hollad rema en su kayak cuando recibe una llamada que no coge.

De regreso a su casa, cuando termina su trabajo en el departamento de reclamaciones de la compañía del agua su coche se avería, por lo que llama a su amigo Mercer, que le soluciona el problema y aprovecha para proponerle quedar otro día, asegurando ella que le enviará un mensaje, ignorando la propuesta de él de hablarlo en persona.

Mientras cena en su casa sus padres bromean con ella y le dicen que Mercer es un buen muchacho y harían buena pareja.

Su padre, Vinnie, padece una esclerosis múltiple y su madre se muestra preocupada, pues el seguro no cubrirá los 40.000 dólares que cuestan las pruebas.

Un día, mientras está en su trabajo recibe una llamada desde Alemania de su amiga Annie, que le dice que le ha conseguido una entrevista para el día siguiente, lo que la hace saltar de alegría, pese a que su amiga le advierte que va a hacer un trabajo similar al que ya realiza, pero en una empresa más grande.

Al día siguiente acude, en efecto a la entrevista en el Círculo, la empresa en que aquella trabaja, que trata de combinar toda la vida digital en una sola cuenta, olvidándose de las contraseñas y el robo de identidad y vinculándolo a su tarjeta de crédito.

Pasada la entrevista, Annie le enseña las instalaciones, que tienten gimnasio, guardería, granja orgánica, piscinas, perreras… todo tipo de actividades, subiéndola luego en un ascensor con sensores, viendo cómo se proyectan en sus paredes fotos de ellas dos.

Le asignan la atención a los usuarios, los cuales responden luego una encuesta para valorarla, siendo 100 el máximo de la puntuación, empezando ella en torno al 80, por lo que se sugieren hacer seguimiento de quienes estén por debajo de 100.

Va a una reunión a la que acude Annie, a la que creía en Ámsterdam, pues viaja constantemente, pero le dice que estuvo allí solo un día, luego a Nueva York y ahora allí habiendo dormido tres horas en el avión, aunque con una pastilla dice estar bien.

El ponente es Eamon Bailey, que hace que los nuevos se pongan de pie, explicándoles que están en su primer viernes de los sueños, cuando presentan las innovaciones.

Y en esa ocasión se trata de una cámara diminuta que no necesita cables y transmite las imágenes, de una gran calidad, vía satélite. Y le muestra algunas imágenes en directo de varias de esas cámaras, que transmiten también información de la calidad del aire, volumen del tráfico, factores climatológicos y reconocimiento facial almacenado, asegurando que se venderá en breve por menos dinero que unos vaqueros.

Tiene gente repartida por todo el mundo llevando esas cámaras y les muestra cómo colocaron 144 en una calle de un país asiático y, al ser de todos los colores, siendo por ello fácilmente camuflables, lanzando algunas al pública, una de las cuales alcanza Mae.

Les explica que esas cámaras ayudarán a los derechos humanos, no pudiendo esconderse ya los terroristas, pues si algo pasa, ellos lo sabrán.

Terminada la reunión, Annie la lleva en secreto hasta una sala donde le explica, los cerebros de la compañía deciden todo lo importante, diciéndole que no debe revelar nada, hasta que llaman a Annie para irse a Australia.

De regreso a la fiesta ve a un chico que está entretenido con su móvil y le dice que debería ir a divertirse en vez de estar así, mostrándole el muchacho una botella de vino blanco que escondía y la invita a beber con él y adivina que es nueva y le pregunta qué le parece todo eso, señalando estar emocionada.

Él dice que todos los que trabajan en el Círculo están emocionados de hacerlo y se mueren por poder contárselo a todo el mundo, aunque poco después la deja, señalando que debe ir a "apagar un fuego", aunque le deja la botella para que se divierta.

Regresa a la ciudad en el último autobús, diciéndole sus padres que la ven resplandeciente, asegurando ella que nunca querrá trabajar en otro sitio.

Durante una comida familiar en la que está Mercer, este se burla de las caritas sonrientes o enfadas que utilizan, pues le parecen algo de primaria, diciendo ella que no es culpa suya que no sepa socializar, señalándole él que está hablando con ella, y le habla de una senadora que trata de desacreditar a la empresa con las leyes antimonopolio.

Una vez fuera, sus padres le dicen que a su amigo le va muy bien con sus lámparas de cuernos y que de hecho le han encargado una.

Sale de nuevo en kayak y una vez sola llora por la lamentable situación de su padre.

De regreso en la compañía, dos de sus nuevos tutores le indican que debe configurar sus perfiles sociales, pues cae bien a todo el mundo y debe dejar que todos puedan conocerla, ya que no está todo lo integrada en la comunidad que desearían, pues ha faltado algunos fines de semana y ha faltado a algunos eventos nocturnos, pese a que la compañía ofrece a sus miembros cientos de actividades.

Ella se excusa indicando que tuvo que ayudar en casa a sus padres, preguntándole el monitor si fue algo relacionado con su esclerosis múltiple y les extraña que no se pusiera en contacto con ningún circulista durante la crisis y le dicen que allí tienen varios grupos relacionados con esa enfermedad y debería buscar ayuda en ellos.

Cuando les cuenta que sale en kayak se muestran extrañados de que lo haga sola y de que no figure nada en su perfil sobre el tema, ni caras sonrientes, lo que dicen, puede ser el reflejo de una baja autoestima y que con su ventana de participación se verá fortalecida y podrá conocerla todo el mundo.

Encuentra más de 8.000 mensajes en su red social, que ella ignoraba y un número generado por un algoritmo que mide el nivel de popularidad, y a partir de ese momento trata de introducirse en las redes sociales del Círculo e interactuar y hacer nuevos amigos, aunque a costa de sus padres a los que empieza a dejar de ver, pues tras un mes sin ir por casa, le cuentan que su padre se cayó y tuvo que ayudarles Mercer, viendo por la pantalla que han colocado una de las lámparas de cuernos de Mercer.

Mae decide mostrar a todos las habilidades de su amigo, subiendo la lámpara a su red.

Su amiga Annie la lleva a ver a una doctora de la compañía, que le coloca una pulsera que mide su ritmo cardiaco, colesterol, presión arterial, calidad del sueño, eficiencia digestiva, datos que se almacenan en su ordenador y pueden cotejarse y compararse con los del resto de circulistas, aprovechando Annie la visita para preguntarle a la doctora si los padres de Mae podrían beneficiarse de su programa sanitario, lo que la doctora aprueba.

Mae se lo cuenta a su madre llorando y abraza agradecida a su amiga.

Tom Stenton, jefe operativo del Círculo presume de la transparencia de este frente a la opacidad del gobierno, mostrando imágenes de la senadora Williamson, la que luchaba contra la compañía, investigada por el F.B.I., por lo que pide transparencia a los políticos para saber qué hace la gente elegida por ellos con su tiempo para servirles mejor, tras lo que presenta a Olivia Santos, una congresista que se ha comprometido con ellos y dice que desea demostrar cómo debe ser la democracia y por ello todos sus votantes podrán consultar su agenda, sus llamadas y correos.

En la fiesta posterior a la charla, Mae habla con otros compañeros de sus proyectos, sorprendiéndole una mujer que dice que implantan chips a los niños para saber en menos de 90 segundos dónde están, algo que no le parece muy normal.

Vuelve a ver, de nuevo solo, al chico que conoció en la anterior fiesta y se dirige a él, que le pregunta qué le pareció la presentación de la congresista, reconociendo que un poco excesiva.

Ella le pregunta dónde se almacenarán esos datos, llevándola él a un área restringida para lo que debe dejar su móvil y su pulsera, mostrándole un almacén de datos y un enorme túnel, una antigua estación de metro donde se irán añadiendo más unidades y donde se almacenará todo, advirtiéndole que está allí cada respiración y cada paso dado y podrán utilizarlo como deseen.

Mae argumenta que es algo voluntario y que cumple con el objetivo de True You, antecedente del Círculo, que era poder tener todo almacenado en un solo lugar, diciendo él que no lo inventó para eso.

Ella le dice que quien inventó True You fue Ty Lafitte, diciéndole él que ese es él, lo que ella pone en duda, pues, le dice que Ty está retirado, aunque acaba por comprender que no le miente y se siente avergonzada, preguntándole por qué se esconde, señalando él que solo quiere ir por el mundo como una persona normal y no quiere que le vigilen cada segundo y está mejor allí lejos de Stenton y Bailey.

Él se asombra de que no supiera quien era, pero, señala, que cuando la conoció pensó que era una chica incapaz de tener dos caras y le pide que no le cuente a nadie que ha estado allí, pues desea que las cosas en el Circulo cambien.

Ella no lo entiende, pues en el Círculo van a ayudar a sus padres y conectan al mundo, por lo que, debería estar orgulloso, diciéndole que no puede estar orgulloso de la falta de privacidad y el uso de datos personales para acumular riquezas, señalando que no puede ser una coincidencia que el F.B.I. investigue a la senadora Williamson.

Un día recibe la visita de Mercer, que parece muy molesto y que ha ido porque quería verla en persona y mirarle a los ojos, pues desde que publicó la foto de su lámpara empezaron a llamarlo asesino de ciervos e iniciaron una campaña para que cierre su negocio, teniendo incluso amenazas de muerte.

Ella, que ignoraba lo ocurrido le dice que lo arreglará, no siendo conscientes de que mientras hablan son grabados por varios compañeros de Mae, a la que Mercer le dice que no puede formar parte del mundo que está creando.

Algunos le gritan que vaya a matar ciervos, respondiendo él que nunca los ha matado, tras lo que le pregunta a su amiga si alguna vez sale de ese sitio, recordándole que antes solían correr aventuras y veían cosas y eran valientes y entusiastas, y ahora todo debe pasar por ese filtro.

Esa noche sale y va hasta el embarcadero donde se cuela para coger un kayak y rema en solitario, entre la niebla, levantándose de pronto un fuerte oleaje, por lo que acaba volcando, y mientras lucha por subir a su kayak aparece el helicóptero de la guardia costera y la rescata.

Una vez a salvo se pregunta cómo fue tan estúpida y les dice a sus rescatadores que fue una suerte que estuvieran por allí, a lo que le responden que no es suerte, que las cámaras de See Change la vieron.

La reciben Bailey y Stenton, que le preguntan cómo está, diciendo ella que avergonzada, aunque ellos le dicen que están muy contentos de que todo saliera bien. Ellos y todos los que vieron su aventura en internet.

Ve que conocen el problema de su padre y de su mejoría, agradeciéndole ella todo lo que han hecho por ella y por su familia, diciéndole Bailey que el incidente que le ocurrió mostró a la gente la importancia de See Change y se les ha ocurrido algo, aunque antes desean que les diga si hay algo que quiera confesarles, reconociendo ella que estuvo en esa sala antes, diciéndole Bailey que son las mentiras las que meten en líos y que en efecto lo sabían, reconociendo ella sentirse aliviada al haberlo confesado.

Bailey le dice que sin secretos pueden concienciarse de su potencial, y en la siguiente reunión de los circulistas, Bailey presenta Mae, que confiesa ante todos que cometió un delito cogiendo un kayak sin que su dueño lo supiera y sin llevar chaleco salvavidas.

Señaña que cuando te observan das una imagen mejor de ti misma, pero que cuando no te observan haces cosas que no quieres hacer, señalando que los secretos son mentiras, pues favorecen los delitos, y ella misma fue su peor versión porque pensaba que nadie la estaba viendo.

Pero también hubo cosas bonitas, pues la luna le hacía parecer que remaba en un mar de plata y fue maravilloso, pero de eso no quedó constancia.

Eamon les cuenta a todos que tiene un hijo que nació con parálisis cerebral y no puede caminar ni hacer deporte, por lo que ve fotografías, y vive experiencias a través de las de los demás y esa es gente generosa que comparte sus experiencias con el mundo, y lamenta que ella no compartiera esa belleza.

Dice ella que el conocimiento y el acceso a todas las experiencias humanas posibles es un derecho del que ella privó a los demás y ahora, dice, quiere compartir todo con el mundo y por ello, a partir de ese momento llevará una cámara en todo momento y será 100% transparente, aplaudiendo todos su valentía.

Su vida es seguida por millones de personas desde ese momento, llevando una cámara encima y teniendo varias cámaras en su casa.

Debido a ello, sus padres se ven también afectados, pues cada vez que habla con ellos se ven expuestos a todo el mundo, llevando su padre una camiseta del Círculo y los dos pulseras como la suya que monitorizan su salud.

Pero una noche, al llamar a sus padres, estos no responden, por lo que, asustada, enciende todas las cámaras de la casa, encontrándolos en la cama dispuestos a hacer el amor utilizando un aparato que le ayuda con la erección, y aunque aparta la cámara se les escucha.

Es noche trata de nuevo de contactar con sus padres, pero no hay señal en ninguna de las cámaras.

Todo había ido muy bien hasta ese momento, pero cuando ve a Annie ve que ella la ignora, siguiéndola hasta el baño, su único espacio de intimidad, pues tiene 3 minutos para ir al baño sin retransmitir, y allí Annie le dice que debe estar eufórica, pues todo le va genial y la gente se acerca a ella para poder conocerla.

Pero Mae le dice que la ve mal y tiene mala cara y le dice que ya se lo dijo a sus millones de seguidores, reconociendo, que en efecto, está muy cansada y va muy retrasada y deberá trabajar toda la noche y Stenton no le quita ojo después de haberlo cuestionado con la senadora Williamson.

Mae reconoce ante ella que hace días que no sabe nada de sus padres y que va a ir a la reunión del reino conceptual, algo que extraña a Annie, pues en ella se tratan temas delicados, y no puede creer que lo vayan a retransmitir.

En esa reunión se plantean la posibilidad de que los suscritos en el Círculo puedan ser registrados para votar desde el propio Círculo, teniendo conversaciones con la mayoría de los gobernadores, ya que son muy pocos los que se inscriben para votar.

Mae pide la palabra y propone ir más allá. Ya que el 80% de los norteamericanos están inscritos en el Círculo, todos los ciudadanos en edad de votar deberían tener cuenta en el Círculo y aunque sabe que muchos no querrán, señala, hay ya muchas leyes que obligan a hacer cosas que no se quieren hacer, y además sugiere que pueda hacerse por internet, igual que la presentación de la declaración de la renta que ya la hacen de ese modo el 80%, de modo que podrían pagar sus impuestos, votar o pagar las multas de tráfico a través de su cuenta, unificando todos los servicios ahorrando a los usuarios tiempo y al gobierno millones.

Annie les hace ver que el gobierno podría elaborar un sistema similar y se pregunta por qué los necesitaría, diciéndole Mae que costaría demasiado, y ellos ya tienen la infraestructura y la experiencia. Que podrían conocer la voluntad de los votantes al momento y tendrían una democracia real por primera vez en la historia.

Pero Annie se marcha diciendo que es una gilipollez.

A partir de ese momento Mae realiza debates con otros circulistas y piensan que se acabaría con las dictaduras. Podrían tomar el pulso a todo el mundo en segundos.

En uno de sus ratos libres llama a sus padres y les pregunta dónde estaban, pues tienen las cámaras desconectadas, diciéndole ellos que fueron ellos los que las desconectaron y le dicen que no pueden seguir con eso, que la quieren, pero que necesitan tener privacidad y les asusta que no sea consciente de dónde se ha mentido.

Ella se disculpa y les dice que no pretendía hacerles daño.

Convertida en toda una estrella, ahora preside el escenario ante miles de personas diciendo que espera que se pueda cerrar el círculo y que toda la humanidad esté conectada y unida, habiendo ya 22 naciones que accedieron a gestionar sus elecciones a través del círculo con participación obligatoria para todos sus ciudadanos.

Pero se pregunta qué pasa con la gente que no quiere formar parte del círculo ni formar parte del tejido social y les presenta su nueva herramienta, "Soul Search", que probarán ese día ante todos.

Hacen que el ordenador seleccione aleatoriamente a un fugitivo de la justicia, y les asegura que Soul search lo localizará en menos de 20 minutos.

Selecciona a una mujer de Manchester condenada por matar a tres personas, sus tres hijos, a los que encerró en el armario mientras se iba de vacaciones a España y escapó tras ser condenada gracias a un guardia al que sedujo.

Ponen en marcha el reloj y comienzan a llegar datos, pues tienen casi 15 millones de seguidores en el Reino Unido, apareciendo poco después la imagen en directo de la mujer, que trabaja en una lavandería. Y cuando trata de huir la siguen varios circulistas con sus cámaras hasta que la policía la detiene, sobrándoles más de 10 minutos. Todo un éxito, que Lafitte observa con recelo.

Tras el éxito proponen buscar a alguien que no sea un fugitivo, sino una persona normal, pues, indica, si se puede encontrar a cualquiera, jamás se perderá un amigo.

Alguien sugiere entre el público que busque a Mercer, siendo enseguida secundado por todos, y, aunque ella se niega, la presión, tanto del público como de Bailey hacen que ceda y decida buscar a Mercer.

En ese caso la búsqueda es más rápida, pues varias personas van hasta su refugio, pidiendo ella que lo dejen una vez localizado, aunque ante la presión sale de la casa y trata de huir del acoso en su camioneta, aunque no le sirve de nada, pues comienza a ser perseguido por coches y motos, incluso por drones, ante el entusiasmo del auditorio, con excepción de Lafitte, mientras Mercer trata de huir a toda velocidad del acoso, pese a que Mae le grita que pare, pues está rodeado de amigos, pero al llegar a un puente un dron le obstaculiza la visión, provocando que, al tratar de esquivar a un vehículo que venía en sentido contrario dé un volantazo y se precipite al vacío ante el grito de horror de Mae.

La despierta su madre que le dice que lleva en la cama tres días y trata de animarla a salir a plantar unas flores al jardín, pero le cuesta salir de su cuarto.

Cuando vuelve a encender su móvil, lo encuentra lleno de mensajes, entre los que encuentra uno privado de Bailey que dice que la apoyan y quieren hablar con ella.

Pero ella a quien llama es a Annie, que ve que está mucho mejor, encontrándola en medio del campo en Escocia, con su familia, diciéndole que desde que dejó el Circulo está mucho mejor, mira por la ventana e incluso sueña despierta, algo que llevaba mucho tiempo sin hacer, excusándose por no haberla llamado antes.

Annie le dice que los del Círculo piden perdón, pero nunca permiso y piensa que deben desaparecer pues han violado cientos de leyes y la obligaron a alterar miles de normativas, pensando Mae que debe de existir alguna forma de detenerlos, pues lamenta haber dejado que se alejara Mercer pese a toda su tecnología.

Les dice a sus padres que debe volver y que el Círculo no mató a Mercer, sino un mal uso que cree se puede arreglar y ella es la única que puede hacerlo.

Llama a Lafitte para pedir su ayuda.

Cuando llega a las oficinas, Bailey y Stenton le aseguran haber estado preocupados por ella y que han pensado en un nuevo rol para ella en el Círculo con una agenda más relajada y sin obligaciones formales. Podrá elegir sus proyectos, incluso a largo plazo, contándole Stenton que es el mismo trato que le dieron a Lafitte, encantado ahora de su libertad y que han pensado que en su próxima reunión tratarán de imaginar un mundo en que poder tener a salvo a todos los jóvenes trastornados.

Ella le dice que aun no está lista para ello, aunque les agradece su invitación.

Acude al encuentro de Lafitte, que le ha dice haber hecho lo que le pidió y que encontró gran cantidad de mierda y que era peor de lo que se imaginaba, y que, aunque no conocía a Mercer, deberían hacer un monumento en su honor, pues es el mártir que despertará a todo el mundo.

Sabe que diga lo que diga cuando encienda su cámara tendrá millones de espectadores y su mensaje se oirá en todo el mundo y podrá cambiarlo todo.

Vuelve en efecto a colocarse su cámara y saluda a todos sus seguidores.

En su reunión, Bailey explica el accidente y cómo piensan que en el futuro podrán evitarlo, teniendo dispositivos en los vehículos que les ayuden a mejorar el tráfico y a salvar la vida de los conductores, apareciendo entonces Mae en el escenario, siendo invitada por Bailey a compartirlo con él.

Ella hace que salga también Stenton y da las gracias a todos por su apoyo, tras lo que les dice que no quiere desconectarse, pues le perdió la pista a Mercer, pero desea saber siempre dónde están y propone para ello una transparencia radical y una conexión ininterrumpida que debe comenzar allí.

Les dice que conocen ya la enorme hipocresía que hay en el mundo digital. Quieren que esté todo en la nube, pero sus líderes están por encima e invita a Tom y Eamon a servir de ejemplo y a ser transparentes.

Todos la aplauden mientras ella les pregunta si se unen a ella, pues sería fantástico escucharles siempre, cada mensaje, reunión o llamada de teléfono. Que todo sea público y conocible y nunca borrado, indicando que Ty Lafitte ha ayudado a que todos los documentos de la empresa y cada mensaje y cada plan sean públicos, incluyendo cada e-mail de ellos, tanto de las cuentas principales como de las secundarias y confidenciales, e incluso de sus cuentas supersecretas y encriptadas que nadie, ni siquiera sus asistentes y mujeres sabían que existían.

En pantalla aparecen en efecto todos esos documentos secretos, que indica, se enviaron también a todos los circulistas, diciéndole Eamon a Tom en voz baja que están jodidos, diciéndole a Mae que es una mujer muy valiente.

De pronto se corta la luz y todos los asistentes elevan sus móviles, con cuyas luces iluminan el auditorio.

Mae dice estar cansada de esconderse y dice que pueden reconstruir ese sitio y serán un ejemplo para todos.

Algún tiempo después Mae navega en su kayak, y ve cómo se acercan a ella varios drones a los que sonríe, apareciendo en una pantalla junto a cientos de pantallas más en que se ven escenas y personas de todo el mundo.

Calificación: 2