Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El corazón de la tierra

España - Gran Bretaña - Portugal (2006) *

Duración: 90 Min.

Música: Fernando Ortí

Fotografía: Javier Salmones

Guión: Antonio Cuadri, Shelley Miller y Doc Comparato (N.: Juan Cobos Wilkins)

Dirección: Antonio Cuadri

Intérpretes: Catalina Sandino Moreno (Blanca), Sienna Guillory (Kathleen), Philip Winchester (Robert), Bernard Hill (Mr, Crown), Joaquim de Almeida (Baxter), Ana Fernández (Mercedes), Jorge Perugorría (Alcalde), Fernando Ramallo (Carlos), Juan Fernández (Nazario).

Una mujer escribe sobre los acontecimientos que dieron comienzo en Riotinto, Huelva, en 1887.

En aquellos momentos cientos de trabajadores prestaban sus servicios para la compañía inglesa dirigida por Mr. Crown que tenía la titularidad de las minas de cobre, estando toda la comarca sometida a los terribles efectos de las teleras, donde ardía el mineral cuyos humos contaminaban la atmósfera acabando con las cosechas, el ganado, los árboles, los ríos, y sobre todo, con la gente, y especialmente con los niños que llenaban el hospital creado por la propia compañía, que se negaba a abandonar ese sistema, prohibido en Gran Bretaña desde varias décadas antes.

En ese ambiente crecían dos niñas, muy amigas pese a ser de diferentes clases sociales: Kathleen Crown, sobrina del director de las minas, y Blanca Bosco, hija de una de las enfermeras del hospital y de un minero muerto.

Ambas niñas se fugaron un día dispuestas a vivir una gran aventura, colándose en el tren que iba hasta el mar.

En ese tren llegó a la población, tras su retorno de Cuba Maximiliano Tornet, que consiguió convencer a mineros y campesinos de que debían unirse para luchar por su libertad, sus derechos y su dignidad, convocándolos para realizar una huelga pacífica, lo cual exaspera a Mr. Crown tras observar que los beneficios de la mina cayeron un 30%, por lo que le pide al alcalde que hable con el gobernador, al que pide le entregue un precioso collar, para que este se implique y realice una demostración de fuerza del estado.

Kathleen, testigo del suceso, le echa en cara a su tío que se deshaga del collar que pertenecía a su madre, acusándolo de que sus padres murieron por culpa suya, asegurando él que trató de salvar a su padre - su hermano - del incendio en que murió.

Maximiliano, al que todos escuchan en la región se convierte en amante de Mercedes, la madre de Blanca.

Desde Huelva llega el Alcalde en un tren cargado de soldados, con el capitán Nazario Infante al frente.

La llamada de Maximiliano consigue convocar a la mayor parte de los mineros y agricultores de la comarca, que se concentran en la plaza del pueblo, donde el alcalde trata de hacer que regresen al trabajo, sin éxito.

Llegan entonces los soldados, que trataron previamente de conseguir la colaboración de la guardia civil, negándose su teniente a ir contra su gente.

Nazario ordena a los huelguistas que se dispersen, a lo que estos se niegan, ordenando el capitán abrir fuego contra ellos, provocando el caos, cayendo numerosas personas víctimas de los disparos, tras lo que el capitán ordena a los soldados avanzar con la bayoneta calada rematando a los heridos, siendo el propio infante quien dispara contra Maximiliano.

Blanca y Kathleen, que fueron testigos de la masacre huyen de la plaza hacia la estación, donde vuelven a colarse en el tren que ha de llevar a las tropas de regreso.

Quince años después llega a la población otro tren, este recibido por una banda de música, y al que espera el propio Mr. Crown, en el que llega desde América Baxter, el que será el nuevo director general de la compañía tras haberse ganado fama de duro reprimiendo las revueltas de las minas de Sierra Maestra, trayendo con él a su ayudante Robert, siendo ambos presentados a Kathleen,y Blanca, que también acuden a la recepción, requiriendo Baxter la ayuda de esta última, al saber que es profesora de inglés en la escuela de la compañía para traducir unos documentos.

Mercedes, que perdió la cabeza tras la muerte de Maximiliano, sigue viviendo de su recuerdo.

Blanca, su hija, se muestra ante Baxter como una luchadora por los derechos de los niños, asegurándole Baxter que los castigos por rebeldía serán duramente castigados, pese a lo cual ella consigue que visite el hospital para comprobar las condiciones de los enfermos, consiguiendo tras esa visita que contraten a dos enfermeras más.

Y cuando una de las minas arde, Baxter acude a la misma salvando personalmente a uno de los mineros, organizando de inmediato las tareas para sofocar el incendio.

Carlos, un joven rebelde regresa al pueblo tras 5 años en la cárcel, lo que no ha mermado sus ideales, asegurándole a Blanca que seguirá peleando por lo que Maximiliano les enseñó, pues lo suyo es una guerra.

Mr. Crown piensa que ha llegado el momento de su retiro tras haber encontrado a la persona que él considera más adecuada para relevarlo en un momento en que anarquistas y socialistas se unen, aunque está seguro que Baxter podrá reprimirlos.

Poco a poco Blanca se siente atraída por Robert, al que le explica que le gusta escribir historias sobre los niños desamparados.

Baxter demostrará que no está dispuesto a permitir el más mínimo desmán, y cuando un paisano denuncia a las personas que imprimen los panfletos subversivos se presentan en el lugar deteniendo a los que los preparaban y destruyendo la imprenta.

Kathleen advierte a Blanca de que Robert es quien destrozó la imprenta y arrestó a las personas que la llevaban, aunque pese a las advertencias de su amiga, acepta la invitación de Robert a montar a caballo, algo que siempre tuvo deseos de realizar.

A su regreso del paseo observan cómo Nazario Infante con autorización del alcalde desahucia a una familia, tratando Robert de impedirlo, para lo que habla con Baxter, que le explica que ha contratado a Nazario para que dirija un grupo de seguridad privada cansados de la ineficacia de la guardia civil.

Kathleen le reprocha a su tío la contratación de Nazario, pero este le responde que lo que debe hacer es pensar en casarse y que Baxter sería un buen partido.

Carlos, con la ayuda de Kathleen lanza varios cartuchos de dinamita contra las oficinas de Baxter en respuesta a las nuevas acciones de la compañía.

Baxter decide que deben dar un escarmiento, aunque Robert trata de mediar, proponiendo actuar de otro modo, y, en vez de utilizar la violencia, confraternizar con los andaluces celebrando todos juntos una fiesta, pudiendo aprovechar para ello la llegada de la electricidad.

Cuando finalmente muere Mercedes, Kathleen le reprocha a Blanca que no siga las ideas de Maximiliano, ante lo que esta acusa a la primera de ser una revolucionaria de salón que lucha por una causa perdida para vengarse de su tío.

Por la noche cuando Robert acude para darle el pésame acaban acostándose juntos.

Finalmente se celebra la fiesta por la llegada de la luz, aunque a la misma no invitan a la población, bailando Kathleen con Robert.

La música de la fiesta impide que los que asisten a la misma puedan escuchar las acciones llevadas a cabo por Nazario y sus hombres, que irrumpen en varias viviendas de mineros sacando de ellas a los que consideran revolucionarios y destruyéndolas.

En la fiesta Baxter anuncia que esa noche se habrán acabado los problemas en las minas y que comienza una nueva época de paz, sin explicarles la razón de su anuncio, acudiendo tras su discurso junto con Robert y Nazario a la prisión del pueblo, donde llevaron a los detenidos a los que interrogan sobre la autoría de la explosión de su despacho, pidiéndole a Robert que sea él quien realice personalmente el interrogatorio para lo que golpea brutalmente a los presos, que, pese a todo, no confiesan.

Baxter le dice que seguirán por la mañana, preguntándole Robert si ha pensado qué hubiera dicho su padre de su forma de actuar, respondiéndole aquel que su padre era un ingenuo.

Kathleen habla con Robert y le dice que creía que él no era igual que los demás, pese a lo cual acaba seduciéndolo y hacen el amor, siendo vistos por Blanca.

Robert le explica tras ello a Kathleen que la fiesta fue solo una coartada para apresar a cuatro de los rebeldes.

Robert acude a una taberna, donde también está Nazario, y donde poco después aparecen Carlos y Kathleen, dispuestos a acabar con el cabecilla de los represores, aunque este consigue hacerse con una rehén, pese a lo cual, Robert, siguiendo las instrucciones de Kathleen consigue sorprenderlo acabando por degollarlo.

Muerto el cabecilla de los represores, procederán a exhibirlo en la plaza del pueblo boca abajo.

Mr. Crown y Baxter reciben la noticia de lo ocurrido y de la traición de Robert justo en el momento en que el primero le decía al segundo que por fin podría irse a Londres tranquilo dejando las minas en bunas manos.

Ambos acuden a la plaza, donde se reúne ya buena parte de la población, ordenando Baxter a Robert que saque a los detenidos de la cárcel, a lo que este se niega, ante lo que Baxter decide despedirlo asegurándole que nunca lo necesitó.

También llega Blanca que recuerda los momentos en que siendo niñas ella y Kathleen se colaron en el tren en que iban los soldados que llevaron a cabo la represión al mando de Nazario.

Recuerda que cuando el tren llegó a las orillas del mar vieron cómo los soldados lanzaban al mar decenas de cadáveres de las víctimas de la represión.

Ambas pudieron ver cómo Nazario le rebanaba personalmente el cuello a Maximiliano, aunque moribundo aun vivo, para tras ello lanzarlo, como a los demás, al mar.

En la plaza, Baxter, tras hacer que saquen los presos amenaza con matarlos si no se disuelven, impidiéndoselo Robert, que lo amenaza con su pistola.

Mr. Crown saca entonces la suya y apunta con ella a Robert, evitando Kathleen que le dispare, clavándole un cuchillo a su tío, el cual, moribundo la apunta a ella, aunque el criado indio que siempre cuidó de Kathleen desde niña le quita el arma y le dispara.

Se entabla tras ello un tiroteo, en el que el nuevo mando de la guardia civil acaba matando a Robert, para morir a continuación él bajo los disparos de Carlos.

Pero Baxter, al ver a Robert herido, acude a auxiliarlo, pidiéndole que no tenga miedo, acudiendo también Blanca a ayudarlo, muriendo ante los dos, que lloran su pérdida.

Dicho suceso hace que Baxter reflexione, decidiendo que ha llegado el momento de acabar con las teleras, asegurando que a Robert le hubiera gustado verlo.

11 años después en Portimao, en el sur de Portugal, Blanca sigue escribiendo sus relatos a la orilla del mar, recibiendo la visita de Carlos, al que abraza, preguntándole por Kathleen, de la que le lleva un recuerdo.

Aparece entonces una niña a la que le presenta el recién llegado, su amigo Carlos.

Luego recuerda, mientras ve jugar a la niña con Carlos en la playa, el momento en que Kathleen le pidió que cuidara de su hija Rose, a la que no podía llevarse consigo para que no pasara peligro alguno mientras ella partía con los rebeldes.

Blanca saca su máquina de escribir para narrar una historia, la historia de su amistad con Kathleen, un relato que llamará "El corazón de la Tierra".

En 1954, y tras 81 años la Compañía Británica devolvió las minas al estado español.

Calificación: 2