Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El cuarteto
El cuarteto

Quartet (2012) * Gran Bretaña

          También conocida como:
                    - "Rigoletto en apuros" (Argentina, Uruguay)
                    - "Cuatro notas de amor" (México, Perú, Venezuela)

Duración: 95 Min.

Música: Dario Marianelli

Fotografía: John De Borman

Guión: Ronald Harwood (Obra: Ronald Harwood)

Dirección: Dustin Hoffman

Intérpretes: Maggie Smith (Jean Horton), Tom Courtenay (Reginald Paget), Billy Connolly (Wilf Bond), Pauline Collins (Cissy Robson), Michael Gambon (Cedric Livingston), Sheridan Smith (Dra. Lucy Cogan), Andrew Sachs (Bobby Swanson), Dame Gwyneth Jones (Anne Langley), Trevor Peacock (George), David Ryall (Harry), Michael Byrne (Frank White).

En Beecham House, hogar para músicos jubilados comienza el día con los internos tomando sus medicinas o sus baños, o pasando su revisión médica, tras lo cual cada uno de ellos ensaya con sus respectivos instrumentos o cantan.

Más tarde todos los cantantes se reúnen para ensayar los coros del brindis de la Traviata, quejándose Cedric Livingston, el director de que están muy por debajo de lo que espera cuando falta solo mes y medio para la gala.

Más tarde en el comedor un anciano le disputa a otro, Reginald Paget, "Reggie" la mesa que ocupa este junto a la ventana y en la que cada día desayunan él, su amigo Wilfred Bond, "Wilf" y au amiga Cecily Robson, "Cissy", que tiene serios problemas para la memoria inmediata, olvidándosele a menudo lo que debe hacer, y que sus amigos le recuerdan, señalándole el otro anciano que a lo mejor cierran la residencia por falta de fondos y él desea disfrutar también de esa mesa, asegurándole a Reggie que los solistas no serían nada sin ellos, antes de rendirse.

Luego comienzan a comentar que va a llegar alguien nuevo a la residencia, a quien van a recoger esa mañana, estando todos expectantes por ver de quién se trata.

Y el chófer de la residencia sale para buscar a Jean Horton, una famosa soprano cuya casa está ya desmantelada, llevando todos sus bienes en unas pocas maletas.

Tras el desayuno algunos internos ensayan con sus instrumentos, mientras que otros disfrutan de tiempo libre, paseando o jugando al polo.

Wilf, que sufrió un ictus, es un conquistador que trata de embaucar a cualquier mujer, incluida la directora del centro, la doctora Lucy Cogan, acude a reunirse con Reggie y con Cissy, a la que observan mientras escucha una reedición del Rigoletto que grabaron los tres junto con Jean Horton, y que fue su mayor éxito.

Deben recordarle que debe acudir a una reunión con Cedric, preocupado por la retirada de la gala del tenor Frank White debido a una enfermedad, lo que hizo que bajara un 60% la venta de entradas, por lo que necesitan un sustituto, pensando en que sea Reggie cantando "La donna e mobile", asegurando Cissy que no lo hará.

Se interrumpe la reunión cuando observan que llega el coche con la nueva residente, que es recibida por la doctora Cogan, que le indica que dispondrá de una preciosa suite a la altura de su fama en la residencia, que lleva el nombre de un gran director de orquesta que heredó una fortuna de su padre, vendedor de laxantes.

Y de pronto ve cómo los residentes la reciben con aplausos al descubrir que es ella.

Cissy va a comunicarles a sus amigos Reggie y Wilf, que juegan al polo que la nueva residente es la persona que hizo de Gilda en su Rigoletto, Jean Horton, observando cómo se muda la expresión de Reggie al escuchar dicho nombre, yendo de inmediato al despacho de la doctora Cogan a la que le recrimina que no le consultaran sobre el asunto y que lo hubieran mantenido en secreto, señalando que él deseaba tener una vejez digna, pero que si ella está allí tendrá que buscarse otro sitio donde vivir.

La doctora visita a Jean en su cuarto para ver como se encuentra, cuando esta se dispone a poner un viejo disco con algunas de sus canciones, diciéndole a la doctora que comerá en la habitación, y como esta le indica que no sirven en las habitaciones le dice que está indispuesta.

La doctora trata de hablar también con Reginald, pero este, que está en la terraza no le abre.

Al día siguiente todos despiertan como siempre, aunque Jean, aun vestida, pues pasó la noche en la butaca.

Wilf va a buscar a Reggie para ver cómo está, teniendo un mareo mientras va a buscarlo, encontrándolo finalmente en el despacho de la doctora donde prepara su charla semanal para los jóvenes, tratando de acercarse a ellos estudiando la historia del hip hop pese a afirmar que para él eso no es música.

Mientras se arregla, Jean recibe la visita de Cissy, que le cuenta que está a la espera de una cadera nueva, preguntándole a Cissy por un grupo de muchachos que llega en un autobús, y que le informa acuden a una charla que dará Reginald, que le confirma que está también en la residencia.

En efecto, Reginald charla con los chicos a los que les pregunta por sus gustos musicales, explicándoles que la ópera en principio fue un espectáculo de masas al que acudía la gente humilde y donde se comía y se bebía, hasta que fue conquistada por los ricos para convertirla en algo distinto a su esencia.

Cissy acompaña a Jean por el edificio, viendo esta última horrorizada cómo su amiga se integra en la clase de baile de salsa junto con otros ancianos.

Le explica tras ello que están preparando la gala benéfica anual para celebrar el aniversario de Verdi en la que participarán todos, asegurando Jean que ella no lo hará.

Reginald sigue su charla con los chicos para concluir que la ópera y el rap tienen mucho en común, pues en la ópera cuando apuñalan a alguien canta, lo cual no lo aleja demasiado del rap, cuando de pronto son interrumpidos por la aparición de Cissy y de Jean, quedándose Reginald parado y sin poder hablar al verla.

Wilf lo ve salir de la clase sin que les haga caso, encontrándolo poco después en el parque, donde le invita a beber de la botella de whisky que un empleado le lleva a escondidas, recordándole que cuando se casó él pensó que Jean era más ambiciosa que él, confirmándole Reggie que Jean era más ambiciosa que nadie.

Y mientras charlan se acercan a ellos Cissy y Jean, que estaban paseando también por el parque, saludando Wilf a Jean galantemente, pero no Reginald, pese a que ella le pide perdón, diciéndole que eran otros tiempos.

Wilf interviene para decir que Reginald está enfadado porque no le avisaron de que ella iba a ir, diciéndole ella que deben olvidar todo, pues han pasado muchos años sin verse, recordando él que desde el 97, para luego marcharse.

Pero Jean lo sigue hasta una capilla donde este se ocultó para no verla, e intenta hablar con él, aunque él pide que lo deje en paz, haciendo que ella llore, por lo que le deja su pañuelo mientras afirma que no sabía que tuviera lágrimas.

Ella le vuelve a pedir perdón por haberle hecho daño, recordando de nuevo que eran personas diferentes, diciendo él que tendrán que tratar de convivir lo mejor posible.

Wilf va hasta el lugar donde recoge el alcohol, descubriendo allí a la doctora Cogan fumando a escondidas pese a los consejos que les da a los ancianos de que no lo hagan.

Varias niñas estudiantes de música tocan para ellos deleitando sus tardes y recordándoles a los ancianos sus inicios.

Pese al frío recibimiento del día anterior, Jean se acerca a Reggie mientras este lee y lo invita a pasear con ella, lo que él acepta aunque la situación entre ellos es tensa.

Él le pregunta si se casó tres o cuatro veces, respondiéndole ella que solo dos después de él, aunque sus matrimonios no salieron bien, el primero porque se dedicaba demasiado a los negocios y el segundo porque quería que se retirara.

Él le cuenta que no volvió a casarse, y cuando ella le pregunta si rechazó varias obras en las que actuaba ella para no coincidir, responde afirmativamente.

Le cuenta que fue a la residencia por Wilf, cuando a este le dio el ictus y tras conocerla decidió quedarse allí con él.

Ella por su parte le cuenta que no le queda nada y que está ahora viviendo de la caridad en la residencia.

Reggie le pregunta por qué dejó de cantar, contándole que le entró miedo y se obsesionó con la crítica, pues hiciera lo que hiciera tenía que ser mejor que lo anterior y la presión fue demasiada.

Cedric sigue tratando de resolver el problema del tenor, y aunque se le ocurren algunas ideas, muchas de ellas se le olvidan antes de plantearlas.

Pero reúne a Reginald, a Wilfred y a Cissy y les dice que ha pensado que podrían actuar ellos junto a Jean, es decir los que formaban el cuarteto de Rigoletto, pues la actuación de 4 de los mejores cantantes de la ópera inglesa piensa que tendría una gran repercusión en los principales diarios.

Pero ellos aseguran que Jean no aceptará, diciendo Reggie que él tampoco quiere cantar con ella, haciéndole ver Cedric que si consiguen el éxito esperado podrían conseguir fondos para mantener abierto el hogar y atraer a otros benefactores, ante lo cual, y dado el apoyo de Wilf a la idea, Reggie propone invitar a Jea a una cena.

Wilf se encarga de hablar con la doctora Cogan para pedirle que les deje salir esa noche hasta las 12'30 y les consigue una mesa en el restaurante "El Cisne", planeando una vez allí esperar a que Jean esté totalmente bebida para proponérselo.

Brindan por ello mientras recuerdan sus éxitos pasados, hasta que brindan por su cuarteto, contándole entonces Cissy el proyecto de Cedric, negándose Jean en absoluto a participar en dicho proyecto.

De regreso Jean escucha en su cuarto una de sus grandes actuaciones, y por la mañana durante el desayuno les pregunta si se han escuchado cantando últimamente, asegurándoles que cantar no es un honor sino una locura, preguntándole a Reginald si esa es su idea de la venganza.

Conmocionados aun por las palabras de Jean observan cómo una ambulancia se lleva a uno de los internos, debiendo la doctora tratar de tranquilizarlos, diciéndoles que le llevan para una revisión por su enfermedad de siempre.

Cissy vuelve a visitar a Jean llevándole un ramo de flores y le pregunta si quiere hablar del cuarteto, reaccionando Jean violentamente golpeándola con las flores y haciendo que Cissy, salga corriendo y preguntando por su mamá, tropezando contra un carrito y cayendo.

Cissy acaba en cama, no sabiendo si está en casa, y sin recordar siquiera a sus amigos, aunque cuando finalmente los reconoce afirma que es una bendición tener ese lugar para una mujer sin familia, ya que los tiene a ellos.

Jean acude a verla también, aunque la encuentra dormida, viendo que está también en la enfermería el tenor Frank White, internado también allí, recordando que tuvieron una breve pero movida aventura, animándole él a que participe en el cuarteto, ya que es lo que más ilusión le hace a Cissy.

Dada la negativa de Jean, Cissy, Reggie y Wiilf deciden cambiar de idea e interpretar el trío de "El Barbero de Sevilla".

Reciben entonces una nota de Jean y acuden a su habitación donde pide perdón a Cissy y les entrega un regalo a cada uno de ellos, un CD de Rigoletto firmado por ellos y que tiene cierto valor a Wilf y a Cissy y a Reginald mermelada de lima.

Todos parecen satisfechos, excepto Wilf, que se enfada con ella cuando les dice que deben entender que no desea insultar el recuerdo de su pasado, ante lo que Wilf le hace ver que sus fans murieron ya o están allí con ellos, por lo que le pide que cante, afirmando ella que le ha abandonado el talento, señalándole Reggie que como a todos, y que eso se llama vida.

Cissy le dice que si acepta, Cedric les dará el lugar de Anne Langley, que va a cantar Tosca, señalando entonces Jean que por encima de su cadáver, lo que supone su aceptación.

En el comedor Anne Langley le pregunta por su decisión y por cómo están sus agudos, reconociendo ella que inseguros, repitiéndoles luego a sus amigos que quizá no llegue a las notas agudas.

Finalmente comienzan los ensayos y comienza a desesperarse.

Comienzan también los preparativos para la gala, debiendo tener listo el escenario con su iluminación, los instrumentos o los vestidos.

Y poco a poco los ensayos van consiguiendo que Jean se sienta más segura.

Llega el día de la gala, a la que acude la propia alcaldesa de la localidad, que es recibida por la doctora Cogan, que más tarde, cuando presenta la gala indica que han recibido gracias al cuarteto los fondos suficientes para que el hogar continúe abierto.

Da las gracias a los ancianos, que preparando la gala parecen haber rejuvenecido y les transmiten al personal su amor a la vida.

La gala comienza con el Brindis de la Traviata, que sale perfecto, tras lo que actúa Anne Langley, que observa llega a las notas altas pese a su odio.

Mientras se separan, Cissy le manifiesta a Jean su alegría por volver a actuar juntos y por haber conseguido que Reggie y Jean vuelvan a ser amigos.

Le pregunta a esta cuánto tiempo estuvieron casados, respondiendo ella que 9 horas.

Le cuenta que antes estuvieron saliendo durante un año y cuando decidieron casarse fue contratada para una gala en la Scala, donde tuvo un escarceo con un tenor italiano, Roberto de Angelis, que señala era un tipo muy pesado y ella estaba borracha.

Cuando regresó le contó su escarceo a Reginald, que montó en cólera y se marchó.

Mientras le cuenta esto, Reggie las escucha y continúan charlando, preguntándole Cissy por qué le contó su aventura, respondiendo ella que quería ser sincera, para afirmar que aquella aventura fue la peor equivocación de su vida.

Cissy le dice que le queda aun su futuro, a lo que Jean le responde que le queda muy poco, y que ya lo vivió, respondiendo Reggie para sí "no es verdad".

Jean trata de ayudar a Cissy a ponerse un vestido que señala que no se ponía desde 1983, comprobando que no se lo puede cerrar, por lo que Cissy decide tratar de arreglarlo sacándolo un poco, y ve que se marcha, y cuando le pregunta a dónde va, Cissy dice que debe regresar a casa porque le están esperando sus padres.

Jean llama a Reggie y a Wilf, tratando el primero de detenerla recordándole que tienen que interpretar el cuarteto, aunque ella no les hace caso hasta que finalmente a Jean se le ocurre otra estrategia diciéndole a su amiga que ella le ayudará a hacer la maleta e irán a coger el pasaporte, pues el barco no zarpa hasta dentro de dos semanas, por lo que tienen tiempo.

Se preparan tras ello para salir, sugiriéndole Wilfred a Jean que podrían salir sin sus bastones para parecer más distinguidos.

Ella le dice que se apoyará en él, diciéndole Wilf que es mejor que lo haga en Reggie, que la adora, diciéndole ella que por qué lo dice, respondiéndole él que cree que nunca ha dejado de amarla.

Ella se acerca a Reggie y le dice que está muy guapo y él a ella, que le dice que están ya muy mayores, diciéndole él, "entonces casémonos", justo antes de salir a escena, entre grandes aplausos siendo ella la última en aparecer, y preguntándole a Reggie mientras escuchan los aplausos si la proposición va en serio, respondiéndole él que por supuesto, respondiendo ella que de acuerdo, entrecruzando sus manos mientras saludan al público.

Calificación: 2