Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El expreso de Chicago

Silver streak (1976) * USA

Duración: 114 Min.

Música: Henry Mancini

Fotografía: David M. Walsh

Guión: Colin Higgins

Dirección: Arthur Hiller

Intérpretes: Gene Wilder (George Caldwell), Jill Clayburgh (Hildegarde Burns / "Hilly"), Richard Pryor (Grover T. Muldoon), Patrick McGoohan (Roger Devereau), Ned Beatty (Bob Sweet), Clifton James (Sheriff Oliver Chauncey), Ray Walston (Edgar Whiney), Scatman Crothers (Porter Ralston), Len Birman (Chief Donaldson),

George Caldwell, editor de libros, toma el expreso de Chicago en Los Ángeles para asistir a la boda de su hermana en Chicago. Un viaje de dos días y medio, durante el que espera descansar y leer algunos libros.

Entabla conversación con un representante de vitaminas, Bob Sweet que le aconseje que busque a alguna mujer que viaje sola, aunque a él lo rechaza Hildegarde -Hilly - Burns, vecina de compartimento de George y al que este vio en ropa interior por tener roto el pestillo, y al que ella se dirige, cenando y charlando, para acabar la noche juntos, aunque mientras se besan, George ve cómo cae un cadáver desde el techo, lo que Hilly cree una alucinación por la bebida, aunque cuando al día siguiente se levanta tras pasar la noche con ella y ve en la contraportada del libro escrito por Schreiner, el jefe de Hilly, la foto de este, reconoce en él el rostro del hombre que vio muerto.

Acude por ello al compartimento del profesor, donde ve a un hombre revolviendo sus papeles, el cual ordena a Race, un hombre gigantesco que lo tire del tren.

Tras caminar durante horas llega a una granja donde una amable viejecita lo lleva en avioneta hasta el pueblo más cercano, donde coge de nuevo el tren, descubriendo que Hilly lo olvidó ya por otro hombre, explicándole Bob que se trata de Roger Deverau, el cual se dirige a él para disculparse, ya que, según afirma, Race, el hombre que le tiró del tren era su chófer, y el hombre que rebuscaba en el apartamento de Schreiner estaba ayudándole a este a encontrar unos importantes documentos que había perdido, apareciendo en el apartamento de hecho el propio Schreiner para disipar sus dudas y confirmarlo.

Pero Bob le dice que el profesor era un doble, y le confiesa que él es agente federal y que va siguiendo a Deverau que piensa que mató al profesor para evitar que revelara en una conferencia la falsedad de unos cuadros de Rembrandt que compró para el Instituto de Arte, sustituyéndolo por un doble para la conferencia.

George encuentra en el libro de Hilly las cartas de Rembrandt que demuestran la falsedad, pero al llegar a un túnel abren la puerta de su compartimento y disparan a Bob, que antes de morir le dice que coja su pistola, creyendo el revisor al verlo con ella que él es el asesino.

Al verlo vivo los hombres de Deverau se sorprenden, pues la bala iba dirigida a él y lo persigue Race hasta el techo del tren donde George le dispara con un rifle de arpones acabando con él, aunque de nuevo se cae del tren.

Al llegar a una población acude a denunciar los asesinatos ante el sheriff, pero este le cree un asesino y trata de detenerlo, aunque es tan torpe que no lo consigue, llevándose además George su coche, en el que hay un detenido, Grover T, Muldoone, que se convertirá en su cómplice, ayudándole a huir y a llegar a la estación de Kansas, donde descubre su foto en la prensa, por lo que debe embadurnarse de betún y hacerse pasar por negro para subir al tren, donde es descubierto y golpeado, robándole las cartas de Rembrandt.

Cuando despierta lo cuida Hilly y Deverau le cuenta su nuevo plan: les acusará del asesinato del profesor y simulará una pelea entre los dos amantes, que se matarán entre sí.

No cuentan con Grover, que disfrazado de camarero y con un arma consigue detener a Deverau y recuperar las cartas, aunque la llegada del falso profesor hace que comience un tiroteo, debiendo finalmente lanzarse ambos desde el tren para no morir.

Pero esta vez no tendrá que caminar, pues les espera la policía, que ordena parar el tren para detener a los falsificadores, aunque al hacerlo se entabla un tiroteo, logrando Deverau llegar a la máquina y obligar al maquinista a poner el tren en marcha, en el que se cuelan George y Grover que consiguen liberar a Hilly y acabar con el falso profesor, mientras desde un helicóptero tratan de matar a Deverau, que hace que el tren avance solo poniendo peso en el acelerador, por lo que, cuando lo hieren, y cae, muriendo decapitado por otro tren, el suyo sigue su marcha sin que puedan pararlo ya que desactivó los frenos de emergencia, atravesando al llegar a Chicago las paredes de la estación arrollándolo todo a su paso, aunque George consiguió desenganchar los vagones de la máquina evitando que les ocurriera nada, y salvando así su vida.

Calificación: 3