Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El honor de los Prizzi
El honor de los Prizzi

Prizzi's honor (1985)* USA

          También conocida como:
                    - "El honor de la familia Prizzi" (México)

Duración: 130 Min.

Música: Alex North

Fotografía: Andrzej Bartkowiak

Guión: Janeth Roach, Richard Condon

Dirección: John Huston

Intérpretes: Jack Nicholson (Charley Partanna), Kathleen Turner (Irene Walker), Anjelica Huston (Maerose Prizzi), Robert Loggia (Eduardo Prizzi), John Randolph (Angelo Partanna), William Hickey (Don Corrado Prizzi), Lee Richardson (Dominic Prizzi), Michael Lombard (Rosario Filargi / "Finlay"), C. C. H. Pounder (Peaches Altamot), Ann Selepegno (Amalia Prizzi).

Cuando como consecuencia del parto muere la madre de Charley Partanna, Don Corrado Prizzi el capo de una de las familias mafiosas más importantes de Estados Unidos, promete al bebé que será un segundo padre para él.

Charley se criará así entre mafiosos, recibiendo ya de adolescente como regalo de cumpleaños su primer puño americano.

Llegada la mayoría de edad acude a una ceremonia de iniciación en que une su sangre (con un pinchazo en su dedo índice, con la del Don, lo que simboliza su nacimiento en la familia y que serán uno hasta la muerte y le protegerán, como él debe proteger el honor de los Prizzi.

Charley se convierte así en el ejecutor de la familia que dirige Don Corrado con la colaboración de sus hijos Dominic y Eduardo y con el asesoramiento de Angelo Partanna, su mano derecha y padre de Charley.

Durante la boda de una nieta de Don Corrado, en que está toda la familia y buena parte de la plana mayor de la policía neoyorquina, Charley se fija en una hermosa mujer por la que se queda fascinado, pidiéndole al fotógrafo oficial de la boda que saque fotos a esa mujer, a la que busca durante la celebración posterior hasta encontrarla e invitarla a bailar, yendo a buscarla mientras lo hacen un muchacho que le dice que la han llamado por teléfono.

A la boda acude también Maerose, la hija de Dominic, que se acerca a su tía Amalia a la que le cuenta que afortunadamente su padre la invitó a la boda de su propia hermana, reconociendo que su llamativo vestido es para mantener su reputación, yendo tras ello a presentarle sus respetos a su padre, el cual la rechaza y le echa la bronca por acudir a la boda vestida de puta.

Mientras trata de encontrar a la mujer con la que bailaba, que no llegó a decirle su nombre se acerca Maerose a él, que le pregunta cómo le va como decoradora, siendo su reacción romper a llorar diciéndole que sabía que no tenía que haber ido, pues su padre la ha llamado puta ante lo que Charley le dice que debe olvidarse de su padre, pues nunca la aceptarán y le pide que se case y tenga un par de hijos y se dedique a la cocina, ante lo que ella se marcha enfadada.

Ya en su casa hace varias llamadas tratando de que alguien le diga el nombre de la chica, consiguiendo sus fotos gracias al fotógrafo al que le encargó que se las hiciera, el cual sin embargo no conoce el nombre de la mujer.

Llegan entonces varios policías de homicidios que lo acusan de la muerte de Netturbino, un mafioso rival, y lo arrestan, logrando su padre que lo dejen en libertad poco después pues tiene coartada, ya que durante el asesinato él estaba en la boda de la nieta de Corrado, confesándole su padre que en efecto lo mataron ellos, aunque no quisieron decírselo y lo organizaron contratando a un profesional para que no pudieran implicarlos, pues todos estaban en la boda.

De nuevo en casa, llama a Maerose para preguntarle por la mujer vestida de malva, aunque ella lo manda a la mierda y le cuelga.

Recibe entonces la llamada de una mujer que se identifica como Irene Walker y que le pide disculpas por haber salido corriendo esa tarde sin haberle dado una explicación.

Él le propone salir a cenar, aunque ella le dice que está en California, invitándola a comer al día siguiente, para lo que sale en un avión a Los Ángeles encontrándose en el bar de un hotel.

Ella le cuenta que está casada, aunque no ve a su marido desde cuatro años antes, contándole él que no llegó a casarse aunque estuvo a punto de hacerlo con Maerose, con la que se crió desde niño, aunque ella decidió dejarlo y marcharse a México debido a los celos, empezando a salir allí con otro chico al que su padre hizo que le dieran una paliza, obligándola a ella a volver a Estados Unidos, aunque no puede ir a Brooklyn más que para bodas o entierros.

Irene le cuenta que ella es de origen polaco y que en realidad se llama Maida Walceiwicz, aunque ella lo acortó porque pensó que Walker le pegaba más a una asesora fiscal.

Tras la copa salen en el Excalibur de ella, un auténtico cochazo con el que acuden hasta una terraza donde mientras comen escuchan a un mariachi, contándole él que no ha podido dormir porque nadie le ha impresionado nunca como ella, diciéndole que le quiere, respondiendo ella que también ella se ha enamorado.

Charley está tan fascinado por esa mujer que le pregunta qué toca el mariachi, respondiéndole ella que "Noche de ronda", asegurándole él que nunca la olvidará y que esa será su canción.

Tras la comida acaban acostándose, preguntando Charley si se casaría con él de ser posible, respondiendo ella que sí.

De regreso a Nueva York acude a una reunión con los hijos de Corrado Prizzi y con su padre, en la que el director de uno de sus casinos les muestra 14 pagarés falsos por valor de 722.000 dólares, encontrándose los encargados de la recaudación con que cada vez que van a cobrarlos, la persona que los firmó ha muerto, debiendo estar todos los pagarés conformados por Louis Palo como gerente y Marxie Heller como cajero, por lo que cree que debían trabajar confabulados.

El jefe de sala le habló además de una mujer a la que en varias ocasiones Palo entregó fichas por valor de 1.000 dólares que ella cambiaba luego en caja.

Louis murió tras ello asesinado en su coche en un aparcamiento.

Le dicen a Charley que aunque Louis era un ladrón era uno de los suyos, por lo que deben matar al tuberculoso Heller.

Charley viaja de nuevo a Los Angeles, esta vez a casa de Marxie Heller, en la que se cuela, interrogando a este por el dinero, que este niega tener, decidiendo Charley llevarlo hasta su garaje donde acaba con él.

Realizado su trabajo se queda en la casa esperando poder interrogar a la esposa, de Heller que cuando llega diciendo "he vuelto, cariño" en efecto se sorprende al ver que no es su marido, sino Charley quien la espera, sorprendiéndose también él al darse cuenta de que la mujer de Heller no es otra que Irene Walker.

Pero a pesar de la sorpresa la presiona igualmente preguntándole dónde está el dinero que Heller y Palo robaron, diciéndole que mató a su marido, diciendo ella asustada que su marido tenía una bolsa de viaje, descubriendo que en la misma hay en efecto dinero: 360.000 dólares, la mitad de lo que robó.

Le explica tras ello, que tal como le contó en su anterior encuentro su marido la había abandonado, y que tras 5 años sin saber nada de él regresó tres días antes con esa bolsa, y ella se alegró porque podría pedirle el divorcio.

Charley le replica diciéndole que cuando entró lo saludó cariñosamente, diciendo ella que Heller iba a morir en unos días, pues estaba muy enfermo y no iba a ser necesario pedirle el divorcio, decidiendo quedarse con él porque le estaba muy agradecida ya que fue él quien la sacó de la calle y le ayudó a estudiar y la apoyó.

Le dice tras ello que si no la cree deberá matarla y acabar de una vez, aunque él dice que no puede olvidar tan pronto lo que siente por ella y eso le hace ver solo lo que quiere ver, asegurándole que si fuera otra persona la mataría sin dudarlo, aunque a ella necesita creerla.

Charley regresa con el dinero, pero Dominic le pide que encuentre el dinero que falta, contándole luego a su padre que tiene la impresión de que Dominic sospecha que él se quedó con el resto del dinero, diciéndole su padre que Dominic no lo aprecia tras lo ocurrido con su hija y que si pudiera ya lo habría matado.

Tras ello Charley le muestra a su padre las fotos de Irene, quemando su padre una de ellas en la que aparece él con ella, explicándole que no conviene que lo vean junto a la profesional que contrataron para matar a Netturbino, dejando a Charley tan confuso que tras la marcha del viejo llama a Maerose, pese a ser madrugada pretextando que se le rompió el jarrón que ella buscó con tanto ahínco cuando decoró su casa, y que él rompe a propósito para poder hablar con ella, yendo tras ello a su casa.

Maerose le pregunta por qué la ha llamado, diciendo él que porque pasó ya demasiado tiempo, tras cuatro años sin casi hablarse, preguntándole ella si quiere hacer el amor, que acaban haciendo sobre la alfombra y con la luz encendida.

Le pregunta tras ello qué le pasa y él le cuenta que está mal por una mujer, contándole su historia con Irene, a la que pese a todo reconoce seguir queriendo, dudadndo si debe casarse con ella o matarla, aconsejándole Maerose que se case con ella, ya que los dos se dedican a lo mismo, y que además tras esa boda ella podría volver a ser aceptada en la familia.

Vuelve por ello a Los Angeles, donde vuelven a comer en la misma terraza de la primera vez y donde ella pide que toquen de nuevo Noche de Ronda.

Él le dice que sabe que es una asesina y que ella, Louis y su marido engañaron a los Prizzi, asegurando ella que no sabía nada de los negocios de su marido.

Pese a todo llama a su padre y le dice que va a casarse con la profesional, deseándole este, buena suerte, aunque advirtiéndole que deberá acudir a una reunión convocada por el Don para la noche siguiente.

La pareja se casa en un tugurio mexicano, no pudiendo disfrutar de luna de miel, ya que al día siguiente debe regresar a Nueva York para acudir a la reunión.

En ella el tesorero del décimo octavo banco estadounidense, en que la familia tiene una participación del 25%, les informa que el director del banco está llevando a la institución a la bancarrota haciendo cambios ilegales de moneda, proponiendo Eduardo Prizzi secuestrar al director, Filargi y pedir por él un rescate de dos millones y medio, actuando de modo que parezca que fue el propio Filargi quien lo planeó a sabiendas que el dinero pagado por los rescates es desgravable, pudiendo tras ello, y ante el escándalo que se formará comprar un gran lote de acciones a precio muy bajo, pudiendo así hacerse con el control del banco.

Encargan a Partana que realice el secuestro manteniendo a la familia al margen.

Finalizada la reunión Don Corrado le pide a Dominic que se quede y le muestra una conmovedora carta que le escribió su nieta Maerose en la que dice que quiere ocuparse de su padre y en la que explica que el hombre al que deshonró se casó con otra, por lo que el honor de la familia quedó cubierto por lo que le pide que interceda ante su padre para que la perdone, aceptando Dominic conmovido que regrese.

Mientras Charley y su padre preparan el plan, en el que ocuparán un apartamento vecino al de Filargi, Irene, que les escucha, les hace ver lo conveniente que sería que participara una mujer que saliera del apartamento con un bebé para distraer al guardaespaldas del banquero, y, aunque Charley pone pegas, porque no quiere que su mujer siga trabajando, su padre le dice que es muy buena idea y nadie se enterará.

Maerose, perdonada, vuelve a casa de su padre, se viste de negro y se pinta ojeras para preocuparlo, contándole tras ello que Charley fue a su casa la noche antes de su boda y que la forzó para hacer el amor, por lo que ha perdido el honor, provocando a su padre un gran dolor, temiendo que le dé un infarto.

Charley e Irene colaboran en el secuestro de Filargi, saliendo ella con un bebé en brazos que le lanza al guardaespaldas, que no reacciona como esperaban, pues en vez de cogerlo trata de sacar una pistola, por lo que Irene debe acabar con él.

Y justo en ese momento se abre la puerta del ascensor apareciendo una mujer que dice haberse equivocado de piso y con la que Irene acaba sin dudarlo un instante, diciéndole luego mientras bajan en el ascensor, y una vez hecho su trabajo que cuando acaben con su encargo se irán a Italia de luna de miel.

Pero mientras custodian al banquero escuchan en televisión la noticia de su desaparición junto con la aparición de dos cadáveres, uno de los cuales corresponde al de la mujer de un capitán de policía.

Maerose realiza entretanto investigaciones, yendo a ver al dueño del bar en cuyo aparcamiento mataron a Palo, reconociendo una de las prostitutas que trabajaban allí a Irene a la que dice que vio subir aquella noche al coche de Louis Palo del que salió poco después, recogiendo una bolsa del maletero del coche.

Dominic, dispuesto a vengar su honor mancillado contrata por teléfono a un profesional al que encarga que asesine a Charley Partana, sin saber que ese profesional es la esposa de este.

Con la información obtenida, Maerose acude a visitar a su abuelo para darle las gracias por su intermediación, y para llevarle un regalo: las fotos de Irene, que le dice fue la asesina de Louis y la que robó los 720.000 dólares, deshonrándolos, ante lo que su abuelo ríe diciéndole que es como él, que no perdona nada, aunque sabe que si la mata le causará un gran dolor a Charley, del que es como su segundo padre.

La muerte de la mujer del policía provoca que todos los tratos con dicho cuerpo queden cancelados hasta que aparezca el asesino, habiendo numerosas redadas.

Reclamada por Don Corrado, Irene acude a casa de este, que le dice que ha sido reconocida como la asesina de Louis Palo, por lo que debería acabar con ella, aunque al ser la mujer de Charley será clemente con ella si devuelve el resto del dinero que robaron más una multa del 50%, debiendo reunir el dinero en 5 días, debiendo ella viajar hasta Los Ángeles para conseguir reunir el dinero.

La actuación policial preocupa a los mafiosos, convocando una reunión conjunta en la que el resto de las familias acusan a los Prizzi de ser los responsables de la situación, aunque Dominic les asegura que ellos son los que más pierden porque son los que más tienen y no aceptarán la opinión de nadie sobre sus negocios, insultando a Bocca, el más crítico con ellos al que llama chulo de putas.

Charley debe dar cuentas a Don Corrado de cómo ocurrió todo, asegurándole el Don que le va a nombrar jefe a él, trasladando a Dominic a Las Vegas, aunque le pide que lo mantenga en secreto hasta que se resuelva lo de Filargi.

Charley habla con Irene tras su nuevo encuentro, afirmando que a él le huele mal, pues debería haber sido el propio Dominic el que le informara de su sustitución, extrañándole que Don Corrado no se lo contara a su padre, con el que siempre toma sus decisiones, pensando que le están tendiendo una trampa a Irene, decidiendo ella entonces contarle lo que este le pidió y el asunto de la muerte de Palo, para, a continuación informarle de que Dominic ha contratado a una profesional para matarlo, sabiéndolo porque fue a ella a la que contrató al ignorar que es su mujer, diciéndole que le adelantó 50.000 dólares.

Ella le pide que huyan a Hong Kong esa misma noche para poder seguir juntos diciéndole que no debe preocuparse por el dinero, pues tiene casi un millón ahorrado gracias a sus trabajos, aunque é se niega, pues piensa que debe haber otra forma de vencer a los Prizzi.

Preocupado por la situación Charley consulta la situación a su padre, que le recomienda que le robe a los Prizzi a Filargi, pues sabe que vale para ellos 70 millones y aceptarán lo que les proponga, pues puede amenazarlos con testificar contra ellos a cambio de ser testigos protegidos, viendo la muerte de la policía casi como una suerte, más que como un problema.

Don Corrado hace una gran reunión para despedir a Dominic al que envía a Las Vegas, entregándole un regalo: un juego en plata de palos de golf y un millar de sus puros mexicanos favoritos, actuando tras ello en la fiesta un tenor.

Tras la despedida, Don Corrado y su hijo se marchan de la fiesta, descubriendo cuando suben al coche que alguien mató a su chófer, empezando de inmediato en el local de la reunión un terrible incendio que obliga a desalojarlo, pensando todos que es obra de los Bocca., viendo que la muerte de la mujer del policía les está saliendo demasiado cara.

Eduardo Prizzi se reúne con Angelo y con Dominic a los que les lee una carta enviado por Charley, en la que les informa de que Dominic contrató a su propia mujer para matarlo, por lo que ha decidido secuestrar a Filargi pidiendo que a cambio le entreguen a Dominic y reclamando 231.400 dólares para gastos, 50.000 para su acompañante, más los 150.000 de su mujer por su trabajo con Filargi y los dos millones y medio del seguro decidiendo Eduardo acudir a su padre para solucionarlo.

Pero a la salida un hombre se acerca a Dominic y acaba con él en plena calle, debiendo darle Eduardo y Angelo a Don Corrado la noticia de la muerte de su hijo a manos de los Bocca, contándoles entonces que había decidido darle su puesto a Charley, el único al que cree con capacidad para arreglar la situación.

Angelo se encuentra en una estación con su hijo y le transmite los deseos del Don, tratando de convencerle de que solo él puede dirigir a la familia, pues el Don y él son ya demasiado viejos, por lo que debe volver, pidiéndole que deje libre al día siguiente a Filargi, pues la compañía de seguros ya pagó el rescate.

Mientras trasladan a Filargi, al que dejarán con una persona que lo liberará, Charley le cuenta a Irene sus planes, aunque Irene no se fía de dejar a Filargi que es su única garantía, temiendo ella que la entreguen a la policía aunque a él lo respeten.

Él trata de tranquilizarla, diciéndole ella que estará tranquila cuando tenga sus 920.000 dólares, los 720.000 que tuvo que devolver más los 180.000 de la multa, diciéndole él que eso no será posible, pues él se lo robó a los Prizzi, diciéndole ella que ellos lo han cobrado del seguro, a lo que él le responde que Marxie, su marido tenía algo de razón cuando le dijo que los sicilianos se comerían antes a sus hijos que perder su dinero.

Libera a Filargi recordándole que si cuenta algo lo encontrarán y lo matarán.

Se reúne tras ello con la familia a los que les cuenta la pretensión de Irene de recuperar su dinero renunciando al del rescate de Filargi y al resto de lo que le debía Dominic.

Don Corrado le dice entonces que se alegra de que sea tan tonta y tan codiciosa, pues eso le facilitará lo que tienen que hacer, pues la familia ha decidido entregarla a los policías en una semana o habrá guerra, lo que podría suponer el fin de la familia.

Su padre le hace ver que no debería haberse casado con una mujer de fuera que además no es honrada, diciéndole que hay que eliminarla y que debe hacerlo él, pues si la cogen viva acabarán ellos en la silla eléctrica y si muere Filargi podrá identificar su cadáver y reconocerá a la asesina, con lo que se acabarán sus problemas.

Don Corrado le recuerda que juró con sangre que antepondría a la familia a cualquier otra cosa, y cuando él dice que Irene es también su familia, su padre le dice que la conoce desde hace solo unas semanas y ellos son su vida

Charley les dice que la necesita y que no quiere vivir como ellos, a los que recuerda siempre solos con sus guardaespaldas, diciéndole ellos que estará aun más solo si se aparta de ellos y que actuó contra su honor al encubrirla con lo de Las Vegas.

Don Corrado le da un ultimátum recordándole que es una asesina y una ladrona y que debe entregársela, diciéndole él que la familia es su único mundo.

Llama entonces a Irene para decirle que han accedido a su petición y que le entregarán los 900.000 dólares más lo de Filargi y lo de Dominic, pero cuando cuelga ella recuerda las palabras de Marxie del que dice tenía razón.

Comienza tras ello a hacer su maleta y vuela a Los Angeles dejando una nota a Charley, reservando un vuelo para el día siguiente a Hong Kong tras sacar su dinero.

Cuando regresa a su casa con el maletín de los 900.000 dólares encuentra su nota en la que le explica que se fue a California para terminar la mudanza y que regresará en tres días, por lo que decide viajar a Los Angeles él, encontrando a Irene muy contenta, diciéndole él que tienen tres días para estar juntos y disfrutar.

Ella le pone el disco de Noche de ronda, pidiéndole a él que vaya a la cama y la espere mientras ella prepara su pistola con el silenciador mientras él esconde su cuchillo.

Ella va a la habitación y trata de sorprenderlo disparándole, aunque Charley se levanta para lanzarle el cuchillo y hace que falle, recibiendo ella una cuchillada en su cuello.

Regresa tras ello a Brooklyn y llama a Maerose a la que invita a cenar, contándole él que Irene tuvo que marcharse y no volverá.

Calificación: 3