Te cuento la película Te cuento la película
Portada Películas Años Directores Novedades
El hotel a orillas del río
El hotel a orillas del río

Gangbyub Hotel (2018) * Corea del Sur

          También conocida como:
                    - "Hotel sobre el río" (Argentina)

Duración: 96 min.

Fotografía: Kim Hyeong-gyu

Guion y Dirección: Hong Sang-soo

Intérpretes: Gi Ju-bong (Ko Young-hwan), Kim Min-hee (A-reum), Kwon Hae-hyo (Kyung-soo), Song Seon-mi (Yeon-joo), Yoo Joon-sang (Byung-soo).

Un hombre mira desde la habitación del hotel hacia fuera, donde hay una joven con la mano vendada. Se queja del frío que hace y se pregunta qué le ocurriría en la mano.

Recibe entonces una llamada en que le preguntan por el número de su habitación, aunque él le dice que mejor quedan en la cafetería, pese a que su interlocutor insiste en que ha traído café y así no tendrán que pagarlo más caro en la cafetería, aunque él les dice que prefiere bajar.

Mientras se viste lamenta haberlos citado allí, aunque piensa que probablemente estará su nuera, que es muy simpática y agradable.

La mujer a la que antes vio abajo, está en otra habitación en su misma planta.

Baja a la cafetería, y, mientras toma café, la camarera le pide que le firme su libro, pese a que su jefe le advirtió que no le molestara, asegurando él que lo hará encantado.

En su habitación, A-reum, la mujer de la mano vendada observa cómo las urracas construyendo su nido en medio del intenso frío, recibiendo la llamada de otra mujer que le pregunta por el número de su habitación, y a la que le pide que le lleve café.

Poco después llegan al hotel dos hombres.

Después de ellos llega otra mujer, la que llamó a A-reum, que se acerca al coche en que llegaron los dos hombres con anterioridad.

Estos, esperan en otro punto de la cafetería, preguntando uno de ellos si no deberían llamar, a lo que el otro le responde que bajará, pues dijo que lo haría.

El mayor, Kyung-soo, le pregunta al otro, Byung-soo, su hermano menor, si ha ganado dinero, respondiéndole este que sí, aunque quien más ganó es la productora, aunque, le asegura, algo está cambiando, pues ya nota la diferencia, pues esperan sus películas, aunque su hermano le dice que no fanfarronee y lo llama Bufón, algo que no le gusta.

Yeon-joo llega a la habitación de A-reum, y le pregunta por su mano, estando contenta porque no tiene ampollas pese a ser quemaduras de primer grado y se da una pomada.

Yeon-joo le dice que debe olvidarse de ese hombre, pues es cruel, diciéndole A-reum que se encuentra en paz, aunque le contará todo más tarde, pues está cansada y quiere descansar, aconsejándole Yeon-joo que no lo llame, diciendo ella que no lo hará, tras lo que se tumban juntas a descansar y se abrazan.

Pasean luego por la nieve que lo cubrió todo en un momento, mientras dormían.

El escritor, que se quedó dormido en la mesa esperando a sus hijos, piensa que quizá no fueron y se pregunta si hizo algo mal, mientras observa fuera a las dos mujeres.

Decide salir él también a la nieve, pues, les dice, parecían un cuadro y son tan hermosas que decidió salir a saludarlas.

Ellas le dicen que habla como un poeta, diciendo él que lo es. Que es Ko Young-hwan, diciendo Yeon-joo que se siente honrada de conocerle, pues admira su obra.

Cuando las chicas entran, él se fuma un cigarrillo con tranquilidad, viendo, a su regreso a sus hijos en el bar, dándose cuenta de que, a pesar de estar todos ellos allí no repararon anteriormente los unos en el otro y viceversa, diciéndoles ellos que le llamaron y no contestaba, a lo que les responde que dejó el teléfono en la habitación.

Byung-soo le dice que le ha echado de menos.

Young-hwan les cuenta que lleva dos semanas allí y que llegó allí por casualidad, pues fue a Itaewon a buscar bebida y conoció a un hombre que le dijo que tenía un hotel junto al río Han y lo invitó cediéndole una habitación gratis porque leyó sus poemas y le admiraba.

Le dice que le gusta pasear por allí y que no quiere volver a casa, aunque tiene un gato que dejó a una persona, asegurando que si no fuera por él, no volvería.

Les dice que los llamó porque se siente raro, ya que tiene muchas pesadillas y se siente como si se fuera a morir, y que, pese a que no se encuentra mal, tiene ese presentimiento y por eso quería verlos, pues hacía mucho tiempo que no lo hacía, y les cuenta que se hizo un retrato para su funeral, aunque sus hijos le dicen que se le ve perfectamente.

Les pregunta si les va bien, diciendo ellos que sí, preguntándole a Kyung-soo por su esposa, diciéndole este que no pudo ir, lamentándolo su padre, pues, dice, es muy simpática y tiene mucha suerte de estar con ella.

A Byung-soo le pregunta si no se ha casado, diciendo él que lo hará pronto.

Los dos hermanos salen a fumar y Byung-soo se pregunta si su padre está planeando morirse, como si se abandonara, diciéndole su hermano que no, que él apenas lo conoce, pues su padre se fue cuando él era muy pequeño, diciéndole que en realidad es fuerte, pero que se siente así por la edad.

Byung-soo le pregunta a su hermano si no le va a contar a su padre que se ha divorciado, diciendo él que mejor no, pues no necesita saberlo.

Cuando regresan, no lo ven en el bar y se sientan a esperar, hasta que, después de un rato, preocupado, Byung-soo va al servicio para ver si está allí, aunque no lo encuentra, por lo que pide a la recepcionista que le llame a su habitación, donde tampoco se lo cogen.

La chica le pregunta si es director de cine, pues lo vio en televisión, y le pide un autógrafo, como antes hizo con su padre.

Sale tras ello afuera para tratar de buscarlo, siguiéndolo un gato negro.

Young-hwan en realidad se quedó dormido en la habitación.

Cuando despierta piensa que tiene que despedirse de ellos y darles un regalo, por lo que, como no tiene nada más, les lleva dos muñecos de peluche y se para ante la habitación de las dos chicas, que duermen abrazadas.

A-reum, se despierta y observa a Yeon-joo, que le dice que le encanta estar con ella, brindando ambas mientras observan a las urracas, viendo a Byung-soo llamando a su padre, reconociéndolo Yeon-joo, que le cuenta que es un director de cine que no atrae al gran público, pero tampoco es un gran autor.

Vuelven a acostarse abrazadas mientras escuchan a las urracas fuera y a Byung-soo llamando a su padre a gritos.

Kyung-soo, que se quedó dormido entretanto, es despertado por su padre, que baja con los dos peluches, uno que dice ganó y el otro que le regaló una mujer, y se los regala, diciéndoles que cuando los miren se animarán y les hace una foto con ellos y ríen.

Byung-soo recuerda que de niño deseaba ser bailarín, pero pensaba que se reirían de él y por eso nunca lo llegó a contar.

Les pide luego que escriban sus nombres en caracteres chinos.

Cuando lo hace Byung-soo, le dicen que escribe muy bien, recordando su padre que fue él quien eligió su nombre, significando Byung uno junto al otro y Soo excelencia, mientras que Kyung significa Seúl, porque nació allí y representa la fortuna.

Y Byung tiene dos significados, uno de que esté junto a su hermano siempre y el otro de que tiene dos mentes, una que puede tocar el cielo y la segunda camina por la calle, pero que deben ir juntas para estar bien, pues es del cielo, pero debe aprender a vivir como humano, pues si no morirá, decidiendo su hijo apuntarse lo que le contó.

La recepcionista le dice al poeta que su jefe desea hablar con él.

Cuando las mujeres se despiertan A-reum se pregunta qué estará haciendo él ahora, diciéndole Yeon-joo, que estará bien, diciendo la primera que soñó con él y que le pedía que le hiciera la comida, que ahora lo entiende todo y solo espera que sea feliz.

Dice que él tuvo miedo y le da pena, diciéndole Yeon-joo que probablemente esté pasándoselo bien con su esposa.

A-reum dice que pensaba demasiado y daba demasiadas vueltas y su corazón se congeló de miedo al fracaso y a que su vida se desmoronara si se iba con ella, lo que le deprimió y por ello puso fin, a lo que Yeon-joo le dice que fue cruel y la hizo sufrir, aunque A-reum dice que ella no perdía nada, solo sufrió un poco.

Yeon-joo le cuenta que ha robado un par de guantes de un coche, aunque no sabe por qué lo hizo, preguntándole su amiga si es cleptómana, diciendo ella que no, que lo hizo solo porque vio que era el coche en que ella tuvo el accidente, pues lo estrelló.

Se asoman, aunque ven que el coche ya no está y no pueden por ello devolver los guantes.

Salen para buscar un restaurante en que cenar, decidiendo ir andando hasta el pueblo, aunque según avanzan el frío se va intensificando, por lo que entran al primer restaurante que encuentran, observando que a su puerta está además su antiguo coche, estando en el mismo restaurante Young-hwan y sus hijos, sonriendo el primero después de haber estado molesto anteriormente por lo que le dijo el director del hotel.

Sus hijos le preguntan si se irá al día siguiente, diciéndoles él que sí, proponiéndole Byung-soo que vaya con él.

Young-hwan les cuenta que el director le dijo que al principio el corazón le temblaba de respeto pero que ya no le ocurría y que tenía muchas cosas que decirle que se le habían olvidado.

Sus hijos piensan que debió herir sus sentimientos, preguntándole si hizo algo malo en el hotel, diciendo él que no es consciente de haber hecho nada, aunque reconoce que acabó cansándose de él, pues al principio bebían juntos, pero se cansó de él porque siempre hablaba de lo mismo, por lo que en alguna ocasión rechazó su invitación y una vez le invitó a ir con él al monte Songni y le dijo que no.

A-reum y Yeon-joo observan al poeta y a sus hijos, viendo que bebieron mucho, queriendo Yeon-joo ir a pedirles autógrafos al poeta y al director, aunque la otra dice que mejor les dejan en paz, pues le da vergüenza.

Young-hwan le pregunta a Byung-soo si tiene novia, diciendo que tiene miedo a las mujeres, pues no se fía de ellas, por lo que ha visto, diciéndole su padre que está loco por pensar así.

Kyung-soo dice que su madre debió influirles, ya que era controladora y se sentían intimidados, aunque Byung-soo le dice que no es eso, sino porque la quería profundamente.

Su padre le dice que sin duda es hijo de su madre, reaccionando su hijo enfadándose y gritando y le dice que también lo es de él, diciéndole su padre que sea bueno con ella, tras lo que les pregunta cómo está ella, y si aún le insulta cada día, diciéndoles ellos que sí, que dice de él que es un monstruo sin ninguna cualidad humana.

Le preguntan por qué le desagradaba tanto, diciendo él que no congeniaban.

Pero Byung-soo le pregunta cómo les pudo abandonar tan fácilmente, diciendo él que no fue fácilmente, que le costó mucho, pero que no podía pasar la vida sintiéndose culpable y que se debe buscar el amor, y que, gracias a que su mujer le echó, conoció el amor.

Le dice a Kyung-soo que él tiene una buena chica.

Yeon-joo y A-reum se preguntan por qué se alterarían tanto los hombres, diciendo Yeon-joo que los hombres no saben nada del amor ni lo entienden, pues son inmaduros toda su vida, aunque a veces encuentran alguna excepción, como su marido, que es diferente.

A-reum dice que ellos se esforzaron, pero no lo suficiente porque son egocéntricos.

Ven que Young-hwan y sus hijos piden la cuenta y salen.

Fuera, los dos hermanos fuman mientras esperan al padre, que fue al servicio y se plantean que deben coger una habitación en el hotel, pues están borrachos.

Después de un rato esperando, Byung-soo va a buscar a su padre al servicio, aunque no lo encuentra, mostrándole su hermano un mensaje en que les dice que estaba demasiado borracho y regresaría andando al hotel.

Pero el padre en realidad no se marchó aún y regresa al restaurante, diciéndole a las chicas que escribió un poema y quiere leérselo, pues, les dice, está muy contento de haberlas conocido, y les dice que leerá el poema y se irá.

Tras escuchar su poema, que él escribió en el hotel, y le Invitan a beber.

Kyung-soo y Byung-soo duermen en las sillas del bar y cuando despiertan encuentran un mensaje de su padre que les dice que está ya bien en el hotel y feliz de haberlos visto y les pide que se marchen a su casa tranquilos, aunque ellos deciden subir a despedirse, observando al llegar a su habitación que la puerta está abierta, pero encuentran a su padre muerto y se preguntan llorando cómo pudo pasar.

Las chicas por su parte duermen juntas y A-reum llora.

Calificación: 2
Te cuento la película