Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El increíble hombre menguante


The incredible shrinking man (1957) * USA

          También conocida como:
                    - "El hombre increíble" (Venezuela)

Duración: 78 min.

Música: Joseph Gerhenson

Fotografía: Ellis W. Carter

Guión: Richard Matheson, Richard Alan Simmons (Novela: Richard Matheson)

Dirección: Jack Arnold

Intérpretes: Grant Williams (Scott Carey), Randy Stuart (Louise Carey), April Kent (Clarice), Paul Langton (Charley Carey), Raymond Bailey (Doctor Thomas Silver), William Scharllert (Doctor Arthur Bramson), Billy Curtis (Midget).

Scott Carey disfruta de una romántica semana de vacaciones navegando con su mujer en el barco de un amigo cuando lo envuelve una misteriosa niebla.

Seis mese más tarde comienza a notar que la ropa le empieza a quedar grande. Y de pronto se da cuenta de que ha perdido 4 centímetros y 5 kilos.

Al principio nadie le da mucha importancia hasta que las radiografías demuestran que están menguando, por lo que es enviado al centro de investigación médica de California donde le someten a diversas pruebas que no dan resultado.

Su situación le hace perder el trabajo, por lo que, para poder ganar algún dinero accede a salir en un reportaje.

Finalmente los médicos inventan una antitoxina que parece paralizar durante algún tiempo su deterioro.

Su carácter se agría y se enfada constantemente con su mujer. Por ello, después de mucho tiempo recluido decide salir de su casa descubriendo que en el circo exhiben como un fenómeno de la naturaleza a Clarece, una mujer de su tamaño con la que contacta en un bar encontrando en ella un poco de fe, que le ayuda a continuar escribiendo un libro sobre su vida, aunque poco después descubre que el proceso se ha reanudado.

Su tamaño es ya tan pequeño que vive recluido en una casa de muñecas dentro de su casa, hasta que un día, al salir su mujer se cuela su gato, que, al descubrirlo le obliga a salir de su escondite hasta acabar cayendo al sótano.

Al descubrir los restos de su ropa y al gato lo dan por muerto mientras él trata de subsistir en el sótano a nuevos retos, como salir de una pequeña caja o conseguir comida.

Con una aguja doblada e hilo consigue escalar hasta un trozo de pastel que está bajo una araña, que se convierte en su peor enemigo, hasta conseguir acabar con ella valiéndose de un alfiler que para él es como una espada.

Un día se rompe la caldera y el sótano se inunda, haciendo peligrar su vida. Su hermano y su mujer bajan para solucionar el problema, pero no solo no le ven, sino que además deciden abandonar la casa que tan terribles recuerdos les trae.

Scott sigue disminuyendo hasta conseguir poder salir entre los minúsculos cuadrados de la verja de la ventana hasta el exterior, aunque ya no siente miedo y solo espera que el destino siga su curso.

Calificación: 4