Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El mayordomo
El mayordomo

The butler (2013) * USA

          También conocida como:
                    - "El mayordomo de la Casa Blanca" (México y Perú)

Duración: 132 min.

Música: Rodrigo Leão

Fotografía: Andrew Dunn

Guión: Danny Strong (Artículo de Wil Haygood)

Dirección: Lee Daniels

Intérpretes: Forest Whitaker (Cecil Gaines), Oprah Winfrey (Gloria Gaines), David Oyelowo (Louis Gaines), John Cusack (Richard Nixon), Cuba Gooding Jr. (Carter Wilson), Jane Fonda (Nancy Reagan), Terrence Howard (Howard), Lenny Kravitz (James Holloway), James Marsden (John F. Kennedy), Alan Rickman (Ronald Reagan), Vanessa Redgrave (Annabeth Westfall), Robin Williams (Dwight Eisenhower), Mariah Carey (Hattie Pearl), Liev Schreiber (Lyndon B. Johnson), Clarence Williams III (Maynard), Alex Pettyfer (Thomas Westfall).

El anciano Cecil Gaines espera sentado en una silla en la Casa Blanca, y mientras lo hace recuerda su niñez en Macon, Georgia, donde vivía con sus padres, que trabajaban en las duras tareas de la recogida del algodón para Thomas Westfall.

Y recuerda cómo un día, en 1926, Westfall le pidió a su madre que fuera con él hacia el cobertizo, donde la oyeron gritar tras ser golpeada sin poder hacer nada pese a que Cecil tuvo el impulso de ir a ayudarla, debiendo frenarlo su padre que le dice que no podrá luchar contra el patrón.

Y cuando este sale de la caseta tras haber abusado de su madre, Cecil le pregunta a su padre si no va a hacer nada. Este, le llama la atención, ante lo que el patrón saca su arma y acaba con su vida sin mediar palabra por haberse atrevido a dirigirse a él.

Cecil corre hacia su padre y llora sin que nadie le ayude, ya que el patrón les ordena a todos que sigan trabajando.

Tras ordenar que lo entierren, Annabeth, la madre de Thomas le dice a Cecil que deje de llorar y que pasará a ser un negro doméstico, siendo educado en el modo de servir a los amos pasando desapercibido.

Pasará así su niñez, recordando que era más agradable trabajar en su casa que en el campo, aunque según fue creciendo fue consciente de que tendría que marcharse si no quería que el amo lo matara a él también, por lo que, al cumplir los 15 años, y tras coger el reloj de su padre y despedirse de su madre, que desde la muerte de su padre permanecía en estado catatónico, abandonó la plantación.

Pero una vez fuera comprobó que las cosas eran aun peor, pues no conseguía trabajo ni comida, ni un sitio donde dormir.

Decide por ello un día romper el escaparate de una pastelería para poder comer, siendo atrapado por Maynard, el empleado negro del establecimiento, que pese a todo le cura su mano y le da comida, consiguiéndole un trabajo de camarero y limpiando los zapatos, continuando su aprendizaje, sabiendo anticiparse a los deseos de los clientes.

Un día Maynard le dice que le han ofrecido un trabajo como mayordomo en Washington, pero que él es ya demasiado mayor y no desea irse de Carlolina, por lo que le propuso a él para el trabajo.

Llega así en 1957 a Washington, donde comienza a trabajar en un elegante hotel en el que conoció a Gloria, una criada con la que se casó y tuvo dos hijos, Louis y Charlie

Un día recibe una llamada de su jefe, y él empieza a pensar que es para despedirlo, aunque lo que le dicen es que desean contratarlo en la Casa Blanca ya que atendió en el hotel al supervisor de personal de la Casa Blanca y fue él quien propuso su nombre, consiguiendo una vez en la Casa Blanca ganarse a Freddie Fallows, el encargado negro de las contrataciones.

Los Gaines celebran el nuevo trabajo de Cecil con sus amigos y vecinos, Howard, su mujer Gina y su hijo Elroy.

Comienza así a trabajar en la Casa Blanca con la Administración Eisenhower, formando parte de un grupo de 6 mayordomos, entre los que se encuentran el mayordomo principal, Carter Wilson, y su compañero James Holloway.

Ellos le enseñan a trabajar sin ver ni oír nada antes de servir su primer desayuno al presidente, escuchando cómo este habla con Sherman Adams, el Jefe de Estado Mayor y con el Secretario de Estado de Justicia, Herbert Brownell, sobre la conveniencia de enviar o no a la guardia nacional al sur para obligar a que cumplan la legislación y que permitan que los niños negros puedan acudir a clase con los blancos, a lo que el presidente es reacio, pues teme que acabe todo en una guerra civil

Louis desea ir a estudiar al sur, a lo que Cecil se niega

El presidente le pregunta a Cecil si estudió, respondiéndole este que se crió en una granja de algodón, escuchándole poco después mientras habla con Adams, decidiendo enviar finalmente las tropas a Arkansas

Finalmente Louis parta hacia Tennessee, para estudiar en la Universidad de Fisk pese a las reticencias de Cecil.

Una noche los visita en la cocina el vicepresidente Richard Nixon, que tras preguntarles por sus ansias, y asegurarles que las cumplirá les pide que le voten a él y no al niñato de los Kennedy.

1960. Louis conoce a Carol, otra muchacha de color con la que acude a las reuniones de los estudiantes que luchan por los derechos civiles, los cuales se preparan para la resistencia pacífica contra el racismo, para lo cual se agreden unos a otros para demostrarse que serán capaces, ante una situación real de aguantar a los agresores sin responderles violentamente, tratando de seguir el ejemplo de Gandhi.

Una vez preparados comienzan su lucha yendo a restaurantes en los que se sientan fuera de la zona reservada a la gente de color, aguantando que los camareros no les sirvan así como la indignación de los clientes blancos, algunos de los cuales se marchan, llegando incluso a ser agredidos, y, finalmente, detenidos, pudiendo ver Cecil en los informativos la noticia de su detención, y su condena a 30 días de cárcel.

Cecil pasa demasiado tiempo trabajando y Gloria, que se siente muy sola empieza a ver a Howard, el amigo de la familia que ataca a Cecil diciéndole que pese a llevar trabajando cuatro años en la Casa Blanca nunca ha cumplido su promesa de llevarla a conocerla ni es capaz de hacer por sí misma algo que no le deje hacer Cecil.

En 1961 llega Kennedy a la Casa Blanca, siendo recibido él y su familia por los mayordomos

Louis y sus compañeros suben a uno de los autobuses de la libertad que compartían blancos y negros para reivindicar el fin de la segregación en esos medios de transporte, viendo cómo el autobús es detenido por un amplio número de personas muchos de ellos del Ku Klux Klan que rompen los cristales y les insultan y escupen, para acabar quemando el autobús tras lanzar contra él un cóctel molotov.

Cecil y Gloria escuchan la noticia sin saber si su hijo está vivo o muerto, hasta que finalmente consiguen hablar con él, que les dice que le van a encarcelar durante tres meses, pero que cuando salga volverá a la lucha.

Entretanto Warner y Gloria, que cada vez se queja más de lo sola que está comienzan una relación.

Las manifestaciones se extienden por todo el país, siendo numerosos los detenidos, observando preocupados los Kennedy las noticias, entre las que destaca la represión que se hizo con chorros de agua a presión.

Kennedy le comenta a Cecil que sabe que su hijo es miembro de los Jinetes de la Libertad y que está en la cárcel con Martin Luther King, estando al tanto de que ha sido detenido 16 veces en los dos últimos años.

Kennedy trata de promover una campaña para la desegregación, pero poco después es asesinado.

Cecil recuerda que Jackie se negó a quitarse las ropas manchadas de sangre y de restos de su marido, para que todos vieran lo que le habían hecho a su marido.

Tras ello Cecil, tras comprender que Gloria no era feliz decidió recortar su horario en la Casa Blanca para estar más tiempo con ella.

Durante el gobierno de Lyndon B. Johnson escucha hablar de la lucha por el derecho al voto.

Llegó entonces el conocido como Domingo Sangriento, cuando un grupo de manifestantes fue atacado con gases lacrimógenos y porras por la policía y por una muchedumbre hostil.

Las imágenes de aquellos hechos contribuyeron a que se acelerara la aprobación de la Ley de Derechos Electorales que garantizaba el derecho al voto de todos los hombres de color.

Cecil habla con Warner, su jefe, quejándose de que el personal negro, pese a trabajar tanto como el blanco gana menos y no tiene posibilidades de ascender, aunque Warner se niega.

En 1968 Louis y Carol charlan con Martin Luther King en Memphis, Tennessee, sobre la importancia del trabajo del personal negro, pidiéndole que no se avergüence del trabajo de su padre.

King es asesinado, extendiéndose las revueltas por todo el país.

Cecil se ve atrapado entre la gente que protesta en las calles y está confuso.

Después de varios años Louis va a visitar a sus padres con Carol, contándoles que consideran que la filosofía de Luther King sirvió durante un tiempo, pero que hay que dar nuevos pasos y que han creado el grupo de los Panteras Negras, pues no están dispuestos a permitir que les sigan pegando sin hacer nada.

Cecil, enfadado, ordena a Louis que se marche, pues él le ha pagado los estudios, y él lo desprecia. Louis se burla de su padre y de su trabajo de mayordomo fiel del hombre blanco, ante lo que su madre lo abofetea recordándole que todo lo que es se lo debe a ese mayordomo, tras lo que les pide que se marchen.

La policía detuvo a Louis al día siguiente, siendo en esa ocasión Carter, el jefe de los mayordomos quien, a requerimiento de su hermano Charlie le adelante la fianza, sin contarle nada a Cecil.

Cuando sale, Charlie le cuenta a su hermano que se ha alistado para ir a Vietnam.

En 1969 llega Nixon al gobierno

En Oakland, California, sede de los Panteras Negras Louis acude a una reunión en la que acuerdan que cada vez que maten a un negro ellos matarán a dos blancos, ante las protestas de Louis que creía que iba a hacer servicios comunitarios y que no se siente cómodo con el rumbo tomado, pues, tal como le señala a Carol, él no está dispuesto a matar a nadie, que es lo que preconizan sus líderes, por lo que decide marcharse abandonando la organización y a Carol tras poner en duda que alguna vez lo quisiera.

Nixon trata de dar un impulso a los empresarios negros tratando de ganarse sus votos, aunque, para no asustar a los votantes blancos ordena, ante el propio Cecil, que acaben con los Panteras Negras para que no crean que se ha doblegado ante ellos.

Poco después llegan noticias de que la policía acabó con 26 Panteras Negras.

Una noche Gloria y Cecil se disponen a salir a bailar cuando reciben una llamada de Louis, adivinando Cecil que su hijo trata de pedirle dinero a su madre, negándose a dáselo y colgándole.

Justo entonces dos militares, comprendiendo de inmediato lo que ello significa, acudiendo poco después al funeral de su hijo Charlie.

En 1974, y durante el segundo mandato de Nixon estalla el escándalo Watergate, contándole a Cecil que pese a lo que se cuenta no piensa dimitir.

Cuando regresa a la cocina ve que está allí su hijo Louis, que le está contando a Carter que ha terminado sus estudios de Ciencias Políticas, pese a lo cual Cecil le pide que se marche, dolido de que ni siquiera acudiera al funeral de su hermano.

Pasaron los años y él y Louis siguieron sin hablarse, mientras él sigue trabajando para los presidentes Ford, y Carter, antes de la llegada de Reagan en 1981.

Su hijo Louis es candidato demócrata para el Congreso, aunque no es elegido, pidiéndole Gloria que haga las paces con él, contándole que Louis fue a visitarla tras la muerte de Charlie y que la encontró en la cocina inconsciente y en medio de un vómito tras haber bebido demasiado, y él la ayudó, la limpió y le dijo que era la mejor madre del mundo.

El presidente Reagan le entrega unos sobres con dinero, pidiéndole que se encargue de hacérselos llegar a algunas de las personas que le escriben contándole sus problemas, pues ni sus asesores ni su esposa le permiten hacerlo.

Tras 20 años en la Casa Blanca, Cecil vuelve a quejarse ante Warner de su sueldo, que sigue siendo inferior al de los blancos y siguen sin poder ascender, asegurándole que si no equiparan su sueldo al de los blancos se irá, ante lo que Warner le dice que lo haga, diciéndole Cecil que Reagan le indicó que si le contestaba eso que le dijera que fuera a hablar con él.

Conseguida la subida de sueldos y los ascensos, un día Cecil es abordado por Nancy Reagan, que invita a Cecil a una cena de estado, pero no como mayordomo, sino como invitado, ya que es el mayordomo más popular, debiendo llevar a Gloria.

Gloria consigue finalmente, y después de tantos años, conoce finalmente la Casa Blanca, sintiendo una sensación muy extraña, al ser servido por sus propios compañeros.

Un día tiene ocasión de escuchar a Reagan, reunido con dos senadores de su propio partido a los que señala que si aprueban un Decreto contra el régimen de Sudáfrica lo vetará, pese a que tratan de hacerle ver que es inaceptable el apartheid.

Cecil ve que empiezan a escribirse libros sobre los movimientos de los luchadores negros por los derechos civiles, considerándolos unos héroes.

A él siempre le gustó su trabajo, pero ya se siente confuso.

Realiza un viaje con su mujer a Macon, visitando el lugar donde pasó su niñez y donde reposa su padre.

A su regreso informa a Reagan de su decisión de retirarse, pese a la insistencia del presidente, que le pide que se quede, pues es su mejor sirviente y es como de la familia.

Reagan desmantela todos los programas de derechos civiles, continuando Louis con su lucha.

Un día Cecil acude hacia la embajada de Sudáfrica, donde está su hijo Louis dando un discurso para pedir la libertad de Mandela y en contra del apartheid.

Al ver a su padre se dirige a él, que le dice que va a manifestarse junto a él, diciéndole lamentar haberlo perdido.

Tras la reconciliación acaban compartiendo celda.

En 2008, y después de creer haberlo visto todo, ve con ilusión la candidatura de un hombre negro a la presidencia de su país.

Para entonces su hijo Louis ha conseguido llegar al Congreso.

Los Gaines lo esperan hablando sobre Shaquanda, la hija de este, cuando Gloria pierde el conocimiento, pensando Cecil que se ha dormido, para comprobar poco después que ha muerto.

Poco después ve feliz con su hijo la victoria de Obama.

Algún tiempo después es citado para comparecer ante el presidente, esperando sentado a ser recibido, diciéndole al maître que va a guiarle, que conoce el camino.

Calificación: 3