Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El mismo amor, la misma lluvia

Argentina - USA (1999) *

Duración: 116 Min.

Música: Emilio Kauderer

Fotografía: Daniel Shulman

Guión: Juan José Campanella, Fernando Castets

Dirección: Juan José Campanella

Intérpretes: Ricardo Darín (Jorge Pellegrini), Soledad Villamil (Laura Ramallo), Ulises Dumont (Márquez), Eduardo Blanco (Roberto), Alfonso de Grazia (Mastronardi), Alicia Zanca (Sonia), Graciela Tenenbaum (Marita), Magela Zanotta (Mauge), Mariana Richaudeau (Leticia), Rodrigo de la Serna (Micky), Melina González (Pepa), Alejandro Buzzoni (Sebastián).

Jorge, de 28 años, es la joven promesa de la literatura argentina, aunque, tras un primer premio pasó a vivir de los cuentos románticos que escribe para una revista de actualidad.

Una noche, y tras acudir al estreno de un corto basado en uno de sus cuentos conoce a Laura, protagonista del mismo, y en la que reconoce a una mujer que un día dejaba que le diera la lluvia en el rostro durante un atasco.

Laura es una soñadora camarera que sigue esperando el regreso de su novio, un pintor que está montando una exposición en Uruguay y del que no tiene noticias desde hace meses.

Finalmente decide dejar de esperarlo y comienza a convivir con Jorge. Ella admira su talento literario y critica su conformismo, mientras ve que dicho conformismo se traslada a todos los aspectos de su vida, viendo cómo muere un amigo suyo, exiliado durante un tiempo en España y que trata de volver a trabajar en su país sin que nadie le abra las puertas por temor al régimen. Ayudará luego al hijo de este, pero ya tarde.

La vida en pareja es complicada y tienen sus más y sus menos. El ve cómo no todos sus cuentos se publican y ella sin embargo es soñadora y llega a dejar su trabajo por el placer de trabajar en la radio aun sin sueldo.

Las presiones a que se ve sometido le hacen buscarse otras aventuras hasta que ella se da cuenta y abandonan su relación.

A él no le irán bien las cosas durante ese tiempo. Los tiempos van cambiando al ritmo que él cambia de parejas y la revista va evolucionando con ellos, y ya los cuentos de Jorge no tienen cabida en ella, aunque su amigo Roberto le consigue el puesto de crítico teatral, que él rechaza en un principio para finalmente aceptarla.

Y en ese puesto llega a su máxima degradación moral al llegar a exigir dinero a cambio de una buena crítica, encontrándose con que en una de las ocasiones es Laura quien va a entregarle personalmente el dinero.

Laura se casó finalmente con el pintor -que dejó la pintura- y tiene una hija con él.

Jorge se siente entonces verdaderamente mal y siente todo lo que perdió al dejar a Laura.

Cuando en la revista cambien las cosas hasta el punto de tomar historias frívolas de políticos como editoriales, Márquez, el editorialista se revela, siendo despedido.

Jorge decide actuar entonces como no lo hizo en el pasado. Convence a todos sus compañeros y deciden entre todos darle una cantidad mensual a Márquez mientras este, que acaba de tener una hija no encuentre trabajo.

Se produce entonces su reencuentro con Laura, ya divorciada, que valora muy positivamente lo hecho por Jorge, con el que está dispuesta a volver.

Calificación: 3