Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El Navegante

The Navigator (1924) * USA

Duración: 59 Min.

Fotografía: Byron Houck, Elgin Lessley

Guión: Clyde Bruckman, Jean C. Havez, Joseph A. Mitchell

Dirección: Buster Keaton y Donald Crisp

Intérpretes: Buster Keaton (Rollo Treadway), Kathryn McGuire (Betsy O'Brien), Frederick Vroom (John O'Brien), Clarence Burton (Espía), H.N. Clugston (Espía), Noble Johnson (Caníbal).

Rollo Treadway ve por la ventana a una pareja de recién casados, y decide que él también quiere casarse ese mismo día, por lo que le pide matrimonio a Betsy O'Brien, su novia, la cual rehúsa la proposición.

Pese a ello, él decide continuar con sus planes y realizar su viaje de luna de miel a Honolulu.

Pero cuando acude al barco se confunde de muelle y sube al "Navigator", un barco vendido por el padre de Betsy a un país en guerra y que los agentes del país rival deciden desatar y dejar a la deriva para destruirlo.

Esa misma noche John O'Brien, padre de Betsy acude al muelle para recoger unos documentos siendo secuestrado por los saboteadores, por lo que solicita auxilio, subiendo su hija al barco para ayudarle justo antes de que lo suelten.

Rollo duerme tranquilo, aunque al día siguiente no encuentra a nadie, al igual que Betsy, que al encontrar una colilla encendida grita. Rollo la oye y la busca, cruzándose en numerosas ocasiones antes de acabar encontrándose.

Están en una delicada situación y además tienen hambre, por lo que entran en la cocina dispuestos a preparar algo, aunque no saben siquiera abrir una lata - lo que intenta hacer a hachazos - ni hacer café - lo hacen con agua salada.

Pero ven otro barco y tratan de llamar su atención colgando una bandera sin saber que significa que están en cuarentena, por lo que aquellos huyen. Él trata entonces de seguirlos en una barquita con la que trata de arrastrar al Navigator, hasta que se hunde debiendo ser él mismo rescatado por Betsy, que, al hacerlo cae al agua, debiendo rescatarla él a su vez.

La noche será complicada, pues el retrato de un marinero malencarado la asustará primero a ella y después a él, que al verlo por la ventanilla sale corriendo envuelto en una sábana, haciendo que ella lo confunda con un fantasma y lo golpee.

El barco se mueve y hace que suene una canción aterradora de un gramófono, y cuando finalmente consiguen acomodarse en cubierta comienza a llover.

Tras varias semanas navegando, la pareja se ha hecho ya a la rutina del barco, han aprendido a cocinar e incluso a abrir latas aunque sea ayudándose de una sierra.

Y entonces avistan tierra. Pero se dan cuenta de que están frente a una isla de caníbales, encallando el barco y abriéndose una vía de agua, lo que puede suponer el hundimiento y que les capturen, por lo que no tratará él de arreglar los desperfectos, vistiéndose de buzo.

Tratará de reparar la avería, y, pese a estar en el fondo del mar se lava las manos o trata de vaciar un cubo, ayudándose de una langosta para cortar un cable, teniendo un duelo de esgrima tras coger un pez espada para luchar con otro.

Pero entretanto los nativos llegan al barco y cogen a Betsy, cortándole a él el oxigeno, por lo que sale andando en la playa, donde su traje asusta a los caníbales, que huyen, tras lo que Betsy y él regresan al barco utilizándole a él como una barca aprovechando que el traje de buzo está hinchado por el agua.

Pero los caníbales vuelven para atraparlos, y aunque les cortan las escaleras, y les lanzan bengalas, ellos insisten, tratando de subir con una palmera, librándose de ellos lanzándoles los cocos del propio árbol, aunque como son demasiados finalmente deben abandonar el barco, huyendo en una de las barcas abandonadas por los propios nativos.

Y cuando parece que van a morir y se hunden vuelven a la superficie impulsados por un submarino que los rescata, besándolo ella agradecida y enamorada.

Calificación: 4