Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El nido

España (1980) *

Duración: 113 min.

Música: Alejandro Massó

Fotografía: Teo Escamilla

Guión y Dirección: Jaime de Armiñán

Intérpretes: Héctor Alterio (Alejandro), Ana Torrent (Goyita), Luis Politti (Don Eladio), Agustín González (Sargento), Patricia Adriani (Marisa), Amparo Baró (Fuen), Ovidi Montllor (Manuel), María Luisa Ponte (Amparo), Mercedes Alonso (Mercedes), Luisa Rodrigo (Gumer), Mauricio Calvo (César).

Alejandro, director de orquesta jubilado dedica su tiempo a escuchar música clásica mientras dirige a la imaginaria orquesta que la interpreta, y a jugar al ajedrez.

Viudo desde algún tiempo antes, lo cuida Amparo, su vieja asistenta y tiene en Salamanca una amante más joven que él a la que va a ver cada cierto tiempo.

Un día, y mientras dirige desde su caballo, una imaginaria orquesta recibe el impacto de un huevo en la cara.

Solo encuentra un pañuelo rojo. Pero unos días más tarde regresa al bosque y encuentra un papel con una pluma de pájaro, firmada por "G" y que en forma de poesía le da la pista para encontrar el siguiente mensaje, en un viejo tronco seco, y allí otro que le lleva hasta el río, donde cae al encontrar su siguiente pista que le indica que debe acudir hasta un "torreón".

Intrigado va a consultar a Eladio, el cura del pueblo, su mejor amigo pese a que no es creyente, que, como grafólogo le indica que la letra es la de una chica muy joven, inteligente y absorbente, llegando a la conclusión de que el torreón indicado en su última misiva es el campanario, por lo que suben al mismo, encontrando la última pista, que le lleva a los ensayos de Macbeth, la función de teatro que preparan los niños del pueblo.

Allí se queda prendado de Goyita, la alumna que representa a Lady Macbeth, una adolescente de 13 años, aunque la profesora le pide que abandone la función.

Esperará a Goyita a la salida y confirma que es la autora de las notas. Y la acompaña hasta el cuartelillo, donde vive, comprobando que le ha estado espiando, al ver que silba la melodía con la que él siempre ensaya mientras sube a su casa, donde le espera su padre, un guardia civil sin carácter que vive dominado por el sargento y por su mujer.

Tras su primera tarde juntos, Alejandro y Goyita empiezan a verse a menudo y salen en bicicleta o a caballo, bailan, trepan a los árboles para ver nidos o salen de caza, tras dejarle claro que no quiere que la trate como una niña.

Un día ella le propone casarse, y lo harán escribiendo cada uno en la mano del otro la inicial de su nombre y juntando sus sangres, tras lo cual Goyita le pide que queme las fotos y vestidos de su mujer, a lo que él se niega, tras lo que ella se marcha enfadada.

Y él, que, según le confiesa a Eladio se siente más vivo que nunca, acaba quemándolo todo sin importarle los rumores que hay sobre su relación y que preocupan en especial a la señorita Marisa que, al descubrir la inicial en la mano de la niña y con la escusa de preparar la obra de teatro pasará la tarde con ella proponiéndole un juego en que cada una le preguntará a la otra algo, y la otra debe responder sinceramente, manteniendo ambas el secreto, enterándose así de lo que hace con Alejandro.

Pero todo se torcerá para ellos cuando el sargento toma cartas en el asunto y convence a la madre de Goyita para que envíe a esta a otro pueblo con una tía.

Antes de irse le pide a Alejandro que mate al sargento, responsable de su separación.

Con Goyita lejos Alejandro se muestra taciturno y sin ganas ni de comer, confiándole de nuevo sus penas a Eladio que es el único que lo comprende.

Acabará retando al sargento a un duelo, tomándolo este por loco. Pero unos días más tarde sorprende a los guardias al dispararles con su escopeta de caza y provocando que estos le disparen acabando con él, descubriendo entonces que sus balas eran de fogueo.

Goyita regresa al pueblo y recorre los lugares en que estuvo con Alejandro. Habla con él como si estuviera vivo y le pide perdón asegurándole que no estará nunca con ningún otro.

Calificación: 3