Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

El pregón
El pregón

España (2015) *

Duración: 85 min.

Música: The Pinker Tones

Fotografía: Isaac Vila

Guión: Daniel González, Diego San José y David Serrano

Dirección: Dani de la Orden

Intérpretes: Andreu Buenafuente (Juan), Berto Romero (Richi), Jorge Sanz (Chema), Belen Cuesta, (Silvia), Goyo Jiménez (Francisco), Josep Maria Riera (Alberto), Llimoo (Andrés), Iván Luengo (Marc), Àgata Roca (Pilar), Octavi Pujades (Luis), Cesc Casanovas (Párroco), Christian Esquivel (Don Lucho).

Fernandisco asegura en la pantalla que el grupo del momento y el futuro del Pop español son los hermanos Juan y Richi Osorio, el grupo "Supergalactic" y su "Pool party time".

Pero a media canción el video se atasca. Golpean el aparato, pero no arranca, recordando Francisco, concejal de Proverzo ante Chema (Jose María Fernández y Bahamonde), el alcalde del pueblo y Silvia, la antigua novia de este, que los Osorio vivían enfrente de la casa de sus padres, asegurando el alcalde que si él se lo propone los traerá al pueblo.

Y en efecto Chema llama a Juan, que ahora trabaja en el mantenimiento de una piscina, y que no parece interesado en regresar al pueblo.

Richi también lo descarta, diciéndole al alcalde que está a punto de dar un concierto, cosa que es cierta, aunque oculta que es en un geriátrico.

Cuando Juan va a recoger a su hijo a casa de su ex mujer le dice que el aparato dental de Marc, su hijo lo pagará él y no Luis, su actual pareja.

Ricky canta ante los ancianos, a los que no les gusta su música, diciéndole el dueño del negocio que toque temas de famosos o cobrará la mitad, sin importarle lo famoso que hubiera podido ser y que se haga llamar "The new Supergalactic 2015".

Juan va a con Marc al lugar donde anuncian que hacen la ortodoncia a mitad de precio, comprobando que no son dentistas, por lo que decide marcharse con su hijo, diciéndole este que le pida ayuda a su tío Richi, que ven que sale en su Facebook posando junto a un coche deportivo como si le fuera todo estupendamente, un coche que no saben que no es suyo.

Juan vuelve a recibir otra llamada de Chema que le dice que si aceptan su oferta les pagarán 10.000 Euros.

Richi regresa a su casa, compartida con inmigrantes, recordándole uno de ellos que no ha pagado el cuarto ese mes y que además se ha comido lo de otro de sus compañeros.

Encerrado en su habitación, rodeado de antiguas fotos y noticias sobre su grupo recibe la vista de Juan al que le dijo su madre, con la que vive ahora su dirección.

Richi se muestra orgulloso y le cuenta que está a punto de sacar un disco, aunque Juan le habla del dinero y logra convencerlo para ir al pueblo, acabando juntos en el autobús.

Allí Juan le recuerda que la mayoría de las canciones eran suyas y que su grupo era una puta mierda, por lo que empieza una discusión entre ellos ante lo que el conductor les pide que se callen o les bajará, ante lo que Richi le dice que si no sabe con quién está hablando, ante lo que el conductor reacciona obligándolos a bajar.

Deben caminar más de 4 kilómetros para llegar al pueblo, donde observan que les espera un cartel de bienvenida, observando cómo la gente los sigue y cuando llegan a la plaza ven cómo Silvia, la profesora dirige a sus alumnos cantando su hit, "Pool party time", tras lo que corren a abrazarlos como si fueran sus ídolos, igual que hace Silvia.

Les explican que el pregón será en dos días y que durante su estancia se hospedarán en casa del alcalde, que es quien pagará la actuación de su bolsillo, ya que el pueblo está en quiebra desde que hicieron la rotonda.

El alcalde y Francisco, el teniente de alcalde llegan a la casona del alcalde, viendo cómo este y Francisco llegan con sus escopetas y con abundante caza, observando que también llevan un gato muerto, que el alcalde explica, mató para afinar la puntería.

Les muestra tras ello su habitación, Un auténtico templo dedicado a Supergalactic donde tienen incluso sus trajes originales y que está adornado con cientos de fotos suyas, pensando por los colores rosáceos de las paredes que el alcalde es gay dada la decoración y que la mayoría de sus fans eran gays, por lo que le aconseja a Richi que le siga la corriente y si tiene que darle un pico se lo dé.

Cenan en un local lleno también con sus fotos, observando el alcalde que Richi - que es vegano - no ha comido nada, excusándose diciendo que es porque estaba haciendo hueco para el segundo plato, llegando en ese momento a la mesa este, que es cordero, que le obligan a probar, ya que presumen de lo buena que es la carne del pueblo, y cuando le cuentan que el cordero es Lolo, el cabrito que llevaba Francisco esa mañana, Richi llora, asegurando que es de la emoción, ante lo que Juan le pasa su ración.

A la salida Richi vomita antes de ir a la discoteca, donde aparecen Alberto y Andrés, que aseguran ser sus mayores fans, y que van vestidos como ellos en sus mejores tiempos, contándoles que tienen un grupo tributo a Supergalactic, asegurando que solo con eso ganan unos 2.000 Euros al mes cada uno, teniendo además dos novias guapísimas a las que engatusaron con sus canciones.

Chema les invita al reservado donde les muestra un video con Chenoa, en la que esta se negaba a cantar su himno, disparándole él, aparentemente de forma accidental, en el pie.

Mientras está solo con Juan, Chema se quita la chaqueta y le dice que se alegra de estar con él, pues nota que tienen más química que con su hermano, observando cómo se baja la bragueta mientras le dice que ya sabe que en la gran ciudad hacen esas cosas delante de todo el mundo, pero que en el pueblo es distinto, ante lo que Juan, pensando en los dientes de su hijo se acerca al alcalde y trata de besarlo, aunque el alcalde le hace la cobra, asegurándole que sabe que todos los artistas se drogan y que se alegra de que sean truchas, explicándole que están allí por Silvia, porque fueron novios, y que si los ha llevado allí es para tratar de volver a conquistarla.

Le entrega tras ello lo que se sacó de la bragueta, preguntándole si con 15 gramos de cocaína tendrán para esa noche.

Cuando sale del reservado Richi le dice que se ha acostado en el lavabo con Silvia.

Cuando el alcalde les entrega la cocaína les dice que serán miembros de la cofradía en la procesión de la Virgen al día siguiente.

Cuando salen de la discoteca, muy borrachos, se sientan al pie de una estatua y vuelven a cantar una de sus canciones, confesando entonces Richi que él también necesita el dinero para su disco, lamentando ver que haya dos tipos que se ganan la vida gracias a ellos, que sobreviven a duras penas, dándose cuentan mientras hacen pis al lado de la estatua, que esta les representa a ellos.

Por la mañana, cuando se despiertan, aún resacosos, se asustan al ver delante de ellos al alcalde vestido de nazareno, que les lleva dos trajes iguales a ellos, aunque ignorantes de su uso le preguntan si el traje se pone encima de la ropa o sin nada debajo, lo que el alcalde se toma como una broma.

Al ver que algunos de los nazarenos van descalzos Richi propone ir descalzos ellos también para ganarse a la gente, y la iglesia está al lado.

Como invitados especiales les entregan un estandarte a cada uno que pesa como si fuera la vela de un barco, comprobando además que el suelo quema, aunque afortunadamente llegan enseguida a la iglesia y se paran, indicándoles entonces el cura que deben continuar, pues la procesión no es hasta la iglesia, sino hasta la ermita de la colina.

Exhaustos y con los pies hinchados y llenos de heridas llegan a la ermita, donde les dicen que ya pueden quitarse las túnicas, pues hace mucho calor y temen que les dé una lipotimia.

El alcalde les pide entonces que hagan una canción para Silvia y que digan que la escribieron entre los tres, pues hasta ese momento cree que no le han ayudado nada.

Para ganárselo, hablan ante todo el pueblo en favor del alcalde, aunque mientras habla le da una lipotimia a Richi, por lo que el alcalde decide quitarle el traje, descubriendo que está en pelotas, lo que se toman como una burla hacia la Virgen, diciendo ellos que realmente lo hacen para tener una mayor penitencia, pues pensaban hacer la vuelta desnudos y dándose latigazos.

Destrozado, Juan llama a Marc para decirle que pronto podrán ir al dentista.

Juan va hasta la casa de Silvia y le pide que no vuelva a acostarse con su hermano, aunque ella le asegura que no volverá con Chema en su vida, pues la engañó durante meses con su prima.

Richi empieza a crear la canción con Alberto y Andrés, aunque será finalmente Juan quien tome las riendas y cambie la melodía, siendo suya la canción.

Cuando salen del ensayo encuentran en la puerta a casi todo el pueblo, diciéndoles el alcalde que han decidido en una junta extraordinaria que serán ellos los que tiren la cabra desde el campanario, respondiendo Juan que es un honor excesivo, aunque insisten en que lo hagan.

Pero Richi asegura que no está dispuesto a tirar a la cabra ni siquiera por su disco.

Juan vuelve a ver a Silvia y le pide que le preste su coche, desde el que llama a Marc para que busque en su ordenador una granja cercana donde vendan cabras muertas.

El coche se le estropea y debe subir a un remolque y luego en un tractor y tras mucho recorrido, incluido en una bici consigue llegar a una granja donde tienen una cabra muerta que se lleva.

Cuando vuelve encuentra a Richi haciendo las maletas, mostrándole él la cabra muerta y contándole su plan, consistente de dar el cambiazo lanzando la cabra muerta, pese a lo cual Richi decide irse, pidiéndole Juan que no lo haga por el dinero, sino por Supergalactic, asegurándole que podrán volver con "Supergalattic Lives", y le pide que lo haga por sus fans prometiéndole que si se queda, el dinero que le sobre del aparato de Marc lo pondrá en su disco, lo que Richi acepta.

Pero mientras hablan se oye a la cabra, que descubren, está viva, aunque como creen que está muriéndose deciden acelerar su muerte con pastillas.

Siguiendo su plan, suben al campanario, donde se queda Richi, volviendo Juan a la casa y dándose cuenta de que la cabra no solo está viva, sino con gran energía, saliendo de hecho corriendo tras él, que debe tratar de huir, subiéndose a un contenedor que la cabra embiste, llamando él a Marc para preguntarle cuándo Ibuprofeno se necesita para matar una cabra, diciéndole su hijo que una cabra no muere por tomar Ibuprofeno, aunque entonces se acuerda de que aún tiene la cocaína que le regaló el alcalde y que trata de sacar, aunque debido a las embestidas de la cabra se le cae la mayor parte al suelo, acabando otra buena parte en su cara, aunque consigue su objetivo, consiguiendo que la cabra muera.

Mientras tanto Richi escribe el pregón en el campanario.

Juan esa noche bebe un montón, y bajo los efectos de la cocaína acaba de nuevo en casa de Silvia, a la que dice, le va a contar un secreto, contándole que están componiendo una canción para ella, que se emociona al escucharlo, aunque él le explica que la idea es de Chema.

Ella, emocionada, lo besa y lo mete en su cama.

A la mañana siguiente, cuando despierta junto a ella trata de marcharse discretamente, aunque debe pasar por el comedor, donde ve que está toda la familia de ella desayunando, invitándolo a desayunar a él, mientras le dicen que menudos alaridos dieron por la noche.

Le dice a Silvia que el alcalde no se puede enterar, aunque la propia Silvia le hace una foto junto al resto de su familia tomando el café.

Esa mañana todos esperan ansiosos el lanzamiento de la cabra, a la que suben con mucha dificultad hasta el campanario, donde tienen ya preparada la cabra muerta, que es a la que lanzan, viendo mientras cae cómo los vecinos abren una manta para recogerla.

Una vez que la recogen todos aplauden hasta que descubren que la cabra ha muerto, lo que creen fue debido a un ataque cardiaco, la primera vez que eso ocurre, pues su destino era morir como sementales.

Juan recibe una llamada de su mujer en la que le explica que ya le pusieron ellos el aparato a Marc porque él no se puede permitir un dentista bueno.

Mientras les esperan para el pregón Richi le confiesa a su hermano que no estaba bien desde que se separaron pese a que fue él quien dejó el grupo, contándole que el en año 93, y mientras recorría Europa en tren escuchó un tema de su compañero de viaje.

Le robó entonces la cinta, reconociendo que Pool Party Time fue un plagio y por ello le dijo que quería disolver el grupo, pues no quería decepcionarlo, pero que ahora pueden volver partiendo de cero.

Juan reconoce por su parte que también él le ha mentido y que no va a volver a tocar, y que le dijo que lo harían para conseguir el dinero.

Aparece entonces el alcalde que le da una patada en sus partes a Juan y le da un puñetazo a Richi, diciendo que sabe que se ha acostado con Silvia, tras lo que les pide que salgan a dar el pregón aunque le asegura que no verán un duro.

Richi le entrega el pregón que estuvo escribiendo el día anterior a Juan, diciéndole que ha vivido 20 años sin hermano y puede vivir 20 más.

Sale Juan solo al balcón con el papel de su hermano, mientras que ve a este salir, leyendo lo que él escribió, de que se había obsesionado con el éxito del grupo, dándose cuenta de que lo importante era poder estar con su hermano.

Mientras se aleja, Juan lo llama y le dice que tiene que decirle algo sobre sus seguidores, reconociendo Richi que sabe que no los tiene y que los compra mediante una aplicación pirata, confesándole Juan que él es Chincheta 73, su mayor fan, y que es él quien le mandaba los mensajes desde un locutorio.

Baja tras ello a buscarlo y le dice que aunque se hubieran peleado seguía siendo su hermano pequeño y le quiere, ante lo que Richi comienza a cantar la canción que compuso para Chincheta 73, tras lo que se abrazan entre los aplausos de sus paisanos.

Chema se acerca entonces a Silvia y le dice que le perdona que se acostara con Juan, diciéndole ella que se acostó con los dos y que se acostaría con todo el pueblo antes que con él.

Los dos hermanos actúan luego, ante todos, dedicándole su tema a su fan número uno, Silvia.

Regresan tras ello a su casa con la cabra, amenazando el conductor con bajarlos si el animal molesta, siendo esta vez Juan quien pregunta si no sabe con quién está hablando, acabando nuevamente en la carretera.

Calificación: 2